martes, 7 de febrero de 2012

El PSOE retrocede en busca de su paradigma ¿llegará hasta 1936?

Comité Ejecutivo PSOE, año 1936. Vuelven a estar de moda.
El de hoy va a ser un comentario que seguro que indignará a algunos lectores que tienen puestas sus preferencias en lo que el PSOE entiende es la izquierda progresista de este país, que hay que tener un optimismo antropológico tipo Zapatero, para sostener que el PSOE es un partido de izquierdas, pero así están las cosas y no hay peor ciego que el que no quiere ver. Todo aquel que guste tiene derecho a indignarse, pero lamentándolo mucho, titulo como me parece, escribo de lo que me parece y aquí todos tenemos un pasado y un presente  y a ellos debemos atenernos porque nos conciernen y del futuro ya hablaremos que tal y como están las cosas, resulta más que discutible el que algunos tengan futuro.

Por tanto nadie, por muy progresista que se sienta, puede molestarse si cuando Rubalcaba afirma terne y desafiante, que ante el retroceso de derechos que según él, impone el PP, ellos – he de suponer que el PSOE – se sienten autorizados a retroceder, uno se pregunte que hasta dónde piensan hacerlo, si Rubalcaba está hablando desde el punto de vista geográfico o hasta que fecha si se refiere a un retroceso en lo cronológico. Claro que habrá quien diga que si se habla de retroceso a lo mejor es que el flamante Secretario General socialista ha recuperado el buen sentido y está pensando llevar a cabo un análisis que le permita entender el retroceso electoral que ha sufrido el PSOE y debe estar esperando a perder también Andalucía, para hacerlo todo junto, que él trabaja por horas y tampoco están la cosas como para hacer demasiados esfuerzos, pero si quieren que les sea sincero, eso no me lo creo.

Como decía antes, todos tenemos un pasado y un presente y sólo algunos un futuro, pero no todos tenemos el mismo pasado y habrá que recordar, para que muchos no lo olviden de manera interesada, que el Partido Popular se fundó durante la democracia, que nada ha tenido que ver jamás ni con Franco, ni con la Guerra Civil. Está claro que el PSOE no puede decir lo mismo y por mucho que se empeñen en vestir el santo, los escribas y sayones que se dedican a promover el engendro intelectual de la “Memoria Histórica”, lo cierto es que no fue el PP el que tuvo milicias armadas, ni Patrullas del Amanecer, ni chekas donde se torturaba al inimitable estilo que imponían los “instructores” soviéticos, ni "pasearon" a nadie y por no estar, ni siquiera estuvieron en Paracuellos del Jarama, ni colaboraron o encabezaron un golpe de estado contra la República en octubre del 34.

Así que cada uno cargue con su pasado y que nadie se moleste cuando desde la derecha se les recuerda esa parte tenebrosa y sangrienta de su currículo, porque así es la vida y a los que están empeñados en el estéril empeño de intentar hacer bueno el “No pasarán” o ganar la Batalla del Ebro, no puede molestarles que alguno que simplemente tenga memoria, se pregunte, que puestos a retroceder, hasta dónde está dispuesto a hacerlo D. Alfredo Pérez Rubalcaba o como se le conozca ahora que ya es Secretario General del PSOE.

Claro que a veces uno se pregunta si esta gente tiene la capacidad bastante como para pasar del estadio del ruido y la amenaza a algo más concreto, pero cuando pienso eso, me viene a la memoria la frase de Ortega y Gasset  que decía que “El malvado descansa algunas veces; el necio jamás” y eso me preocupa, porque está claro que para construir hace falta inteligencia, esfuerzo, tesón, una pizca de suerte y sobre todo trabajo, mucho trabajo; sin embargo  para destruir hace falta muy poco. Y ahí está el PSOE que ni siquiera es capaz de contar los votos de 956 delegados de su congreso, que se pasaron las horas en Sevilla y no eran capaces de anunciar el resultado del recuento. Ya ven ustedes lo que son las cosas, no son capaces de contar cuatro votos y pretenden gobernar España.

Así que espero que alguien responda a la pregunta que hago: Hasta dónde están dispuestos a retroceder Rubalcaba y el PSOE, los que el pasado sábado aprobaban una moción en la que se proponía cambiar los acuerdos de España con el Vaticano. La propuesta nació del propio Rubalcaba que en su discurso como candidato, amenazaba con  modificar el tenor de los acuerdos entre España y la Santa Sede. No se entiende semejante tontería, sobre todo porque la propuesta está hecha desde el terreno de lo imposible. Estoy seguro que a pesar de todos sus defectos a Alfredo le consta que quién gobierna en España es Rajoy y no él, y por tanto da lo mismo que anuncie que está dispuesto a lo del Vaticano, que si se le hubiera ocurrido anunciar que iba a terminar con el hambre en el mundo o descubrir la vacuna contra el SIDA.


Y ayer con ese tono bronco que le caracteriza, advirtió que se siente justificado para retroceder, está claro que lo del Vaticano y el retroceso con el que amenaza van de la mano. Y  no puedo menos que lamentar que en esta España nuestra, el principal partido en la oposición no sea capaz de ver más allá de esa pulsión guerra civilista y revanchista que siempre lo ha caracterizado y en vez de ocuparse de asuntos de esa índole sea capaz de ponerse a la tarea de colaborar con el PP y con quién haga falta para poner en marcha a esta nación, que todos vamos a ser pocos para sacar a España del atolladero que tan bien conoce Alfredo por haber vice presidido el gobierno, que nos metió en esa situación.

Si en vez de estar por la colaboración y el trabajo para poner en marcha el consumo que reactive nuestra economía y así frenar la sangría del paro, si en vez de mostrarse dispuesto a colaborar con el gobierno que salió de las urnas, lo único que les preocupa son los acuerdos con el Vaticano, que por cierto firmaron los socialistas cuando gobernaban, es que están absolutamente fuera de la realidad y del buen sentido.

Habrá que suponer que a él y a su partido lo del gobierno de la nación y el servicio al interés general les preocupa más bien poco, por no decir nada, repugna observar cómo en una situación de emergencia nacional lo único que al parecer les ocupe sea poner en marcha una vez más vez el rancio anticlericalismo socialista y si para ello piensan retroceder en la Historia tal y como ha amenazado Rubalcaba, me siento totalmente autorizado a preguntar, si en ese retroceso están dispuestos a llegar a aquellos viejos tiempos, que yo creía superados, en los que las izquierdas de este país, se sentían tan bien, incendiando iglesias y apaleando curas.

Que ciertamente para este viaje no vamos a necesitar alforjas.

1 comentario:

  1. El comienzo de la jefatura de Rubalcaba es prometedor, habla de llevar la lucha a las calles, habla de que la derecha esta destruyendo la democracia, habla del retroceso que supone el que el PP gobierne, habla de que la Iglesia es la culpable de lo que sucede etc. de qui a excitar a las gentes diciéndoles que la derecha va terminar con la "democracia avanzada" y chuminadas parecidas hay un paso y tras ese paso el peligro de la violencia como forma de hacer oposición.
    Rubalcaba va a radicalizar a ls juventudes socialistas y las va a azuzar contra la derecha, veremos en que termina este estúpido paso,
    Nada bueno me espero de este sujeto
    http://lapoliticadegeppetto.blogspot.com/

    ResponderEliminar