miércoles, 25 de enero de 2012

Eppur si muove

La Vicepresidenta durante su intervención

Efectivamente, el gobierno de Rajoy cual Galileo redivivo, hizo bueno ayer el lamento del astrónomo italiano que, tras abjurar de la visión heliocéntrica del mundo ante el tribunal de la Santa Inquisición, aseguran murmuró entre dientes, Eppur si muove. Digo que el Gobierno, a través de su vicepresidenta, demostró a todos los que están empeñados en lamentar la falta de acción del gobierno popular, que se equivocan, que se mueve y mucho. Ayer Soraya pasó como un auténtico vendaval por la Comisión Constitucional del Congreso para exponer las propuestas que el ejecutivo piensa llevar a la Cámara, una serie de reformas legales que deberán acometerse de manera inmediata y que sin duda dicen mucho del carácter reformista del presente gobierno.

Asuntos de una importancia fundamental para devolver la normalidad a esta democracia nuestra, que gracias a los “enterradores” de Montesquieu, había perdido de vista muchas de las cuestiones que garantizan la existencia de una democracia real, hablo, por ejemplo, de la independencia del Poder Judicial. Un asunto que se ha llevado hasta la fecha rematadamente mal, a nadie se le oculta que lo de la independencia de los tres poderes en estos momentos en nuestro país, sólo existe en los papeles, la realidad es muy distinta y eso lo saben todos los que quieran saber: En España el Poder Judicial está manipulado por el poder político.

Ayer la Vicepresidenta explicó en la Comisión que el Gobierno se propone cambiar el actual sistema de elección de los miembros del Consejo General del Poder Judicial para volver al modelo original con mayoría de jueces y magistrados elegidos directamente por los propios jueces. Los populares están decididos a recuperar el sistema de elección que en un principio consagraba nuestra Constitución, doce miembros elegidos directamente por los jueces y ocho por las Cámaras, un modelo que se cambió, impulsado por Felipe González y que desde hace tiempo los del PP habían prometido cambiar durante las campañas electorales. Ahora cuentan con la mayoría necesaria para hacerlo y lo ponen en marcha. Una buena noticia para los que creemos en que no hay verdadera democracia sin que los tres poderes clásicos – Ejecutivo, Legislativo y Judicial - sean realmente independientes entre sí.

Naturalmente que los socialistas se opondrán, no es de extrañar, saben que una parte importante del poder que tan mal han ejercido en este país se sustenta precisamente en la capacidad que tenían para manipular al CGPJ. Y ayer era un día para el disgusto socialista, Soraya anunciaba la decisión del gobierno del PP de recuperar el recurso previo de inconstitucionalidad, para que no vuelva a suceder lo que desgraciadamente ya ha sucedido.

El Estatuto de Cataluña se aprobó y puso en marcha, a pesar de existir una serie de recursos ante el Tribunal Constitucional por entender que en ese texto legal se recogían disposiciones claramente anticonstitucionales, tras la sentencia que daba razón en parte a los  recursos, nos encontramos ante un problema aberrante, una ley que contenía preceptos anticonstitucionales estaba funcionando y había originado otras leyes, reglamentos y actuaciones que se apoyaban en los preceptos que el TC decidía que no eran constitucionales. Eso se evitará tras esa recuperación que el PP se propone llevar a las Cortes para su aprobación.

Otras propuestas dirigidas a dar transparencia a la gestión del CNI, pasaron más inadvertidas, pero desde luego a pesar del ofrecimiento de diálogo que se hizo ayer, Soraya demostró que el Gobierno se mueve y puso sobre la mesa una serie de reformas legislativas, algunas decididas ya y con proyectos de ley en marcha, que se tendrán que tratar en el periodo de sesiones. Dejó muy claro que el Gobierno tiene decidido el camino que va a seguir y se apoya, como no puede ser de otra manera, en su capacidad para legislar. Hay disposición para el diálogo, pero no parece que se esté desde el Gobierno por la labor de ir pausando la actividad a cuenta de la búsqueda de acuerdos, que ya sabemos retrasan sine die cualquier proyecto que no guste a las izquierdas o a los nacionalistas de este país.

El Gobierno, gobierna y señala, apoyado en la mayoría que le han dado los ciudadanos, cual es el camino a seguir, quién quiera colaborar será bienvenido, pero nadie va a frenar unas reformas que son estrictamente necesarias. Desde luego pareció que los portavoces de la oposición habían sido cogidos por sorpresa, porque aunque mostraron en líneas generales su desacuerdo con muchas de las propuestas, especialmente  las que hacían referencia a todo lo que suponga recorte de gasto, ahorro o cierre de organismos, no acertaron a detallar demasiado en que apoyaban esa falta de acuerdo.


Desde aquí, modesta pero firmemente, doy la bienvenida a la recuperación del viejo modelo de elección para el CGPJ, el órgano de gobierno del Poder Judicial debe ser elegido por jueces y magistrados tal y como disponía por otra parte nuestra Constitución hasta el desdichado cambio efectuado en 1985. El recurso previo de inconstitucionalidad se cae de maduro es de puro sentido común. Si una norma está recurrida lo lógico es que no se ponga en marcha hasta que el TC decida si es o no es constitucional.

El resto de propuestas que ayer abrumaron a los portavoces de la oposición van por el camino señalado por este Gobierno, austeridad, rigor y transparencia, hay muchas cosas que cambiar y afortunadamente el Gobierno se mueve. Guste o no guste, se mueve.

No hay comentarios:

Publicar un comentario