martes, 27 de diciembre de 2011

Tras la Navidad, la realidad

También se puede trabajar en Navidad


Hemos pasado la primera fase de las fiestas navideñas, pasamos Nochebuena, Navidad, los catalanes,  San Esteban y ahora nos toca circular por un espacio temporal en el que hay que volver a echar un vistazo a la realidad, por mucho que ésta no nos sea demasiado propicia ni agradable, después no sumergiremos en las fiestas del año nuevo, Reyes, para a partir del día 9 del próximo mes de enero, dedicarnos a la penosa ascensión de la cuesta de enero y la del resto del año, que parece que el 2012 trae de origen, incorporada cuesta de enero a diciembre.

Mientras celebrábamos las navidades, el gobierno entrante parece que se ha puesto las pilas y con urgencia ha estado preparando el Consejo de Ministros del próximo viernes en los que se anunciarán una serie de ajustes, que responden al compromiso adquirido por el gobierno socialista saliente con la UE, para ajustar el déficit de nuestra economía. Es preciso recordar que los recortes o ajustes que se van a llevar a cabo, responden a lo que imponen los compromisos internacionales que fueron aceptados por el gobierno de Zapatero.

Las cosas pintan mal, Zapatero se comprometió a dejar el déficit de este ejercicio en el 6%. Con su acostumbrada falta de rigor para cumplir con sus compromisos, parece que el déficit real está 1,5 puntos por encima de la cifra comprometida, por lo que el recorte anunciado por Rajoy en el debate de su investidura, 16.800 millones de euros, subirá, si Dios no lo remedia a más de 30.000 millones al objeto de ajustar el déficit del presente ejercicio al dichoso 6% y colocar el del 2012 en el objetivo fijado entre Bruselas y Zapatero.

Así que las cosas, para que vamos a engañarnos, pintan mal, aunque – el que no se consuela es porque no quiere - realmente en principio se puede observar un estilo distinto entre el gobierno de Rajoy y el de ZP. El nuevo secretario de Estado de Relaciones con las Cortes ya está llevando a cabo las gestiones necesarias para que se produzca a la mayor brevedad posible la comparecencia de todos los representantes del Ejecutivo en el Congreso, al objeto que cada ministro explique minuciosamente a los diputados las medidas urgentes que se acometerán en las próximas reuniones del Gabinete de Rajoy.

Esta gestión responde a una nueva política de comunicación que ha puesto en marcha Rajoy, el gobierno no va a esperar, a que se produzcan las sesiones de control al gobierno, para dar las explicaciones correspondientes sobre las medidas adoptadas por el ejecutivo, al objeto de conseguir alcanzar el objetivo de reducción del déficit a las cifras acordadas para el 2012; por el contrario va explicar con total transparencia y claridad cuáles van a ser las políticas del nuevo gobierno.

Me parece muy positivo que el gobierno desee dar explicaciones de lo que pretende llevar a cabo, una difícil tarea, de la que ya dijo Rajoy, necesitaría del apoyo de todos y como es lógico para apoyar algo, hay que conocerlo. Así que a esta nueva política de información sobre el trabajo del gobierno, hay que añadir la exigencia que hizo Rajoy a sus ministros, sobre la utilización absoluta de la verdad. Las declaraciones de los miembros del gobierno deberán estar presididas por la sinceridad, conforme al compromiso que adquirió Rajoy que en el debate de investidura afirmó que iba a “decir siempre la verdad, aunque duela, decir la verdad sin adornos ni excusas, llamar al pan, pan y al vino, vino”.

Bueno pues parece para nuestra tranquilidad, relativa tranquilidad diría yo, que el gobierno se está moviendo en la dirección correcta, con presteza y con ganas de explicar a los diputados y a los ciudadanos lo que va a llevar a cabo. Una tarea difícil, dura, que va a provocar muchos sinsabores, pero necesaria para nuestra supervivencia económica.

Por lo tanto nada nuevo, se nos prometió trabajo inmediato y se está llevando a cabo, cercanía y desde el gobierno fluye la información con transparencia y claridad, por ahora vamos bien, aunque nos quede lo peor. Por ahora nos están explicando lo que van a hacer, seguramente el viernes los funcionarios vean congelados sus salarios, otro sacrificio impuesto a unos ciudadanos que ya han visto decrecer su capacidad adquisitiva. Y como esta medida vendrán otras, porque hay que cumplir con los compromisos adquiridos por España ante la UE, compromisos suscritos por Zapatero, eso debe recordarse siempre. Quién estuvo a las órdenes de Merkel, no fue Rajoy, que se encontraba en la oposición, fue José Luis Rodríguez Zapatero que en primer lugar nos llevó al precipicio y tras encontrarse sin  opciones, aceptó lo que la UE le impuso el pasado mes de agosto, para sacarlo del atolladero en el que nos había metido a todos.

Y ahora milagrosamente el rey de los brotes verdes, el que prometió que dejaría el déficit reducido al 6% en este ejercicio y no lo hizo, el que prometió que en el 2012 creceríamos un 2,3%, y estamos entrando en una recesión, sorprendentemente ha recuperado su capacidad para observar la realidad y nos advierte ¡hay que tener descaro! que el 2012 se presenta muy difícil. No sé si alguien, que hace bien poco tiempo anunciaba datos positivos para el último trimestre del presente año y el crecimiento de la economía durante el 2012 por encima  de los dos puntos,  puede ahora, milagrosamente recuperar el sentido y advertirnos, que el 2012  será muy duro y que probablemente hasta el 2013 no empecemos a ver la luz  al final del túnel.

¿Qué es lo que ha cambiado?, será que lo de vivir en una urbanización de lujo le ha hecho reflexionar, será que, como tantos socialistas que se declaran de izquierdas, a la hora de  hablar de su dinero se alinean con las posturas más radicales de la derecha económica del país. Pues no, en realidad no ha cambiado nada, simplemente ahora que ya no gobierna se inclina por decir la verdad y cuando gobernaba nos mentía incansablemente.

Así que realmente nada ha cambiado, el gobierno del PP, por ahora, cumple lo que ha prometido y nos da las malas noticias sin anestesia. Ahí está Guindos advirtiendo que “Los dos próximos trimestres, que nadie se engañe, no van a ser sencillos ni para el PIB ni para el empleo” y añadiendo, por si quedaba alguna duda, que hacer previsiones más allá de seis meses es “muy difícil” y Zapatero sigue instalado en lo suyo, simplemente decir lo que le conviene, cuando le conviene.

Bueno, pues ya saben lo que toca, tras la Navidad, la realidad. Por ahora es ésta que les he contado, ya veremos cuando acaben las fiestas como estaremos.  Va a ser duro, muy duro y lo será porque los socialistas no cumplieron con su compromiso con Europa y ahora le tocará hacerlo a Rajoy, que eso me preocuparía poco, allá Rajoy con sus problemas; pero el problema está en que la herencia envenenada de Zapatero nos va a tocar a todos en una siniestra e inevitable pedrea. Todos tendremos que sacrificarnos, bueno todos no, Zapatero estará contando nubes y cobrando por ello 150.000 euros al año, lo que convendrán conmigo, no está nada mal.

1 comentario:

  1. Hola Miguel, espero que trabajen bien y espero que no solo encarrilen este desaguisado ( si es que tiene arreglo) sino que espero que derogen todas las leyes chorras que han aprobado estos inútiles e investiguen la verdad sobre el faisán, pepiño y el 11 M y lo mas importante que nos lo cuenten y por supuesto que levanten alfombras para que el pueblo sepa la verdad...
    Un saludo desde Madrid

    ResponderEliminar