domingo, 22 de enero de 2012

Izquierda Unida amenaza

La propuesta política de IU

Ante la ausencia obligada del PSOE, ocupados como están los socialistas todos, la militancia, los dirigentes y los aspirantes a la Secretaría General en esa pelea callejera en la que ha devenido la elección de sus candidatos, que esa es otra; veremos si la progresía de este país guarda en su memoria la “categoría” ética que están demostrando los aspirantes a dirigir al PSOE o como es costumbre extenderán un velo de comprensión y perdón que tape al espectáculo que están dando los candidatos, los dos y con ellos todos aquellos que están participando en esa disputa arrabalera en la que se ha convertido la presunta renovación socialista; decía que ante la obligada ausencia del PSOE, IU ha tenido la brillante idea de tomar la iniciativa y amenaza con movilizaciones que coincidirán en el tiempo con el debate sobre los presupuestos y les servirán para encabezar las primeras protestas a Rajoy.

Izquierda Unida tiene un problema importante, lo tenía la pasada legislatura cuando se arrastraba con dos diputados por el Congreso y lo tiene - creo que peor – ahora, que exultantes y gozosos presumen de los once diputados conseguidos en las urnas. Y es que los éxitos tienen un peligro importantísimo, destruyen de raíz cualquier atisbo  de autocrítica que pueda haber en el seno de las organizaciones políticas que triunfan, la victoria arrasa con cualquier intento de análisis sereno de la situación.

Creo que estaremos todos de acuerdo que el fracaso abismal de las políticas del PSOE, consiguió que muchos de los que votaron a Zapatero en el 2004 cambiaran el sentido de su voto, los situados más a la izquierda del PSOE votaron a IU, otros se fueron con UPyD y los situados más a la derecha del partido, si se pueden definir así, abandonaron a ZP y votaron a Rajoy.

Tras las elecciones aquí nadie ha hecho autocrítica, ni los del PSOE a los que parecía les obligaba su apocalíptico fracaso, ni los del PP, que bastante jaleo tienen con el gobierno de la nación, para andar con análisis sobre sus resultados y mucho menos los de UPyD e IU que están encantados de haberse conocido y han decidido que los votos que han obtenido, eran de votantes que les “pertenecían” y que estaban en el PSOE en calidad de préstamo.

Nadie, que se sepa, ha analizado con rigor el proceso electoral, los derrotados, porque su trabajo está precisamente en la labor contraria, hay que buscar justificaciones y no responsables de la derrota, porque precisamente son los protagonistas de la derrota, los que siguen ternes dispuestos a regir los destinos del socialismo español. Tampoco los vencedores porque se han limitado a celebrar el éxito, sin buscar más allá de sus narices cuáles han sido los motivos por los que los ciudadanos los han votado.


Supongo yo que la idea más extendida en el seno de IU debe ser que el triunfo hay que apuntárselo al éxito de la acción de Cayo Lara que, con su carisma y liderazgo, ha conseguido convencer a los ciudadanos para que votaran a sus siglas. Salvo los muy, pero que muy forofos, me parece que todos estaremos de acuerdo en que las palabras liderazgo, carisma, o el concepto de líder carismático, no pueden estar en la misma frase en la que figure el nombre y apellido de su número uno, no es una crítica, tampoco un halago, es simplemente la comprobación de un hecho, Cayo Lara no es precisamente eso que se conoce como “líder carismático”, añadamos a eso que las ideas de IU son tan antiguas como la momia de Lenin y habrá que convenir que los votos recibidos se deben más al demérito del PSOE que a los méritos de IU.

¿Oiga, está usted discutiendo la legitimidad del triunfo de IU?, pues no, líbreme el Señor de cometer semejante disparate, ya he dicho unas líneas más arriba que el mismo fenómeno, en muy distinta medida desde luego, lo han experimentado distintas fuerzas políticas. Lo que sucede es que  IU apoyándose en sus 11 diputados, que son muchos si se piensa en los que tenían, pero pocos ante el conjunto de los que están en la Cámara ha decidido que representa a la izquierda y amenaza con montar una movilización "sostenida" contra la política de recortes, cuyo comienzo coincida con el debate de los Presupuestos y en la que pretenden dar cabida a los que están siendo "más perjudicados" por las dificultades económicas y promover otro camino que "consolide" un modelo social y productivo democrático y "avanzado", que conduzca a una sociedad "más justa y solidaria". Ahí es nada pero estiman que con sus once diputados tienen el empuje suficiente para "plantar cara", al neoliberalismo.

Y yo he de suponer que cuando hablan de los “más perjudicados” se referirán sobre todo a los parados y me pregunto, pero también debo preguntárselo a ellos, dónde diablos estaban mientras Zapatero mandaba a más de 5.400.000 compatriotas al paro, porque francamente eché en falta entoncesa esa izquierda reivindicativa en la oposición a los disparates de Zapatero, no los vi en las calles, ni formando ese dique de contención contra las medidas que perjudicaban a tantos españoles, no los vi, ni los escuché. Lo que hacía Zapatero, por lo visto no era tan malo porque era de izquierdas y guardaron silencio mientras nos metían en el pozo, pero ahora toca liarla, porque los que están en el gobierno son los de la derecha.

Ya lo he dicho antes y lo repito ahora, no hay peor cosa que un pobre harto de pan y eso es lo que le sucede a IU, no sabe colocar en la escala real ese triunfo que le han dado las urnas, un triunfo, ahí es nada pasar de dos diputados a once, un crecimiento muy importante en lo porcentual, pero habrá que reconocer que el PSOE consiguió diez veces más diputados que Cayo Lara y sus camaradas y sin embargo sufrieron una derrota espeluznante.

Puedo aceptar que nos les gusten las medidas del gobierno, tienen todo  el derecho a manifestarlo y oponerse a ellas, pero no pueden arrogarse la representatividad que no tienen y sobre todo debo hacer una reflexión que a mí me parece que les define, los que basan su política en las manifestaciones, los que pretenden utilizar las calles como argumento, es que poco tienen que decir y mucho menos que ofrecer en el plano de las soluciones políticas.

No los vi en las calles, cuando la izquierda nos mandaba a la ruina, quizás sea bueno que nos expliquen eso, y es muy cierto lo que dijo Orwell, esa cita que Cayo Lara hizo en el Congreso: “En una época de engaño universal, decir la verdad es un acto revolucionario”, resulta gracioso ver a los de IU citando a un trotskista, sobre todo porque la frase de Orwell lo que hacía era discutir la de Lenin, icono de Cayo Lara y sus seguidores, que sostenía que “La mentira es un arma revolucionaria”. Creo por tanto que lo de proclamarse representantes de los perjudicados, no tiene otra finalidad que la de tomar una iniciativa de carácter partidista y a través de ella obtener los réditos políticos y la relevancia que no tienen. Los perjudicados, en el fondo, no son más que un pretexto, no les importaron cuando Zapatero y no les importan ahora con Rajoy.

Porque esto de las frases y las citas está muy bien y viste mucho, pero el problema radica en que desgraciadamente por ideología y militancia, Cayo Lara y los suyos, en todo caso están más cerca de Lenin que de Trotsky, al que los comunistas siguiendo las órdenes de Lenin, el de la mentira ya saben, persiguieron por toda Europa, hasta que ya en América, en Méjico concretamente, consiguieron asesinarlo y eso amigos míos me da que pensar y desde luego, pensar mal...

4 comentarios:

  1. Se aprovechan de que el Psoe está de capa caída para hacerse notar. Pero esas amenazas ya las vienen haciendo desde antes de la elecciones y pasaron a los hechos con el movimiento 15M, que no digo que todos los indignados fueran de izquierdas, que inocentemente muchos "indignados de verdad" cayeron en la trampa (yo lo veo así, puedo estar equivocada).
    Está demostrado que la recuperación de España no les importa, si les importara arrimarían el hombro. Solo trabajan con la lengua, con citas que no van a ninguna parte a estas alturas.
    Mucho ruído y pocas nueces.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Es lo único que los marxistas (sean socialistas o comunistas) saben hacer: provocar la inestabilidad social.
    Después, carecen de soluciones eficaces para restaurarla más allá de la paz de los cementerios, a la que son tan aficionados.

    ResponderEliminar
  3. Bueno, la capacidad de movilización de Lara se circunscribe a invitar a unas caítas a sus adláteres. Los del quince m no creo que se movilicen sabiendo que ahora es mucho más probable que la policía les casque en cuanto se sienten en una plaza y su representatividad, sujeto a lo mas cazurro y analfabestia de la sociedad tampoco creo que de para demasiado.

    Máxime cuando cada vez que en un ayuntamiento IU apoya al PP y en consecuencia son expulsados, ipso facto, del partido. Al final seran once gatos en el Congreso... y poco más. No hay que temer las movilizaciones, más bien que decidan hacerse oir a bombazos o tiros en la nuca, cómo durante la República.

    Un saludazo.

    ResponderEliminar
  4. Estos comunistas seran tan irresponsables , como para organizar, una manifestación, con los parados que tenemos en España, despues que la mitad de parados es por culpa de ellos, que roban todo lo que han podido, entre eres, y cursillos se han forrado a cuenta de sus trabajadores que ,tenín que haber defendido, han cobrado por , haber mandado a la calle , que poca vergüenza y que tontos los que les hagan el juego, si hacen la manifestación no es como dicen, que tocan al obrero, sino para que no les quiten las subvencuones que asco da esta izquierda trasnochada

    ResponderEliminar