martes, 24 de enero de 2012

Las CC.AA, la deuda y el Estado

La España de las Autonomías


Estamos viviendo una situación extremadamente complicada que va a obligar a sacrificios muy importantes, el gobierno entrante tiene que lidiar con la crisis, la internacional y la que nos es propia. En España nos enfrentamos al pavoroso problema del paro, con unas cifras que nada tienen que ver con las del resto de Europa y como  si eso no fuera suficiente, a esos problemas a los que se enfrenta el Ejecutivo hay que añadir esos dos punto y pico, que le dejó Zapatero de desviación sobre el objetivo de la reducción de déficit, que habían acordado los socialistas con la UE.

Insisto una vez más que esos dos puntos  -  que vaya uno a saber si la cifra es la real – digo que ese 2% es la cifra que da de comparar la desviación producida en comparación con la totalidad del PIB, que si queremos poner los pies en el suelo hay que decir que la diferencia entre lo  que tenían que haber gastado Zapatero y sus mariachis y lo que se gastaron de verdad, es de más de 34.000.000 millones de euros, es decir un 34,5% más de lo acordado. Insisto para que el lector se asome a esa cifra y se dé cuenta del tamaño del disparate cometido por los que ahora precisamente se apresuran a criticar las medidas del gobierno popular.

Pero, siempre hay como mínimo un pero y, en ocasiones un catálogo completo, la situación se agrava porque el recorte que hay que llevar a cabo en el presente ejercicio para llegar al 4,4% que fijaron entre socialistas y la UE, se calculó en un escenario en cuya definición intervinieron equivocados, optimistas antropológicos, trileros de la economía y de la política y demagogos a partes iguales que decidieron que en el año 2012 la economía española crecería a un ritmo del 2,3 %, y resulta y ahí está el pero, que no crecemos a ese ritmo ni de lejos y que de hecho estamos decreciendo o experimentamos un “crecimiento negativo”  si a ustedes les gustan los términos que se acuñan para lanzar mensajes de este tipo.

Así que nos han dejado, para que nos vamos a engañar, como el gallo de Morón, sin plumas y cacareando y ni siquiera eso, porque nuestra situación nos obliga a cacarear bajito, educadamente, sin que se nos escuche demasiado, porque como nos pongamos a dar demasiadas explicaciones, a cacarear como Dios manda, los “mercados” que parecían haberse calmado, pueden montar una estampida que nos resulte fatal.

Nos dice el Banco de España que tal y como está la situación, los recortes no bastan y que hay que aumentar la recaudación en nada más y nada menos que 7.000 millones de euros. Para los que se desgañitan exigiendo que se recorte más en los gastos y que no se aumente tanto la presión fiscal, el Servicio de Estudios de nuestro banco central advierte que el ajuste que hay que llevar a cabo, sí o sí en el presente ejercicio, debe repartirse entre un 20% que provenga de los ingresos (impuestos)  y un 80% obtenidos de los gastos (recortes).

Y ahora les va a tocar la hora de los recortes y la subida de impuestos a las CC.AA, que desde luego ya han reducido gastos en sus respectivos Presupuestos, aunque francamente, teniendo en cuenta la actual situación de España y el hecho de que el gobierno entrante no va a tener un  Presupuesto propio hasta el mes de marzo, gracias a las “jaimitadas” de ZP, no puedo entender como los gobiernos de las Autonomías no imitaron la situación del gobierno central y prorrogaron el presupuesto hasta conocer el del Estado.

Muy probablemente hayan decidido aprobarlos en los respectivos parlamentos autonómicos llevados por el amor que mucho político irresponsable siente por la política de hechos consumados. Ahí está mi presupuesto y aquí se acaba el mundo, pero lo que está hecho, ahí está, lo defiendo como gato panza arriba y ya veremos lo que sucede. Creo que muchos de ustedes recordarán cómo cuando se empezó a  hablar de recortes, parece que haga un siglo, muchos Presidentes autonómicos se apresuraron a salir a la palestra advirtiendo que los recortes a los demás les parecían muy bien, pero que a ellos ni mirarlos. Ahí están como casos paradigmáticos los de CiU, los del PNV o los de CC, explicando a tirios y troyanos, que ellos son un caso especial del combate y que por tanto habría que aplicarle los recortes de manera distinta que al resto de los españoles.

Las CCAA van a tener que recortar gastos de manera importante y lo tendrán que hacer naturalmente en aquellas partidas en las que hay un dinero importante. El informe del Servicio de Estudios del Banco de España subraya el peso específico que tienen las autonomías en el conjunto de la sociedad española. Las CC.AA tienen que ver directamente con el 37% del gasto total de las administraciones y un dato importante, administran el 94% del gasto en Sanidad y Educación, y de nada menos que el 55% de los gastos de empleo al servicio de las distintas administraciones.

Por tanto van a tener que recortar gastos y subir impuestos, es la única manera de llevar a cabo el ajuste que nos exige Europa y hacerlo en un escenario de recesión. No faltará quien diga eso de que siempre pagamos los mismos, les voy a contar un secreto, yo creía que lo que voy a explicar era de dominio público, pero visto lo visto creo que hay que explicarlo.

El Estado no tiene bolsillos, tiene manos para gastar, bien, mal o regular, pero no tiene bolsillos, cuando el Estado necesita dinero utiliza las manos que sí tiene, para meterlas en el bolsillo del ciudadano, que en ese mismo momento se transforma en contribuyente, y de ahí saca el dinero que va a gastar. Por tanto desde siempre, todo lo que el Estado gasta, invierte o despilfarra, sale del mismo lugar, del único lugar en el que hay dinero y al que puede acceder con libertad y comodidad y ese lugar amigos míos, no es otro que nuestros bolsillos.

Ahora les toca palmar a las CC.AA, van a tener que subir los impuestos en sus territorios, incómodo para la mayoría de ellas, que se han pasado la vida culpando a “Madrid” de todos los males, ahora los ciudadanos podrán saber mejor cuánto dinero se gasta de su dinero en pagar las deudas originadas por los políticos, por eso y por muchas cosas más, como decía la canción, es necesario que los que gastan sin tino, por encima de lo que fijan sus presupuestos y el techo de gasto aprobado correspondiente, paguen por esas conductas, porque es que al final, las tonterías del napoleón de turno, del estadista de vía estrecha, del demagogo profesional, las pagamos nosotros y creo que ya está bien.

3 comentarios:

  1. Yo siempre he sostenido no solo la inutilidad sino la nefasta ocurrencia de la creación del "estado autonómico" Colegia que esto era una especie de cáncer latente que un día terminaría produciendo metástasis, y así ha sido en cuanto ha asomado la crisis económica en el horizonte patrio. Por otra parte la desigualdad fue deliberadamente consagrada en la sacrosanta Constitución al otorgar de ventajas y privilegios respecto a todas las demás a dos regiones Vascongadas y Navarra dotandolas de un sistema fiscal propio que ellos administran como les da la gana. Las diputaciones forales cobran los impuestos y devuelven al Estado lo que quieren, ¿Cuánto invierte el Estado en el País Vasco y Navarra? ¿Que parte alícuota les corresponde pagar a ellos por mantener un ejercito, servicios diplomáticos etc.?... Vamos a calcular el cupo. Bueno, dicen ellos, pues yo de momento recaudo los impuestos, luego lo calculamos a ojo y te pago lo que buenamente quiera, lo que me dé la gana, porque como los impuestos corren de mi cuenta, tú no sabes lo que yo recaudo. Y así el negocio es apoteósico para mí. A mi parecer aquellos honorables "padres de la patria" nos legaron el Estado de Derecho mas desigual, injusto y chapucero del mundo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido con Jose Antonio que tanto mirar atrás, nos hemos quedado gilipollas perdidos. En aquel momento todo era una gran idea porque había que contentar a aquellos que nos masacraban. La situación ha cambiado y puesto que de todos modos no están contentos con nada, se les debe de aplicar la misma norma que a todos los demás y si me apuran y en aras de la eficiencia, recentralizar el estado y cada porvincia se las ventile con su correspondiente diputación.

      Esas que queria quitar ruGalcalva.

      Un saludazo.

      Eliminar
    2. Qué bien os explicais. Estoy de acuerdo con vosotros.
      Saludos.

      Eliminar