martes, 31 de enero de 2012

El 2012 que nos espera

Empeñados en vivir como garrapatas


Hoy 31 de enero en otros tiempos no tan lejanos, muchos de nosotros suspiraríamos aliviados, por fin terminábamos con la santísima -iba a poner puñetera- cuesta de enero, pero por desgracia llevamos unos años en los que los ciudadanos españoles en lo que hace referencia a lo negativo, trabajamos al por mayor. Lo que in illo témpore era una cuesta de 31 días, se ha convertido en una durísima escalada de doce meses, que es lo que deberemos sufrir hasta que logremos cerrar el presente año.

Año bisiesto, año siniestro, es un dicho viejo mil veces repetido, ya se sabe que de refranes y lugares comunes tampoco es que haya que fiar en demasía, pero este 2012, económicamente hablando, así se anuncia. Lo de la cuesta de enero de tiempos anteriores, nos va a parecer un suave repecho para lo que nos espera a lo largo de los once meses que restan para acabar con el bisiesto de marras, con la esperanza puesta en que el próximo año, el 2013, que con el numerito ordinal de marras tampoco es que dé  demasiadas esperanzas, pero habrá que esperar sea mejor y que nos permita ver la luz aunque sea al final de un largo túnel.

Me parece que era César González Ruano el que decía que “hay años en que uno no está para nada” y supongo que así se sienten multitud de compatriotas, entre los que me incluyo, pero lo cierto es que vamos a tener que estar “a todo” si pretendemos salir adelante. Comprendo que caminando con paso firme hacia los 6.000.000 millones de parados, con la subida de impuestos, lo del IVA que está por ver, los recortes en servicios públicos que vamos a sufrir, el no saber… resulta difícil ser positivo, pero debemos serlo y apechugar con lo venga recordando aquello que decía mi ilustre tocayo, por boca de D. Quijote y que otras veces he utilizado:

“...Sábete, Sancho, que no es un hombre más que otro si no hace más que otro. Todas estas borrascas que nos suceden son señales de que presto ha de serenar el tiempo y han de sucedernos bien las cosas; porque no es posible que el mal ni el bien sean durables, y de aquí se sigue que, habiendo durado mucho el mal, el bien está ya cerca.”

Y alguno habrá que opine que  D. Miguel de Cervantes sabría de escribir, pero de  economía ni mijita, por el contrario he de decir que el de Lepanto, como poco, sabría de economía tanto como muchos de los economistas que todos los días nos ilustran con su “sabiduría”, que hay que ver lo poquito que acierta esta gente y después habrá que admitir que en cuestiones de problemas de liquidez y asuntos relacionados con los impuestos D. Miguel, para su desgracia, fue durante mucho tiempo un experto en esas cuestiones.

Soy de la opinión que lo primero que le hace falta a este país es volverlo a lo que fue y hacerlo reconocible para la madre que lo parió, va siendo hora que volvamos a lo que siempre hemos sido, un pueblo de gente valerosa, decidida, trabajadora, dura y sacrificada; nos hace falta un rearme moral como el aire que respiramos. Es muy cierto que al menos en la superficie, los socialistas, bueno los socialistas y muchísima  gente más – que esto sí es, lo de “entre todos lo mataron y él solito se murió” - hemos conseguido crear una España a la que no la reconoce ni la madre que la parió.

Que funcionó mientras funcionó y vivimos encantados mientras el viento de la economía soplaba por la popa del  suicida proyecto económico en el que estábamos inmersos, una situación que nos tragamos al principio con ciertas dudas y luego entusiasmados - sálvese el que pueda – cuando descubrimos, que contra toda lógica ni explicación,  éramos milagrosamente ricos.

Ahora que las cosas han cambiado, debemos adaptarnos, sólo el que se adapta vence, nos lo dicen en las películas, los marines y nos lo dice la vida, las únicas especies que sobreviven son las que se adaptan y evolucionan. Comprendo que resulte extremadamente duro pasar sin casi solución de continuidad de la condición de nuevos ricos a la de pobres por sorpresa; pero habrá que hacer frente a lo que se nos venga, por muchísimos motivos, pero sobre todo por uno fundamental, no nos queda otra que aplicarnos al difícil ejercicio de la supervivencia, la económica, la física y sobre todo la moral.

Y es que nos habíamos convertido, me van a perdonar ustedes la frase pero si no lo digo reviento, en un país raro de cojones, aquí todo el mundo comulgaba con ruedas de molino y nadie se atragantaba, éramos ricos y ya no hacía falta esforzarse demasiado. La preparación, el esfuerzo, el trabajo duro, todo cambiado por una Visa y el consumismo más desaforado, aquí todo Cristo estiró más el brazo que la manga, empezando por nuestros dirigentes, pero todos o casi todos podemos entonar el mea culpa correspondiente.

Nadie puede entender que los sueldos en España bajaran en la época de vacas gordas y subieran con la recesión, pero así fue, subieron los salarios en plena desaceleración y el resultado fue que la crisis la pagamos con desempleo. Debemos ser el único país del mundo capaz de cometer semejante gilipollez y luego nos extrañamos que tengamos un paro superior al resto de países.

Ayer Europa nos dio un respiro, va a haber recortes pero también política de estímulos y en ese sentido nos van a caer 2.700 millones de euros para invertir en la creación de empleo juvenil, que menos da una piedra. Empezamos un nuevo período, Rajoy ayer hizo su papel en Bruselas y parece que consiguió convencer, el ambiente en torno al Presidente nada tenía que ver con el hosco aislamiento que sufría Zapatero en las reuniones internacionales.

Se ha abierto la puerta a una reconsideración del objetivo déficit, Europa acepta que el déficit  del 2011 está en el 8,3% y que estamos a punto de entrar en recesión, sufrimos crecimiento negativo en lugar de crecer en un 2,3% tal y como había previsto el seráfico Zapatero, estoy convencido, que si logramos demostrar que se están haciendo las cosas bien, esa consideración permitirá una dulcificación del objetivo de reducción para 2012, lo que supondría un alivio manifiesto para la situación de los ciudadanos españoles.

Veremos, no olviden la cita de Cervantes, esto va a terminar, seguro que no será en este año, pero habrá  que hacer un esfuerzo para adaptarnos y en ese sentido lo de la huelga tal y como lo expresó Rajoy en Bruselas no debiera existir siquiera como posibilidad. Resulta inaceptable que unos sindicatos vayan a la huelga general, no por la bajada de salarios, que eso lo han aceptado, sino simplemente porque les recorten su poder y desaparezca la negociación colectiva.

Ya lo he dicho antes y me reitero, hoy me debo haber levantado muy grosero, somos un país raro de cojones, sufrimos casi 5.500.000 parados, hay que bajar los salarios, subir los impuestos y mientras todo eso sucede, los sindicatos pretenden  ir a la huelga general para defender su poder, para seguir disfrutando de sus privilegios, para continuar siendo una rémora atroz para los trabajadores de este país y lo que es más fuerte, con los de la CEOE a retaguardia, silentes pero encantados de la vida, que ellos también quieren seguir viviendo de la subvención y los ciudadanos.

Somos muy raritos, a ver si hay suerte y espabilamos.

lunes, 30 de enero de 2012

Hoy toca Europa

Consejo de Europa


Ciertamente nos jugamos mucho en esa cumbre europea que hoy se inicia, bastante más de lo que puedan algunos suponer, en esta Cumbre la principal tarea de Rajoy será la de convencer a los demás dirigentes europeos que España ha cambiado, que nada tiene que ver la España de la última cumbre europea  con la de hoy y que la España de Rajoy y sus expectativas es muy distinta a la de Zapatero.

Todos recordamos el último fracaso internacional de Zapatero, fue incapaz de conseguir que, en el último Consejo Europeo, se aceptara que España tuviera derecho de bloqueo en el Fondo de Rescate, de eso hace menos de dos meses. A pesar de ese fracaso y de su penoso historial, actuando conforme a lo que acordó con Rajoy, España salvó la cara y se libró por los pelos de que nuestra particular situación empeorara, Europa decidió darnos un margen de confianza hasta que el nuevo gobierno salido de las urnas, tuviera la oportunidad de demostrar de que fibra estaba hecho.

Nuestra posición en Europa no puede ser peor, pasaron aquellos tiempos de Aznar en los que España tenía un peso específico muy importante en la UE, éramos entonces un país que lideraba una coalición de países medianos que se oponía a lo que llamó Zapatero un tiempo después “el corazón de la vieja Europa”. Aznar no estaba dispuesto que la UE se convirtiera en instrumento del expansionismo alemán, ayudado en esa tarea por Francia, consecuentemente y apoyado en el prestigio que entonces gozábamos como país, llevó a cabo una política de pactos que obligaba a la UE a contar con nosotros, por mucho que esa cuestión disgustara profundamente a Francia y Alemania.

De esa situación de privilegio al desastre más oscuro; perdimos en manos de las demenciales políticas zapateriles el prestigio y la capacidad para imponer nuestras tesis. De estar allí donde se tomaban las decisiones, al pelotón de los torpes, llevados hasta allí a cuenta de la incapacidad demostrada por el socialismo español de gobernar al país sin llevarlo a la ruina económica, porque esta vez han llegado al máximo, por aquello de la crisis internacional, pero esta angustiosa situación no es más que una nueva edición “corregida y aumentada” de lo que nos hicieron Felipe González y el PSOE allá por los 90.

Debe ser nuestro sino, aunque creo que ha llegado la hora de cambiar definitivamente esa peligrosa costumbre de que el PP saque de la ruina al país y lo prepare para que a continuación el PSOE nos arruine alegre y demagógicamente. Bueno volviendo al tema, Rajoy que no pudo asistir al último Consejo Europeo, sin embargo tuvo ocasión de explicar lo que iba a hacer en aquel congreso del PP europeo celebrado unos días antes, allí recibió la atención y el respaldo de Merkel, Sarkozy y del gobierno americano, todos veían con interés el cambio propiciado en las urnas.

Hoy casi dos meses después de la última Cumbre, es la hora de explicar lo que se ha hecho desde la toma de posesión de Rajoy y sus ministros. El Presidente expondrá ante los miembros del Consejo Europeo lo que está llevando a cabo el nuevo gobierno, hablará seguro del anteproyecto de Ley de Estabilidad Presupuestaria, acordado el pasado viernes en Consejo de Ministros. Una norma que va a ser la herramienta que garantice que España va a cumplir con sus compromisos de reducción del déficit.

Es de suponer que expondrá ante el cónclave europeo el contenido de esa Ley, que desde los populares se califica como un proyecto legislativo de “primer orden, pionera y de referencia”, además de detallar el ajuste presupuestario llevado a cabo, de 15.000 millones de euros, además de poner en conocimiento del Consejo el acuerdo de rentas alcanzado por los agentes sociales -que el Ejecutivo considera clave- y el calendario del resto de reformas, destacando por su importancia la laboral y la del sistema financiero.

Eso en lo que se refiere a lo que hemos hecho, pero también es muy importante, sobre todo para nosotros, lo que vamos a pedir que haga Europa. Rajoy quiere que la UE nos preste una ayuda en las políticas de creación de empleo, necesitamos todas las ayudas del mundo para combatir el paro, eso sí, sin endeudarnos más,  somos un caso especial en Europa y eso hay que solucionarlo. Por tanto Rajoy pretende que el Consejo apruebe que los excedentes de los fondos europeos se puedan aplicar a programas destinados a la generación de empleo, con esos fondos - dijo hace bien poco en Berlín - “podría mejorar el empleo juvenil, la educación de los jóvenes y fomentar el empleo”.

Otra de las cuestiones que desde el gobierno español se considera prioritario debatir es la posibilidad de implementar un sistema de capitalización parecido al que se conoce como “modelo austríaco”, que en el campo de lo laboral fomentaría muy positivamente la movilidad en ese mercado y que corregiría, al menos en parte, uno de los problemas que nos acucian. A los españoles no nos gusta cambiar de trabajo y mucho menos de ciudad, y si queremos ser competitivos es algo que hay que solucionar, y ya por finalizar, supongo que pedirá que se refuerce el Fondo de Rescate.

Un panorama denso y difícil, una cosa es exponer ante el plenario estas cuestiones y otra muy distinta pero fundamental, está en buscar los acuerdos y los consiguientes apoyos a las propuestas españolas, para ello Rajoy tiene prevista una agenda muy movida de reuniones bilaterales, en las que buscará la comprensión y el apoyo de los miembros más importante de la UE.

¿Difícil?, pues sí, partimos desde muy abajo, estamos en estos momentos en la cola de la cola de Europa, no podemos dar la menor sensación de debilidad y hay que hacer política en los cenáculos, en las reuniones oficiales u oficiosas, hay que convencer, hay que vender la nueva situación política en España, Rajoy tiene la ventaja que muchos de los países miembros de la UE están gobernados por conservadores, la imagen de la soledad de Zapatero en las cumbres internacionales, no se repetirá.

Una de las tareas más importantes que deberá intentar Rajoy, es que el Consejo Europeo reconozca que la realidad económica de España  no se corresponde  con las previsiones; Europa debiera asumir que el déficit de nuestro país está en el 8% y que nuestra economía no crece al 2,3% sino que por el contrario está en recesión, de acuerdo a los datos y estudios del Banco de España y del Fondo Monetario Internacional.

Si consiguiéramos ese reconocimiento y las propuestas de Rajoy convencieran al Consejo y fueran aceptadas como positivas, ya habría tiempo más adelante, tras demostrar que lo que se ha llevado a Bruselas son realidades y no palabras como con ZP, digo que ya habría tiempo para pedir una rebaja en el objetivo de reducción del déficit para el presente ejercicio, lo que sin duda aliviaría de manera importante la presión que sufrimos los españoles.

Así que hoy se inicia la Cumbre en la que nos jugamos mucho, nuestro interés hoy está más que nunca en Europa, ojalá haya suerte.

domingo, 29 de enero de 2012

Patxi López, el mundo al revés

El "conseguidor" de ETA en Moncloa

Hablaba ayer de la frustración que me provoca ver a diario declaraciones y posturas nada racionales que sin embargo adquieren condición o categoría de verdades políticas, sin que los ciudadanos al parecer, posean los referentes morales o intelectuales bastantes como para, con la libertad que da el conocimiento ser capaces de analizarlas y colocarlas a su escala real.

Y ponía de ejemplo recientes declaraciones de portavoces del 15 M, pero se me quedó en el teclado, ya que en el tintero resulta imposible por motivos obvios, hacer una observación que hago normalmente, que no es otra que señalar que en el 15 M hay una cantidad muy importante de ciudadanos de buena fe, que nada o bien poco tienen que ver con los que subterráneamente dirigen ese movimiento pretendidamente horizontal, que como todas las actividades grupales, tienen dirigentes y dirigidos por mucho que interese a algunos ocultar esa realidad irrefutable. Se me olvidó decirlo y lo hago hoy, creo que es importante subrayarlo porque así se entiende mejor la actuación de los “indignados” y sobre todo porque es de justicia.

Dicho esto, aclarar también a mis lectores que ayer pretendía apoyarme en lo del 15 M y en las declaraciones de Patxi López sobre la reinserción de los etarras, lo cierto es que cuando me quise dar cuenta me había “comido” el espacio y ahí quedó aparcado el asunto. Hoy voy a comentarlo porque si no lo hago reviento y además porque me parece importante. Anda el Patxi liado en un trabajo rastrero de "conseguidor" de ese socialismo que todavía sigue empecinado en dar apoyo a los acuerdos que cerraron ZP y los asesinos de la banda terrorista. Parece que hay que continuar con los pasos que marca la hoja de ruta que comprometieron en su momento y ni la derrota electoral les ha hecho cejar en su repugnante empeño.

Anda predicando Patxi López la llegada de un “mundo nuevo”, tiempos nuevos dice él, que nos  obliga a todos a cambiar los paradigmas y por tanto hay que acomodarse a los pactos que no firmaron, pero si acordaron con ETA. Se lo dijo Zapatero al nuevo ministro de Interior “todo de palabra” y anda el hombre pretendiendo convencer a Rajoy y de paso al resto de los ciudadanos, con los mismos falaces argumentos que el PSOE lleva defendiendo durante los últimos tiempos.

Lo que hoy predica, dice bien a las claras que todo el asunto de ETA se ha trasladado a la opinión pública apoyándose en la vieja costumbre del PSOE de entender que el fin justifica los medios y que por tanto es lícito engañar a la ciudadanía, porque por lo visto se  hacía por nuestro bien. Afirma con total naturalidad que en el País Vasco se vive una paradoja, situación paradójica dijo exactamente, que resulta irracional. Afirmó que “mientras las personas que forman Batasuna están de forma legal en las instituciones, siguen sin tener un partido legalmente reconocido”

Así que ahora resulta y así lo reconoce de manera palmaria que en Bildu y Amaiur es donde se ocultó Batasuna para poder presentarse a las elecciones. Eso, lo que son las cosas, era lo que decía el CNI, el CNP, la GC, el PP y muchísimos ciudadanos que aplicando el sentido común, entendían que bastaba ver las listas electorales y los asistentes a las reuniones de esas organizaciones para saber que eran pantallas de Batasuna y por lo tanto no podían presentarse a las elecciones.

Pero en aquel tiempo al hipócrita de Patxi López no le parecían las cosas tan claras y apoyaba la presencia de Bildu y Amaiur en las elecciones, a sabiendas que esas candidaturas perjudicaban notoriamente las expectativas socialistas y lo hacía porque ese apoyo estaba pactado entre el PSOE y la banda asesina y cuando el TS  dictaminó en contra, no dudaron en acudir al TC para que les solucionara el asunto. Si Batasuna, es decir ETA, está en las instituciones es gracias al trabajo y al desvelo de socialistas como el lehendakari.

Ha pedido a Rajoy que se legalice a Batasuna porque esta situación “sólo crea una victimización innecesaria y oportunista” y que por tanto “sería deseable que fuera legal lo que ya lo es de hecho". Y dice que hay que hacer pedagogía porque ha llegado un tiempo nuevo y hay que acomodarse a la realidad, y dispuesto a vender esa pedagogía se fue para la Moncloa y le pidió a Rajoy que liberara a los presos de la banda y le explicó al Presidente que “la política penitenciaria debe adecuarse a este nuevo tiempo”, manteniendo sus funciones de hacer justicia y promover la reinserción.

Así que en definitiva lo que nos dice Patxi López es que hay que permitir que los asesinos de ETA, que teóricamente han sido vencidos por el PSOE, alcancen todos sus objetivos, entre los que se encuentra de manera principal e irrenunciable, la liberación de todos sus presos y por tanto hay que ponerlos en la calle. Pero eso sí, como resulta que nuestra Constitución prohíbe taxativamente las amnistías, dice que hay que hacerlo a través de un proceso individualizado, otra trampa infantil y transparente, porque si el “proceso individualizado” alcanza a todos los presos de ETA, aplicando el mismo procedimiento, está claro que será lo que sea, pero individualizado no y la fina distinción semántica que nos propone Patxi López responde a la vieja costumbre socialista de retorcer el lenguaje y mediante eufemismos y la utilización de la ingeniería semántica, evitar la realidad.

Y para los que todavía tengan dudas o ganas de discutir ahí va un párrafo reproducido textualmente que pone los pelos de punta. A preguntas de la prensa que quería saber que tipo de colaboración había propuesto a Rajoy para solucionar el asunto de los asesinos, dijo el lehendakari  “Trabajar conjuntamente con el Gobierno en cosas que no tienen por qué salir a la luz pública, que no tienen que ver con ningún privilegio. Estamos dispuestos a colaborar en hacer pedagogía democrática para explicar qué significa la reinserción, en este país no hay amnistías”. No deja margen de duda alguna esta afirmación, dice bien a las claras de que van estos asuntos; cuando las soluciones y los procedimientos  no tienen por qué salir a la luz pública, están claras, pero muy claras las cosas. Cuando un socialista califica de democrático algo, como es el caso, se me ponen irremediablemente los pelos de punta, así que cuidado con esa “pedagogía democrática”.

Ayer me quejaba de los del 15 M, pero francamente los indignados son unos aficionados al lado de Patxi López, son, si me permiten la definición “ciudadanos sin graduación”, gente que opina, se manifiesta y los errores que cometan son suyos. Cosa muy distinta es que un representante democrático traicione su juramento, reconozca que mintió con lo de Batasuna, lo haga sin el menor empacho y ahora proponga unos acuerdos entre Rajoy y el gobierno Vasco, acuerdos que es mejor que no salgan a la luz pública. Todo esto demuestra claramente que algunos pretenden que aceptemos unos “tiempos nuevos” que nada tienen que ver con el mundo en el  que vivimos las personas decentes, honradas y normales.

¿Tiempos nuevos? No, el mundo al revés, se nos pretende explicar mediante la “pedagogía democrática” que lo normal es que los pájaros disparen a las escopetas, que el lugar de los asesinos está en la calle y no en la cárcel, que es bueno mentir  y encima hay que creérselo.

Da miedo, bueno miedo y asco.

sábado, 28 de enero de 2012

Los pájaros disparan a las escopetas

El 15 M en Sol


La verdad es que me siento profundamente frustrado, vivo, vivimos, en un país en el que la lógica y la coherencia parecen estar proscritas de las costumbres ciudadanas. Aquí el mundo funciona al revés, todos los días asistimos al fenómeno que supone que los pájaros disparen a las escopetas, con absoluta normalidad. Afirmaciones que no resisten el menor análisis, cuelan en las primeras de la prensa escrita, permean en la opinión pública  y abren informativos y tertulias en televisión y radio.

La importantísima crisis que sufrimos, y no hablo de la económica con ser gravísima, me refiero a la de valores, continúa su marcha triunfal y nos estamos convirtiendo en una nación en la que badulaques y aprovechados conviven en feliz coyunda, mientras la mayoría de ciudadanos parecen anestesiados y sin unos referentes claros, que les permitan analizar con cierto criterio lo que sucede a su alrededor. Debe ser que, en los últimos ocho años, la única promesa socialista cumplida, es que a esta España “no la iba a conocer, ni la madre que la parió” y así ha sido. Me río yo del pobre caballo de Atila, un rocín de buen carácter y mejores costumbres, si lo comparamos con ZP y su infame pandilla.

El paradigma ético de los españolitos parece  sea, eso de “no es justo lo que no es de mi gusto” y así nos va. Hemos creado una sociedad de derechos, nos decía el orate de León – que era y es de Valladolid - que habíamos crecido, afirmaba, en derechos ciudadanos y aquí todo el mundo aplaudía con las orejas. Comprendo que un  iluminado y su secta aplaudan lo que haga falta, pero que la mayoría ciudadana haya necesitado dos legislaturas para tomarle el pulso al pollo, da medida de lo mal que andamos y no se enfaden, simplemente el que sea cofrade que coja su vela.

Nos decían que crecíamos en derechos ciudadanos, todos éramos más libres bajo el gobierno socialista y lo íbamos a ser mucho más, eso se nos decía mientras se hacía exactamente lo contrario negando el derecho al trabajo a más de 5.000.000 de compatriotas y proporcionando a la juventud una formación – por llamarla de alguna manera – que los dejaba inermes ante tanto dislate y desde luego, incapacitados para competir en el durísimo mercado laboral que las locuras del orate socialista, estaban preparando.

Zapatero y sus cuates han hecho buena aquella escalofriante respuesta que le ofreció Lenin a Fernando de los Ríos - que era del PSOE pero no era tonto - que tras girar visita a la URSS, la patria de los proletarios, le hizo una observación sobre la falta de libertad observada en aquel paraíso de los trabajadores y que el soviético le contestó en plan gallego con aquella pregunta ¿la libertad? ¿para qué? Ya saben la vieja concepción marxista de la libertad, que según ellos no se fundamenta en el libre albedrío del hombre, sino que por el contrario nace de la conciencia de la necesidad, para entendernos libertad  según y como. Libertad según para qué y sobre todo según para quién, cosas de la izquierda, que le vamos a hacer. 

Pues eso es lo que ha sufrido nuestra patria, sois más libres, nos decía el necio que  presidía nuestro gobierno y a la vez le negaba el trabajo al ciudadano y la educación a sus hijos, oiga y la gente aplaudía. Y si a uno le niegan la posibilidad de trabajar ¿qué le queda?, ah pero la culpa era de los bancos. No es fácil, pero si eres capaz de negarle el trabajo a los ciudadanos y paralelamente a los más jóvenes les proporcionas una formación intelectual, ética y profesional, deleznable, hete aquí que creas un círculo vicioso perfecto, que te permite gobernar y hacer lo que te de la gana, decir las tonterías más absolutas, las falsedades más importantes y que todo el mundo ande entusiasmado con tu demagogia e indignado contra aquel que te critica.

Y  de aquellos polvos, estos lodos. Ahí tienen ustedes a los aguerridos muchachos y no tan muchachos del 15 M, que andaban desaparecidos, porque por lo visto el “movimiento” actúa como lo hacían otrora los ejércitos medievales y sólo hace la “guerra” en primavera, los supongo entretanto  llevando a cabo con fruición, con delectación sería más preciso decir, la tarea antagónica de la vieja frase pacifista y lo entiendo, con estas temperaturas en la cama se está de vicio.

Pero como tienen que mantener una actividad mínima resulta que los “indignados” están ¿indignados?, pues sí parece que sí, están inmersos en una redundancia vital y política a la que les ha llevado la nueva Delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes. ¿Y qué es lo que ha hecho  Cristina Cifuentes para indignar a los “indignados”?, pues se le ha ocurrido nada más y nada menos que cumplir y hacer cumplir la ley y ha mandado aviso a los muchachos del 15 M para que, conforme a lo que dispone la legislación vigente, comuniquen a la Delegación sus actividades que tengan que ver con la utilización de lugares públicos.

Claro que ante una provocación fascista de semejante magnitud, los “indignados”, tras comprobar que la temperatura era agradable y no llovía, afirmaron que la Delegación hace una interpretación excesivamente restrictiva del derecho de reunión, exigiendo un requisito administrativo omitido durante meses y que se estaría contraviniendo un mandato constitucional. Vamos, para entendernos, que han mostrado su indignación  porque esto con Rubalcaba no pasaba.

Y estos ciudadanos ejemplares, si la autoridad y el tiempo no lo impide, ¿mande?, bueno sí tiene usted razón, retiro lo de la autoridad, si el tiempo no lo impide, van a ejercer su derecho de reunión en Sol y protestarán ante las sangrientas medidas represivas impuestas por la fascista esa que han puesto en la Delegación, unas medidas brutales y liberticidas que pasan por la advertencia que les han hecho los funcionarios del CNP, amablemente expresada el pasado día 22, aunque de lejos, por lo del tufo, de que si no comunicaban sus reuniones a la Delegación, tal y como dispone la legislación vigente, no les cabría otra que … multarles, a partir de su próxima concentración.

Y aunque ya se sabe que en invierno hace mucho frío y que los del 15 M son un movimiento horizontal y por tanto prefieren pasar el invierno haciendo el amor y no la guerra, también son muy suyos y no están dispuestos a que la hidra fascista les arrebate lo que les pertenece, que por lo visto, aunque nadie salvo ellos le encuentren justificación, resulta que es Sol.

Y este es el resultado de la falta de formación intelectual y de compromiso real con una sociedad democrática, que por democrática debe respetar las normas. De resultas que Cristina Cifuentes pretenda cumplir con la promesa o juramento que hizo al tomar posesión del cargo para el que fue nombrada por un gobierno salido de las urnas y no de la horizontalidad, juramento que le obliga a cumplir y hacer cumplir con la ley, estos majaderos deducen que lo que en realidad hace es “inmiscuirse ilegítimamente en sus formas de organización y pretender imponer la censura previa de sus reuniones".

Y por ahí naturalmente no pasan y advierten que en cuanto haga una temperatura decente, se apresurarán a manifestarse, que ellos son muy suyos y que a las buenas, lo que haga falta, pero a las malas y en invierno, se van a enterar esta pandilla de fascistas que han llegado al gobierno, de lo que vale un peine.

No es que vaya a dar la razón a Lenin con eso de  ¿la libertad? ¿para qué?, pero sí voy a parafrasear lo que dijo Carlota Corday tras darle matarile a Marat, si ustedes me lo permiten naturalmente.

 Libertad ¡cuántas tonterías se dicen en tu nombre!

viernes, 27 de enero de 2012

El PSOE entre la ruina, el paro y la irrealidad

El "futuro" del PSOE


A veces uno no sabe cómo encajar la visión del PSOE con la percepción que tenemos casi todos, sobre asuntos tan claros, tan sencillos, tan contundentes, que la gente normal y corriente entiende que no admiten discusión y quizás sea eso es lo que hacen los socialistas, no discuten sobre asuntos que le resultan incómodos, se limitan a negar su existencia o a transformarla radicalmente y, como todo el mundo sabe, muerto el perro se acabó la rabia.

Hace bien poco nadie discutía, por poner un ejemplo bien conocido por todos, que el objetivo de reducción del déficit previsto para el ejercicio de 2011 no había sido alcanzado por el gobierno socialista de Zapatero, de tal manera que estábamos instalados en los tristemente famosos dos puntos de desviación. Todos o casi todos, estábamos de acuerdo también en que el Gobierno de ZP había mentido a boca llena sobre este asunto, hasta el último minuto. Bueno, pues no fue así, de hecho cuando el gobierno popular pretendió justificar las  duras medidas a las que le obligaba ese desvío, todo el mundo se le echó encima, con el peregrino argumento de que era público y notorio que el déficit, dijera lo que dijera Elena Salgado, estaba en el 8% y que eso lo sabía todo el mundo

Para más INRI en esos momentos los socialistas manejaron un esperpéntico argumento, nosotros hemos dicho lo del 6%, pero con eso no hemos engañado a nadie, todo el mundo sabía que era una mentira, por tanto no nos atañe responsabilidad alguna, ni por el exceso en el déficit ni por la mentira. Creo que en ningún país del mundo civilizado los representantes de un gobierno cesante que acababan de entregar las responsabilidades al ejecutivo entrante, con semejante marrón escondido entre los papeles, pudieran sostener gratuitamente tamaña barbaridad.

Se me dirá ¡oiga que eso no lo dijo nadie!, pues me van a perdonar ustedes, eso lo dijo todo el mundo y el que no lo quiera creer, que se vaya a las hemerotecas. Conste que he dicho los socialistas y esa es la verdad, la agitprop socialista manejo dos excusas. Una, nadie puede ser engañado por una mentira, que es conocida por todos. Dos, el desvío en la deuda – confundiendo a propósito deuda con déficit – la han ocasionado las CC.AA y no el Estado, y por tanto a nosotros que nos registren, otra estupidez de tamaño descomunal.

Bueno, las falsedades tuvieron la virtualidad que tienen estas cosas, convencieron a los ya convencidos y a los cuatro despistados que se apuntan a lo primero que escuchan, por aquello que queda mejor alinearse con lo que dice la izquierda, que es cosa que siempre resulta como muy moderna y progre. Ya se sabe que la derecha es mala de solemnidad desde los tiempos de Caín y Abel, que Caín era zurdo y por eso se lo cargó el derechoso de su hermano.

Pues eso ya no es así. Ayer en una nueva versión, en la Comisión de Hacienda del Congreso, durante la comparecencia de Montoro, la portavoz socialista Inmaculada Rodríguez Piñero, organizó su particular San Quintín, negando la existencia del agujero en las cuentas del Estado producido por la desviación causada por Zapatero y sus mariachis, ya saben esos 36.000.000 de euros de nada, que ahora toca ahorrar y recortar para solucionar el problema, que la inefable Inmaculada niega. Y ante el jaleo que se montó a cuenta de la negativa, la portavoz del PSOE se dirigió al Presidente de la Comisión en los siguientes términos: “Ahora estoy hablando yo y pido al partido de la oposición -en referencia al PP- y al presidente que me dejen hablar sin interrupciones, ruego ponga orden por favor".

Así que si la portavoz socialista de una Comisión tan importante como la de Hacienda, no se ha enterado todavía que la que está en la oposición es ella, ya me contarán ustedes, es que vamos apañados. Y no contenta, remató torera, no sé yo si mirando al tendido, “No admitimos – dijo, refiriéndose al PSOE - que diga que hemos dejado un agujero”. Viendo como están las cosas, quizás tengamos la oportunidad de ver como proponen, ahora que lo de ETA no ha salido bien y lo del Nobel de la Paz lo tiene crudo Zapatero, al leonés para Premio Nobel de Economía, porque gastarse 36.000.000 millones de euros de más y mantener que eso no produce un agujero en nuestra economía, no está al alcance de todos los españoles, hace falta estar en posesión de unos conocimientos profundos o simplemente sufrir de una enfermedad que impide ver la realidad y que seguramente se contagia, visto lo que hay, sólo en Ferraz.

Bueno, pues en la ya mentada Comisión, Montoro, que se está acostumbrando a dar malas noticias, avanzó que los datos de la EPA eran más malos que carne de pescuezo, que las cifras estaban, parado arriba, parado abajo, alrededor de 5.400.000 desempleados, una auténtica tragedia, bastó como les digo ese anuncio para que de inmediato la izquierda afirmara que esos datos confirman que lo que está haciendo Rajoy y sus ministros está agravando la situación y que las medidas adoptadas requieren de una inmediata revisión. Que esa sería una cuestión opinable y digna de estudio si no fuera por un pequeño detalle sin importancia, la EPA estudia los datos hasta diciembre de 2011, por lo tanto son los que son, terriblemente malos, pero la única responsabilidad que tiene Rajoy sobre este asunto es que forma parte de la horrorosa herencia que dejan los socialistas, no a Rajoy,  que allá él que se ha presentado voluntario para ser Presidente, no se engañen, el muerto nos lo dejan a todos los españoles.

Y si ustedes no están todavía convencidos que estos del PSOE no son capaces de percibir la realidad como cualquier hijo de vecino, basta ver la que tiene liada Griñán en Andalucía con… ¿lo adivinan?, efectivamente con la deuda de la CA. Aseguraba José Antonio Griñán en el Parlamento andaluz que la deuda “será seguramente mayor del 1,4%”, cuando oficialmente está cifrado en el 1,3%.” Al día siguiente era desmentido por la Consejera de Hacienda que afirmaba que la deuda estaría en torno al 3%, cuando se dio cuenta que ponía en evidencia a su Presidente, afirmó que estaría sobre del 3% aunque por debajo de esa cifra, pero se negó a dar la cifra concreta por no estar segura del dato.

Ya me dirán ustedes si entre el Presidente y su Consejera se contradicen en un asunto tan importante y cuando llega la hora de que la responsable de la Hacienda andaluza dé el dato concreto, chaquetea y se niega a darlo, por “desconocerlo”, como tienen que ir las cosas en Andalucía. Tendremos que esperar al triunfo de Arenas para saber el dato con exactitud.

Tienen que estar los de IU y UPyD encantados de la vida, porque el PSOE sigue en caída libre, a cada día que pasa sigue perdiendo votantes y eso que Rajoy ha subido los impuestos, si los llega a bajar, lo llevan en  hombros hasta Ferraz.

Así que, como decía la antigua canción, sin novedad señora baronesa, el PSOE, sigue manejándose entre la ruina - la  económica y la ética - el paro y la irrealidad, lo malo es que esto no ha hecho más que empezar, no les arriendo la ganancia a los socialistas cuando hayan pasado un par de años y hayan recibido durante ese tiempo  las dosis masivas de realismo que imparte el PP, van a sufrir lo que no está en los escritos. Bien está, se lo merecen…

jueves, 26 de enero de 2012

Camps, los trajes y la independencia judicial

Absueltos


Desde ayer por la mañana tenía previsto comentar la comparecencia del nuevo ministro de Justicia, ante la Comisión correspondiente del Congreso; ciertamente me resulta muy satisfactorio comprobar como el gobierno del PP le mete mano a unas reformas por las que clamaba la inmensa mayoría de los ciudadanos y propone modificaciones importantes a  nuestra legislación, que se corresponden, no ya con la voluntad popular sino con el clamor de los ciudadanos que están hasta los pelos del funcionamiento de esta Justicia, ineficaz y sumisa ante el poder político.

Claro que por la tarde, la absolución de Camps ponía el foco de la actualidad sobre otra circunstancia, pero como Dios aprieta pero no ahoga, ciertamente puedo comentar las dos cosas a la vez, porque el “caso” de Camps y la independencia judicial o por ser preciso y veraz, la falta de independencia de la Justicia, tienen mucho que ver.

Por la mañana Alberto Ruiz Gallardón a petición propia comparecía ante la Comisión de Justicia del Congreso y anunciaba una serie de medidas de una importancia, extensión y calado como no recuerdan ni los más viejos del lugar. El Partido Popular en cumplimiento de su programa electoral está decidido a devolver la independencia al Poder Judicial. Resulta penoso el que haya que explicar que sin una separación de poderes real no existe la democracia y por tanto tampoco la libertad, estamos tan acostumbrados a la sumisión de la Justicia ante el poder político que a estas alturas, nos parece hasta natural.

El Gobierno está decidido a llevar a cabo ese trabajo y en ese sentido propone el Ministro al Legislativo para su debate y aprobación los siguientes proyectos legislativos de nueva creación:

Ley Orgánica del Poder Judicial, Ley de Planta y Demarcación Judicial, Código Mercantil, Ley de Enjuiciamiento Criminal,  Ley de la Jurisdicción Voluntaria, Ley de Mediación. A estas leyes nuevas, añadir una serie de reformas que afectarán a la Ley del aborto y a la Ley de Menor, también se pretende introducir la Cadena Perpetua revisable y unas modificaciones que afectarán al tratamiento de la multirreincidencia.

Están muy claras las intenciones del Ejecutivo, con la reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial, vuelve al modelo previsto por nuestra Constitución sobre la elección de los miembros del Poder Judicial, doce de los cuales serán elegidos directamente por los propios jueces, cuatro por el Congreso y cuatro por el Senado. Se devuelve por tanto al Poder Judicial la independencia que le sustrajo el PSOE con la modificación del año 1985. La reacción socialista en el Congreso fue simple y llanamente la de advertir a Gallardón, que no le iban a permitir llevar a cabo esa reforma.

Uno no puede menos que preguntarse cómo pretenden evitarlo. Si es por la vía parlamentaria demuestran, que al menos su portavoz desconoce la norma. Para modificar el contenido de una ley orgánica es preciso simplemente el voto favorable de la mayoría absoluta de los miembros del Congreso de los Diputados en una votación final sobre el conjunto del proyecto para ser aprobadas. Por tanto con 176 votos favorables el PP sacaría adelante la reforma y como casualmente los ciudadanos con sus votos le han dado recientemente a los populares 186 escaños, el PP no necesita de colaboración alguna para sacar adelante el proyecto.

Así que si el PSOE no puede hacerlo por la vía parlamentaria, sería bueno que quién mande en Ferraz, si es que hay alguien que lo haga, que nos explique claramente cómo van a “impedir” que la reforma se produzca; de verdad estaríamos todos muy interesados en saber que procedimientos, a falta del parlamentario, piensan utilizar. Puedo entender que desde el campo socialista se vea con auténtico terror la pérdida del torticero poder que ejercían sobre el CGPJ, pero así son las cosas, Rajoy ha ganado las elecciones, tiene mayoría absoluta y ha decidido poner en marcha las reformas que sobre la Justicia se anunciaban en su programa electoral, ya saben ustedes aquel programa del que Rubalcaba decía que estaba vacío de contenido.

La reforma de la Ley que regula el aborto se llevará a cabo en dos sentidos, por una parte se anunció que las menores que deseen abortar necesitarán del consentimiento paterno y por otro la nueva norma defenderá el derecho a la vida en los términos ya definidos por la doctrina del Tribunal Constitucional. Sobre la Cadena perpetua revisable, nada que decir salvo que su creación responde al deseo mayoritario de los ciudadanos que exigen sea posible condenar  a los autores de delitos extraordinarios a una pena extraordinaria, pena plenamente constitucional y que por otra parte existe ya en Alemania, Francia e Italia, por mencionar alguno de nuestros socios que la tienen en funcionamiento.

Resulta extraordinariamente aleccionador y define perfectamente cómo es el Partido Popular, el que quiera hacer todas estas modificaciones, precisamente ahora cuando tiene prácticamente todo el poder en España. Es muy fácil reclamar cuando se está en la oposición, resulta mucho más difícil hacer lo que hay que hacer, cuando tienes las riendas del poder en tus manos y eso es lo que se ha  hecho.

Y dirá alguno ¿oiga y lo de Camps?, pues muy sencillo, lo han absuelto, tras someterlo al escarnio más absoluto, a la infamia pública, a la mofa y a la befa, el jurado popular lo ha absuelto. Los socialistas no le perdonarán jamás los “repasos” electorales que les infirió Camps, no le perdonarán jamás que dimitiera de su cargo, recuerden los que no estén convencidos de lo que digo, del cabreo monumental en las filas socialistas el día que Camps voluntariamente dimitió, tras ganar abrumadoramente las elecciones y desde luego no le van a perdonar jamás su absolución.

De acuerdo, insistirá alguno, pero lo de Camps qué tiene que ver con las reformas que propone el PP para la Justicia. Pues tiene mucho que ver, si en España la Justicia hubiera sido independiente, si los fiscales hubieran tenido la autonomía que deben tener, si la policía no hubiera estado al servicio del interés partidista del poder político, a Camps nadie lo hubiera procesado. Así de sencillo, así de fácil, así de claro, no hubiera habido “caso” Camps.

Por eso los socialistas no quieren que se cambie la ley, a ellos ya les iba bien tal y como estaba.

miércoles, 25 de enero de 2012

Eppur si muove

La Vicepresidenta durante su intervención

Efectivamente, el gobierno de Rajoy cual Galileo redivivo, hizo bueno ayer el lamento del astrónomo italiano que, tras abjurar de la visión heliocéntrica del mundo ante el tribunal de la Santa Inquisición, aseguran murmuró entre dientes, Eppur si muove. Digo que el Gobierno, a través de su vicepresidenta, demostró a todos los que están empeñados en lamentar la falta de acción del gobierno popular, que se equivocan, que se mueve y mucho. Ayer Soraya pasó como un auténtico vendaval por la Comisión Constitucional del Congreso para exponer las propuestas que el ejecutivo piensa llevar a la Cámara, una serie de reformas legales que deberán acometerse de manera inmediata y que sin duda dicen mucho del carácter reformista del presente gobierno.

Asuntos de una importancia fundamental para devolver la normalidad a esta democracia nuestra, que gracias a los “enterradores” de Montesquieu, había perdido de vista muchas de las cuestiones que garantizan la existencia de una democracia real, hablo, por ejemplo, de la independencia del Poder Judicial. Un asunto que se ha llevado hasta la fecha rematadamente mal, a nadie se le oculta que lo de la independencia de los tres poderes en estos momentos en nuestro país, sólo existe en los papeles, la realidad es muy distinta y eso lo saben todos los que quieran saber: En España el Poder Judicial está manipulado por el poder político.

Ayer la Vicepresidenta explicó en la Comisión que el Gobierno se propone cambiar el actual sistema de elección de los miembros del Consejo General del Poder Judicial para volver al modelo original con mayoría de jueces y magistrados elegidos directamente por los propios jueces. Los populares están decididos a recuperar el sistema de elección que en un principio consagraba nuestra Constitución, doce miembros elegidos directamente por los jueces y ocho por las Cámaras, un modelo que se cambió, impulsado por Felipe González y que desde hace tiempo los del PP habían prometido cambiar durante las campañas electorales. Ahora cuentan con la mayoría necesaria para hacerlo y lo ponen en marcha. Una buena noticia para los que creemos en que no hay verdadera democracia sin que los tres poderes clásicos – Ejecutivo, Legislativo y Judicial - sean realmente independientes entre sí.

Naturalmente que los socialistas se opondrán, no es de extrañar, saben que una parte importante del poder que tan mal han ejercido en este país se sustenta precisamente en la capacidad que tenían para manipular al CGPJ. Y ayer era un día para el disgusto socialista, Soraya anunciaba la decisión del gobierno del PP de recuperar el recurso previo de inconstitucionalidad, para que no vuelva a suceder lo que desgraciadamente ya ha sucedido.

El Estatuto de Cataluña se aprobó y puso en marcha, a pesar de existir una serie de recursos ante el Tribunal Constitucional por entender que en ese texto legal se recogían disposiciones claramente anticonstitucionales, tras la sentencia que daba razón en parte a los  recursos, nos encontramos ante un problema aberrante, una ley que contenía preceptos anticonstitucionales estaba funcionando y había originado otras leyes, reglamentos y actuaciones que se apoyaban en los preceptos que el TC decidía que no eran constitucionales. Eso se evitará tras esa recuperación que el PP se propone llevar a las Cortes para su aprobación.

Otras propuestas dirigidas a dar transparencia a la gestión del CNI, pasaron más inadvertidas, pero desde luego a pesar del ofrecimiento de diálogo que se hizo ayer, Soraya demostró que el Gobierno se mueve y puso sobre la mesa una serie de reformas legislativas, algunas decididas ya y con proyectos de ley en marcha, que se tendrán que tratar en el periodo de sesiones. Dejó muy claro que el Gobierno tiene decidido el camino que va a seguir y se apoya, como no puede ser de otra manera, en su capacidad para legislar. Hay disposición para el diálogo, pero no parece que se esté desde el Gobierno por la labor de ir pausando la actividad a cuenta de la búsqueda de acuerdos, que ya sabemos retrasan sine die cualquier proyecto que no guste a las izquierdas o a los nacionalistas de este país.

El Gobierno, gobierna y señala, apoyado en la mayoría que le han dado los ciudadanos, cual es el camino a seguir, quién quiera colaborar será bienvenido, pero nadie va a frenar unas reformas que son estrictamente necesarias. Desde luego pareció que los portavoces de la oposición habían sido cogidos por sorpresa, porque aunque mostraron en líneas generales su desacuerdo con muchas de las propuestas, especialmente  las que hacían referencia a todo lo que suponga recorte de gasto, ahorro o cierre de organismos, no acertaron a detallar demasiado en que apoyaban esa falta de acuerdo.


Desde aquí, modesta pero firmemente, doy la bienvenida a la recuperación del viejo modelo de elección para el CGPJ, el órgano de gobierno del Poder Judicial debe ser elegido por jueces y magistrados tal y como disponía por otra parte nuestra Constitución hasta el desdichado cambio efectuado en 1985. El recurso previo de inconstitucionalidad se cae de maduro es de puro sentido común. Si una norma está recurrida lo lógico es que no se ponga en marcha hasta que el TC decida si es o no es constitucional.

El resto de propuestas que ayer abrumaron a los portavoces de la oposición van por el camino señalado por este Gobierno, austeridad, rigor y transparencia, hay muchas cosas que cambiar y afortunadamente el Gobierno se mueve. Guste o no guste, se mueve.

martes, 24 de enero de 2012

Las CC.AA, la deuda y el Estado

La España de las Autonomías


Estamos viviendo una situación extremadamente complicada que va a obligar a sacrificios muy importantes, el gobierno entrante tiene que lidiar con la crisis, la internacional y la que nos es propia. En España nos enfrentamos al pavoroso problema del paro, con unas cifras que nada tienen que ver con las del resto de Europa y como  si eso no fuera suficiente, a esos problemas a los que se enfrenta el Ejecutivo hay que añadir esos dos punto y pico, que le dejó Zapatero de desviación sobre el objetivo de la reducción de déficit, que habían acordado los socialistas con la UE.

Insisto una vez más que esos dos puntos  -  que vaya uno a saber si la cifra es la real – digo que ese 2% es la cifra que da de comparar la desviación producida en comparación con la totalidad del PIB, que si queremos poner los pies en el suelo hay que decir que la diferencia entre lo  que tenían que haber gastado Zapatero y sus mariachis y lo que se gastaron de verdad, es de más de 34.000.000 millones de euros, es decir un 34,5% más de lo acordado. Insisto para que el lector se asome a esa cifra y se dé cuenta del tamaño del disparate cometido por los que ahora precisamente se apresuran a criticar las medidas del gobierno popular.

Pero, siempre hay como mínimo un pero y, en ocasiones un catálogo completo, la situación se agrava porque el recorte que hay que llevar a cabo en el presente ejercicio para llegar al 4,4% que fijaron entre socialistas y la UE, se calculó en un escenario en cuya definición intervinieron equivocados, optimistas antropológicos, trileros de la economía y de la política y demagogos a partes iguales que decidieron que en el año 2012 la economía española crecería a un ritmo del 2,3 %, y resulta y ahí está el pero, que no crecemos a ese ritmo ni de lejos y que de hecho estamos decreciendo o experimentamos un “crecimiento negativo”  si a ustedes les gustan los términos que se acuñan para lanzar mensajes de este tipo.

Así que nos han dejado, para que nos vamos a engañar, como el gallo de Morón, sin plumas y cacareando y ni siquiera eso, porque nuestra situación nos obliga a cacarear bajito, educadamente, sin que se nos escuche demasiado, porque como nos pongamos a dar demasiadas explicaciones, a cacarear como Dios manda, los “mercados” que parecían haberse calmado, pueden montar una estampida que nos resulte fatal.

Nos dice el Banco de España que tal y como está la situación, los recortes no bastan y que hay que aumentar la recaudación en nada más y nada menos que 7.000 millones de euros. Para los que se desgañitan exigiendo que se recorte más en los gastos y que no se aumente tanto la presión fiscal, el Servicio de Estudios de nuestro banco central advierte que el ajuste que hay que llevar a cabo, sí o sí en el presente ejercicio, debe repartirse entre un 20% que provenga de los ingresos (impuestos)  y un 80% obtenidos de los gastos (recortes).

Y ahora les va a tocar la hora de los recortes y la subida de impuestos a las CC.AA, que desde luego ya han reducido gastos en sus respectivos Presupuestos, aunque francamente, teniendo en cuenta la actual situación de España y el hecho de que el gobierno entrante no va a tener un  Presupuesto propio hasta el mes de marzo, gracias a las “jaimitadas” de ZP, no puedo entender como los gobiernos de las Autonomías no imitaron la situación del gobierno central y prorrogaron el presupuesto hasta conocer el del Estado.

Muy probablemente hayan decidido aprobarlos en los respectivos parlamentos autonómicos llevados por el amor que mucho político irresponsable siente por la política de hechos consumados. Ahí está mi presupuesto y aquí se acaba el mundo, pero lo que está hecho, ahí está, lo defiendo como gato panza arriba y ya veremos lo que sucede. Creo que muchos de ustedes recordarán cómo cuando se empezó a  hablar de recortes, parece que haga un siglo, muchos Presidentes autonómicos se apresuraron a salir a la palestra advirtiendo que los recortes a los demás les parecían muy bien, pero que a ellos ni mirarlos. Ahí están como casos paradigmáticos los de CiU, los del PNV o los de CC, explicando a tirios y troyanos, que ellos son un caso especial del combate y que por tanto habría que aplicarle los recortes de manera distinta que al resto de los españoles.

Las CCAA van a tener que recortar gastos de manera importante y lo tendrán que hacer naturalmente en aquellas partidas en las que hay un dinero importante. El informe del Servicio de Estudios del Banco de España subraya el peso específico que tienen las autonomías en el conjunto de la sociedad española. Las CC.AA tienen que ver directamente con el 37% del gasto total de las administraciones y un dato importante, administran el 94% del gasto en Sanidad y Educación, y de nada menos que el 55% de los gastos de empleo al servicio de las distintas administraciones.

Por tanto van a tener que recortar gastos y subir impuestos, es la única manera de llevar a cabo el ajuste que nos exige Europa y hacerlo en un escenario de recesión. No faltará quien diga eso de que siempre pagamos los mismos, les voy a contar un secreto, yo creía que lo que voy a explicar era de dominio público, pero visto lo visto creo que hay que explicarlo.

El Estado no tiene bolsillos, tiene manos para gastar, bien, mal o regular, pero no tiene bolsillos, cuando el Estado necesita dinero utiliza las manos que sí tiene, para meterlas en el bolsillo del ciudadano, que en ese mismo momento se transforma en contribuyente, y de ahí saca el dinero que va a gastar. Por tanto desde siempre, todo lo que el Estado gasta, invierte o despilfarra, sale del mismo lugar, del único lugar en el que hay dinero y al que puede acceder con libertad y comodidad y ese lugar amigos míos, no es otro que nuestros bolsillos.

Ahora les toca palmar a las CC.AA, van a tener que subir los impuestos en sus territorios, incómodo para la mayoría de ellas, que se han pasado la vida culpando a “Madrid” de todos los males, ahora los ciudadanos podrán saber mejor cuánto dinero se gasta de su dinero en pagar las deudas originadas por los políticos, por eso y por muchas cosas más, como decía la canción, es necesario que los que gastan sin tino, por encima de lo que fijan sus presupuestos y el techo de gasto aprobado correspondiente, paguen por esas conductas, porque es que al final, las tonterías del napoleón de turno, del estadista de vía estrecha, del demagogo profesional, las pagamos nosotros y creo que ya está bien.