lunes, 22 de febrero de 2016

Dicen que lo de Rajoy estuvo mal; creo que lo de Sánchez es mucho peor



Desde el momento en que Rajoy cogió con el paso cambiado a los cerebritos del equipo de Sánchez,  que llevan una temporada de abrigo soportando sorpresas durísimas que les vienen de la derecha y la izquierda, porque si los de Mariano les montaron la envolvente con el rechazo temporal a aceptar el encargo de formar gobierno, qué decir de las que les han liado sus hermanos de la izquierda de progreso, que encabezados por Pablo Iglesias, los llevan por la calle de la amargura un día sí y otro también; decía que, desde ese mismo momento, hubo muchos que dijeron que Rajoy se había portado muy mal.

In illo témpore lo más fino que dijeron de la actitud de Mariano, fue lo de trilero y de paso se inventaron aquello tan patético de que Rajoy había desairado a SM al no aceptar su encargo, que si digo verdad, enternece ver a esos republicanazos socialistas tan preocupados por el bienestar espiritual de Felipe VI. Pero si nos limitamos a considerar las reflexiones políticas de Ferraz, recordaremos que la dirección del PSOE consideraba la decisión de Rajoy como “propia de un antisistema” a la que se puede añadir  la del secretario de Organización del PSOE, César Luena, que comparaba a Rajoy con “el perro del hortelano, que ni come ni deja comer” con lo que demostró que ni siquiera se había enterado de lo que había hecho Rajoy; porque Rajoy no comía en ese momento y simplemente, se hizo a un lado por si alguno se atrevía a hacerlo.

Sin embargo la descalificación más utilizada por la izquierda progresista, representada por los corifeos de Pedro Sánchez, fue la de irresponsable. Desde Ferraz, las ruedas de prensa y las tertulias radiofónicas y televisivas, la zurda clamaba por la irresponsabilidad de Rajoy. Y aunque comprendo que en esta España de nuestros pecados, lo suyo es escuchar a la izquierda y hacer oídos sordos a lo que pueda decir la derecha, porque hay una infinidad de ciudadanos que está convencida de que de la derecha sólo puede venir el mal y otros muchos que no estando convencidos, prefieren guardar silencio por no complicarse la vida, me van a permitir que me tome la libertad de citar a Mariano Rajoy. Decía el del PP: “Su Majestad el Rey me ha ofrecido presentarme a la sesión de investidura como candidato a la presidencia del gobierno, le he agradecido el gesto, la deferencia que ha tenido con mi persona, pero le he dicho que hoy, no estoy en condiciones de presentarme a la investidura. No solo no tengo una mayoría de votos a favor, sino una mayoría de votos acreditada en contra”.

Me van a perdonar, pero me parece que en esa ocasión estuvo Rajoy impecable, ¿maniobrero?, bueno yo diría que creativo, aunque el razonamiento que expresa apoya la decisión que tomó y aunque extrañe en un político la coherencia, por una vez  que alguno demuestra esa virtud, no creo que haya que crucificarlo por ello. Porque, será lo del color del cristal, pero a mí me parece que quien estuvo absolutamente irresponsable  fue D. Pedro Sánchez que aceptó el encargo, teniendo bastantes menos votos que Rajoy y desconociendo en ese momento quién le iba a apoyar, excepción hecha de ERC y DiL, con los que había acordado su abstención a cambio de unos cuantos senadores que les daban a los separatistas la posibilidad de tener grupo propio en el Senado.

Me imagino que habrá quien niegue esta circunstancia, porque los españoles nos hemos acostumbrado a negar lo evidente si eso favorece a nuestra argumentación; pero lo cierto es que en el momento de la aceptación Pedro Sánchez no tenía un acuerdo con nadie y tampoco voy a extenderme mucho en ello, porque hace ya unos veinte días de ese suceso y Sánchez sigue exactamente igual. Realmente la cosa está tan mal que ni siquiera sabe si está negociando un acuerdo de investidura, de legislatura o de gobierno, porque hasta en eso están en desacuerdo los de Ferraz y sus presuntos socios.

Albert Rivera le ha metido en un compromiso con lo de exigir que en el documento del pacto C,s-PSOE, figure el compromiso que el Comité Federal del PSOE obligó a Sánchez a aceptar; mientras los de Podemos han  publicado el contenido de sus propuestas económicas, tan disparatadas que han obligado a Antonio Hernando a rechazarlas de plano, aunque se apoyan en el mismo supuesto que las del PSOE, porque las propuestas económicas de estas dos supuestas fuerzas de progreso están basadas en un cálculo equivocado.

Me explicaré, ambas fuerzas contaban con que la UE aprobara una ampliación temporal para alcanzar el compromiso de reducción del déficit y eso resulta imposible, no porque yo diga sostenga “ lo que  no puede ser, no puede ser y además es imposible”, sino porque quien le ha dicho a Pedro Sánchez lo de verdes las habéis segado, es el comisario europeo de Asuntos Económicos y Financieros, el socialista Pierre Moscovici, que a pesar de que Pedro le cantara por carceleras, mirándole tiernamente a los ojos, una versión andaluza de la Internacional, le dejó claro que no habría la menor flexibilidad  para el objetivo de déficit de  2016. Con Sánchez o con Rajoy habrá que reducir el déficit de nuestra economía al 2,8% del PIB.

No tenía apoyos cuando aceptó el encargo de SM, ni los tiene ahora, se mueve en un escenario confuso, cuando no contradictorio, con unos supuestos aspirantes a pactar con él, que a cada día que pasa lo tienen menos claro, porque las encuestas electorales y no me refiero a las que se publican, sino a las que sólo conocen los que las pagan, son extraordinariamente confusas y es que el electorado ya no sabe a qué carta quedarse.


Ante este penoso espectáculo me van a permitir que sostenga  que en mi opinión, el que me parece un insensato de manual es D. Pedro Sánchez, que sin apoyos, sin programa económico y sin el amparo de gran parte de su partido, se lió la manta a la cabeza y se postuló como el hombre apropiado para formar gobierno, con poquísimas esperanzas por no decir ninguna de conseguir algo, como a la vista está...

Esa sí que es una conducta irresponsable.


Si  el contenido de este post les ha gustado, agradecería que me votaran en el botón de Hispabloggers que se encuentra arriba y a la derecha del texto.

2 comentarios:

  1. Sánchez, con tal de alojarse en la Moncloa, se alía con el diablo. En mi vida he visto a nadie con tantas ganas de ser Presidente. Lo que tenga que hacer despuén. le importa un rábano.

    ResponderEliminar
  2. Cuando Rajoy renunció la primera vez, dejó a PS al borde de la muerte política. En mi opinión, si a la segunda vuelta, Rajoy hubiera aceptado, habría "muerto matando": hubiera acabado con PS, sumido al PSOE en una grave crisis y él estaría en mejores condiciones en el caso de que haya nuevas elecciones. Para mí no es un irresponsable, sino un cobarde al que le faltó valor (como tantas otras veces en esta legislatura).

    ResponderEliminar