domingo, 27 de marzo de 2016

¡Anda que tienes más cuento que los belgas!

Combatiendo con dureza a los yihadistas
Visto, lo visto, de aquel tienes más cuento que Calleja, tendremos que pasar al de tienes más cuento que los belgas. Los medios de comunicación no se han atrevido a decir lo que resulta evidente, la inteligencia belga es una entelequia, no se puede ser tan malo si no es queriendo. Creo que las autoridades belgas se han producido con el terrorismo yihadista, con una tibieza vergonzosa.

Los responsables de la seguridad belga han vivido cómodamente en el limbo y mientras miraban hacia otro lado los yihadistas montaban en el centro de Bruselas su estructura, que ha funcionado sin problemas porque las autoridades preferían llamarse andana si con esa medida evitaban acciones violentas en su territorio. Así iban las cosas, los belgas no se enteraban de la misa la media, pero en su país no se producían atentados, hasta que a los franceses les montaron la matanza de París unos tíos que se habían desplazado desde el país vecino y que volvieron sin demasiados problemas a ocultarse en Molenbeek.

Los franceses se pusieron como panteras hidrófobas, los belgas renuentes elevaron la alerta antiterrorista a su máximo nivel y nos vendieron las imágenes del ejército y la policía belga patrullando las calles, mientras afirmaban que estaban registrando casa por casa el barrio conflictivo. Pero todo era farfolla y de la mala, el nivel de compromiso era tal que recordarán ustedes la  orgía que se montaron en aquellos días los mílites belgas con uno/as maderos en una comisaría, que dejaron bien claro que preferían “folgar” a patrullar. Pero por poco que hicieran, revolvieron el avispero y el otro día les tocó a ellos sufrir en sus carnes la brutalidad islamista.

Y en cuanto identifican a los autores por las imágenes de las cintas de seguridad, salta el presidente turco y dice oiga a ese tipo lo detuvimos nosotros, lo mandamos para Holanda envuelto para regalo con un lacito rosa, advertimos a los belgas y éstos lo detuvieron y lo soltaron. Hoy leía que los turcos afirman que a los belgas se les escapan los terroristas porque son unos vagos y no vayan a pensar que exagero, con dos terroristas huidos, uno de los del atentado en el aeropuerto y otro del que se produjo en el metro, las autoridades han decidido bajar un escalón el nivel de alerta, que tampoco hay que molestar demasiado, mientras tanto anuncian operaciones antiterroristas y  el ministro del Interior acusa de “negligente” a su policía.

La situación me recuerda mucho a aquel acuerdo al que llegó el impresentable de Carod-Rovira con ETA para que no atentara en Cataluña, estoy convencidos que los yihadistas han sido tratados con lenidad  a condición de que pusieran las bombas lejos de Bruselas. Nada nuevo, los españoles sufrimos la actitud de los belgas para con ETA, que consiguió en ese país un santuario perfecto para su dirección.

Como son unos cuentistas, ahora publican en la prensa  una entrevista a un tal Ahmed Al Khannous, político belga, que nos explica que en Molenbeek no se mueve una hoja sin que él se entere y afirma muy serio que de toda la vida se ha dedicado a informar a la policía de cualquier movimiento que tuviera que ver con el tráfico de drogas y el terrorismo, vamos que el barrio es más tranquilo que el claustro de un convento cartujo. Si eso fuera verdad, está claro que  el Ahmed ese no se iba a ir del pico con la prensa y no habría una organización terrorista viviendo en el barrio, a no ser que se nos quiera convencer que los yihadistas viven y trabajan con su conocimiento y el de la policía a la que informa.

Va siendo hora que se depuren responsabilidades, no se puede admitir esa ineficacia que pregona el ministro del interior belga, porque está muy claro que son unos vendidos o unos inútiles de tomo y lomo y el terrorismo ataca en toda Europa, que si sólo lo hiciera en Bélgica verían como esos polis que hoy no saben nada, milagrosamente espabilaban.


No hay comentarios:

Publicar un comentario