viernes, 17 de febrero de 2012

Los “sablazos” de Garzón

Garzón, al parecer un sablista excepcional


Lleva una temporada el ex juez Garzón, que parece talmente que lo haya mirado un tuerto, hace bien pocos días la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo lo ha condenado a once años de inhabilitación por prevaricación. Que quede claro, por prevaricación, no por investigar la corrupción, no por molestar a la derecha de este país, sino por adoptar una resolución a sabiendas que era injusta. Que eso es lo que hizo y así ha sido probado, ordenar una escuchas ilegales a los abogados de los imputados en el caso Gürtel y cargarse con absoluta tranquilidad y conocimiento de lo que hacía, el derecho de defensa de esos imputados, porque sabiendo que planeaban, cuáles eran las líneas maestras de los defensores a Garzón le resultaba mucho más fácil su trabajo.

Pocos días después el Magistrado Instructor de una de sus causas, decidió que en el caso de los cursos de Nueva York, aquel en el que se investigaba la conducta del juez, que decidió en su momento pasar la gorra y sablear incontinente a una serie de empresas - que habían tenido que ver con casos que él llevaba en su juzgado - para que le financiaran unos cursos allá en las Américas, pues como les digo el instructor, lo que son las cosas, reconociendo que existía un delito de “cohecho impropio”, entendió que éste había prescrito y decidió archivar las diligencias.

Así que condenado por prevaricador y salvado por la campana, de ser procesado por un presunto delito de “cohecho impropio” por una discutible decisión del instructor que tomó una decisión que parece, dicen los que saben, no le compete más que a la Sala que llevara el juicio oral correspondiente.

No está mal para un juez estrella, condenado por prevaricar y salvado por esa dudosa prescripción – la decisión del Instructor está recurrida – de ser procesado por cometer cohecho, francamente todo un ejemplo de virtudes que repugnan más por haberlas cometido en el ejercicio de su profesión como Juez. Y ahora resulta que en Ecuador todos - no los de Quito, Riobamba, Guayaquil, Santo Domingo, Portoviejo o Machala - no, todos y cada uno de los colegios de abogados que en Ecuador existen, piden de forma unánime que nuestro ex juez Garzón y parece que para su desgracia, suyo también, sea procesado por “malversación de fondos estatales”, lo que sería en España un delito de malversación de caudales públicos.

Toma ya, como decía ayer un buen amigo, desde luego habrá que convenir que Baltasar no se priva de nada, se ha dedicado presuntamente a perseguir el delito internacional y ahora parece que las cosas pintan mal, porque lo que dicen los abogados ecuatorianos, es que el delincuente internacional es el furibundo luchador por la justicia, el Superman de la “justicia universal”, es decir, D. Baltasar Garzón. Y así nos enteramos que no habiendo bancos ecuatorianos a los que hubiera “empapelado” y al no tener confianza suficiente con la cúpula empresarial ecuatoriana, decidió utilizar la vieja virtud de la izquierda, ya saben la teórica solidaridad internacional y aprovechando que el Presidente del país, circula, políticamente hablando, por la siniestra se buscó un momio de padre y muy señor mío.

Y tras un par de conversaciones, se embolsó 50.000 euros o dólares, que eso no lo dejan claro las noticias y firmó un contrato como “observador internacional” para que supervisara la reforma de la Justicia del país; que ya hay que tener ganas o no conocer demasiado al sujeto que nos ocupa. Dice el portavoz de la Federación Nacional de Abogados de Ecuador (FNAE), Pedro Javier Granja, que Garzón se ha limitado a viajar hasta Quito dos fines de semana, que no ha hecho nada y que ante la inacción del Juez, Correa ha nombrado a un funcionario ecuatoriano para que “represente” a Garzón, en cristiano para que haga el trabajo por el que se lo lleva crudo Baltasar. Y claro los de la FNAE, dicen que "Se trata de un delito, ya que pagan con fondos del Estado a dos personas por el mismo trabajo".

Le han pedido explicaciones al propio Garzón, que naturalmente no se ha dado por aludido, lo han declarado persona  “non grata” y le han dado un toque al embajador español. Lo de Garzón me recuerda de manera irremisible a aquellos sablistas profesionales que vivían del cuento, pero trabajar, lo que se dice trabajar, no lo habían hecho en su vida. Ustedes conocerán algún ejemplo sin duda.

Ha sableado a las principales empresas de España, ahora nos enteramos que le ha pegado un “viaje” de 50.000 euros a las arcas de Ecuador y se ha limitado a acercarse hasta Quito un par de fines de semana, que seguramente lo haría con gastos pagados y las dietas correspondientes y resulta que el paisano este es el paradigma del Juez luchador por la justicia y la libertad de los oprimidos y tenemos a la izquierda del país llorando lágrimas de sangre por la injusticia cometida y su virtud ultrajada.

Mientras esto sucede,  en Colombia, donde al parecer también tiene un cargo, del que no sabemos lo que cobra, ni siquiera si hace algo que justifique el cobro, pero que viendo lo de El Ecuador uno tiende a ponerse en lo peor, digo que en Colombia, el Procurador General, lo que sería aquí el Fiscal General del Estado, ha pedido que Baltasar Garzón inhabilitado por el Tribunal Supremo, sea cesado como asesor de la Misión de Apoyo al Proceso de Paz-OEA. De mantenerlo en el puesto “Estaríamos frente a una apología de la ilegalidad, por decir lo menos”, afirmó el Procurador General.

Viendo estas cosas, uno pudiera pensar que el franquismo se está apoderando de los dos países hermanos y que los largos tentáculos del Gürtel llegan hasta Quito y además se han hecho con los mandos de la Procuraduría General de Colombia, que seguro que nuestros “zurdos” así lo sostienen, o aplicando la vieja sabiduría popular, pensar que algo tendrá el agua cuando la bendicen, que cada vez que nos enteramos de un asunto de este señor está íntimamente relacionado con su brutal enriquecimiento. Hay que ver el jugo que le ha sacado y la pasta que se ha llevado Baltasar Garzón, a cuenta de ser Magistrado de la Audiencia Nacional.

Una cosa buena tiene esto, quizá haya suerte y Villarejo, Llamazares, Cayo Lara, la Bardem, Willy Toledo y el resto de la pandilla de vociferantes defensores de la abollada “virtud” garzonita decidan acercarse hasta Quito para montar su numerito progre ante el Tribunal Supremo ecuatoriano, pudiera resultar un negocio redondo, en primer lugar nos los quitamos de encima y si hay suerte, como se expresaran allí con la simpática “sinceridad” y contundencia con la que aquí  se han producido, seguro que en Quito los empapelaban por una temporada y eso amigos míos, es algo que no tiene precio.

Creo que es urgente abrir una cuenta para recaudar fondos que paguen el viaje y la estancia a los “defensores” de Garzón. Aconsejo abrirla en el Santander que tratándose de  D. Baltasar en ese banco hay confianza.

Claro que se corre un riesgo, igual si esta pandilla se va para allí a dar la brasa, El Ecuador nos declara la guerra, lo entendería.

2 comentarios:

  1. No lo ha mirado un tuerto
    Loa ha mirado una ciega
    La justicia
    http://lapoliticadegeppetto.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno el sarcasmo, Miguel.
    Me pregunto que habrán hecho ellos con el dinero de la cuenta que crearon para ayudar a la defensa de Garzón, porque si no recuerdo mal, crearon una. ¿Habrán recaudado mucho?.
    Y también me pregunto, siendo todos actores y escritores (entre otros) que cobran sus buenos euros de la Sgae y de vivir del cuento, que tienen sus chiringuitos bien montados ¿Cómo es que han recurrido al pueblo para recaudar fondos?. Ah, ya, ¡¡ Que ellos solo ponen la voz y la imagen y eso desgasta mucho!! No van a desgastar la mano más de lo debido metiéndola en la cartera. Faltaría más.
    Un saludo.

    ResponderEliminar