domingo, 3 de abril de 2011

Tarde, mal y a medias

Por mucho que se hubiera negado la posibilidad de que Zapatero anunciara su decisión de desaparecer “voluntariamente” del escenario político, por mucho que Marcelino Iglesias así lo sostuviera en los días anteriores a la reunión de la federal socialista, aquellos que llegaron con tiempo pudieron observar cómo a la calle Ferraz llegaban apresurados algunos buitres, hienas y otros carroñeros menores al olor de la carnaza, que madrugadores se garantizaban con su presencia un lugar en primera fila del espectáculo, que iba a producirse.

Tuvieron razón los que esperaban el santo advenimiento. Zapatero anunció que no se presentaría como candidato socialista a las elecciones del 2012. Lo hizo, como hace este hombre habitualmente sus cosas: lo hizo mal, lo hizo tarde y lo hizo a medias. Así que, nada nuevo bajo el sol, otra “zapaterada” y van… ni se sabe.

Y no es que yo opine eso, que soy sospechoso de parcialidad y lo confieso, es que lo dice su gente, lo dicen muchos de los miembros de la dirección socialista y lo piensa cualquiera que reflexione un poco y utilice la lógica y deje de lado, siquiera unos momentos, el amor por los colores.

En primer lugar Zapatero ha conseguido que un asunto interno del PSOE - quién será su candidato - trascienda a la opinión pública como si de un asunto de interés general se tratara. Por mucho que se empeñe la agitprop socialista, los asuntos de sus candidaturas sólo atañen al partido y a sus militantes.

Con los anuncios a media voz, con las actuaciones en la oscuridad y en el mejor de los casos en penumbra, con lo que han llamado “sucesión” cuando querían decir cese de Zapatero, han intentado confundir a la opinión pública. Ayer la noticia que nos hubiera atañido a todos hubiera sido el anuncio de su dimisión como Presidente del Gobierno o el anuncio de la fecha de la disolución de las Cortes.

Es un asunto del PSOE y sólo a ese partido y a sus gentes atañe, de hecho en un alarde de esa inconsciencia de la que hace impúdica gala ZP, afirmó que la decisión de no presentarse a la reelección en 2012 será "positiva" para las candidaturas socialistas en las próximas elecciones locales. Si así piensa habría que preguntarle cuál es el motivo por el que no ha adoptado esa decisión antes.

Pero si es el propio protagonista quien entiende que su presencia como “presunto candidato para 2012” `perjudica a las expectativas electorales de su partido, que no decir de su presencia en la Presidencia del Gobierno, que claramente perjudica los intereses de España y los españoles.

Ha cedido a las presiones de los barones socialistas que saben que la marca ZP les perjudica y con este anuncio piensan que podrán minimizar los daños, cede en lo partidario y se hace firme en lo general. Es necesario mantener a este gobierno porque la estabilidad es importante para que las reformas acometidas se consoliden, lo dicen los socialistas con la fe del converso, siguiendo las órdenes del nuevo vicepresidente in péctore del gobierno, el Sr. Botín.

Que se pretenda que este gobierno en funciones, y digo en funciones porque así lo está desde que las acciones económicas, fiscales y laborales que acomete le vienen impuestas por Europa o la Merkel, este gobierno cuyos ministros más destacados llevan un año y pico dedicados en cuerpo y alma a la tarea de suceder a Zapatero, digo que se pretenda que este gobierno da la estabilidad necesaria y sirve a los intereses de España y los españoles es otra de las monumentales mentiras de los socialistas.

ZP no ha dimitido como Presidente porque tácticamente no era el momento que convenía al PSOE, ha anunciado su retirada porque las exigencias de los barones, el asunto del Faisán y lo de las “actas” de ETA, han acabado con cualquier resto de credibilidad política que le pudiera quedar a Zapatero. Todo esto no es más que una maniobra para proteger el interés electoral socialista.

Su decisión levantó una lluvia de reproches en la Federal de su partido, las primarias para elegir al candidato socialista van a dejar en un segundo plano la campaña para las elecciones municipales, este es el resumen del sentir de muchos de los miembros del órgano máximo de decisión del PSOE.

Comienza la carrera sucesoria y Zapatero lo sabe, y como lo sabe no pudo resistirse a soltar una de las suyas. Puso cara de trascendente y afirmó que El PSOE tiene que culminar las reformas contra la crisis, afrontar el 22-M e iniciar el proceso de primarias, una tarea difícil que el partido podrá conseguir porque tiene "inteligencia y cerebro femenino", claro que como también sostuvo que él se ha sentido orgulloso de ser socialista desde el vientre de su madre, no creo que la gente le hiciera mucho caso. Estaba, sus afirmaciones lo demuestran, seriamente “perjudicado”.

Así que Zapatero anunció su decisión y lo hizo como hace todas sus cosas, tarde, mal y a medias, se nota que no le funciona esa parte femenina que dice tener en su cerebro socialista.



No hay comentarios:

Publicar un comentario