jueves, 24 de marzo de 2016

El martes fue la masacre, ayer la islamofobia



Lo decía ayer, anden con cuidado que al que abra la boca y proteste demasiado contundentemente por la nueva masacre islamista, le van a partir la de comer y no me equivoqué ni por una micra. Ya estaban ayer en la Cuatro, con los cadáveres de las víctimas todavía sobre las mesas de la morgue esperando que les llegue el turno para hacerles la necropsia correspondiente, dando la murga sobre las reacciones indeseadas que pudieran darse en nuestro país  a cuenta del brutal atentado de Bruselas.

En un macabro juego de manos, los cadáveres y los heridos pasaban a segundo plano para exponer a la audiencia la extrema preocupación que hay que sentir por si se produce alguna reacción “indeseada” al atentado islamista en el “estado español”. Estaba en la Cuatro el presentador ese que suplió a Cintora, un tipo del que no conozco el nombre, ni tengo interés alguno en conocerlo, un tipo untuoso, almibarado, empalagoso, pero tan o más venenoso que Cintora, largando sobre los terribles problemas de la islamofobia.

Ahí estaba, encantado de conocerse, bailando delicado el miserable minué del discurso progre sobre el atentado islamista de Bruselas. Otro atentado, sin más detalles que ya nos vamos acostumbrando; más muertos, pero en Bruselas que eso cae muy lejos. Entre los heridos nueve españoles, pero sólo cuatro en el hospital y ahí quedo la cosa que por lo visto tampoco  tenía tanta importancia, igual es que pensaba que los heridos españoles serían probablemente funcionarios de la UE que se lo llevan calentito y alguna pega tiene que tener ese chollazo o en el peor de los casos gente rara que estaba de vacaciones en Bruselas, porque ya me dirán ustedes quién diablos se va de vacaciones a Bélgica.

El interés central de la información estaba en subrayar lo del peligro islamófobo que se nos venía encima. Comentó con gesto etéreo y mohines de rosa de pitiminí  lo de la mezquita de la M 30, mostraron un cartel que alguien puso ante ella que decía “Hoy Bruselas ¿Mañana Madrid? y afirmaron que el texto incitaba a la islamofobia. Así son las cosas en esta España en la que hay gente que se siente incómoda y exclama eso de que “no nos merecemos esto”. Lamento decirlo, pero quién dice eso se equivoca, nos merecemos lo que nos sucede, nos merecemos los políticos que tenemos, nos merecemos los medios vendidos que manipulan la realidad y que  en lugar de dar información, dan opinión y de la mala, nos merecemos todo eso y lo que venga de propina.

Hemos permanecido en silencio durante muchos años mientras que los medios de comunicación, unos más que otros, nos han proporcionado mierda en dosis homeopáticas con el cuento que lo que nos ofrecían era riquísimo maná progresista poco hecho y muchos de los españoles y el que sea cofrade que coja su vela, se lo tragaron, aunque al principio costara un poco, pero con paciencia a todo se hace uno, que de menos nos hizo el Señor.

Así que ya saben, el peligro no está en el terrorismo islámico, el problema sería que algunos ciudadanos españoles se encabronaran con tanta tontería y salieran a la calle a manifestarse. El peligro está en que la gente harta de que le meen encima y le expliquen que  la primavera ha llegado muy lluviosa, empiece por ajustar cuentas, no con los musulmanes, sino con toda esa patulea progresista que pide tolerancia sólo cuando las víctimas no pertenecen a la zurda.

Me pregunto si a ustedes no les avergüenza vivir en un país en el que el tercer partido más votado en las últimas elecciones se negó a firmar el Pacto de Estado Antiyihadista y ahora que los islamistas de los cojones los pillan en mitad de una negociación subterránea con el PSOE y como se les arruga el ombligo, porque los muertos, los heridos y  la sangre son cosas muy incómodas, deciden apuntarse a las reuniones del pacto pero de oyentes, que siempre ha habido clases. 

Me parece deleznable, hipócrita, oportunista e incoherente; pero no es lo peor, los de Podemos se apuntan a “observadores” en la reunión del Pacto Antiyihadista y los firmantes del acuerdo, PP y PSOE en lugar de mandarlos al carajo como correspondería, aceptan la decisión de los bolivarianos. Increíble pero cierto.

Se queda sólo ante el peligro  Albert Rivera, del que no soy demasiado partidario,  como saben los que me siguen y no puedo darle la razón, porque la tiene cuando dice que si esa gentuza de Podemos no han firmado el Pacto ni lo van a firmar, que ya lo han advertido los podemitas, que coño (el coño lo pongo yo que Albert es muy educado) pintan en las reuniones. 

Que a las malas uno no puede dejar de pensar que un partido político que tiene no sé qué líos  que apuntan a que igual ha sido financiado con dinero procedente del gobierno iraní,  digo que a las malas, igual yo no los querría ni como firmantes del pacto, aunque a la firma asistiera la Bescansa y su niño como prueba de buena fe de los circulares y si sienten la necesidad de ejercer como observadores políticos, ahí tienen para quitarse el mono a Venezuela, Cuba o Irán donde tendrían tela que cortar hasta aburrirse si se atrevieran.

Va siendo hora que los ciudadanos salgamos a la calle y exijamos que se respeten los derechos de todo el mundo, los de los españoles también y que se cumplan nuestras leyes y nuestras costumbres y si por eso nos tildan de islamófobos, pues tal día hizo un año, que así son los progres y no hay que hacerles ni caso.

Hablando de manifestaciones estoy esperando ver a los ciudadanos musulmanes manifestándose en masa contra los terroristas, que aseguran que hay mucho musulmán moderado, pero no los he visto jamás protestar por el uso torticero que hacen los "malos" de esa religión de paz  de la que ellos presumen.

Que por pedir no quede.

Si el contenido de este post les ha gustado, agradecería que me votaran en el botón de Hispabloggers que se encuentra arriba y a la derecha del texto.

2 comentarios:

  1. Lo que llamamos "EUROPA",es puro teatro, y además nos cuesta muchísimo dinero.

    Las llamadas Policias y servicios de información ,deben estar discutiendo en que lengua hay que
    "desinformar" al ciudadano.
    Acordarse que también es un refugio de Etarras.

    ResponderEliminar
  2. Nada hombre a estos moderados invitarles a que permitan en sus países de origen construir una nueva iglesia, es la prueba del algodón a su sublime tierna y encantadora moderación.

    ResponderEliminar