viernes, 20 de enero de 2012

Los recortes del PSOE

Ferraz

Qué cierto es eso de que una cosa es predicar y otra muy distinta repartir trigo;  resulta extremadamente interesante observar que es lo que hace el PSOE cuando gobierna y por tanto administra – es un decir – el dinero público y comparar esa conducta cuando de lo que se trata es de administrar “su” dinero. Les aseguro que el ejercicio resulta extremadamente esclarecedor, parece que el paradigma moral del socialismo sea eso tan viejo y miserable de “tu haz lo que yo diga y no lo que yo haga”.

El PSOE está pasando por un mal momento, eso está muy claro, no voy a hablar de la división larvada que demuestra la campaña que llevan a cabo los candidatos a su Secretaría General, ni del rotundo fracaso electoral, ni de la falta de autocrítica, ni siquiera del empecinamiento en continuar en la misma línea política que los ha conducido al fracaso y la división, no hay deseos de cambio en Ferraz y eso es un problema del que podemos hablar cualquier otro día.

Hoy quiero comentar una cuestión curiosa, el PSOE, como todo hijo de vecino, está pasando por una mala situación económica. Los recortes anunciados por Rajoy a las subvenciones que recibían los partidos políticos y el mal resultado electoral han dejado a las arcas socialistas temblando. Pues como todo el mundo, me dirán ustedes, pues como todo el mundo no, pero ciertamente a todos, incluido el PSOE, nos van a alcanzar en mayor o menor medida los recortes y los sacrificios impuestos  por nuestra realidad económica, ahora que ya sabemos cuál es.

De los más de 38 millones de euros que PSOE y PSC recibieron como “financiación ordinaria” en 2011, pierden 7,7 millones. Esta pérdida se agrava con la caída en ingresos por subvenciones electorales, producto de la severa derrota del 20-N, que suma otros 7 millones, sumen las pérdidas en subvenciones  a la deuda que oficialmente el PSOE dice tener, otros 22,6 millones y se harán una idea de la actual situación económica de Ferraz, y deberían añadir la deuda de la campaña electoral que supone, según los números de Ferraz, otros 24 millones aproximadamente y que no se añaden a la deuda existente porque afirman que será compensada por las subvenciones específicas que reciben los partidos para pagar los gastos electorales.

El informe de los economistas del PSOE resulta tremendamente esclarecedor, dice así: “…se espera un fuerte desequilibrio presupuestario entre ingresos y gastos, que parte tendrá que ser cubierto por financiación externa, lo cual nos llevará a un aumento de la deuda…” Parece que lo hayan copiado de los informes sobre nuestra realidad económica de estos dos años pasados. Pues para hacer frente a esta situación el PSOE ha decidido recortar gastos, metiendo la tijera en el capítulo de personal. Hace falta pasta, hay que recortar ¿de dónde? pues del personal, así de fácil, así de sencillo para quien lo decide, así de duro para quien lo sufre.

Habrá quien me diga que resulta natural el recorte y yo digo que no sé, que me resulta extraño que un partido que cuando ha gobernado, pese a tener que hacer  frente a un fuerte desequilibrio presupuestario entre ingresos y gastos, que era cubierto por financiación externa, lo cual nos llevaba de cabeza a un aumento inasumible de la deuda, mientras fue gobierno no recortó en personal, sino que aumentó los gastos de ese capítulo de manera muy importante. Habrá que recordar que mientras las empresas privadas tenían que mandar a su gente al paro, porque no tenían acceso al crédito, Zapatero y sus cuates seguían contratando a amigos, parientes, correligionarios y lo que hiciera falta y el número de empleados públicos seguía aumentando de manera imparable.

Así que cuando se trata del dinero público el PSOE no recorta en personal, por el contrario, aumenta su número y cuando lo que está encima de la mesa es “su” dinero, entonces saca su particular tijera y del primer gasto del que se acuerda es el de sus trabajadores. "Naturalmente" el recorte afectará a los que menos tienen, los que se van a ir a la calle son la fiel infantería de sus trabajadores.

Aunque  muy probablemente el recorte de personal en Ferraz sería muchísimo menor, si utilizando la filosofía que predican, pidieran un esfuerzo “solidario” a sus dirigentes para que aportaran de sus saneados sueldos públicos y de las indemnizaciones que muchos están cobrando un dinero destinado a paliar ese recorte que tanto trabajador de Ferraz va a mandar al paro, seguro que muchos de los gastos que ocasionan los “jefazos” son prescindibles y que muchos de los “asesores” podrían sufrir un recorte en sus suculentos sueldos, para evitar que los administrativos vayan al paro, pero eso no va a ser así.

Decía que una cosa es predicar y otra distinta es repartir trigo, francamente resulta infumable la atroz hipocresía ejercida por los socialistas, que no han dudado en endeudar al país, contratando gente a mansalva, pagando a la ONU el sueldo que alguna paniaguada percibe gracias a nuestros impuestos o colocando a última hora a sus cargos en puestos pagados con dinero público para que sigan viviendo como príncipes, pero cuando toca hablar de “su” dinero, reniegan de la deuda y ponen a la gente en la calle sin que les tiemble el pulso y sin apearse del discurso sobre su progresismo y solidaridad.

Pintan bastos en Ferraz y como es lógico allí toman las decisiones que entienden más eficaces, lo que critico es que no sean las mismas, ni parecidas a las que adoptaban en el Gobierno de España. Deberían explicar por qué tienen tan claro que hay que recortar en personal cuando se trata de Ferraz y cuando se trataba de nuestro dinero lo gastaban a manos llenas. Deberían explicar por qué entienden que no se puede acudir a financiación exterior para mantener a su gente, pero cuando se trataba de endeudar al país no dudaron en hacerlo.

Una demostración más de que el discurso de esta izquierda es absolutamente falso, que su mensaje está compuesto de hipocresía, falacia y cinismo a partes iguales y que arropados de esa falsa superioridad moral de la que incomprensiblemente presumen, son capaces de hacer una cosa y la contraria y sostener que eso es justo, equitativo y saludable.

 “Cuando los hechos contradicen a las palabras, me quedo con los hechos”, apliquen este pensamiento al asunto que tratamos, sopesen los hechos, obvien las palabras,  verán cómo les va a quedar clarísimo que al PSOE lo que realmente le hace muchísima falta es un poquito de vergüenza torera y sobre todo algo de coherencia. A los hechos me remito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario