miércoles, 13 de marzo de 2013

Los enemigos de Rubalcaba son del PSOE

Aquí viven los enemigos de Rubalcaba
Lleva una temporada Rubalcaba sufriendo una terrible presión de los suyos, de tal manera que cuando no se le encampana un barón territorial, se le revuelven dos. Una mala situación que ha devenido en insostenible y que ha obligado a Griñán a tomar cartas en el asunto para, aprovechando la debilidad del Secretario General del PSOE, ejercer un liderazgo que no le corresponde pero que administra con absoluta naturalidad. A cada día que pasa el peso específico de Rubalcaba dentro de su organización disminuye.

No es que haya voces que reclamen la convocatoria inmediata de un congreso extraordinario, que las hay, eso con ser grave para los intereses de Alfredo no  es lo peor, lo más grave de su situación es la decisión que han tomado muchos de los barones territoriales de ajustar viejas cuentas con “llamarme Alfredo” y aprovechar de su debilidad orgánica para hacer lo que les venga en gana.

Seguro que Rubalcaba y su equipo tienen presentes dos reflexiones que les vienen como anillo al dedo. La primera se le adjudica a Conrad Adenauer el democristiano alemán que decía que en el mundo de la política existían los enemigos normales, los mortales y los del propio partido… De la UCD, concretamente de Pío Cabanillas, proviene otra reflexión que refleja perfectamente cómo se puede sentir Alfredo Pérez Rubalcaba en estos momentos, decía el inefable Pío en sus buenos tiempos aquello de “cuerpo a tierra que vienen los nuestros”.

Todos sabemos, al menos los que manejamos algo el refranero que “no hay peor cuña que la de la misma madera” y eso exactamente es lo que le está sucediendo a Alfredo, que a lo largo de su recorrido como Vicepresidente, candidato del PSOE sin que mediaran las primarias correspondientes, jefe autonombrado del PSOE, protagonista de la peor derrota electoral que han sufrido los socialistas y ahora Sc. General no demasiado bien recibido, ha ido acumulando la malquerencia de los que siempre han sido sus enemigos en la organización,  a la vez que perdía amigos a puñados y se creaba nuevos enemigos con una facilidad y empeño que ahora lo dejan inerme ante la acción de muchísima gente del PSOE que está hasta los pelos de la inepcia demostrada por él y por su equipo.  

Hay muchas cuentas que ajustar en Ferraz, los barones del PSOE, jefecillos territoriales hay que recordar, son los primeros que han sacado a relucir los cuchillos de escalpar cabelleras. No pueden olvidar como Alfredito tras la derrota en las autonómicas, les recortó su cuota de poder. Para que se me entienda, Rubalcaba dejó muy claro, tras hacerse con la Secretaría General, que un barón territorial sin territorio que administrar tenía  poco que decir dentro de la organización.

Sin duda una reacción que tiene que ver con algo muy importante para Ferraz y para cualquier partido. Los barones territoriales - lo digo en plural y por tanto en masculino, pero quiero significar la contradicción que supone que en el partido de la cremallera, de la cuota y del feminismo militante, curiosamente no haya ninguna mujer que dirija al PSOE en autonomía alguna -. Decía que los barones sin territorio pierden automáticamente mucho de su poder interno al no disfrutar de un presupuesto que les permita obtener fondos para sus aportaciones dinerarias a la caja común de Ferraz, que es la caja menos común de todas las cajas del mundo, pues en ella se recogen las aportaciones de todos, pero solo disfrutan de ellas los mandamases de Madrid.

Los barones sin embargo entienden que si fueron derrotados y por ello pierden parte importante de su cuota de poder, Rubalcaba poco puede presumir teniendo presente que él fue el protagonista del mayor desastre electoral socialista que contemplaron los siglos. La postura rubalcabiana de ningunear a los barones del partido le pasa ahora una factura muy importante, a la que no puede hacer frente.

Rubalcaba tuvo que apoyarse en Griñán, que jamás fue de los suyos, pero la plata y el oro que ha aportado a las exhaustas arcas socialistas el virrey de Andalucía, aconsejó una política de paños calientes con el enemigo más peligroso para él; tuvo que aceptarlo y esa posición de preeminencia que le dio es la que ahora le permite encabezar la revuelta.

En Galicia les importa una higa lo que diga Rubalcaba y montan unas primarias que dejan al flaco culo de Alfredo a la vista de todo el mundo. Pere Navarro lía la de Dios es Cristo y además nacionalista, a cuenta del “derecho a decidir” de los catalanes. En Valencia están esperando su momento pero se escucha en la lejanía el sordo retumbar de los viejos tambores de guerra. Tomás Gómez le planta cara con una tranquilidad de espíritu que sorprende. Griñán acaba de decidir así como suena, que la Valenciano sea la que coordine y dirija las tareas de las secretarías de Organización Institucional, Municipal, Acción Electoral, Movilización Social y Comunicación, sustrayéndolas de la dirección del propio Rubalcaba.

Griñán ha sentenciado que los del PSOE quieren un líder que se ocupe más de la oposición al PP y del contacto con la sociedad española y deje en otras manos las tareas de la dirección del Partido.

Lo de León ha acabado de demostrar la debilidad interna de Rubalcaba, al que le ha bastado un mensaje de Carme Chacón en Twitter para organizarle una debacle interna de proporciones gravísimas. Ha perdido la iniciativa en la administración del escándalo Bárcenas; la rotunda negativa a dimitir de Pepe Blanco le impide explotar los beneficios que se derivaban del asunto del ex tesorero del PP. No se puede pedir la dimisión de Ana Mato que ni siquiera está imputada y permitir la presencia de Blanco en el Congreso.

No piden su cabeza porque en el PSOE no se percibe por ahora una figura que pueda liderarlo con garantías.  Patxi López fue tachado de la lista de sucesores hace ya mucho tiempo. Madina no el del gusto de la franquicia andaluza del PSOE. Ni siquiera la Chacón, amiga de Griñán, es percibida como la figura salvadora que pueda remediar el desastre organizado por Alfredo y su equipo, pero mientras se le busca sucesor, se recorta el poder interno a Rubalcaba.

Los enemigos de Alfredo Pérez Rubalcaba están en Ferraz. Incluso en los círculos más cercanos a su persona se le considera amortizado hace ya algún tiempo y durará lo que tarden en encontrarle repuesto. Los barones del PSOE pretenden recobrar su protagonismo en la organización, no sé yo si Griñán, el que por ahora mantiene económicamente al PSOE, les va a dar demasiada cancha. Pero eso es harina de otro costal, cuando acaben con Rubalcaba ya veremos lo que sucede.

Como decía el clásico sic transit gloria mundi.  Dicho más llanamente: Es que no somos nadie…

1 comentario:

  1. Como ya dije un día Rubalcaba es un dinosaurio de esos que sobreviven a todas las etapas, además de estar metido en un sinfín de líos, de los cuales hasta el momento siempre ha salido airoso. Pero mucho me temo que se está acercando su final, está mas que desgastado, aunque no serán los de fuera los que le van a desbancar sino los que tiene a su lado, esto es "Cría cuervos y te sacaran los ojos". Carece actualmente de legitimidad alguna para ir contra el PP, cuando no puede ni siquiera poner orden dentro de su propio partido. Aunque del señor Rubalcaba nunca se sabe…"mala hierba nunca muere" Sino, quién puede ser el candidato idóneo para que lleve el barco del PSOE que está ahora a la deriva?
    A.L.M.

    ResponderEliminar