martes, 16 de febrero de 2016

Amores reñidos, amores queridos



Continuamos en la octava de San Valentín y están los de Podemos y el PSOE dispuestos a hacer buenos unos  cuantos refranes  de los que versan sobre el amor y el del título creo que les va que ni pintado. 

Decía ayer, que Pablo Iglesias sabe que a Pedro Sánchez le “va la marcha” y se dedica a satisfacer esa curiosa afición del socialista con una dedicación digna de mejor causa. Basta que los socialistas lancen un patético mensaje a los podemitas, para que éstos les den en el cielo de la boca con una salida de pie de banco que debe tener a los responsables socialistas - ustedes sabrán perdonar, es una manera de hablar - al borde del colapso nervioso.

De hecho parece que Pedro Sánchez ha ordenado contratar a un par de expertos en Etología, ya saben, la ciencia que estudia la conducta de los animales en libertad, con la finalidad que los distintos portavoces del PSOE, conozcan perfectamente cómo se adopta la postura  del mandril sumiso, para que, cuando hagan alguna declaración, nada ni nadie pueda molestar a la fina sensibilidad de los bolivarianos, que se lo están pasando de miedo mientras exploran hasta donde llega la debilidad del candidato de Ferraz y su proyecto.

Vergüenza ajena da Antonio Hernando, el portavoz del grupo parlamentario socialista, pidiendo respeto para su jefe de filas y teniendo que explicar que es Pedro Sánchez el candidato a la investidura y  no Pablo Iglesias. Que está bien que lo aclare porque si alguien que no conociera cuál fue el encargo de SM y observara la conducta de los dos capos de la izquierda de progreso esa que se han inventado, estoy seguro que pensaría que el elegido para formar gobierno era Pablo Iglesias. Por muy socialista que uno sea habrá de reconocer que el líder, el que hace propuestas, el que se mueve, el que lleva la iniciativa, el que afecta seguridad y concreta lo que quiere, es Pablo y no Pedro y así lo tiene fatal para explicarse el pobrecito Hernando, que tampoco es que sea Cicerón, ni siquiera en sus mejores momentos.

Los de Sánchez se bajan de la burra y filtran que están dispuestos a formar un gobierno que no sea exclusivamente socialista, pero con ministros “independientes” y automáticamente los podemitas  les dan en el morro con un documento en el que les detallan los quince ministerios que debe tener el gobierno  y las treinta secretarías de Estado ad hoc y para que no que les quede el menor resquicio por donde escapar y defender lo poco que pueda quedar de la honrilla socialista, de propina crean un Ministerio de la Plurinacionalidad, Administraciones Públicas y Municipalismo, se lo otorgan a Xavier Domenech y exigen la celebración del referéndum en Cataluña.

Y Hernando contará lo que le toque balbucear, pero Pablo Iglesias ha tomado de tal manera la iniciativa que se ha permitido el lujo de declarar  que quiere "recibir" a las fuerzas con quienes formaría gobierno, es decir Pedro Sánchez, los de Compromís e IU, para después solicitar el apoyo activo o a través de la abstención de ERC, DiL, Ciudadanos y PNV. Así que ahora mismo el que llama a consulta a los grupos políticos es Iglesias, por mucho que les duela a los bobos  del equipo del candidato socialista.

Pedro Sánchez se lo ha puesto a Pablo Iglesias mejor que  a Fernando VII le ponían las bolas de billar. Si el PSOE no acepta todos y cada uno de sus “trágalas”, se retira a sus cuarteles de invierno a esperar las próximas elecciones del mes de junio, en las que va darle una pasada al PSOE, por la zurda naturalmente, que le va a quitar hasta los empastes a Sánchez. Y si al final los de Ferraz se colocan colectiva y públicamente en la postura del mandril sumiso, entonces y sólo entonces, gobernará con los socialistas. Eso sí, con un presidente, torpe, falto de reflejos y de cintura política y se lo comerá por los pies, sin que Ferraz pueda hacer nada para evitarlo.

Y en eso pone su fe Pedro Sánchez, que está dispuesto a lo que haga falta incluido hacer el ridículo, pecado imperdonable en política, con tal de poder llevar un pacto al Comité Federal y explicarles a los barones lo de que “esto son lentejas” o tragamos con lo que nos exigen los de Podemos, formamos gobierno  y ganamos tiempo o vamos a nuevas elecciones con las consecuencias para el PSOE y para él que todos conocen.

Porque para gobernar con Ciudadanos, necesita la abstención del PP y creo que Mariano dejó meridianamente claro cuando “no vio” la mano de Sánchez, que el gallego está más por la labor de al enemigo ni agua, que por la de abstenerse. Mariano se quedará tuerto y satisfecho mientras vea a Sánchez ciego, me temo que esa es una decisión inamovible.

Claro que si el Comité Federal quiere ganar tiempo y no dar de comer a su enemigo, que es Podemos y no el PP, pudiera presionar a muerte para que Mariano Rajoy se presentara a la investidura apoyado por Ciudadanos, contando con la abstención del PSOE y una convocatoria electoral pactada para el año que viene.

¿Imposible? No, imposible no, simplemente improbable, que no es lo mismo, ni de lejos.

Si  el contenido de este post les ha gustado, agradecería que me votaran en el botón de Hispabloggers que se encuentra arriba y a la derecha del texto.

1 comentario:

  1. Es alucinante que lleve la voz cantante Iglesias, parece que es el líder. Pedro Sánchez se muere de ganas de ir a la Moncloa, y me parece que va a pasar por todo con tal de conseguirlo.

    ResponderEliminar