viernes, 13 de enero de 2012

Hoy los “mercados”

El templo de los "mercados"


Bueno por fin una noticia económica, si no buena, sí al menos tranquilizadora. Parece ser que las autoridades del Banco Central Europeo están de acuerdo y les satisfacen las medidas económicas y fiscales que ha adoptado nuestro gobierno y afortunadamente con el BCE están los inversores, que ayer se decidieron masivamente por la compra de deuda española, lo que permitió que el Tesoro colocara el doble de la deuda prevista y a un coste bastante menor. Una noticia que da cierta tranquilidad al Gobierno al que en nuestro país, lo que son las cosas, algunos están dispuestos a negarles el pan y la sal.

Es irremediable, hablas con cualquiera de la izquierda y con bastantes de la derecha y de inmediato te expresan su disconformidad con la acción del Gobierno. Basan su áspera crítica en lo que, a su juicio, se debía haber hecho ya, pero ya mismo y te dan de inmediato una lista sobre las medidas que habría que haber puesto en marcha y nada les importa que el 90% de ellas necesiten de la creación de una ley ad hoc para poder ser una realidad o incluso se necesite un cambio en la Constitución.

No hay nadie entre los críticos y detractores  que hacen mucho ruido pero no son tantos, ahí está la encuesta de El País, que no te diga que “por ejemplo” Rajoy debía haber eliminado el Senado, que no digo yo que les falte razón, pero tendrán que aceptar que para eso se necesita cambiar el texto de la Constitución y eso exige unos estudios, acuerdos, debates parlamentarios, etc. Para eliminar el Senado se necesita tiempo, bueno tiempo y muchas cosas más, pero sobre todo tiempo.

El mecanismo de la crítica tiene trampa, se exige la realización de una serie de cuestiones, aceptables, aunque no haya habido tiempo material para ponerlas en marcha. Parece como si el gobierno llevara un año gobernando y se estuviera pasando el balance correspondiente, cuando lo más cierto es que  llevan menos de un mes en su puesto y difícilmente se podría haber hecho más, en menos tiempo.

Bueno, vaya lo uno por lo otro, de una parte está una mayoría silenciosa esperando a ver qué sucede, deseando que todo vaya bien y de otro lado están, los que han decidido que nada de lo que haga el gobierno estará bien hecho, aunque afortunadamente para unos y otros, para todos diría yo, están los “mercados” a los que sí parece que les gusta el gobierno de  Rajoy, al menos eso demuestra el resultado obtenido en la subasta de ayer.

La situación mejora, colocamos más deuda y lo hacemos en mejores condiciones y la celebérrima prima de riesgo disminuye.  El diferencial de los bonos españoles y alemanes ha recuperado hasta 60 puntos básicos respecto al máximo de 385 marcado el pasado 6 de enero, cuando la prima de riesgo alcanzó una subida máxima del 18% respecto al cierre de 2011.

Habrá quien diga y no le faltará razón, que en estas cuestiones intervienen tantas variables que resulta difícil averiguar cuáles son los motivos reales que  empujan al dinero a ir en una u otra dirección. Bueno yo no soy economista y quizás precisamente por ello lo tenga algo más claro, creo que una de las cuestiones fundamentales para que el dinero invierta en un asunto determinado pasa por dos variables fundamentales, el beneficio a obtener y el riesgo al que hay que exponerse para obtener la ganancia. Y en esas variables, habrá que convenir, aunque uno sea economista, que la confianza en el gobierno del país al que se le compra deuda, tiene mucho que ver.

Por otra parte el BCE ha hablado por boca de su nuevo presidente, Mario Draghi, que al ser preguntado por la situación en España afirmó “veo países que están aplicando serios esfuerzos de consolidación y serias reformas estructurales” y dejó entrever que el BCE va a seguir comprando deuda soberana de los países de la zona del euro que tienen dificultades de refinanciación pese a la inyección de liquidez a tres años que la entidad acometió a finales de diciembre y que está prevista dure tres años. Para entendernos, que seguirán echándonos una mano.

Por lo tanto recibimos dos espaldarazos, uno por boca de presidente del BCE, que no viene nada mal y otro de los inversores que compraron  9.980 millones de euros en la subasta de bonos con vencimiento en 2015 y 2016 y en la que el Banco de España se daba por “satisfecho” si se colocaban 5.000 millones. Hemos duplicado el dinero que pretendíamos obtener y con una bajada de los intereses que vamos a pagar, cercana al 35%. Un éxito, eso está claro.

Pero un éxito gracias a lo que ha llevado a cabo Rajoy, pues independientemente de la dificultad por conocer cuáles son los motivos de los “mercados”, parece que la llegada de Rajoy al poder los ha tranquilizado;  pero es que además yo tengo muy presente que cuando hace bien pocos días la prima de riesgo subió, nuestra amigo Rubalcaba, se detuvo un momento en esa pelea navajera que se trae con Carme Chacón, para afirmar que el fenómeno se producía  a cuenta de las declaraciones del gobierno del PP. Y me parece que si el PSOE decidió culpar a Rajoy y a sus ministros por la subida del diferencial, ahora tendrán que callar ante el éxito de la subasta, que muchos, incluido el BCE, estiman se debe a las medidas tomadas por Rajoy.

No tengo la menor duda que los profesionales de la cuestión, se apresurarán a echarle agua al vino y se nos hablará de un asunto puntual, una fluctuación que tiene mucho más que ver con lo que ha hecho el BCE, que con  Rajoy y sus ministros, que si la multiplicidad de las variables que producen los movimientos económicos  hacen imposible adjudicar esa buena noticia en exclusiva a las acciones de este gobierno, que si esto es una simplificación absurda, que si patatín, que si patatán.

Recordar que cuando ellos consiguieron en dos ocasiones, mayo de 2010 y agosto del 2011, que nadie, en este mundo al menos, quisiera comprar deuda española, el BCE también intervino y que pesar de esa intervención, nos las vimos y nos las deseamos para seguir adelante, así que algo ha cambiado y el único cambio importante sucedido en España que se me ocurra ha sido el del gobierno. Estoy de acuerdo que resulta muy difícil, por no decir imposible, prever la conducta de los mercados y sus motivaciones, pero eso sucede cuando el viento sopla a favor de nuestros intereses y cuando lo hace en contra.

Por tanto me parece de una miseria moral importante, la postura de los que, cuando  las cosas pintan mal, culpan a Rajoy y si pintan bien, resulta que el gobierno no ha tenido nada que ver con el éxito y el mérito es del lucero del alba.

Da miedo, bueno miedo y repugnancia,  observar la existencia de esos cenutrios que han puesto una vela al diablo, a ver si así, consiguen que fracase Rajoy y para satisfacer ese deseo, no les importa nada que la patada para Rajoy, nos la den en el culo a todos los españoles. Pero por ahora la cosa marcha algo mejor, personalmente creo que las cosas irán razonablemente bien, vamos a pasarlo mal, muy mal, pero ese sacrificio no será estéril.

Eso es lo que creo y eso es lo que escribo, ojalá no me equivoque.

2 comentarios:

  1. Yo estoy convencido que el PP enderezara la situacion economica, al menos lo hara durante un tiempo, despues las autonomias volveran por donde suelen y la cosa se jorobara.
    De la crisis de la que no nos saca el PP es de la politica, de identidad y de modelo de Nacion y esta sera la que a la postre nos hunda definitivamente
    Siempre he dicho y mantengo que el modelo de estado que tenemos es absurdo y que la Constitucion es la ruina de España
    http://lapoliticadegeppetto.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. Hola Geppetto, en líneas generales estoy de acuerdo contigo. En este país deberíamos preguntarnos siempre cuando nos venden una solución "maravillosa": ¿Nos lo podemos permitir?, las autonomías han resultado un invento carísimo, un nido de clientelismo, nepotismo y corrupción y eso hay que arreglarlo. Quizás el remedio fuera que las CC.AA tuvieran un Estatuto único para todas y cada una de ellas. El modelo que se basaba en las diferencias (el hecho diferencial)y que concedió la Autonomía a Cataluña y el País Vasco, no tiene sentido en un escenario en el que todos disfrutan de la autonomía (lo del café para todos), es por lo que digo que está bien descentralizar el Estado y con un Estatuto igual para todos, aseguraríamos eso de que los españoles debemos ser iguales, por otra parte hay infinidad de competencias que tienen que volver al estado y otras ser modificadas para que se ejerzan de manera complementaria. Un abrazo

    ResponderEliminar