domingo, 11 de diciembre de 2011

Sigue tocando Europa

Los que deben solucionar nuestros problemas

Esto de escribir un comentario diario resulta en ocasiones complicado, lejos están los días en que el PSOE, Rubalcaba y las elecciones daban para tres o cuatro post diarios. Ahora, tras la derrota electoral, el PSOE anda ocupado en sus navajeos internos y parece que el mutismo se ha impuesto; se habla poco y se dice mucho menos. Para alegría de los blogueros, Cayo Lara nos dio para dos o tres días a cuenta de sus declaraciones, pero la inanidad del personaje acabó con su presencia en las páginas de prensa y así no hay quien comente nada.

Las Navidades están ahí, pero todavía no tan cercanas, como para poder sacar los post tópicos y típicos que te dan tema para  dos o tres días y alivian la estresada vida del bloguero a la búsqueda del tema perdido. Así que en estos días hay que aprovechar lo que ha dado de sí la cumbre europea, que por otra parte, ha dado para mucho.

A nadie se le escapa que Europa camina llevada de la mano - si uno se ha levantado amable o del ronzal si está de peor humor -  de la Alemania de Merkel, que ha hecho equipo con Francia y están en lo que se ha dado en llamar el eje franco-alemán. Las verdaderas cumbres europeas se producen realmente unos días antes de su escenificación pública. Las cumbres se llevan a cabo de verdad cuando Merkel y Sarkozy se reúnen y durante la reunión Ángela Merkel le explica al “petiso” galo lo que van a hacer y como lo van a comunicar al resto de socios europeos. No resulta muy decente, resulta incómodo para el resto de países, no parece justo - bueno nos es justo - ni siquiera democrático, pero es así.

En la pasada cumbre se trataba de poner remedio al euro, una moneda que, para que vamos a engañarnos,  está en serias dificultades. En muy breve lapso de  tiempo se han puesto de manifiesto los graves y distintos problemas que sufren un buen número de países de la eurozona. Lo está pasando muy  mal Italia, pero también los belgas,  ambos países sufren el peso de una altísima deuda pública. Cayó Irlanda, y España está que no aguanta un empujón, a cuenta de la dependencia de una economía basada en el extraordinario desarrollo de la construcción, lo de la celebérrima “burbuja inmobiliaria”; no puedo olvidarme de Grecia que quebró, tras que los “mercados” percibieran que el Estado griego, económicamente hablando no existía, que aquello era un decorado muy bonito, con el Partenón y todo, pero que los griegos se  habían dedicado alegremente al noble deporte del saqueo del dinero público, en una aplicación suicida de lo del “carpe diem” y ya vendrá Europa después a solucionarlo.

Todos estos problemas, graves todos y de distinta etiología, han ido debilitando las expectativas del euro y de la UE, hasta el punto que Merkel ha decidido la “germanización” de las distintas economías, en base a una rígida disciplina fiscal que va a obligar a todos a sacrificios muy importantes, aunque a cambio de los sacrificios, la austeridad y los consiguientes recortes, disfrutarán de las mieles de un euro reforzado y estable. Se acabó el déficit, el santo déficit que decía Solbes; la socialdemocracia ha muerto, viva el nuevo orden basado en las líneas maestras que generaron en su día el milagro alemán.

En España lo tenemos claro, ya hicimos los deberes impuestos por la Merkel. El gobierno de Zapatero y con él el resto de los socialistas del PSOE, vestidos  de saco y sentados sobre las cenizas de su ideología socialdemócrata, abjuraron de sus pecados en sede parlamentaria y enterraron a Keynes en el mismo mausoleo en el que habían sepultado, años ha, al difunto Montesquieu.

Bueno así están las cosas, ¿debemos continuar en “Europa”? sí, sin ningún género de duda, ¿en esta “Europa”?, ah eso es harina de otro costal. ¿Es decente ceder ante el poder de Alemania, perder parte muy importante de nuestra soberanía nacional y con ella nuestra independencia económica? Pues me alegro que me haga esta pregunta, la respuesta es según y cómo. ¿Según y cómo?, efectivamente, según y cómo. No le entiendo; pues a ver si soy capaz de explicarme.

Hablaba antes del eje franco-alemán que es el que dirige Europa, las dos naciones más importantes de nuestro continente han hecho valer su peso en lo económico, financiero, industrial, etc., y llevan el timón de esta nave. Europa, una Europa unida y próspera es una de las preocupaciones de los USA, en la pasada cumbre todos hemos asistido a la negativa de Londres de apoyar la propuesta de la “nueva” Europa.

En esa negativa muchos han visto la larga mano del poder estadounidense que está intentando aminorar el poder alemán en nuestro continente, hace unos años, apoyados por el respaldo americano los españoles creamos un grupo de naciones medianas dentro del escenario europeo para que juntos pudiéramos hacer frente al poder de Bonn y París. Esa política de pactos fue abandonada por Zapatero en cuanto llegó al poder, cegado por su feroz antiamericanismo (todavía no existía Obama) y por el deseo de terminar con cualquier iniciativa de Aznar, nos llevó de hoz y coz de “vuelta al corazón de la vieja Europa”, espero que se acordara de ella y de su quinta generación, cuando votó a favor de la inclusión del equilibrio presupuestario en nuestra Constitución, porque las consecuencias de su irreflexiva acción nos han perjudicado notablemente.

Está claro que Rajoy desea llevar a cabo una política semejante, lo escenificó, con las reuniones que llevó a cabo en Marsella hace bien poco días, se reunión con Merkel y Sarkozy, son los que mandan y hay que hablar con ellos, pero se reunió también con el Secretario de Estado del Tesoro de los USA, para que le diera la bendición apostólica y el necesario nihil obstat a su maniobra, y tras recibir las bendiciones reglamentarias, se reunió con el presidente polaco, retomando con Polonia una relación, que se cargó, como tantas otras cosas, el inefable ZP.

Por lo tanto debemos estar en Europa, pero ésta aplica soluciones genéricas a problemas particulares, España tiene los suyos y Alemania tiene otros distintos, y naturalmente Alemania aplica remedios que en primer lugar solucionan los problemas de la Merkel y los alemanes, por tanto resulta urgente que España consiga a través de la política de pactos, con Polonia, los países bálticos, Hungría, etc.,  el peso específico que no tenemos, para que consigamos el poder que nos permita influir en la toma de decisiones del conjunto europeo.

Tenemos la bendición de los USA, al que no le interesa una Europa dirigida por Alemania, seguro que contamos con el interés y el apoyo de las naciones que perciben, como nosotros, que su papel en “Europa” se limita a hacer los coros al dúo franco alemán y que también necesitan soluciones específicas que alivien sus problemas dentro de la crisis internacional que sufrimos sea ésta sistémica, de deuda o de la clase que sea.

Necesitamos que Europa apoye políticas dirigidas a crear empleo en nuestro país, eso sólo será posible si conseguimos, de la mano de Rajoy, recomponer aquellos pactos, que en su día, permitieron que nuestra voz se escuchara alta y clara en Bruselas. ¿Qué eso es lo mismo de Aznar?  Y qué ¿dónde está el problema? Vamos a dejarnos ya de tonterías y vamos a ponernos a trabajar, unidos y remando todos en una sola dirección.

 De esta, salimos juntos o no salimos.

1 comentario:

  1. En Europa hay una remodelacion de poder y eso siempre crea malestar, en otros tiempos los estados iban directamente a la Guerra por cosas parecidas a las que están sucediendo en Europa en la actualidad, es evidente que Alemania ha impuesto su liderazgo, que es la que domina a través de la economía y que al haber comprado la deuda de varios países es la que dicta su andar, Francia a trancas y barrancas intenta seguir agarrada a la chepa del germano pero es evidente que no tiene posibilidades, Alemania tiene en la Europa del este su salida y los demas no tienen nada,la unidad europea en este momento se llama Alemania, G.B ve con recelo que el pais germano se esta desatando, que empieza a olvidar la derrota del 45 e impone su forma de ser y entender, parece claro que esto no gusta un pelo en Inglaterra y bastante poco en Francia, aunque esta no tiene mas camino que seguirle la marcha al alemán, el poder en Europa se esta remodelando , en principio ni es bueno ni es malo, es un cambio, pero como todo cambio se ve con recelo por los paises que siempre han mangoneado Europa, esto es Francia y Gran Bretaña.
    Alemania siempre levanta recelos, es demasiado potente, su economía es muy pujante y su pueblo muy trabajador y disciplinado.vamos a ver por donde sale España que si sigue la antigua política de Aznar intentara tener voz en este nuevo escenario a base de aliarse con Polonia, , para parar la maniobra que con tanto acierto hiciera el PP y que nos dio voz, voto y presencia en Europa Italia ha sido desarbolada e Inglaterra en stand by .
    El panorama es sumamente interesante, aunque peligroso .
    http://lapoliticadegeppetto.blogspot.com/

    ResponderEliminar