miércoles, 20 de marzo de 2013

Noticias optimistas… y también de las otras

Aquí, unos optimistas...
Ayer comentaba el impresionante déficit de fe que sufría nuestra sociedad. También ayer - casualidad, simple y pura casualidad, no busquen la inexistente causalidad - alguien importante nos animaba  a reaccionar ante el “nacionalismo radicalizado, las soflamas del populismo y las nostalgias de las revoluciones imposibles”, bueno pues por lo de las soflamas y las nostalgias iban los tiros de mi comentario de ayer.
 
Y hablando de casualidades, he de decir que ayer mismo se producían una serie de noticias que ofrecen una puerta entreabierta, aunque sea mínimamente, para el optimismo. Se trata de esas buenas noticias económicas a las que yo hago referencia de vez en cuando y que parece que la mayoría de mis lectores ignoran y que desde luego no se ven apenas reflejadas en las redes sociales.

Ayer me refería a ese fenómeno, casi todos comentamos, leemos o apostillamos las malas noticias. No es que los medios les den una mayor relevancia, que también, sino que se produce un fenómeno muy curioso, cuanto peor sea la noticia, con mayor entusiasmo se la recibe. Cuanto más dudosa es la fuente, con mayor fe se la acepta y se comenta con una especie de delectación que a mí me resulta difícil  de entender.    

Aquí lo que triunfa en las redes sociales es Bárcenas, el “juramento jesuita”, la inexistente complicidad del nuevo papa con la dictadura argentina y las declaraciones catastrofistas de gentes interesadas en promover ese desarme moral que tanto nos afecta.

Bueno a lo que íbamos, que tengo una maldita debilidad por dar sermones. Ayer se reunía el Consejo Empresarial de Competitividad, un  grupo conformado por las grandes compañías españolas, gentes a las que habrá que reconocer que en esto de la pasta entiende bastante más que el común de los mortales. En ese consejo están entre otros, BBVA, Corte Inglés, Santander, Repsol, Telefónica…, y en esa reunión se nos decía ¡oh maravilla! que las cosas se estaban empezando a mover.

Informaron sobre el contenido de un informe llevado a cabo por los miembros de ese Consejo, que nos dice que en el cuarto trimestre de 2013 la economía española volverá a tasas de crecimiento, con una subida del 0,3%, lo que dejaría al PIB del presente ejercicio en una caída del 1,4%. Y para 2014 confían en que el PIB arroje números positivos, muy escuálidos para que vamos a engañarnos, pero entienden que el PIB entraría en crecimiento positivo y nos daría una subida del 0,8%.

El referido análisis afirma que la economía española ha mejorado notablemente su competitividad y que tiene varios segmentos de actividad tirando del carro y exportando, como el de la automoción, el biotecnológico, el de las TIC, el agroalimentario y el aeroespacial, lo que resulta novedoso y a esos sectores les acompaña, en el camino de la mejora  el turismo.

El Consejo cuando se refiere al problema del  crédito, entiende que continuará teniendo serias dificultades en el sector inmobiliario, pero que crecerá “a cifras elevadas” (sic) en el exportador y otros sectores dinámicos. Comentaron dos fenómenos que apoyan al optimismo; el primero es que la inversión extranjera directa no está lejos de los niveles que tenía antes de la crisis, por lo que a su juicio “España no ha perdido un atractivo significativo” y el segundo es que pese a lo de Chipre, los ahorradores a largo plazo han seguido confiando en la deuda española.

Prevén que las exportaciones sigan funcionando bien a lo largo del 2013 y 2014 y en cuanto al problema de la demanda interna – problema muy grave - entienden que vamos por un camino difícil que nos llevara a  un “equilibrio” en el año 2014. Sobre el paro, nuestro problema más terrible, esperan un aumento de ocupación y creación de puestos de trabajo en el segundo semestre del próximo año. 

Muy probablemente les parezca que no es para tanto. Algunos españoles están por esperar un milagro que solucione en unas décimas de segundo todos nuestros problemas, mientras que la inmensa mayoría ha decidido apostar firmemente por el fin del mundo tal y lo conocemos y la destrucción de nuestra sociedad, ya saben cómo lo de los mayas, pero contado por La Sexta que seguro tiene que ser horripilante.

A mí me parecen buenas noticias, por ello estoy seguro que tendrán una menor relevancia que las malas que las hay y a puñados. Seguiremos buceando en el “corralito” de Chipre hasta que el tema se agote. Gracias a Dios o por fortuna para los laicos, el disparate nos ha afectado en menor medida de lo que profetizaron los amantes del discurso catastrofista. 

Así que ayer escuchamos buenas y malas noticias, subrayo las buenas, parece que haya gente que eso le moleste. Los que creen que defiendo al gobierno se equivocan, para defenderse ya están ellos y los que cobran por realizar esa labor, me limito a decir lo que pienso. No creo estar en posesión de la verdad, pero sí estoy convencido de que alguna vez – pocas - he acertado y en otras ocasiones – bastantes - me he equivocado clamorosamente, como casi todo el mundo.

Yo por si les sirve para recobrar algo de la fe de la que hablaba ayer,  les ofrezco las buenas noticias, ustedes sabrán qué hacer con ellas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario