lunes, 23 de enero de 2012

El PP gobierna mientras el PSOE se pelea

Ellos a lo suyo...
La Razón publicaba este fin de semana una encuesta cuyos resultados aseguran que, tras las elecciones, los nombramientos, la subida de impuestos, etc., los ciudadanos siguen apoyando a Rajoy. Si las elecciones se celebraran en estas fechas el PP mejoraría los resultados obtenidos en las pasadas elecciones en 1,04 puntos, alcanzando un 46,30%,  de los votos, mientras que los socialistas, continuarían la línea descendente que sufrieron ya durante la campaña y obtendrían, a día de hoy, 1,35 puntos menos, obteniendo el 27,81% de los votos. Con estas cifras los populares conseguirían entre 191 y 193 escaños, mientras el PSOE se tendría que conformar con un resultado que los situaría  entre 103 y 105 escaños.

Lo dice La Razón, es cierto, pero el resultado se parece mucho al que daba la encuesta publicada recientemente por El País, lo hago constar, porque por ahí hay algunas voces interesadas en vender a toda costa un hecho inexistente, como es, el rechazo popular a las medidas adoptadas por el gobierno de Rajoy. Los números cantan y lo hacen a favor de los populares, de hecho los resultados de las dos encuestas nos describen un panorama que ningún gobierno había conseguido hasta la fecha. Los datos obtenidos nos dicen que el apoyo ciudadano que recibe este Gobierno es el mayor que haya recibido cualquier otro gobierno, al menos, durante los célebres primeros cien días.

Lo dicen las encuestas encargadas por medios de comunicación de la derecha y de la izquierda, habrá quien muestre su sorpresa, pero realmente no sucede nada extraño, lo digo en el título de este comentario, los populares se dedican a gobernar, mientras los socialistas, no contentos con lo llevado a cabo en la pasada legislatura, continúan sin darse por aludidos por el durísimo castigo recibido en las urnas el pasado 20 N, prosiguen impertérritos dedicados a lo “suyo” - la escandalosa pelea entre candidatos - ambos reputados perdedores en las urnas, sin el menor atisbo de autocrítica y sin haber escuchado ni por un momento, el clarísimo mensaje que les enviaron los votantes.

Mientras el Gobierno por boca de Montoro anuncia que el próximo viernes el Consejo de Ministros podría aprobar el anteproyecto de Ley de Equilibrio Presupuestario, tras lo que dé de sí la reunión de la Comisión Nacional de Administraciones Locales, en la que Ayuntamientos y Diputaciones dirán lo que tengan que decir sobre este proyecto, el PSOE lleva a cabo una ceremonia, que algún optimista ha calificado como Debate de Ideas.

Ni siquiera los más proclives a aceptar la propaganda socialista, creo que hayan podido percibir un debate sobre las ideas que aportaba cada uno de los aspirantes a la refundación del PSOE, en la pelea que mantienen Rubalcaba y Carme Chacón, lo más llamativo que se puede deducir  de ese “debate”, es que Rubalcaba cree que Chacón está muy verde todavía, mientras que la ex ministra de Defensa por el contrario opina que Rubalcaba es demasiado viejo para estos menesteres.

El espectáculo ha sido malo tirando a peor, en Málaga dos facciones contrarias de la organización local, aprovecharon el acto que montaba la candidatura de Rubalcaba para tirarse los trastos a la cabeza y acusarse mutuamente de corrupción y de ser los responsables de la derrota socialista en Málaga. El aspirante tuvo que dedicar su tiempo y esfuerzo a poner paz entre los aguerridos contendientes y eso ha sido pecata minuta para el ambiente hostil que ha rodeado al “debate”.

El PSOE está llevando a cabo lo que ellos llaman "los congresillos” en los que se eligen los delegados de cada organización local que acudirán al Congreso federal, pues es esta la hora en que nadie sabe, al menos oficialmente, el número de delegados conseguidos por cada uno de los dos candidatos. Un partido como el PSOE, con una organización como la que se le supone, en un momento de una importancia  sobre la que no voy a insistir, resulta que no es capaz de saber o quizás de informar cuál de los dos contendientes, perdón quería decir candidatos, tiene más o menos delegados y resulta que, esta gente que no es capaz de controlar ni siquiera un resultado que se produce en el seno de su organización, son los mismos, que entre navajazo y navajazo, pretenden dar lecciones de gobierno a Rajoy y sus ministros.

Me parece difícil de aceptar, y me lo parece a mí, pero se lo parece también a los ciudadanos, a los votantes, que hace bien poco y tras la subida de impuestos, las medallas al gobierno saliente y los nombramientos, siguen dando apoyo a las medidas de Rajoy y declarando a través de las encuestas su malestar ante la actitud socialista. Resulta escandaloso que en lo único que se hayan puesto de acuerdo Chacón y Rubalcaba, o Alfredo y Carme, que como se sabe el orden de los factores no altera el producto, haya sido la decisión conjunta de “liquidar” una tercera vía renovadora, encabezada por Madina, que pretendía la “renovación” que no pueden ofrecer ninguno de los dos.

Y mientras el PSOE se dedica a lo suyo, es decir a la bronca, la manipulación de las cifras, el empeño en esconder los resultados reales, Rajoy afronta una semana de gran importancia internacional.  Le esperan la reunión con Ángela Merkel en Berlín y la cumbre de líderes europeos en Bruselas, y ya con la reunión prevista para esta semana con su homólogo en Portugal, cerrará la ronda con los Presidentes de Gobierno de los países vecinos, Marruecos, Portugal y Francia.

El Gobierno pretende que el objetivo de reducción del déficit, acordado entre Zapatero y la UE que está fijado en el 4,4 % para este año, sea calculado a la baja por Bruselas, parece lógica la petición pues la cifra se decidió en un escenario en el que la economía española supuestamente crecía en un 2,3% y resulta que ZP nos dejó en recesión. Desde luego cualquier medida en ese sentido aliviaría la presión que sufrimos los ciudadanos a cuenta de la austeridad, la presión fiscal y los recortes.

Por ahora las encuestas apoyan la acción de gobierno de los populares, nos estamos jugando mucho y parece que los únicos que perciben que éste es un momento para colaborar sean los ciudadanos, la “fiel infantería”, que como siempre está dispuesta a sacrificarse, si se le ofrecen resultados.

Mientras Rubalcaba, entre bronca y bronca presume de la unidad del PSOE y su adversaria se extraña de que haya gente que diga que en el PSOE hay “lío”. No sé cómo acabará esto, ni siquiera estoy seguro de querer saberlo, pero sí hay una cosa de la que estoy seguro, el PP gobierna, mientras el PSOE se pelea. Vivir para ver, amigos.


3 comentarios:

  1. Por mi, les podrían haber dado dos navajas y haberlos metidos en una jaula sin comida, no creo que tuvieran demasiado problema en despellejarse vivos para salvar el culo lo mismo que han hecho con todo el país.

    Un saludazo.

    ResponderEliminar
  2. Sorprendente en todo caso, cuando se dice: "Rajoy gobierna, el PP está gobernando" y no salgo de mi asombro. El gobierno de España no gobierna y llevamos dos años al dictado de los mercados, de Alemania, de Francia y de el FMI, del BCE y de las agencias de calificacion americanas. Es un insulto a la inteligencia de todos, reformas impuestas por Europa, donde digo digo digo Diego, subidas de impuestos indignantes. Por cierto. ¿España se sabe si se ha disuelto como nacion?, ¿Se sabe si se han hecho concesiones a ETA?. Vergonzoso. Claro que tienen el apoyo popular, pero lo perderan por mentir y desear solo una cosa, como dice usted querido Miguel, GOBERNAR.

    ResponderEliminar
  3. Bueno en todo caso, supongo en que estaremos de acuerdo en aceptar que Europa nos dice el "qué", se lo dijo a Zapatero, que eso conviene recordarlo, los acuerdos que estamos intentando cumplir fueron aceptados y convenidos entre la UE y Zapatero, eso es el "qué", pero lo que no nos dice es el "como", y a eso yo le llamo gobernar, porque a las acciones de un gobierno en las funciones que les son propias se le llama gobernar. Sobre lo de ETA creo que, por ahora, no hay duda. Se ha dicho por activa y por pasiva que se cumplirá estrictamente lo que marque la ley. Por ahora no es que tengan el apoyo popular es que lo mejoran, por lo tanto, tiempo al tiempo.

    ResponderEliminar