sábado, 28 de enero de 2012

Los pájaros disparan a las escopetas

El 15 M en Sol


La verdad es que me siento profundamente frustrado, vivo, vivimos, en un país en el que la lógica y la coherencia parecen estar proscritas de las costumbres ciudadanas. Aquí el mundo funciona al revés, todos los días asistimos al fenómeno que supone que los pájaros disparen a las escopetas, con absoluta normalidad. Afirmaciones que no resisten el menor análisis, cuelan en las primeras de la prensa escrita, permean en la opinión pública  y abren informativos y tertulias en televisión y radio.

La importantísima crisis que sufrimos, y no hablo de la económica con ser gravísima, me refiero a la de valores, continúa su marcha triunfal y nos estamos convirtiendo en una nación en la que badulaques y aprovechados conviven en feliz coyunda, mientras la mayoría de ciudadanos parecen anestesiados y sin unos referentes claros, que les permitan analizar con cierto criterio lo que sucede a su alrededor. Debe ser que, en los últimos ocho años, la única promesa socialista cumplida, es que a esta España “no la iba a conocer, ni la madre que la parió” y así ha sido. Me río yo del pobre caballo de Atila, un rocín de buen carácter y mejores costumbres, si lo comparamos con ZP y su infame pandilla.

El paradigma ético de los españolitos parece  sea, eso de “no es justo lo que no es de mi gusto” y así nos va. Hemos creado una sociedad de derechos, nos decía el orate de León – que era y es de Valladolid - que habíamos crecido, afirmaba, en derechos ciudadanos y aquí todo el mundo aplaudía con las orejas. Comprendo que un  iluminado y su secta aplaudan lo que haga falta, pero que la mayoría ciudadana haya necesitado dos legislaturas para tomarle el pulso al pollo, da medida de lo mal que andamos y no se enfaden, simplemente el que sea cofrade que coja su vela.

Nos decían que crecíamos en derechos ciudadanos, todos éramos más libres bajo el gobierno socialista y lo íbamos a ser mucho más, eso se nos decía mientras se hacía exactamente lo contrario negando el derecho al trabajo a más de 5.000.000 de compatriotas y proporcionando a la juventud una formación – por llamarla de alguna manera – que los dejaba inermes ante tanto dislate y desde luego, incapacitados para competir en el durísimo mercado laboral que las locuras del orate socialista, estaban preparando.

Zapatero y sus cuates han hecho buena aquella escalofriante respuesta que le ofreció Lenin a Fernando de los Ríos - que era del PSOE pero no era tonto - que tras girar visita a la URSS, la patria de los proletarios, le hizo una observación sobre la falta de libertad observada en aquel paraíso de los trabajadores y que el soviético le contestó en plan gallego con aquella pregunta ¿la libertad? ¿para qué? Ya saben la vieja concepción marxista de la libertad, que según ellos no se fundamenta en el libre albedrío del hombre, sino que por el contrario nace de la conciencia de la necesidad, para entendernos libertad  según y como. Libertad según para qué y sobre todo según para quién, cosas de la izquierda, que le vamos a hacer. 

Pues eso es lo que ha sufrido nuestra patria, sois más libres, nos decía el necio que  presidía nuestro gobierno y a la vez le negaba el trabajo al ciudadano y la educación a sus hijos, oiga y la gente aplaudía. Y si a uno le niegan la posibilidad de trabajar ¿qué le queda?, ah pero la culpa era de los bancos. No es fácil, pero si eres capaz de negarle el trabajo a los ciudadanos y paralelamente a los más jóvenes les proporcionas una formación intelectual, ética y profesional, deleznable, hete aquí que creas un círculo vicioso perfecto, que te permite gobernar y hacer lo que te de la gana, decir las tonterías más absolutas, las falsedades más importantes y que todo el mundo ande entusiasmado con tu demagogia e indignado contra aquel que te critica.

Y  de aquellos polvos, estos lodos. Ahí tienen ustedes a los aguerridos muchachos y no tan muchachos del 15 M, que andaban desaparecidos, porque por lo visto el “movimiento” actúa como lo hacían otrora los ejércitos medievales y sólo hace la “guerra” en primavera, los supongo entretanto  llevando a cabo con fruición, con delectación sería más preciso decir, la tarea antagónica de la vieja frase pacifista y lo entiendo, con estas temperaturas en la cama se está de vicio.

Pero como tienen que mantener una actividad mínima resulta que los “indignados” están ¿indignados?, pues sí parece que sí, están inmersos en una redundancia vital y política a la que les ha llevado la nueva Delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes. ¿Y qué es lo que ha hecho  Cristina Cifuentes para indignar a los “indignados”?, pues se le ha ocurrido nada más y nada menos que cumplir y hacer cumplir la ley y ha mandado aviso a los muchachos del 15 M para que, conforme a lo que dispone la legislación vigente, comuniquen a la Delegación sus actividades que tengan que ver con la utilización de lugares públicos.

Claro que ante una provocación fascista de semejante magnitud, los “indignados”, tras comprobar que la temperatura era agradable y no llovía, afirmaron que la Delegación hace una interpretación excesivamente restrictiva del derecho de reunión, exigiendo un requisito administrativo omitido durante meses y que se estaría contraviniendo un mandato constitucional. Vamos, para entendernos, que han mostrado su indignación  porque esto con Rubalcaba no pasaba.

Y estos ciudadanos ejemplares, si la autoridad y el tiempo no lo impide, ¿mande?, bueno sí tiene usted razón, retiro lo de la autoridad, si el tiempo no lo impide, van a ejercer su derecho de reunión en Sol y protestarán ante las sangrientas medidas represivas impuestas por la fascista esa que han puesto en la Delegación, unas medidas brutales y liberticidas que pasan por la advertencia que les han hecho los funcionarios del CNP, amablemente expresada el pasado día 22, aunque de lejos, por lo del tufo, de que si no comunicaban sus reuniones a la Delegación, tal y como dispone la legislación vigente, no les cabría otra que … multarles, a partir de su próxima concentración.

Y aunque ya se sabe que en invierno hace mucho frío y que los del 15 M son un movimiento horizontal y por tanto prefieren pasar el invierno haciendo el amor y no la guerra, también son muy suyos y no están dispuestos a que la hidra fascista les arrebate lo que les pertenece, que por lo visto, aunque nadie salvo ellos le encuentren justificación, resulta que es Sol.

Y este es el resultado de la falta de formación intelectual y de compromiso real con una sociedad democrática, que por democrática debe respetar las normas. De resultas que Cristina Cifuentes pretenda cumplir con la promesa o juramento que hizo al tomar posesión del cargo para el que fue nombrada por un gobierno salido de las urnas y no de la horizontalidad, juramento que le obliga a cumplir y hacer cumplir con la ley, estos majaderos deducen que lo que en realidad hace es “inmiscuirse ilegítimamente en sus formas de organización y pretender imponer la censura previa de sus reuniones".

Y por ahí naturalmente no pasan y advierten que en cuanto haga una temperatura decente, se apresurarán a manifestarse, que ellos son muy suyos y que a las buenas, lo que haga falta, pero a las malas y en invierno, se van a enterar esta pandilla de fascistas que han llegado al gobierno, de lo que vale un peine.

No es que vaya a dar la razón a Lenin con eso de  ¿la libertad? ¿para qué?, pero sí voy a parafrasear lo que dijo Carlota Corday tras darle matarile a Marat, si ustedes me lo permiten naturalmente.

 Libertad ¡cuántas tonterías se dicen en tu nombre!

3 comentarios:

  1. Libertad para morirse de hambre que decia aquel.
    El socialismo ha destrozado España, utiliza la palabra libertad para destruir el concepto de la libertad, modernidad para crear atraso, progresismo para cargarse el progreso, derechos para destruirlos, habla de etica mientras asalta el concepto, de decencia mientras se acuesta con la peste, de honradez mientras roba a manos llenas, hace exactamente lo contrario de lo que pregona
    Y los españoles pican
    Vez tras vez
    http://lapoliticadegeppetto.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. Miguel, claro que los hizo libres. Liberó a 5 millones y pico de españoles que ya no tienen que ir a trabajar. Vamos, les dio vacaciones perpetuas, más libertad que esa... Y a los jóvenes que no tienen trabajo también los libera, que trabajar es malo, le duele a uno la espalda y se estropea el tipo. Y a la educación, para que van a educarse? Si leer y estudiar da dolor de cabeza y te pone de los nervios. Hay que mirar por el bienestar del niño, nada de historia, geografia y matemáticas, con aprender Educación para la Ciudadanía tienen suficiente.
    A la Izquierda solo le queda ladrar, como buenos cánidos que son.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Asisitimos a la imbecílidad colectiva de unos colectivos que tan sólo hace diez años andarían marginalizados y dispersados vía Unidad de Intervención Policial a porretazos. Es lo que falta en España, contundencia, la misma que mostró RuGalcalva con los transportistas cuando intentaron bloquear con su huelga el país hace tres años y que la abortó en días.

    Con el 15m se les ha visto el plumero y yo no pienso que la suciedad española sea ímbecil, algo simple y de efectos retardados y desde luego no conducidos por esos memos, carne de carga policial.

    Un saludazo.

    ResponderEliminar