sábado, 27 de febrero de 2016

“Era Rivera o los soberanistas”

Antoñito Hernando vendiendo la moto
Era Rivera o los soberanistas, eso dice Pedro Sánchez, que comienza con esta declaración la labor de justificar un pacto absolutamente infumable, por mucho que intente venderlo como un éxito Albert Rivera. Hay mucha gente en esta España cainita, que acusa al socialista de jugar con dos barajas, lo que me parece mezquino, no se pueden restar méritos personales a Sánchez que bastante justito va de ellos, por el contrario, hay que reconocerle la habilidad de jugar, no con dos barajas,  sino con media docena de ellas y sin despeinarse siquiera.

Dije hace poco que el candidato socialista era de los que no le dicen la verdad ni al médico y con esta declaración demuestra su acendrada afición a la figura de las medias verdades, que, como todos sabemos excepción hecha de la zurda progresista de este país, es la manera más obscena de mentir.

Cuando se refiere a los soberanistas, supongo que debería haber nombrado a los podemitas, pero le venía mejor mentar a los nacionalismos excluyentes, tras esa afirmación todos o casi todos nos preguntamos lo mismo, cuándo Rivera no le sirva para ser investido ¿en quién se va a apoyar? El pacto con Ciudadanos no es más que la coartada que le ha permitido presentar un texto para que lo apruebe su militancia y el Comité Federal del PSOE y  así salvar el pellejo.

Ahora mismo tiene a los naranjitos donde quería tenerlos, así que ya pueden comenzar los del PSOE con la ceremonia de la confusión semántica y ahí está Antonio Hernando afirmando muy serio que "Las diputaciones van a seguir ejerciendo ejercicios fundamentales, teniendo competencias, que no se llamarán diputaciones, que serán otro tipo de organismos mucho más modernos". Estamos en lo de siempre con los de Ferraz, acordaron la supresión (sic) de las Diputaciones, pero ya están tranquilizando a su red clientelar para que estén tranquilos, van a seguir chupando del bote, que se llamará de otra manera, pero seguirá siendo teta ubérrima  a la que amorrarse.

Tiene más barajas que manejar, ahí está la que usa con Podemos, a los que utiliza para asustar a los barones socialistas, que ya han sido notificados que vayan con cuidado que igual los podemitas se enfadan y les hacen un pie agua con los pactos que mantienen en algunas Comunidades Autónomas. Cómo será la cosa que Page, al que tienen amargado hasta decir basta los de Iglesias con la aprobación del presupuesto de CLM, le ha faltado tiempo para declarar sumiso y rendido al encanto de Pedro Sánchez que cree que si  no consigue que la militancia le apruebe el acuerdo  con Ciudadanos no tiene por qué dimitir. El miedo guarda la viña y los de Podemos le guardan las espaldas a Sánchez y le defienden de sus barones territoriales.

Ya de paso y metido en harina, le mandó el recado correspondiente a Susana Díaz con la feroz intervención de Teresa Rodríguez contra la corrupción socialista en Andalucía. No me digan que no tiene su mérito lo de utilizar la corrupción en el PP para atacar a Rajoy declarándolo inhabilitado por ello de cualquier tipo de negociación y aprovechar la que existe en el PSOE en su provecho. Un fenómeno, que dirían algunos amantes de la falsedad, el cohecho y la extorsión.

Tiene que usar muchas barajas, porque el trabajo se le amontona, se marcó el rollo de que iba a acabar con el contrato temporal, figura esgrimida por el PP para acabar con los trabajadores y se saca de la manga un as, con el invento semántico del contrato “estable y progresivo” que es lo mismo pero con el agravante de la coñita, que no lo digo yo, lo dicen desesperados los de “Economistas contra la crisis”, que son más del PSOE que Pablo Iglesias (el tipógrafo), y que están poniéndole cual chupa de dómine a cuenta de su programa laboral.

Los socialistas desgraciadamente no cambiarán así se caiga el mundo. Ayer mismo, Pedro se sacaba del bolsillo otra baraja y desde Ferraz filtraban a la prensa que “Nadie comprendería en el partido que Susana Díaz probara el asalto a Ferraz mientras Pedro sigue pretendiendo formar Gobierno”, para así tener cubiertas las espaldas tras el fracaso en su investidura que se adivina para los días 4 y 5 de marzo y  cuando se lleve el más que probable revolcón, intentar llegar al pacto con Podemos que es el que realmente siempre ha querido. Tiene la coartada, él lo ha intentado y el PP lo ha impedido, con Rivera no ha podido ser, así que tendrá que ser con Podemos compañeros.

Aunque igual tras la investidura fallida no le dan otra oportunidad y tengamos que ir a nuevas elecciones; porque ya sería mucho borboneo darle otra oportunidad sin contar con los votos suficientes, una vez estuvo mal, dos…sería un escándalo.

Claro que ante el peligro igual el PP aparta a Rajoy con la condición de que haga lo mismo el PSOE con Pedro Sánchez y sean capaces de garantizar, en compañía de los de Rivera, la investidura del candidato popular. Posibilidad , que por cierto, no ha pedido Esperanza Aguirre, sino Felipe González y Susana Díaz cuando este lío no había hecho más que empezar.  



Si  el contenido de este post les ha gustado, agradecería que me votaran en el botón de Hispabloggers que se encuentra arriba y a la derecha del texto.

1 comentario:

  1. Yo particularmente, tanto ir y venir me tiene muy confusa pues no se puede ser ni tan complicando ni tan embustero. Como esto siga asi creo que va a liar hasta a los barones, que ya es decir. Todo es reformista y progresista, pero es mentira, todo igual que siempre arrimando el ascua a su sardina y nada mas y al pueblo pues mas de lo mismo; " agua y ajo "

    ResponderEliminar