domingo, 5 de febrero de 2012

¿No querías caldo? ¡toma dos tazas!

Rubalcaba celebrando su triunfo
En esto de escribir a diario sobre la política sucede que, en ocasiones no acierta uno a encontrar un solo tema que llevar al teclado del ordenador, otras veces sobran y a veces, como hoy, hay que comentar algo, obligado más por la actualidad que por el gusto por hacerlo. Ayer ya decidí el título de este comentario, comentaba entonces la  sonrojante intervención de Zapatero en el Congreso del PSOE, hoy toca sí o sí, comentar el resultado de la elección del nuevo Secretario General socialista.

Ganó Rubalcaba por veintidós votos, una diferencia que relativiza su legítima victoria. Pero me parece que hablar de victoria en esta ocasión no refleja la realidad, porque honradamente creo que este congreso lo hemos perdido todos, incluso los que gracias a Dios, no tenemos nada que ver con el PSOE. No voy a comentar las tensiones internas, los cambios de bando sucedidos en uno u otro sentido, los navajeos varios, las guerras de dosieres, el chalaneo, todos sabemos algo de lo que ha habido en este sentido y poco a poco nos iremos enterando con más detalle de las herramientas se utilizaron para ganar y perder voluntades.

Decía que este congreso celebrado en Sevilla por aquello de la proximidad de las elecciones andaluzas, lo hemos perdido todos. ¿Por qué?, en primer lugar lo hemos perdido los ciudadanos españoles, porque en este país y en las actuales circunstancias era muy necesario que el principal partido en la posición, estuviera dirigido por gente nueva, que aparcaran de una vez los odios y sectarismos y fueran capaces de apuntarse a la difícil tarea de sacar a España del atolladero en que se encuentra.

Estaba claro como el agua que ninguno de los dos candidatos que peleaban por obtener la Secretaría General, estaba por esa tarea, de ahí lo de las dos tazas de caldo del título. Dos candidatos que pretendían suceder a Zapatero en la dirección del PSOE y que prometieron un “debate de ideas”, habrá que reconocer que la hondura del debate sostenido a lo largo de su campaña por Chacón y Rubalcaba ha tenido la profundidad de un charco, creo que lo más relevante que se ha expuesto y debatido han sido cuestiones con una carga ideológica tan importante como la edad de Rubalcaba, la falta de experiencia de Chacón o su amor o desamor por la causa zapateril.

De todas maneras este congreso lo había ganado ya Rubalcaba, cuando Carme Chacón no tuvo lo que hay que tener para ir a las primarias y se conformó ante la decisión de Zapatero que nombró a dedo a Pérez Rubalcaba como candidato a las generales por el PSOE. Ahí perdió cualquier oportunidad que tuviera;  era su momento y en estos asuntos el tren sólo pasa una vez y hay que tomarlo aunque sea en marcha. Dejó con su decisión el aparato del partido en manos de Rubalcaba, y eso es mucha ventaja en cualquier circunstancia y ante cualquier candidato, y más si hablamos como es el caso de Alfredo al que no se le pueden negar méritos en este tipo de manejos.

Quizás creyera Chacón que la derrota que iba a cosechar el candidato socialista en las elecciones del 20 N iba a ser tan contundente que lo inhabilitaría para seguir aspirando a dirigir el partido, pero no ha sido así. El PSOE ha apostado por el candidato que presumiblemente vaya a seguir con la línea “tradicional” del PSOE; tras la terrible derrota electoral parece que el paradigma que ha impuesto ha sido el de “los experimentos con gaseosa y en casa”. Para aventuras ya tuvieron bastante, con aquella sorprendente elección de Zapatero que los llevó al presente desastre, por tanto su alumna más dilecta, así se ha presentado ella, lo tenía muy mal.

Aunque hay que decir que se ha defendido bastante bien, lo apretado del resultado así lo dice. De hecho a mitad del Congreso lo iba ganando, sólo la traición de un puñado de delegados la mandó al banquillo. Ahora dicen, se preparará para las primarias que elegirán el candidato socialista para las próximas elecciones generales, pero eso es hablar, para que no digan que estás callado, quién sabe lo que puede suceder en este lapso de tiempo.

Decía que hemos perdido, los que entendemos que el PSOE debe aportar su esfuerzo para sacar a España del atolladero en el que nos han metido, ya nos podemos olvidar de esa oposición constructiva y responsable que tanto necesitamos; pero también ha perdido el PSOE, que ha tenido que mostrar su división y que ha puesto de relieve el rechazo a las maneras de actuar del PSC un  feudo importantísimo para el PSOE y que tras el erial que ha dejado Zapatero en su partido, ha tenido que elegir entre dos candidatos perdedores, que han cosechado en sus respectivas circunscripciones unas derrotas electorales terribles. El PSOE se ha dado cuenta que no había recambio, que no tenía aspirantes nuevos para ocupar con garantías una Secretaría General y por tanto eligen al que nace con vocación de interinidad.

La edad y la derrota del 20 N inhabilitan casi con seguridad a Rubalcaba para las próximas primarias, la derrota en el congreso y las cuestiones relativas a los modos y maneras de los socialistas catalanes, más la falta de valor político demostrado cuando lo del “dedazo” ha dejado deja fuera a la Chacón y sus muchachos hoy y probablemente eso sea igualmente así mañana y pasado mañana.

Ha perdido Griñán, el flamante  presidente del PSOE, que sabe que ha sido nombrado por una cuestión de táctica electoralista y que ha ofrecido el apoyo del socialismo andaluz a la causa de Rubalcaba a cambio de un nombramiento que le ayudará, ya veremos en que medida, en las próximas elecciones andaluzas. Aunque estoy  seguro que ya ha entregado al nuevo Secretario General su carta de dimisión fechada para el día después de las elecciones andaluzas, si es que, como anuncian las encuestas, es derrotado por Arenas. Ha perdido el PSC, que entiende la derrota de Chacón como propia y ha percibido el desagradado del resto del PSOE, para con sus intenciones.

Y en definitiva ha perdido el interés general y el servicio al ciudadano, sea del color político que sea, porque lo que Rubalcaba ha prometido, servirá para remover el corazoncito de los delegados socialistas, pero una oposición basada en la lucha contra la Iglesia y el gobierno, de la mano de los sindicatos y la izquierda radical y la puesta en valor del viejo estilo socialista, no da para muchas esperanzas.  

No deja de ser curioso que el hombre que “consiguió” el peor resultado electoral de la historia del PSOE, sea elevado ahora a los altares - laicos naturalmente - socialistas. Pero no lo duden es un Secretario General transitorio, los posibles candidatos socialistas a las próximas elecciones no han estado en este Congreso en papeles protagonistas, por eso desde sus organizaciones autonómicas han apoyado al candidato cuya edad y la derrota sufrida el 20 N le van impedir con seguridad, presentarse a las próximas primarias.

Ahora desde las filas del PSOE, toca arrimarse al sol que más calienta, que resulta ser Alfredito el químico, esas carreras darán para situaciones chuscas y más comentarios.

Por buscar algo positivo, al menos si tenemos en cuenta lo de la meteorología y el frío que hace lo del caldo apetece…


2 comentarios:

  1. RUBALCABA DANDO MISA DESPALDAS AL PUEBLO.

    ResponderEliminar
  2. Estamos exactamente en donde estábamos
    Ni un pasito para atras ni un pasito para delante
    El muñidor del 11 M se ha quedado con el Psoe
    OJO AL PARCHE
    http://lapoliticadegeppetto.blogspot.com/

    ResponderEliminar