martes, 13 de diciembre de 2011

El “banco malo”, Rajoy y Europa

Rajoyu y su gente deben explicar muy bien lo del "banco malo"


Llevábamos unos días en los que lo de la creación del “banco malo” había pasado a un discretísimo segundo plano, pero parece que los medios vuelven a ocuparse del tema. Un tema importante en el que nos jugamos mucho todos los españoles; hay gente interesada en presentar el invento como si lo que se pretenda desde el PP sea “socializar” las pérdidas de la banca española. Nada más lejos de la realidad, vamos a ver si aclaramos el asunto.

Lo del banco malo es un invento que ya se ha llevado a cabo en otros países, mediante el que sea crea una entidad pública que adquiere los “fondos malos” de la banca, lo que se ha dado en llamar los activos tóxicos, saneando así los balances de las distintas entidades bancarias. ¡No se puede utilizar dinero público para beneficiar a la banca! dirán algunos;  ¿dónde hay que firmar? digo yo que apoyo sin ningún tipo de duda la moción. Comprendo que los ciudadanos estén escarmentados tras la actuación del presidente saliente; todavía hay gente que no se ha recuperado de la impresión que les produjo el hecho de que un presidente socialista – así se presentaba ZP - socializara alegremente las pérdidas de la banca española.

Sanear los balances de la banca, comprándoles una serie de activos tóxicos, les beneficiará a ellos y a nosotros, a ellos porque en principio, esa compra les supone a efectos prácticos una recapitalización, sin que tengan que acudir a la emisión de deuda y la liberación automática de importantes partidas que, tras su limpieza, podrán poner en el mercado, con lo que la liquidez bancaria mejorará ostensiblemente y de ese efecto nos beneficiaremos todos.

Está claro que España no puede financiar la operación, ni con sus inexistentes fondos públicos, ni acudiendo a la emisión de deuda para conseguir la necesaria financiación. Por otra parte el PP lleva explicando a todo aquél que le quiera escuchar que la financiación de esta operación será asumida, exclusivamente por la iniciativa privada, es decir por la propia banca española en su conjunto.

Ahora viene una pregunta muy lógica, de dónde va a salir la ingente cantidad de dinero necesaria para llevar a cabo el proyecto, pues tiene que salir del Fondo de Rescate Europeo, el EFSF por sus siglas oficiales. Ese Fondo puede utilizarse para recapitalizar los sistemas financieros de los países europeos, así se dispuso desde la cumbre del pasado mes de julio. Naturalmente hay que solicitarlo formalmente y aceptar las condiciones que te vengan impuestas por la UE.

Pero lo del banco malo no sólo es una idea española, nadie duda en Europa que Alemania y Francia utilizarán el EFSF para recapitalizar sus respectivos sectores bancarios, y que lo harán, también sin ningún género de dudas,  sin que desde la UE se les impongan condiciones especiales que tengan que ver con sus políticas económicas nacionales. Rajoy pretende que a España se le apliquen las mismas condiciones que a los componentes del dichoso eje franco-alemán, sin que se nos añada más carga a los ajustes que ya nos han impuesto desde Bruselas.

Este asunto está negociándose desde hace más de una semana con los responsables europeos y naturalmente con Sarkozy y la Merkel.  Necesitamos limpiar los balances de nuestra banca, para lo que podríamos necesitar entre 20.000 y 100.000 millones de euros, no podemos disponer de esa cantidad porque las arcas públicas están exhaustas y además no podemos financiar el montante de la operación a través de la emisión de deuda, por tanto deberemos acudir al Fondo de Rescate, pero naturalmente en las mismas condiciones que Francia y Alemania.

Fue por eso que Rajoy le pidió a Zapatero que negociara la capacidad de veto para España en la última cumbre europea, no pudo ser, pero desde luego hay que hacer lo imposible para que el Fondo de Rescate financie la creación del banco malo, en las mismas condiciones que para ellos.

Por resumir,  el sector bancario español tiene un problema,  las exigencias europeas sobre su capitalización les impiden disponer de más liquidez, el asunto se soluciona creando una entidad que compre los activos tóxicos que aligeren sus balances, el dinero debe salir del Fondo de Rescate Europeo y no queremos asumir garantías ni ajustes adicionales a los que ya se nos han impuesto desde Bruselas, por último lo más importante, ese dinero se pagará por la propia banca, los fondos aportados por el EFSF, serán asumidos por los bancos.

No sé si me he explicado con la suficiente claridad, hay muchas cosas en el aire, por ejemplo ¿qué clase de activos compraría el banco malo?, pues seguro que el suelo y otros que no se han concretado; otra cuestión importante a resolver sería a qué precio se adquirirían esos activos, si al precio fijado en sus balances o al de mercado en las condiciones actuales. Desde luego hay  un largo etcétera de asuntos que concretar.

El gobierno de Rajoy tiene tres prioridades fundamentales, por una parte sanear las cuentas públicas, hacer lo mismo con la banca española e impulsar nuevas concentraciones en el sector y además reformar de manera eficiente el mercado laboral. Lo del “banco malo” es un instrumento que puede ser muy útil, aunque debe quedar más allá de cualquier duda, que su financiación no recaerá sobre las espaldas de los ciudadanos. Tal y como se ha explicado, eso es así; la banca cargará con los gastos de la operación. Es lógico, suyos son los balances, suyos son los activos que ahora hay que comprar y por tanto ellos son los que deben cargar con su financiación.

Para eso necesitamos que Francia y Alemania nos permitan utilizar el Fondo de Rescate Europeo en las mismas condiciones que piensan hacerlo ellos, no podemos permitirnos exigencias de garantías adicionales, ni de nuevos ajustes fiscales. Por eso era tan importante para España, que Zapatero hubiera conseguido el derecho al veto para nuestro país en la última cumbre de Bruselas, por eso es tan importante que recuperemos nuestro puesto en Europa, por eso es tan importante dar una imagen de unidad y fiabilidad.

Nos jugamos mucho en el envite, vamos a ver como salen las cosas.

4 comentarios:

  1. No se, dice usted que los fondos EFSF saldrán al final de los propios bancos. ¿Lo creemos? ¿Aceptamos pulpo como animal de compañía?. En todo caso los banqueros no pondrán ni un euro, nos subirán las comisiones etc. No lo veo claro. Si gano para mí, si pierdo por mi avaricia y mala gestión mal intencionada (Puesto que me llevo una pasta con las cotizaciones infladas de la bolsa) Para ti, que me rescaten que si no no saco crédito. Pues yo digo a tomar por culo. Cerrar bancos y dejar que otros con mejores reglas del juego abran bancos nuevos y el que robo como en la CAM al talego y que devuelva la pasta en dinero o en cárcel.
    Bueno ya me desahogue diciendo lo que me sale de las tripas.
    Ahora lo que me sale de la cabeza: Si no lo hacen pronto y crean los bancos malos (con un control total y aún así alguno robara) o esto no se soluciona con solo recortes y reforma laboral. Hace falta pasta en la calle, que el dinero fluya, de lo contrario estamos perdidos. Si es con banco malo, adelante, pero rapidito.
    Saluditos.

    ResponderEliminar
  2. Que me expliquen como alguien puede comprarse una cosa a sí mismo, Dejémonos de falacias. Si los bancos venden sus activos tóxicos, ese muerto lo comprarán los gobiernos haciéndo recaer la compra finalmente sobre los bolsillos de los ciudadanos. De otra forma no se puede hacer. Dios nos libre del banco malo que anhelan Botín y sus compadres!

    Ajustando las velas

    ResponderEliminar
  3. Pues estima amigo se ahoga usted en un vaso de agua, todos los días sucede lo que usted declara como imposible. Lo que usted advierte, lo de que termine siendo deuda pública y por tanto la paguemos todos, lo impide el hecho que no podemos endeudarnos más. Tendrá que admitir que eso está fuera de discusión, España no puede pretender financiar los 100.000 millones de euros con deuda pública, por lo tanto la financiación viene de otra manera y los "paganos" son la banca como conjunto. El hecho de que los bancos deberán pagarlo lo demuestra que los bancos grandes no quioeren el "banco malo" y los pequeño sí. Y está usted confundido Botín no quiere banco malo, así que usted verá.

    ResponderEliminar
  4. Le recomiendo la atenta lectura del artículo "No al banco malo" de Juan Ramón Rallo, Suplemento Ideas de Libertad Digital, del 13 de diciembre de 2011.

    A mi, personalmente, no me apetece pagar los errores de los demás, especialmente los de los banqueros.

    ResponderEliminar