miércoles, 27 de abril de 2011

¡Pero qué clase de gente nos representa!


En la imagen, el dúo humorístico "Pretendida impunidad y explicaciones falaces"

Acabamos de pasar la Semana Santa y tras ella hemos comenzado una semana de pasión ciudadana, dolorosísima, para aquellos que creemos que la política es un arte que debe practicarse con limpieza y honradez y con una acendrada vocación que impulsa, a los que la ejercen, a trabajar al servicio de sus conciudadanos.

¡No se rían! así debieran ser las cosas, pero la realidad nos aplasta contundentemente. No sé cómo, pero hemos dejado que nos representen una serie de personajes que, de acuerdo a los sucesos que protagonizan, no merecen representar a nada ni a nadie. Hemos colocado en puestos de responsabilidad a unos irresponsables, de moral más que laxa, inexistente, que viven a nuestras costillas, se enriquecen rápida e inexplicablemente y se burlan constantemente de las normas más elementales y de aquellos que los hemos elegido.

Los últimos sucesos ocurridos en el seno del Cabildo Insular de Fuerteventura, la institución más importante de nuestra isla, nos deja a los ciudadanos perplejos e indignados. Sé que me repito, pero hoy he recordado, una vez más, a un jefe que tuve, que cuando ocurría algún “desastre” y el responsable pretendía excusarse, afirmaba campanudo “aquí lo que sobran son las explicaciones”, y la verdad es que tenía muchísima razón.

Aquí, en Fuerteventura sobran las explicaciones. Hace mucho tiempo que la sospecha planea sobre el Cabildo Insular de Fuerteventura, han salido a la luz una serie de asuntos que castigan la fe que los ciudadanos pudieran tener en la institución y en quién la gobierna. Por un lado las declaraciones del Vicepresidente del Cabildo acusando a Águeda Montelongo de tener unas relaciones muy turbias con una empresa de publicidad que, según afirmaba Guillermo Concepción, en premio a la “generosidad” de la Montelongo financiaba las obras en las sedes locales del PP majorero que preside Aguedita.

Reacción: Ninguna, ni Águeda Montelongo llevó a Guillermo Concepción a los tribunales, ni Mario Cabrera abrió la boca y mucho menos una investigación sobre el supuesto uso torticero del dinero público en el Patronato de Turismo.

Después fue la factura de un coche de alquiler, que usó el Secretario General del PP Regional y que se pagó con el dinero del Patronato de Turismo.

Reacción: Águeda dio por callada la respuesta y Mario Cabrera le cortó la cabeza al gerente del Patronato, aunque se había argumentado que el pago se debía a un fallo administrativo. Si hubo fallo no se entiende el cese y si hubo “otra cosa”, el cese del Gerente debiera haber acompañado al de la Consejera de Turismo y Presidenta del Partido Popular de Fuerteventura.

Ahora vuelve a aparecer el Patronato de Turismo pagando la estancia, durante la Semana Santa del pasado año, de un Senador del PP y su esposa en Jandía. Otra vez la triste concatenación de: a) El Patronato, b) Un cargo del Partido Popular y c) un pago por “error”, por parte de ese Patronato.

Reacción: Aguedita dice que fue una equivocación, Mario afirma que no quiere tomar decisiones en caliente y como ya no le quedan gerentes, no puede cortar la cabeza a nadie, para justificarse.

No creo que necesite insistir en que hace falta una enorme dosis de fe, de esas que mueven montañas, para creer en la peregrina teoría del “error” que aparece y vuelve a aparecer de manera reiterada y contumaz y que lo hace siempre en relación con personas vinculadas a la dirección del Partido Popular, que demuestran sin lugar a duda, que les gusta muchísimo viajar a Fuerteventura aunque pretendan, parece ser, hacerlo de gorra y a costillas del contribuyente.

Faltaba en este sainete la inefable figura del líder del PP Canario, José Manuel Soria que aspira, como ustedes sabrán, a presidir el gobierno de Canarias. El líder carismático de figura inmarcesible ha salido al paso de las informaciones y se ha atrevido afirmar que: “Lo grave habría sido cometer el error, conocerlo y no corregirlo”, y remató su actuación afirmando que una vez que el error ha sido corregido, no había más que decir, púsose de perfil, miró ceñudo y no hubo nada.

¿Alguno de ustedes puede creer que lo ocurrido se debe a un error? Otra duda que me asalta ¿cuantos “errores” semejantes están durmiendo en algún cajón, esperando el momento oportuno para ser filtrados a la prensa? ¿Tiene por qué callar Mario Cabrera? ¿no? ¿entonces por qué no cesa a Águeda Montelongo? Y Soria ¿cómo se atreve a decir que reconocido y corregido el error ya no hay más que decir?

¿Qué clase de gente nos representa?, una Consejera que se “equivoca” con habitualidad, pagando con dinero público facturas de sus compañeros de partido, un Presidente de Cabildo que no toma las medidas que la situación exige y un aspirante a la presidencia de Canarias, José Manuel Soria, que opina que el asunto no tiene importancia alguna. Se ha devuelto el dinero ¡faltaría más!, pero está claro que, en contra de lo que sostiene, existen responsabilidades políticas y pudiera ser que también de las otras que hay que depurar con urgencia.

Me pregunto qué tipo de moral poseen estos personajes; me duele decirlo, pero que terrible error hemos cometido eligiéndolos para que nos administren. Vaya tropa compadres y los tres se presentan a las elecciones ¡pelillos a la mar! Sí señor, con un par. Qué Dios nos coja confesados.

6 comentarios:

  1. Ante esta situacion de malversacion reiterada de fondos publicos, me pregunto ¿ esto no es denunciable ante los tribunales? ¿ tenemos los ciudadanos tragarnos estos sapos sin tener dercho a mas replica que la de las urnas?
    Espero y deseo que las urnas con nuestros votos ubiquen a estes personajes en donde se merecen.
    Saludos Miguel.

    ResponderEliminar
  2. ¿Qué opinión te merece Domingo González Arroyo?

    ResponderEliminar
  3. ¿Qué opinión le merece Domingo González Arroyo? Lo digo porque, puestos a criticar políticos corruptos en Fuerteventura...

    ResponderEliminar
  4. Domingo González Arroyo que yo sepa no ha sido jamás condenado por corrupción.Lo de acusar de corrupto a la competencia está muy gastado. ¿Se imagina usted si lo que ha hecho Agueda Montelongo lo hubiera hecho Domingo? estaría liada la mundial. Corruptos aquellos condenados por corrupción, me gustaría ver el resultado si todos los políticos majoreros hubieran pasado los mismos filtros judiciales que González Arroyo.

    ResponderEliminar
  5. Y por cierto aquí estamos hablando de los "errores" de Águeda, que cada palo aguante su vela, amigo mío.

    ResponderEliminar
  6. CC + PP = CCorruPPción

    ResponderEliminar