miércoles, 14 de diciembre de 2011

Circo, leones y… payasos



Efectivamente eso es lo que hubo ayer en la constitución del Congreso de los Diputados, los leones son de plantilla, así que no hubo problema, el circo lo trajeron los nacionalistas y las fuerzas de la izquierda – no se incluye naturalmente en esa categoría al PSOE - y lo peor es que los payasos tenían un acta de diputado en el bolsillo y el documento parece ser les permitía, visto su comportamiento, patente para hacer lo que les saliera del… alma. Puedo entender que lo que hoy escriba vaya a molestar a mucha gente, lo lamento, harían bien enfadándose con los causantes del título, con los que a cuenta de su actuación, justifican sobradamente el mismo y lo que voy a añadir.

Estoy convencido que si los celebérrimos payasos de la tele, estuvieran todavía en activo, se hubieran apresurar a presentar una querella acusando a algunos diputados de competencia desleal e intrusismo en su honorable profesión. Payasadas, no pueden calificarse de otra manera, algunas de las conductas observadas ayer en el Congreso de los Diputados a lo largo de la sesión que inauguraba el curso político.

En España de acuerdo a lo que dispone el Real Decreto 707/1979 de 5 de abril la fórmula de juramento o promesa para la toma de posesión de cargos o funciones públicas es la que sigue:

“Juráis o prometéis por vuestra conciencia y honor cumplir fielmente las obligaciones del cargo... con lealtad al Rey, guardar y hacer guardar la Constitución como norma fundamental del Estado”

Y eso es lo que ayer se demandó a los diputados para que contestaran, de acuerdo con lo dispuesto por el mismo Real Decreto que a ese respecto reza - “Esta pregunta será contestada por quien haya de tomar posesión con una simple afirmativa.” – tenían que contestar simplemente, sí juro o sí prometo.

No creo que nadie tenga duda que el acto de la jura en la toma de posesión es un elemento reglado, que responde a lo que dispone un instrumento jurídico que conocemos como Real Decreto, que lo que hace es desarrollar el mecanismo que permita la aplicación de lo dispuesto en la Constitución a un acto determinado. Por tanto lo de juro o prometo por imperativo legal es una chorrada batasuna que no tiene ningún sentido, toda vez que el juramento o promesa se hace de acuerdo a lo que dispone obligatoriamente un precepto legal.

Pero como en este país nuestro nos encantan las tonterías, en su momento se permitió que los de Herri Batasuna, juraran o prometieran lo del cargo, pero haciendo la advertencia que lo hacían por imperativo legal. Lo que a su entender, era la manera de decir “sí, pero no”, es decir que juro cumplir fielmente las obligaciones de mi cargo, guardar lealtad al Rey y guardar y hacer guardar la Constitución, pero lo hago obligado, que si no se iban a ustedes a enterar de lo que vale un peine en Euskadi.

Bueno, eso es una tontería como la copa de un  pino porque todos los Diputados juran o prometen por imperativo legal, porque dice el Real Decreto que es condición sine qua non para tomar posesión de un cargo o función pública, por tanto la advertencia sobra, es redundante, no añade nada y consecuentemente no es de recibo. Y si de lo que se trata es anunciar una intención restrictiva a la fórmula, una restricción de cualquier tipo, esa misma condición viciaría de origen el juramento o promesa, al menos desde el aspecto ético, porque todos sabemos que las promesas dadas bajo presión no surten efecto.

Pero como en este país, las leyes se acomodan, porque aquí lo que se trata es que el pasteleo, los enjuagues, las machangadas sean satisfechas y así no discutimos, porque hablando se entiende la gente y no hay pega, que entendemos muy bien que si a usted le salen ronchas si tiene que jurar lealtad al rey y fidelidad a la Constitución, haya que buscar una solución satisfactoria. No se preocupe compañero que eso se lo arreglamos en un pis pás, les damos un toque a los del Constitucional y les dan el visto bueno, ipso facto y oiga, a quien Dios se la dé, San Pedro se la bendiga. Y así fue como nos tragamos la solemne chorrada de lo del “imperativo legal”.

Que lo lógico hubiera sido decir, mire usted aquí tenemos unas normas, si le parecen bien, estupendo y si usted no acepta la fórmula del juramente, pues no va a poder ser diputado. Ya sabe compañero, lo del dura lex sed lex y esas cosas y además me va a permitir que le diga, con todo el respeto democrático y progresista del mundo, que lo que usted propone es una chorrada como la copa de un pino, porque aquí todos juramos o prometemos porque venimos obligados por ley. Y ya está, sanseacabó, aquí se juega conforme a norma y a quien no le interese la puerta está abierta para entrar y… para salir.

Así que como la casta política no tiene vergüenza y muy probablemente tampoco sepa  exactamente que es eso, ayer sucedió en el Congreso lo que sucedió, y a nadie pareció importarle las distintas faltas de respeto  y  se permitió hacer lo que les dio la gana a una pandilla de impresentables. Y ayer, como parece que con el asuntillo de los de Amaiur, se revolvió el cotarro, pudimos asistir a una serie de actuaciones ridículas que avergonzarían a cualquiera que allí estuviera de buena fe.

Y allá que se fueron los de ERC y Amaiur a prometer, solemnes y estultos, por imperativo legal, y Cayo Lara, nuestro íntimo amigo Cayo Lara, que añadió  a las condiciones de su promesa  lo de su condición de republicano, y el otro chorra que juró pero advirtió que la Constitución a la que se comprometía guardar y hacer guardar no era la suya y los del PNV que también se apuntaron al circo con lo del imperativo legal y los de CiU que se esforzaron, como siempre, en ser diferentes a todo el mundo y no usaron lo del imperativo legal que es una ordinariez, pero prometieron en catalán y allí nadie abrió la boca.

Eché en falta, pero supongo que en poco tiempo el fallo  se subsanará, lo de aprovechar el momento para lanzar mensajes reivindicativos,  saludos a la familia,  confesiones de amor a la pareja o mensajes de ánimo al equipo de fútbol de sus amores.

Un espectáculo denigrante, no hay respeto a nada y para nuestra desgracia los que ayer montaron el denigrante espectáculo, son nuestros representantes. Todos, los que hicieron y los que lo permitieron, los que hablaron y los que callaron. El Congreso de los Diputados, la labor parlamentaria, el cargo que ostentan, el respeto a los ciudadanos a los que representan, debieran hacerlos reflexionar.

Lo de ayer fue una vergüenza nacional, habrá gente que piense lo contrario, pues a decir verdad me mueven a compasión. Un poquito de dignidad no le hace daño a nadie, comencemos por exigirla en nuestras instituciones.

7 comentarios:

  1. Todo vergonzoso, pero cierto, ¿se corregira el formato de jurar el cargo de diputado?, lo pongo en duda. Los unos son payasos y los otros espectadores, y en ocasiones aplauden.

    ResponderEliminar
  2. *
    Aunque no sea el ideal…por lógica deberíamos colaborar; si puedes pásalo…
    un tripulante de la nave espacial Tierra

    ResponderEliminar
  3. Se debería repetir el juramento o promesa en la fórmula legal, y el que no lo hiciera así, se sobreentiende que estùa renunciando al cargo. Y a otra cosa, mariposa. Que 10 o 15 diputados menos es un ahorro.

    ResponderEliminar
  4. Pues quien les tomó el juramento era quien tenía que haberles llamado la atención en ese momento y decirles: aquí se jura o promete solamente, no son válidas sus palabras. Lo vuelvo a repetir y me responde una de las dos, si no lo hace no puede acceder a ocupar su puesto.
    Me dirá que es una chorrada lo que acabo de escribir, pero o se cumple o no. Ahora bien, si hay un vacío legal en ese punto y cada uno puede responder como quiera, ya es otro cantar. Pero si no lo hay, lo que hay que tener son narices para cortales por lo sano antes de que ocupen su sillón. Sobre todo a los "nuevos" que vienen... a lo que vienen.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Tenemos unos politicos que son una ruina, España se disuelve y pasa hambre e y estos miserables se dedican a enredar y tocar las narices de los demás, la culpa es de los españoles que aplauden estos desastres.
    En realidad me pregunto si los españoles saben realmente lo que significan los términos democracia y Libertad.
    Porque desde luego lo que si conocen son los términos tragar , soportar y volver a tragar.
    No entierndo como un pais tan antiguo y antaño lleno de vida aguanta la vuelta de una Republica coronada al estilo de la Primera Republica, dentro de poco Catañuña declarara la Guerra a Baleares y Vascongadas a Burgos
    Y los españoles hasta entenderan los motivos de dichos disparates
    Ya han tragado con eta y hasta encuentran argumentos adecuados para soportar que una banda de asesinos de españoles este en la Cortes
    http://lapoliticadegeppetto.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  6. M e da que el nuevo presidente del Congreso es un blandengue, o puede que por la inexperiencia no actúo como debiera, hay que cortar por lo sano desde el principio para que sus señorías no se desmadren.
    Fuego.

    ResponderEliminar
  7. Muy bueno su escrito Sr Rives, a partir de ahora estos despropósitos van a ser actuales cada vez que se reúnan sus señorías. Confiemos que el Presidente del Congreso tome nota y no consienta más chorradas de una minoría de diputados, que en lugar de actuar para el bien de España, ya empiezan con sus estupideces.
    Fuego

    ResponderEliminar