lunes, 5 de septiembre de 2016

Pedro Sánchez llama a rebato ¡Todos contra Rajoy!


La opinión pública hoy por hoy, tiende a culpar de la posibilidad de unas terceras elecciones al PSOE y a Pedro Sánchez su obstinado líder; éste lo sabe y tiene que jugar a lo de siempre,  culpar a Mariano Rajoy de todo lo malo y negativo que pueda suceder. Por lo tanto afirma que el popular incapaz de articular una mayoría suficiente quiere ir a las terceras elecciones.

Parece olvidar que Rajoy se presentó a la Investidura con 170 diputados, bastantes más de los que él fue capaz de conseguir cuando se presentó. Es muy cierto que a Rajoy le faltaban 6 diputados para conseguir la mayoría necesaria, pero también es muy cierto que hubiera podido ser investido en segunda vuelta, si Sánchez y los suyos se hubieran abstenido, tal y como reclamaban muchos de sus barones y el 64% de sus votantes del 26J.

Ahora, aprovechando los viajes que tiene que darse por el País Vasco y Galicia a cuenta de las elecciones autonómicas del día 25, ha lanzado un mensaje, que personalmente me parece tan falto de realismo como peligroso. Sánchez anima a Pablo Iglesias y Albert Rivera a que olviden sus “vetos” para que con sus votos le hagan presidente del gobierno.

Cuando anima a UP y C,s a que olviden sus respectivas líneas rojas, deja entrever la poca importancia que le da Pedro Sánchez a eso de los vetos. Al igual que pide a podemitas y naranjitos que los ignoren alegremente, se supone que él estaría dispuesto a ignorar las dos que le impuso el Comité Federal del PSOE, que siguen vigentes. La de no pactar con Rajoy y la de no hacerlo, ni por activa ni por pasiva con gentes que apoyen la secesión y lo del “derecho a decidir”, que de hecho le impide pactar con Iglesias, tras todo lo afirmado por éste con respecto a la unidad de España y si hablamos de ERC y otros nacionalismos secesionistas ya para qué les cuento.

Insiste en que hay que hacer todo lo posible para "poner fin" al Ejecutivo popular. No es que sea algo nuevo, lleva desde antes del 20D explicando que su única finalidad es sacar a Rajoy de La Moncloa y por eso ahora pide ayuda a las “fuerzas del cambio” que según él incluyen a Ciudadanos y UP. 

Se equivoca en lo que hace referencia a los podemitas, su enemigo sigue siendo el PSOE, aunque  necesiten tocar poder como sea, cuatro años de oposición significa para ellos un desgaste que no pueden permitirse. Prácticamente incapaces para el trabajo parlamentario, necesitan del poder, la pasta y la influencia que éste proporciona y si no lo tienen pasará lo que ya dije hace mucho tiempo, si no tocan poder, primero se fragmentarán, después tornarán en irrelevantes, para finalmente desvanecerse.

Si es a Ciudadanos a quién se refiere cuando habla de “fuerzas del cambio”, creo que acierta, están demostrando los de Albert Rivera que son incapaces de mantener un acuerdo con nadie, primero con el PSOE, luego con el PP y ahora vaya usted a saber. 

Como ideológicamente Sánchez vive de las ocurrencias, vicio del que supongo se habrá contagiado en Ferraz, ayer llevado por su amor por el oportunismo más feroz, declaró muy serio, que desde el 20-D hay en España "dos bloques", uno "liderado por el PSOE", el de las "fuerzas del cambio", y el otro encabezado por "Rajoy y Soria".

No voy a ser yo quien defienda el nombramiento de Soria, ni su oportunidad, pero hace falta estar muy huérfano de argumentos para agarrarse a semejante tontería. Sobre todo porque la chorrada del bloque ese, la  manifiesta en un territorio en el que el PSOE, como no le convenía electoralmente atacar el nombramiento de Otegui, jugó a llamarse andana y se limitó a afirmar que ellos acatarían lo que dijeran los jueces y ese sí que era un tema político, mientras que lo de Soria no lo es. 

Pero si tan grave lo consideran, deberían decir lo mismo que con lo de Otegui, nosotros somos músicos y nos acostamos a las ocho y ya habrá algún juez que diga algo. ¿Qué el problema está en que lo de la cuenta en Panamá de Soria, no está en manos de ningún juez, porque no hubo nada?, pues eso.

Levanta ronchas en la sensibilidad de cualquiera que lo de nombrar candidato a un etarra condenado e inhabilitado, sea cuestión a esquivar porque las elecciones están cerca y se pueden perder votos y ahora por lo mismo, por afán electoralista,  se ponga a decir chorradas infantiles más propias de un militante de esos que tienen en las redes sociales y que beben de un argumentario de tercera división, que de un tipo que se postula para ser presidente de todos los españoles.

Podría tener un poco de respeto por la inteligencia de los votantes. No tiene otra idea que expulsar de La Moncloa a Rajoy y para ello le hace falta que Podemos, Ciudadanos y PSOE rompan sus líneas rojas. Parece cuestión imposible a no ser que pretenda gobernar con el apoyo de la izquierda radical, C,s - si tragan - y todos los nacionalismos que se apunten a esa fiesta aberrante que él llama “pacto de las fuerzas del cambio” y que para ello se pasará las líneas rojas del Comité Federal del PSOE por el mismísimo arco del triunfo.

Si es así, todo estará más claro, será un todos contra Rajoy y así a lo peor llega a presidente del gobierno.

1 comentario:

  1. Si Rivera cae en esa trampa para elefantes ya se puede despedir del Congreso, para las próximas elecciones desaparece como pasó con UPyD. Que se lo piense un poco que en política, como en la vida, no todo vale.
    Saludos.

    ResponderEliminar