miércoles, 15 de febrero de 2012

¿Corruptos? quién sabe. Matones, seguro

Insulta y amenaza, dice ser sindicaista


No sé qué pecado habremos cometido para que además de tener que soportar a la izquierda más rancia y sectaria de Europa, nos toque, supongo yo que como guinda a ese pastel, sufrir a “los sindicatos” que tenemos, y lo entrecomillo porque cuando hablamos de sindicatos nos olvidamos de que existen muchos más además de los dos “sindicatos oficiales”: CC.OO y UGT. Por eso conviene distinguir; gracias a Dios ni todos los sindicalistas son como Cándido Méndez y Toxo, los jerarcas del sindicalismo plutocrático, ni todos los sindicatos actúan como lo hacen UGT y CC.OO.

Dicho esto quiero hacer una reflexión que se refiere a la fotografía que ilustra el presente post. De siempre he sostenido que “a partir de los 40 años, todos somos responsables de la cara que tenemos”, y esto viene a cuento de esa  imagen que muestra a un dirigente de UGT que responde por desgracia al paradigma moral de la cúpula sindical de UGT y CC.OO. Está claro que el mozo en cuestión, José Ricardo Martínez, Secretario General de UGT-Madrid, con la cara paga, tiene el aspecto que corresponde a los dirigentes de UGT, es decir un “proletario” con ínfulas de señorito y tiene un historial de exabruptos y amenazas que lo retratan, muy mal deben estar los afiliados de UGT en Madrid si este es el individuo que han elegido para que los represente y dirija.

Nada tengo contra el sindicalismo y soy de la opinión que los sindicatos son elementos indispensables en una democracia y debieran ser la herramienta que defienda los intereses de la clase trabajadora y que asuma su defensa y protección sobre todo cuando pintan bastos, que cuando las cosas van bien, todo el mundo es bueno. Creo que los sindicatos deben ser duros, eficaces y justos, pero a la vez deben ser flexibles y por tanto con gran capacidad para la negociación. Nada más lejos de lo que yo entiendo debe ser un sindicato que la repugnante conducta que observan desde siempre los dos sindicatos oficiales, sobre todo, he de decirlo porque así lo creo, la UGT.


Porque una cosa es mostrarse firme y otra muy distinta actuar como un matón de taberna o utilizar un lenguaje más propio de un burdel que de los que dicen representar a los trabajadores de este país. No se puede ir por este mundo pretendiendo que el lenguaje soez, los insultos personales y las amenazas, son las herramientas que mejor defienden los derechos de los trabajadores.


Este caballerete  de la fotografía, lleva a sus hijos a la enseñanza privada, nada que objetar, a mí también me habría gustado hacerlo aunque no pude, ahora bien lo que le retrata a la perfección es que cuando se producían las protestas organizadas por UGT y CC.OO sobre los presuntos recortes a la educación pública en Madrid, este señor afirmaba que sus hijos acudían a un colegio público y se rasgaba las vestiduras ante la pérdida de calidad de la enseñanza que recibían sus retoños, eso ya no cuela.

Comprendo que debe ser costumbre en el PSOE y UGT presumir todos unívocamente de la bondad de la enseñanza pública y mandar – todos los que pueden -  a sus hijos a la privada, porque lo mismo le sucedió a Pepiño. Sea como sea, está claro que se avergüenzan de ello y por eso mienten, eso los define perfectamente. Me parece que estas cosas son lo suficientemente importantes y sensibles como para poder exigir que se vaya con la verdad por delante.

En estos momentos lo que empuja a movilizarse a CC.OO y UGT no es la defensa de los derechos de los trabajadores ni el abaratamiento del despido, a la vista está lo que han hecho por los parados a lo largo de estos años. Por lo que se va a pelear a muerte, es por asegurar que van a seguir recibiendo el dinero de nuestros impuestos que tan  generosamente les ha dado el PSOE - se habla de cerca de 7.000 millones de euros - y evitar el recorte del poder ¿sindical? no, ni siquiera eso, del poder que detentan UGT y CC.OO.

Algo funciona mal en un país en el que los representantes de las dos principales centrales sindicales son millonarios, mientras existen cerca de 11.000.000 de ciudadanos al borde de la pobreza; algo funciona muy mal y desde luego algo huele a podrido y no precisamente en Dinamarca, cuando las cúpulas sindicales se reparten un abundantísimo dinero y viven como sátrapas persas y hay 5.500.000 trabajadores en el paro.

Nada han hecho por los parados salvo exprimirlos a fondo, les han sacado dinero de los ERE, s que los mandaba al paro, les han cobrado  por el trabajo llevado a cabo por liberados que ya vivían a sus expensas y tras esa obscena explotación, será para redondear la faena, se llevan unos 700 millones anuales por los indescriptibles cursos de reciclaje que se supone dan los sindicatos a los trabajadores al objeto de formarlos. Unos cursos vergonzantes y vergonzosos con el que cierran la sangrienta burla que supone la explotación de los trabajadores por sus propios sindicatos.

Aquí de lo que se trata es de evitar el recorte de poder que supone la Reforma Laboral para UGT y CC.OO, se les acabó la posibilidad de bloquear cualquier convenio que estuviera en contra del convenio nacional. Hasta la fecha cualquier empresario podía pactar con sus trabajadores las condiciones del convenio de su empresa, pero si el convenio colectivo de ámbito superior contradecía su contenido, prevalecía este último y naturalmente estos convenios los firmaban únicamente UGT y CC.OO. La medida supone un respiro para todos, incluidos los sindicatos más pequeños que podrán firmar convenios en las empresas y que se respeten.

Se acabó el chantaje que suponía que cuando un convenio llegaba a su fin se mantuviera en vigor indefinidamente hasta que se firmara el nuevo. Nadie podía modificar nada, aunque las circunstancias hubieran cambiado y los sindicatos estaban encantados. Estas cuestiones produjeron disfunciones monstruosas, en plena crisis, con las empresas despidiendo al por mayor, los sueldos subieron conforme a las previsiones de un convenio finiquitado, pero en vigor. Resultado, subida de sueldos obligada, más gente al paro.

Estas cuestiones y la capacidad de las empresas para llevar a cabo el “descuelgue” es decir la posibilidad de abrir una negociación por una serie de motivos, que la norma actual permite, lo que recorta de verdad son los privilegios de la casta sindical. Eso es por lo que quieren Cándido Méndez y Toxo  que pelee la clase trabajadora. Que nadie se lleve a engaño

Hay que abrir urgentemente un proceso de investigación a las cuentas de los sindicatos, se ha manejado demasiado dinero público sin transparencia alguna y hay que empezar a exigir que los que tengan vocación de matón de taberna se dediquen a ello en vez de a representar a los trabajadores del país, que tampoco se sienten demasiado representados, ahí están las cifras de afiliación para demostrarlo.

Así que si me preguntan si las cúpulas de CC.OO y UGT son corruptas, como hizo ayer un lector, con todas las dudas de este mundo debo decir que quién sabe, pero matones seguro que lo son, matones, chantajistas y amigos del lenguaje soez, creo que va llegando la hora de que las cosas cambien.

7 comentarios:

  1. Es usted más que buenísimo. Mara Pousa

    ResponderEliminar
  2. La banda de la Porra socialista sigue ensuciando la democracia española
    Como en la mejor epoca del matonismo sindical, esto es la Republicana los jefecillos de UGT y CCOO se dedican a amenazar, insultar y amedrentar a todo aquel que se le pone a tiro
    Hora es de poner a esta banda de facinerosos en su sitio.
    No veo porque encima de que amedrentan deben vivir a costa de los amedrentados, de manera que FUERA
    http://lapoliticadegeppetto.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  3. Espero como español, estos buitres descarados directivos sindicalistas, el nuevo ejecutivo los ponga en su sitio, y nos les de un euro, si tanto se valoran que los mantengan sus fieles a quien representan, y como e leído les hagan una auditoria de el dinero que han recibido todos los anteriores años, la formación profesional se deben preocupar las empresas, y los adapten a sus necesidades

    ResponderEliminar
  4. Si señor, estoy contigo... más claro, pues eso...agua.

    ResponderEliminar
  5. Estupendo escrito Señor Rives, este fulano de la foto, no merece ni poner su nombre, debía de estar en el paro, no chupar de nuestros impuestos sin trabajar. A ver que Gobierno se atreve de una vez por todas a anular totalmente las subvenciones a esta camarilla, que se financien con sus adeptos.Este individuo seguro es uno de los piquetes cuando forman las huelgas. asco de gentuza.
    Fuego.

    ResponderEliminar
  6. Esos dos sindicatos son "conocidos" porque son los que se comen la tarta y no dejan nada a los demás. Tienen negocios hechos con el dinero de todos los españoles y se lucran cada día más. Solo están para enriquecerse, de mirar para el trabajador, nada de nada. Ninguno de los 5 millones de parados ha recibido ayuda alguna por parte de ellos Y también son matones, Miguel, que cuando forman las huelgas los piquetes van de matones y han llegado a la agresión.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Uno de sus mejores escritos, dificil es superarse, pero Miguel lo consigue. Lo acabo de compartir en mi foro, porque merece la pena sea leído por mucha gente, y desde luego estoy de acuerdo totalmente en que a los sindicatos se les va a tener que hacer una auditoría - a CCOO y UGT - , y que su presumible pérdida de poder, va a beneficiar sin duda a los pequeños sindicatos, a los cuales siempre que pueden, tanto UGT como CCOO los ningunean en cualquier convenio colectivo. Es hora de empezar a ver gente sincera que defiende a los trabajadores...

    ResponderEliminar