domingo, 31 de julio de 2011

Seguimos con el mismo tema

Los responsables del "equipo" Rubalcaba

La actualidad está prácticamente monopolizada por la noticia del adelanto de las elecciones, Zapatero dio la fecha de la finalización de la legislatura cumpliendo con una tradición que ha presidido su forma de actuar a lo largo de los últimos ocho años: se contradijo sin rubor alguno. No hacía ni quince días cuando anunciaba solemne que iba a finalizar la legislatura hasta su último segundo, para a las dos semanas anunciar exactamente lo contrario, es lo que tiene lo cotidiano, que casi no llama la atención.
Hay quien piensa que “esta” es la penúltima mentira de ZP, otros por el contrario entienden que el anuncio se debe, si creemos a sus partidarios a dos virtudes que adornan su figura, el pragmatismo y la flexibilidad. Entiendo, sin embargo que esas dos presuntas virtudes no son otra cosa que las herramientas necesarias para maquillar la patológica afición que tiene por las ocurrencias; una afición hija de su paupérrima preparación intelectual, su poco amor por el trabajo y ya no digamos el estudio.
Lo de decir blanco cuando hace diez minutos uno ha dicho negro, es una arraigada tradición en las filas socialistas que se han pasado el 90% de su vida política explicando que dijeron digo cuando habían dicho Diego. Seguro que la mayoría de ustedes tendrán presente la conocida frase de Fraga que afirmó, hace ya muchos años y creo que dio en la diana, que “los socialistas sólo aciertan cuando rectifican”
Pero volvamos a Rubalcaba, Zapatero ya es historia, bueno lo era ya desde que nombró a Rubalcaba Vicepresidente y dejó que las medidas de gobierno de nuestra nación las tomaran Alfredo y su equipo, una cesión que pone de relieve la irresponsabilidad de ZP y la inexistente preocupación que tienen los socialistas por el interés de la Nación.
Era necesario que Zapatero hubiera disuelto las Cortes mucho antes;  no es una opinión, es una certeza apoyada en una de las razones en las que argumentó el adelanto electoral. Dijo que lo hacía para "proyectar certidumbre política y económica sobre los próximos meses", lo que sin duda refleja el convencimiento de ZP que la continuidad de su presencia creaba incertidumbre. Sabiendo que era uno de los obstáculos principales para que la situación mejorara, se aferró al poder esperando un comunicado de ETA, anunciando el abandono de las armas, para  así proteger los intereses electoralistas del PSOE y retrasó el adelanto de las elecciones por puro cálculo electoral.
La decisión se tomó bajo la presión inmisericorde del PSOE y Rubalcaba, lo sabemos con certeza, ahora que Pepe Blanco se ha preocupado de desmentirlo enérgicamente. En este punto las cosas adquieren la perspectiva necesaria y sabemos que ZP ha pasado a un segundo o tercer plano, que es una figura tolerada por decorativa pero sin ningún peso real en la toma de las decisiones importantes. Vamos pues, a analizar cuáles son los principales problemas a los que se enfrenta Rubalcaba en su “carrera” electoral.
El primer problema de Rubalcaba es el de no controlar al PSOE, los secretarios generales socialistas han sido siempre los candidatos a las elecciones, la figura del candidato y la del Secretario General han ido unidas indisolublemente. No es el caso, Rubalcaba no es el candidato elegido por la militancia socialista, un serio hándicap; porque a pesar del maquillaje de la agitprop socialista, muchos militantes y dirigentes no están de acuerdo ni con la figura del candidato y mucho menos con el singular procedimiento inventado para su elección. Por mucho que le disguste al propio candidato, a su equipo y a los votantes socialistas Rubalcaba es hijo del “dedazo”.
Otro problema que gravita negativamente sobre sus expectativas electorales es el de su falta de credibilidad. Pasar de ser “el hombre que mentía más convincentemente de España” a ser el sumo sacerdote de la Verdad Electoral Socialista y Rubalcabiana, que así se llama en realidad la secta que apoya a Rubalcaba, resulta difícil, muy difícil. De hecho y para que nadie me acuse de inventarme cosas, costumbre muy arraigada en algunos que dicen representan a la izquierda, es el propio Rubalcaba el que afirmaba hace bien pocos días que su principal empeño estaba en la tarea de hacer creíble su oferta.
Basta ver los esfuerzos que están poniendo en marcha los expertos en marqueting electoral para cambiar la percepción que los españoles tienen de Rubalcaba, fotografías en mangas de  camisa, imágenes del candidato conduciendo en el tráfico madrileño como cualquier ciudadano, la tierna imagen de Alfredito pagando el aparcamiento, todo está dirigido a cambiar la imagen del candidato; lo que significa que saben que Rubalcaba no está bien visto por el electorado. ¿Qué eso son tonterías?, pues vale… En las encuestas Rubalcaba está peor valorado que Rajoy, eso es un dato.
Por finalizar, el equipo y el candidato se enfrentan a la desaparición del efímero resultado que les dio, que les regaló, la infumable encuesta del CIS. Resultaba que, de acuerdo con los resultados publicados Rubalcaba I “El Taumaturgo” había recortado en 3,3 puntos la diferencia con el PP,  este “milagro” sirvió como herramienta para arrancar de Zapatero  el anuncio del adelanto de elecciones y para sembrar de gozo y alborozo el agostado campo de las ilusiones socialistas.
Pero ¡qué poco duran las alegrías en casa del pobre! Hoy mismo se publica una encuesta realizada por NC Report que anuncia que el PP y con él Rajoy su candidato de siempre, gozan de una cómoda diferencia de 16 puntos con respecto a las posibilidades socialistas. Esos 16 puntos le aseguran a Rajoy la mayoría absoluta con una horquilla entre 183 y 186 diputados, nada más y nada menos que el 46,9% de los votos serán populares, mientras los socialistas y Rubalcaba, su candidato apañado por la vía de las urgencias electoralistas, pierden más de 4.000.000 de votos y consiguen el 30,9% o si ustedes lo prefieren entre 118 y 121 diputados.
Con estas cifras igualan el peor resultado socialista, Rubalcaba no alcanza los 125 diputados, límite que alguien ha establecido para separar a la derrota sin paliativos del desastre electoral. Ese es su trabajo alcanzar más de 125 diputados, no lo tiene nada fácil; si no lo consigue desaparecerá políticamente hablando.
Por resumir el PSOE, que pensaba yo no creía en los milagros, presenta a un candidato que ha sido impuesto por la cúpula de su partido, en la organización existen grupos organizados esperando su fracaso para liquidarlo, no tiene consiguientemente el apoyo unánime de la organización, no resulta creíble a la sociedad española, los votantes no entienden que ofrezca soluciones, quién lleva tanto tiempo en el gobierno de ZP sin aplicarlas. Por otra parte el empeño y las prisas del equipo de Rubalcaba hacen que el ciudadano se vaya directamente al acervo popular y piense con el refranero “dime de qué presumes y te diré de que careces”.
Así que muchísima gente, incluidos muchos votantes socialistas, no confían, ni creen ni aprecian al candidato. Muy difícil lo tiene Alfredo Pérez Rubalcaba o como coño se llame en este estadio preelectoral, que esa es otra….

sábado, 30 de julio de 2011

Seguimos con ZP, Rubalcaba y las elecciones

Una imagen vale más que mil palabras

Ayer la noticia fue el anuncio de la fecha de las elecciones, una decisión que se tomó el jueves en una reunión que mantuvieron Zapatero y Rubalcaba, aunque visto el resultado habría que decir que los que se reunieron fueron Rubalcaba y Zapatero, que se le parece bastante pero no es lo mismo. En esa entrevista Rubalcaba exigió al Presidente del Gobierno y Secretario General socialista que anunciara inmediatamente la fecha de la disolución de las Cortes y que fijara la jornada electoral para el próximo 20 N.
El equipo de Rubalcaba, es público y notorio que ya había elegido esa fecha – el 20 N – hace bastante tiempo, porque entienden que tiene una carga simbólica que les permitirá movilizar a la izquierda para que acuda a las urnas. Zapatero no tenía demasiado interés en acelerar el tempo que se había fijado: El comunicado de ayer debería haberse producido, si antes no ocurría algo que le hiciera cambiar de parecer, tras la celebración del Consejo de Ministros del mes de agosto. Eso es lo que pretendía Zapatero y esto es lo que le negó Rubalcaba, que por no dejarle no le permitió elegir el momento del anuncio y mucho menos la fecha concreta de las elecciones.
Zapatero se encontraba acorralado. La situación económica iba cada día a peor, los “mercados” presionaban sin piedad sobre la deuda soberana española y para terminar de arreglar el asunto, los diecisiete empresarios más importantes de nuestro país se reunieron y tomaron la decisión de comunicar a ZP que no contara con su apoyo y que aconsejaban celebrar elecciones en el plazo más breve posible.
Con estos mimbres, más el resultado de la encuesta del CIS, Rubalcaba se acercó a Moncloa y acorraló literalmente a Zapatero con la amenaza de echarle al PSOE encima, si no se producía el anuncio de la convocatoria anticipada de elecciones. Lo de la encuesta del CIS es para nota alta, pero sirvió a los intereses rubalcabianos; los resultados obtenidos le permitieron asegurar a su partido que el momento había llegado, así lo decía el estudio llevado a cabo por el CIS y tras convencer a unos cuantos representantes de la “nueva línea” socialista, presionar a Zapatero con el anuncio de una rebelión soterrada de algunos barones territoriales, convenientemente orquestada y jaleada desde PRISA.
Decía que la encuesta del CIS resulta vergonzosa, no se puede manipular una encuesta de esta importancia tan a las claras. Supongo que las urgencias del candidato obligaron a los técnicos a improvisar, pues además de los retoques estadísticos que se conocen como la “cocina” de las encuestas, prepararon el bodrio con un descaro que sorprende en una institución que debiera tener un prestigio y una independencia que mantener.
En primer lugar se encuestó a una serie de ciudadanos, de los que el 43% se declararon votantes del PSOE, mientras que sólo un 29% declaraba haber votado al PP, un desequilibrio tan importante en la muestra descalifica per se a la encuesta, quedaban un 28% de encuestados que no habiendo votado al PSOE tampoco se habían inclinado a favor de la oferta de los populares, como ya saben ustedes que estas cosas las carga el diablo y nunca se sabe lo que te puede hacer un ciudadano ante un encuestador, se buscó una solución que no falla.
Buscar preguntas cuyas respuestas consigan el resultado que pretendes, y así se hizo. Se polarizo la pregunta entre Rubalcaba y Rajoy, los que habían votado PSOE, se suponía que se inclinarían por Rubalcaba, los de Rajoy harían lo mismo con Rajoy, pero el 28% de ciudadanos que habían votado a IU o nacionalistas, no tenían a quién escoger de los de su cuerda y  por tanto era muy probable que se inclinaran por el candidato del PSOE. Desgraciadamente una institución estatal hace así las encuestas: En pocas palabras a la “me di da”, se ponga como se ponga el señor Rubalcaba.
La fecha de las elecciones es llamativa y ya hemos comentado una de sus vertientes, el buen gusto habría aconsejado escoger otra, pero siempre en torno a esa fecha, porque en el mes de noviembre, los socialistas esperan buenas noticias. No va a hacer todo el trabajo Franco, que muy de izquierdas no era y además murió en el año 1975.
Esas noticias que espera la candidatura de Rubalcaba como agua de mayo, comenzarán con la Encuesta de Población Activa del tercer trimestre, que se prevé dé unas cifras del paro aceptables gracias a los contratos temporales del verano y la creciente actividad turística, estos números del paro, sin introducir las medidas correctoras de la temporada estival servirán a la candidatura socialista para anunciar exultantes que lo del paro empieza a solucionarse ya.
Bueno sabemos ya lo que dirá la EPA, pero también se apoyarán, con la misma limpieza y veracidad con que lo han hecho con la encuesta del CIS de hace un par de días, en la publicación que hará en plena campaña electoral el Instituto Nacional de Estadística que dará, ¡casualidades de la vida!, a partir de la primera semana del mes de noviembre el indicador adelantado de la evolución del PIB y para a mediados del mismo mes ¡hay que ver como son las cosas! publicará los números definitivos de la contabilidad de nuestro país, sumen un par de noticias importantes y algún empujoncito del Banco de España que también acostumbra a publicar algún informe en estas fechas y se darán cuenta como Rubalcaba no deja nada al albur y se asegura que el trabajo de maquillaje sea completo, profundo y ... ¿veraz?, ¡Dª María por Dios, qué estamos hablando de Rubalcaba!
Ayer me decía un amigo que en mi comentario parecía que diera por seguro que las próximas elecciones las iba a ganar el PP le contesté que viendo la actuación de ZP y Rubalcaba, los que parecían convencidos del triunfo popular eran los socialistas. De no suceder nada “extraordinario”, que ya se sabe que no se puede desechar la posibilidad, el triunfo está para los populares.
La labor de Rubalcaba está en la consecución de evitar la mayoría absoluta del PP o en el peor de los casos no bajar de un número determinado de diputados, eso le aseguraría la posibilidad de controlar a la organización tras las elecciones, si por el contrario los populares lo arrollan, Alfredo resultará amortizado – políticamente hablando - ipso facto.
Mañana hablaremos del fracaso que ha supuesto para Rubalcaba y su equipo el que haya sido incapaz de tomar el control del PSOE antes de las elecciones, por ahí se le puede ir la vida…., política naturalmente.

viernes, 29 de julio de 2011

Se va el caimán, se vá el caimán se va para Barranquilla...

Se va pero a su manera...

Estaba escribiendo el comentario de hoy y ya casi a su finalización me sorprendía la noticia del adelanto electoral que anunciaba José Luis Rodríguez Zapatero. Decía en mi anterior versión, que me veo obligado a cambiar toda vez que en ella comentaba los rumores que insistían en que se iba a producir esta noticia durante el mes de agosto que:
“Me consta que a muchos de los lectores no les va a sonar demasiado la frase que titula el presente comentario, formaba parte del estribillo de una canción latina de por allá los años cuarenta del pasado siglo. Pero se me ocurrió en el mismo momento que me senté a escribir, era una canción pegadiza y alegre, y así se va a quedar la inmensa mayoría de los ciudadanos españoles, ante el rumor de que a finales de agosto, Zapatero va a anunciar la disolución de las Cortes lo que da, seguramente, como fecha para las próximas elecciones el próximo 23 de octubre”
Pero el resto de lo que había escrito  no me sirve ya para nada. Qué cierto es eso que dice  “no por mucho madrugar, amanece más temprano”. Pero vamos a lo que impone la realidad, Zapatero ha tenido que rendirse ante la presión del PSOE, el clamor popular y además a lo que “aconsejaban” un par de recaditos llegados  de Europa, los “mercados” y también por qué no decirlo, desde la más alta instancia de España
Parecía tener previsto anunciar la celebración de las elecciones tras el Consejo de Ministros del mes de agosto. Pero la situación internacional, la presión de los mercados, el consenso generalizado en que la simple noticia de su abandono sería un buen remedio para la economía española, ha hecho que tuviera que dar su brazo a torcer y hoy tras el Consejo de Ministros ha anunciado la buena nueva: Las elecciones se adelantan y se llevarán a cabo el 20 N. Hasta la elección de la fecha parece que se le ha negado y el equipo de Rubalcaba candidato la ha impuesto por entender que en ese día será más fácil movilizar a la izquierda para que vaya a votar.
Naturalmente que el PSOE negará, como lo ha hecho Zapatero, que la elección de la fecha se haya hecho en clave electoral, de creer a ZP  la elección responde a dos motivos fundamentales, en primer lugar afirma que así el nuevo gobierno que salga de las urnas podrá tomar posesión el día 1 de enero y podrá iniciar en esa fecha las reformas y la recuperación del país. El argumento resulta difícil de aceptar, lo que urge, lo que resulta imperativo es que el nuevo gobierno tome las riendas del país cuanto antes, lo de las fechas significativas, véase el 20 N o el Año Nuevo, son las típicas ocurrencias zapateriles con las que se ha cargado al país. La segunda parece que responde a la necesidad de que todo el mundo conozca claramente cuál va a ser la fecha en la que se produzcan las elecciones ¿?.
Y yo me pregunto, si lo importante es la fecha o por el contrario lo substancial es iniciar cuanto antes ese camino, que nos lleve a la recuperación. Si lo importante es la fecha ¿por qué es mejor el 1 de enero que el 7 de julio? ¿existe algún motivo real que ampare esa afirmación? Y si lo importante, lo fundamental, lo mollar es emprender esa recuperación de la que habla Zapatero ¿no será mejor pronto que tarde?

Por tanto ninguna de las dos afirmaciones se sostienen, la fecha se ha buscado por su significado, que permitirá a los rubalcabianos y los del 15 M – que seguro que para ese día, habrán sufrido una sorprendente transformación – utilizarla con una intención claramente electoralista. Si tal y como reconoce nuestro nefasto Presidente hay que iniciar la “recuperación del país”, lo suyo es que se hubiera buscado una fecha que permitiera, al gobierno que saliera de las urnas, llevar a cabo los trabajos necesarios para presentar el presupuesto que sirviera a tal fin.
Pero no, se busca la fecha que impida al gobierno entrante disfrutar siquiera de un plazo de tiempo prudente y razonable para hacer su trabajo, tan importante para todos. El asunto está en poner palitos en las ruedas del PP al precio que sea, el interés general de la Nación y de los españoles no interesa, sólo se sirve al interés electoralista del PSOE, eso está tremendamente claro, honestamente nadie puede negar lo que afirmo.
Para rematar Zapatero se ha atrevido a presumir de que a estas alturas "se han cubierto en buena medida los objetivos que el Gobierno se fijó para esta legislatura", habría que preguntarse cuáles eran los objetivos del gobierno para España, porque si con el panorama que sufrimos se han alcanzado “en buena medida los objetivos planteados”  da miedo entrar en averiguaciones, no vaya uno a enterarse qué es lo que se ocultaba tras las homilías zapateriles.
Así que como no podía ser de otra manera Zapatero ha actuado conforme reza el viejo dicho: “Genio y figura hasta la sepultura”, política que quede claro. Se ha rendido, pero ha hecho el anuncio tarde y mal. Tarde, ya he explicado el porqué y mal porque su decisión sirve nada más que a los intereses del PSOE y ya puestos a barbarizar se ha permitido el lujo de sacar pecho con su acción de gobierno.
Demencial, como es costumbre, más falso que un billete de tres euros marroquí y absolutamente incapaz de reconocer la realidad. Ha hecho mucho daño a España y a los españoles y deja una herencia terrible que vamos a sufrir durante años y se va sin siquiera hacer un poquito de autocrítica, sin reconocer ninguno de los errores. Espero que le alcancen al menos,  la mitad de las maldiciones que le habrán lanzado hoy los parados que lo votaron en el 2008.
Se va el caimán, se va el caimán, se va para Barranquilla...

jueves, 28 de julio de 2011

Ganas las elecciones, te dejan el muerto y después te lavan la cara

Salgado dice que a ella que la registren, qué no entiende de deudas autonómicas

He estado un ratito pensando en el título del presente comentario, lo cierto es que no ha quedado muy literario, pero creo en cambio que resulta bastante descriptivo. De hecho mi esperanza está puesta en que mis lectores, sepan de qué va el tema sólo con darle un vistazo.
Los supongo enterados del contencioso - utilizado el término en su acepción de conflicto - que mantienen la actual Presidenta de Castilla La Mancha, Dolores Cospedal con Elena Salgado nuestra inefable ministra de Hacienda; una funcionaria cuyos méritos más relevantes según sus propios compañeros, son dos, a saber: la docilidad ante la autoridad y la ductilidad que manifiesta al servicio de los intereses del partido muy por encima de los conocimientos específicos que pudiera tener para el puesto que ostenta. De ahí que en Ferraz se la haya conocido desde casi siempre como la “bien mandá”.
Entre las dos se ha creado un conflicto que a mí me parece que define perfectamente la situación actual de este gobierno, que agoniza inane y que sólo actúa en defensa del interés electoral del PSOE. El asunto es muy sencillo, cuando Dolores Cospedal y su equipo de gobierno, tras la toma de posesión en Castilla la Mancha, se puso a las tareas de gobierno se encontraron con una deuda que tal y como habían advertido tiempo atrás, superaba en mucho la declarada por Barreda el ex presidente socialista.
Estamos hablando de una deuda que supone el 4,9% del Producto Interior Bruto Regional, muy lejos del tope máximo de endeudamiento fijado por el ministerio de Hacienda que es el 1,3%. El señor Barreda afirmaba, que la deuda que dejaba, estaba en los 700 millones de euros, mientras que lo que se han ido encontrando los populares supone ya alrededor de 2.600 millones, importe de un sorprendente número de facturas impagadas y de las  que no estaba previsto su pago por no figurar en la contabilidad oficial;  para hablar claro una deuda oculta, que ahora irremisiblemente aflora.
Hacer frente a una deuda de este calibre hace muy difícil, por no decir imposible, el gobierno de la Comunidad, por lo que en cuanto empezaron a detectar facturas de las que no se tenía noticia, se encargó a la Intervención General de la Comunidad y a las Direcciones Generales de Presupuestos y de Política Financiera  y Tesorería la elaboración de un informe que recogiera los datos de esa deuda oculta. Hay que hacer constar que el informe, al que hago referencia fue elaborado por los mismos funcionarios e interventores que estaban en la época del gobierno socialista y lo dirigió, hasta su destitución, el Interventor General de la Comunidad.
Los mismos funcionarios que firmaban los informes de Barreda, afirman ahora ¡hay que ver cómo son las cosas! que existía una bolsa enorme de facturas fuera de su control. Este informe se remitió de manera urgente al ministerio de Hacienda para que los servicios de ese ministerio estudiaran una solución técnica al problema, a la vez que se pedía desde la Comunidad una reunión con la ministra al objeto de hacer frente a la situación.
La reacción del ministerio sorprendió a propios y extraños, en primer lugar la ministra respondió a la carta de Dolores Cospedal en un tono que a mí me parece cuanto menos impertinente, aunque me inclino más por calificarlo de insultante. Entre otras lindezas afirmaba la Salgado que “…como soy una firme partidaria de la transparencia, criterio que espero que compartas…” para tras la impertinencia darle dos o tres largas cambiadas a la petición de la reunión, condicionándola a una serie de reuniones previas. Está claro que para Elena Salgado la deuda es un problema de los populares y nada quiere saber de la responsabilidad de quién la creó, su compañero de partido el ex presidente Barreda.
La posdata de la carta es apoteósica, la ministra está a lo que se ve muy molesta con las noticias que hablan de la deuda oculta que han dejado por doquier sus compañeros del PSOE y así termina la carta de la ministra y vice presidenta: “Una vez más, creo que el criterio de prudencia debe acompañar al de transparencia”. Una frase escrita en alto politiqués que vertida al castellano significa: “Si quieres que te echemos una mano, más te vale estar callada” porque no es que le disguste la deuda, lo que le molesta a Salgado es que se sepa de su existencia.
Mientras la inventora de los brotes verdes le daba lecciones de transparencia y buen gobierno a Cospedal, el Secretario de Estado de Hacienda se carteaba con su homólogo en la Junta de Castilla La Mancha y en lugar de mostrar preocupación por la deuda que se denunciaba, aunque fuera de manera protocolaria, decidió darle un lavado de cara a su homólogo. Critica al equipo del PP la imprudencia que supone no haber permanecido en silencio, ocultando la realidad  a los ciudadanos y además califica - en politiqués - a las cifras de “confusas”, es decir no puede decir que son falsas, porque no lo son como le gustaría a él y a su jefa, pero no las da por buenas, arremete contra el gobierno autonómico acusándolos de irresponsables y significa que a él lo único que le consta son las cifras de Barreda pues el informe remitido además de confuso no está certificado por los servicios técnicos correspondientes.
Como ese informe está hecho por el Interventor General de la Comunidad, habrá que suponer que el Sc. de Estado se refiere, cuando habla de los “servicios técnicos competentes” a los propios del Ministerio, se referirá digo a la Intervención General del Estado, que depende del propio Secretario y que debería haber controlado los desafueros de Barreda.
Parece más que claro, cristalino, que Cospedal y su gente se enfrentan a un problema irresoluble, si hubieran callado la existencia de esa bolsa de 2.000 millones en facturas impagadas y fuera del control de la administración autonómica como se les pide desde el Ministerio, ahora oiríamos al PSOE en pleno denunciando que lo de las facturas era un invento de la derecha, porque si hubiera sido cierto ¿por qué no denunciaron la deuda en cuanto tuvieron noticia de su existencia.?, y si lo denuncian ahora, resulta que son unos imprudentes que ponen en peligro la estabilidad financiera de nuestro país.
¿No será qué quién cometió la imprudencia y con su conducta pone en peligro la estabilidad de la Comunidad y siembra las dudas en el ámbito internacional sobre la capacidad de la Administración española es el que generó la deuda? ¿No será más cierto que el único irresponsable en este asunto es el Sr. Barreda y quién le permitió ese endeudamiento?
Pues a pesar de todo esto se le reclama de manera urgente a Castilla la Mancha la implementación de un Plan Económico-Financiero de Reequilibrio, sin aceptar los números presentados, con la única finalidad de ganar tiempo. Nada importa en el ministerio de Hacienda que la acción de los socialistas salientes haya puesto al borde de la quiebra a la Comunidad, el asunto está en salvar la cara, no en buscar soluciones y mucho menos responsables.
Y digo eso porque la única aspiración que le queda a Elena Salgado en este y otros asuntos  es que este muerto se lo “coma” el próximo ministro de Hacienda, que será del PP. De ahí todas las tonterías expresadas al objeto de ganar tiempo. Al fin y a la postre ese ha sido el paradigma de la acción de gobierno de ZP, ganar tiempo, echarle la culpa a otros y dar excusas de mal pagador.
Ya saben, cómo decía hace algún tiempo y perdónenme la auto cita, hay quién sostiene que la verdad nos hará libres, los socialistas, que últimamente no le dicen la verdad ni al médico,  especialmente Salgado y su Sc. De Estado opinan que la verdad nos puede convertir en griegos.
Resulta imperativa la convocatoria de unas elecciones.

miércoles, 27 de julio de 2011

Pongamos que hablo de ciencia ficción

ZP aprovechó que el Ebro no pasa por Londres, para hablar de ciencia ficción

Ayer comentaba la “ocurrencia” del presidente Zapatero que salió a los medios manifestando que el insistente rumor que circulaba por los mentideros políticos y que afirmaba que ZP esperaba un comunicado de ETA, anunciando el fin de la violencia para fijar definitivamente la fecha de las próximas elecciones, era pura “ciencia ficción”.

Por el contrario a mí me parecía que el rumor –antesala de la noticia, dicen – respondía a las especiales características de un relato negro, una novela negra de tomo y lomo y que además estaba basado en hechos reales. Aunque si el deseo del presidente era hablar de ciencia ficción, si bien creo que confunde de lejos el género, podríamos hablar de unos cuantos temas.

Pone los pelos de punta que mientras el señor Jáuregui ministro de la Presidencia de este Gobierno, cargo que, teniendo en cuenta quién es el Presidente, es de los que acaban con la carrera política de cualquiera, digo que el ministro afirmaba hace bien poco días, supongo yo que basando su aserto en la “auctoritas” que le da el hecho de ser vasco, que la violencia de ETA había acabado. Mientras la prensa anunciaba, bien es cierto que en páginas interiores, que los servicios de inteligencia españoles habían detectado que ETA estaba llevando a cabo un reconocimiento de sus zulos, para saber cuántos de ellos se mantienen operativos (ocultos al conocimiento de las autoridades españolas y supongo yo que galas) y cuál era su contenido; además informaban que se detectaba una actividad muy importante de reclutamiento de nuevos terroristas.

Llámenme desconfiado, pero me cuesta trabajo aceptar que el hecho de estar llevando a cabo un inventario de sus zulos, que como todo el mundo sabe son los lugares en los que almacenan armas, municiones, explosivos, etc., etc., y el trabajo de recluta, hacen pensar más en una organización que aprovecha un tiempo de pausa y tranquilidad, para organizarse logísticamente y reponer las bajas producidas por las deserciones, abandonos y detenciones, que en un grupo criminal que ha decidido abandonar definitivamente sus sanguinarias actividades. Ciertamente lo que se advierte desde los servicios de inteligencia son conductas que no se compadecen con lo que eufemísticamente, se ha dado en llamar, el “abandono de la violencia”.

Así que antes de aceptar la línea argumental sostenida por los socialistas de que el fin de la violencia está, más que cercana,  a la vuelta de la esquina, se debería explicar a los ciudadanos un asunto de importancia capital. ¿Es condición sine qua non para el PSOE y el gobierno de ZP que se exija, para dar por bueno el abandono de la violencia por parte de los etarras, la entrega de las armas? Porque si esa no es una condición inexcusable nos vamos a encontrar con el enésimo anuncio de una “tregua”, a la que se adjetivará como convenga a los asesinos y que será recibida con gozo y alborozo por parte de la cúpula socialista, que está decidida a rendir a España y los españoles ante los asesinos de ETA.

No puede haber paz, porque no estamos en guerra, en el País Vasco (no quiero llamarlo ni Euskadi ni Vascongadas) no se puede admitir la intervención de mediadores internacionales, porque no hay solución política que buscar o conseguir. España es una democracia consolidada y en nuestra patria caben todas las opiniones, salvo las que apoyan hechos que están recogidos en nuestro ordenamiento jurídico como delitos.

Contra esa democracia y muchos de sus ciudadanos actúa una banda asesina, que mata, tortura, coacciona y extorsiona, que no  puede confundirse de ninguna de las maneras con un grupo de patriotas que lucha por la libertad del oprimido pueblo vasco. Quiénes oprimen a los ciudadanos son los que usan la violencia para obtener réditos políticos y eso es inadmisible. No se puede negociar en plano de igualdad con gente que lleva la 9 parabellum o la bomba lapa a la mesa de esas inefables “conversaciones de paz”.

Cuando Jáuregui proclama que la violencia etarra ha terminado, ignora de manera consciente que esa violencia, finiquitada según él, siguen sufriéndola muchos ciudadanos vascos que no pueden, por ejemplo, hablar libremente por miedo. La violencia ha terminado ¿y el miedo sigue presente?, eso significa con toda claridad que la violencia no ha terminado y no terminará jamás mientras ETA, permanezca armada.

Si esa situación se produce, si se da por buena una declaración de abandono de la violencia sin la entrega de las armas, los asesinos etarras conseguirán una de sus aspiraciones más antiguas, la de ser los “guardianes” que garanticen el buen fin de la “solución política” que preconizan. Claro está que esa solución política no es otra cosa que la rendición del estado de derecho ante los violentos y la erradicación de la democracia en el País Vasco.

¿Qué ETA lleva tiempo sin matar? Pues vaya por Dios, no creo que sea como para ponerles una medalla, pero además nos enfrentamos a la raíz del problema, ¿para qué va a matar ETA, si los asesinos están consiguiendo todo lo que reclama su brazo político sin pegar ni un tiro?

Ahí radica nuestro problema, Zapatero y sus cuates están dispuestos a dar todo lo que pidan los asesinos, si con ello consiguen una declaración que, convenientemente maquillada por los servicios de agitación y propaganda socialista, sirva a sus intereses electoralistas. ¿Los presos a la calle? hecho, ¿ETA en las instituciones?, ahí está Bildu  – Tribunal Constitucional mediante – en los ayuntamientos, en la Diputación General de Guipúzcoa, etc., ¿Navarra?, dadnos un poco de tiempo chicos, que la “derechona” no nos deja ni respirar.

Podría continuar pero para qué, todos lo estamos viendo, aunque los del PSOE lo nieguen, qué cierto es eso de que no hay peor ciego que el que no quiere ver. Aunque sigo insistiendo que no es ciencia ficción, tiene muchísimo de ficción y sobre todo mentira y nada de ciencia, pero no le voy a discutir al Presidente lo de los géneros literarios, que a la vista está, tampoco ha tenido esas dos tardes que dedica ZP a los asuntos importantes que desconoce.

Así que cuando hablamos de ETA no estamos haciendo ciencia ficción, nos enfrentamos a la mentira permanentemente reiterada de manera contumaz, con la mezquina esperanza socialista puesta en que una mentira de tal gravedad les permita ganar unos cuantos votos.

Zapatero prefiere la ciencia ficción, hay que reconocerle la habilidad que tiene para moverse en ese ámbito yo, en asuntos de esta gravedad, prefiero el realismo descarnado y crítico de la novela negra que denuncia, hoy como ayer, la relación existente entre el poder y los delincuentes.

Desgraciadamente eso y no otra cosa es lo del “proceso de paz” y el “abandono de la violencia”.



martes, 26 de julio de 2011

Zapatero, ETA y la fecha electoral

Dicen que ETA marca los tiempos de Zapatero, él lo niega...

José Luis Rodríguez Zapatero, Presidente de un gobierno que ofrece un encefalograma plano y que sólo sobrevive gracias a la respiración asistida y otros métodos terapéuticos que curiosamente van en contra de esa ley sobre la “muerte digna” que pretenden implementar y que se mantiene con vida en aras al interés electoral del PSOE y de su actual “profeta” Rubalcaba, ha salido a los medios para desmentir un rumor.

Todos ustedes conocen el, no sé yo si llamarlo aforismo periodístico, que reza “El rumor es la antesala de la noticia”, parece que de acuerdo con la versión zapateril los rumores, que llevan días circulando insistentemente, gracias a las filtraciones procedentes del PNV y del conglomerado que se conoce como izquierda abertzale y que anunciaban que ZP está esperando un comunicado de ETA en el que anunciaría el abandono de la violencia, para fijar la fecha de las elecciones son - Zapatero dixit - simple y llanamente un relato de ciencia ficción.

No sé porque habla precisamente de este género, el de la ciencia ficción, que por su tema y tratamiento, espero nada tenga que ver ni de lejos, con las tareas que se le suponen propias a los responsables políticos. Me inclino a pensar que Zapatero, que tiene una fama bien ganada de no ser amigo de la lectura, se agarró a lo de la ciencia ficción, porque el segundo término se acomodaba a su argumento.

Yo creo que lo que se filtra, ya está explicado hace muchos meses por un “autor” de reconocido prestigio, Mayor Oreja, que tiene fama de conocer muy bien las cuestiones relacionadas con el terrorismo y que además, eso lo digo yo, mantiene unos excelentes contactos con los verdaderos especialistas en ese tenebroso mundo, lo que lo convierte en uno de los políticos españoles mejor informados sobre este tema.

Mayor Oreja explicó paso a paso la “hoja de ruta” que seguiría el gobierno de ZP en sus turbias relaciones con ETA. La publicación de sus declaraciones concitó una reacción tan desaforada, tan unívoca, ruidosa y violenta, que ciertamente resultaba sospechosa. Pero finalmente el día a día ha demostrado la razón de lo que afirmaba, pues todos y cada uno de los sucesos de los que advertía el político popular, se han ido produciendo sin que nadie pueda negar la veracidad de lo advertido.

Pero en todo caso el relato, que incluía entre otros asuntos, ese anuncio de ETA y su aprovechamiento electoral por parte socialista, no puede incluirse en el género de ciencia ficción ¿por qué?, pues porque es un relato de novela negra de manual. La novela negra es un género de ficción que surge en Norteamérica a comienzos de los años veinte y en el que sus autores tratan de reflejar, desde una conciencia crítica, el mundo del gangsterismo y de la criminalidad organizada, producto de la violencia y corrupción de la sociedad capitalista de esa época.

La novela negra se caracteriza por su realismo social y lleva a cabo una crítica profunda de la sociedad que describe y pone de relieve, entre otros asuntos el contubernio existente entre el crimen organizado (en este caso ETA) y la clase dirigente (gobierno de ZP).

Por tanto si nuestro dilecto Presidente leyera algo, sabría que lo que se filtra pertenece al subgénero negro y nada tiene que ver con el de la ciencia ficción. Parece mentira que precisamente un especialista en ficción como Zapatero no sepa distinguir los géneros y subgéneros. Y digo que es un especialista en ficción porque así lo ha demostrado con largueza. Todos conocemos sus magníficos cuentos de hadas sobre la firmeza de nuestra economía y la categoría de nuestras organizaciones financieras, aunque hay que reconocer que se mueve mejor en el relato corto o cuento, que en otros de mayor envergadura.

Incluso podría adjudicársele la creación de un nuevo subgénero: “La botánica ficción”, cuando nos contó, para nuestro mejor entretenimiento, aquel magnífico relato de superlativa ficción, pleno de matices y con un tempo literario extraordinario que llevaba por título “Ya llegan los brotes verdes”, aunque lo escribiera en colaboración con Elena Salgado.

Por tanto ya digo, nada más que la intención de ocultar la verdad - ese anuncio de ETA que marca la agenda del Presidente del Gobierno del Reino de España, para su vergüenza y la nuestra - y que ya anunció Mayor Oreja con todo detalle, le puede haber llevado a cambiar un género, por otro que él entiende más aceptable o quizás sea que, falto de afición por la lectura, no sea capaz de distinguir entre un género y otro.

Zapatero podrá negar lo que mejor le parezca, nadie le cree ya, es un político amortizado al que alguien le dijo en el Congreso que “las crisis de gobierno se las hacía Rubalcaba y la fecha de la disolución de las Cortes la fijaba Erkoreka” cruel el diagnóstico pero más que preciso, exacto.

En todo caso alguien debiera haber advertido a ZP, que lo que se cuenta pertenece por derecho propio, por el tema, por la sucia complicidad entre el poder político y el crimen organizado, por la sangre derramada, pertenece como digo al género negro.

Al comenzar citaba un dicho o aforismo que surge del periodismo, ya saben “El rumor es la antesala de la noticia”, no voy a pedirle a Rodríguez Zapatero que, ahora que lo que le sobra es tiempo, acometa la lectura de los clásicos, pero seguro que entre los más de seiscientos (600) asesores que le pagamos nadie sabe exactamente para qué, alguno habrá que lo haya hecho y le podrá confirmar que Tácito, ya habló sobre el rumor y afirmaba que: Haud semper errat fama, aliquando et eligit, que los que han estudiado latín sabrán que significa más o menos que el error no siempre es falso, a veces también elige (acierta).

Así que hasta Tácito está de acuerdo en que el rumor puede terminar convertido en realidad. Realmente el problema no reside en la lectura, o por mejor decir en la falta de lecturas, ni en los relatos de ficción sean de la clase que sean, el problema que nos ocupa radica en el amor que siente Zapatero por la ficción política y económica y su incapacidad patológica para reconocer la verdad.

Así que lo del comunicado de ETA nada tiene que ver con la ciencia ficción y si tiene mucho que ver con el relato negro, pero que muy negro.



lunes, 25 de julio de 2011

El lenguaje de los políticos, entre el castellano y el alto politiqués

Rivero y Rubalcaba, dos especialistas en "alto politiqués"

Muchas veces uno se sorprende ante algunas de las manifestaciones de los políticos en el ejercicio de su cargo. Me da la impresión que la vieja convención que mantenía que el lenguaje es la vía de transmisión de las ideas y pensamientos y que es un instrumento que sirve para que los humanos nos comuniquemos, ha cambiado y en la actualidad el instrumento a través del que se comunican los políticos con los ciudadanos, es una herramienta que sirve - en el mejor de los casos - para el circunloquio, la evasiva, el maquillaje de la realidad y de forma más habitual constituye pura, llana y simplemente una falsedad palmaria.

Los políticos, ante la falta de una reacción contraria, se sienten autorizados a mentir o cuanto menos embellecer la realidad de las cosas de tal manera que si uno fiara de lo que explican, pensaría que vivimos en el mejor de los mundos. Sin embargo, para que su fin primero sea servido, es decir, que los votantes no sepan de la misa la media, nació el “alto politiqués”, que como ya saben los más fieles de este blog, es una lengua que permite decir una cosa y que parezca que se dice otra.

Es un lenguaje con el que hay que tener cuidado; para la inmensa mayoría de los ciudadanos resulta difícil percibir su utilización, si uno no presta atención puede confundirse con el castellano. Así, cuando un cargo público habla de un proyecto y alguien le pregunta  cuándo va a comenzarlo, el político afirma que “en breve”, pero esa afirmación en politiqués significa en castellano exactamente “no tengo ni idea”, si dice “ajustes” está hablando de “recortes” y si califica a un presupuesto de “austero para todos” quiere decir que habrá recortes, sólo en los servicios básicos que afectan directamente al ciudadano.

Así que por principio hay que analizar cuidadosamente los mensajes que pretendidamente se hacen en castellano o cualquiera de las lenguas cooficiales de España, que variantes del politiqués parecido al castellano, han nacido también para el vasco, el gallego o el catalán. Y ¿cómo aprende uno a distinguir cuando el mensaje llega por la vía torticera del politiqués?, pues como aprendió usted el castellano si esa es su lengua materna, por experiencia; además es recomendable contar con buena memoria, oído fino y cierta experiencia en el lenguaje no verbal.

Un ejemplo de la utilización del politiqués, pueden ser unas recientes manifestaciones del Presidente de Canarias, D. Paulino Rivero de Coalición Canaria. Se le preguntaba por los recortes en el presupuesto y sus consecuencias inevitables en servicios tan importantes para el ciudadano como la Sanidad y la Educación. El hombre afirmó imperturbable que no habría problema “que con menos dinero haremos más”.

No me digan que no quedó bonita la frase, que además sirvió para cerrarle la boca al periodista de turno. ¿Usted quiere saber si la frase se dijo en castellano o en alto politiqués?, pues muy sencillo, vayamos a la realidad.

Y la realidad es que “los recortes en Sanidad rompen la línea de mejora y elevan las listas de espera”, así reza el titular de un periódico y se añade en la noticia que han aumentado considerablemente las listas de espera en la sanidad canaria, que ya era de las que tenía uno de los peores ratio de toda España. La noticia añade la opinión de los sindicatos sanitarios que opinan que el sistema se ha convertido en una auténtica ratonera, para los usuarios y trabajadores.

Así que ya saben, cuando D. Paulino dice eso de “con menos dinero haremos más” utiliza el politiqués - bien es cierto que en una variable con cierto aire de folía - en realidad lo que está diciendo, traducido al castellano es: “Pues irá todavía peor que ahora, como es lógico”. Así es como se aprende a distinguir cuando los políticos utilizan un idioma o el otro.

Es tan grande el desprecio por la verdad en España que los responsables de su gobierno, se han inventado un idioma con el que pueden manejarse con total impunidad.

Claro que al final estos excesos se pagan de tal manera que el inefable Rubalcaba, reconoce que su principal trabajo está centrado en “hacer creíbles” sus propuestas como candidato. Está claro como el agua que los expertos del PSOE le han advertido que los votantes se muestran renuentes al discurso rubalcabiano, que no cala, que no resulta creíble.

Pudiera parecer que la solución más sencilla sería cambiar las propuestas y ajustarlas a la realidad, pues no es así, estoy convencido que en estos momentos, los especialistas en lenguaje político, que el politiqués no es otra cosa, se están aplicando a traducir el programa al alto politiqués y asunto solucionado.

Así que afinen el oído, no vaya a ser que les vendan gato por liebre o castellano por politiqués, que para el caso es lo mismo.

domingo, 24 de julio de 2011

Amicus Plato, sed plus magis amica est veritas



Aristóteles y Platón, maestro y alumno.

Esto de titular con una frase en latín es cosa que a los que peinamos muchas canas nos sale de manera muy natural, en mi caso probablemente se deba a los seis años de latín que me ventilé a lo largo de mi bachillerato. La sentencia es de Aristóteles y se puede traducir libremente como “Platón es amigo, pero mucho más amiga es la verdad”.

Esta es una cita que quiero ofrecer a los votantes socialistas de buena fe, que observan, con el mismo asombro que cualquier ciudadano de a pie, las promesas vertidas por Rubalcaba en su precampaña electoral. Desde luego quiero pedir excusas por dar en este escrito el papel de Platón a Rubalcaba, comprendo que pueda ofender a las personas que tengan sensibilidad, espero perdonen mi ocurrencia; la cita se me vino a la mente ayer, sin que pueda precisar cómo, pero para algo que se me ocurrió y avalado por el propio Aristóteles, me pareció que merecía la pena aprovecharla.

Puedo llegar a entender la profunda incomodidad de mucha gente de izquierdas y que se siente progresista a cuenta de las ocurrencias del “Candidato”. Disconformes e incómodos ante el contenido de la campaña preelectoral que hace el “elegido” por el PSOE. Han aceptado a regañadientes la elección de Rubalcaba y sobre todo cómo se produjo, saben que tienen que aceptar a Alfredo que es oficialmente el “presidenciable” socialista, pero no les resulta nada sencillo.

Creo llegado el momento para que reflexionen sobre este asunto y para eso les puede ayudar la frase aristotélica. Rubalcaba será su “amigo”, pero compañeros, mucho más amiga es la verdad. Lo cierto es que la gira electoral de Rubalcaba me recuerda a las primeras elecciones democráticas que vivimos hace ya tiempo en este país; España para los amigos.

En aquellos días, por no decir lo de in illo témpore que ya he gastado el cupo de latinajos, se presentaban a las elecciones cientos de partidos de todo color político y condición. Los ciudadanos entonces sólo “disfrutábamos” de dos posibilidades televisivas, la 1 y el UHF, así que nos teníamos que tragar sí o sí toda la propaganda electoral. Recuerdo como llamaban mi atención los mensajes que se lanzaban que tenían una característica muy curiosa: Cuanto más pequeño fuera el partido y consecuentemente menores fueran sus posibilidades de alcanzar ni de lejos un acta, cuanto más improbables fueran sus posibilidades, más radicales, contundentes y ambiciosas eran sus propuestas.

Nacionalizar la banca, disolver el Ejército, imponer una reforma agraria que daría la tierra a los trabajadores del campo, impuestos para los ricos y subvenciones para los pobres, todo era poco a la hora de prometer. Pensaba yo, que siempre he pecado de mal pensado, ¡claro! como saben que no van a gobernar en su vida, se pueden dar el gustazo de prometer lo que se les ocurra o convenga.

El caso de estos pequeños partidos políticos es el mismo que el de Rubalcaba, el “candidato” del PSOE, sabe que puede prometer lo que se le ocurra porque conoce perfectamente que el resultado que va a obtener en las próximas generales, le va a librar de tener que cumplir cualquiera de sus promesas, es lo bueno que tiene eso de predicar y después no tener que repartir trigo.

Así que ha jurado sobre una sagrada reliquia socialista - un pequeño retal del abrigo de Pablo Iglesias que se guarda y venera en la sede de la Fundación Ideas - que va a terminar con el paro en cuantito gane las elecciones, que les va a meter las cabras en el corral a los malditos plutócratas de la banca y los va a crujir con un impuesto específico que sirva para financiar la creación de empleo joven, etc., etc.

Pero Rubalcaba (a) “El candidato”, vive en una paradoja, concepto que define el DRAE como “Aserción inverosímil o absurda, que se presenta con apariencias de verdadera” que no me dirán ustedes que no le viene al pelo la definición de la Academia la que limpia, fija y da esplendor, a las afirmaciones y promesas rubalcabianas. Y esa paradoja no ha escapado a la atenta observación de esa gran masa de ciudadanos que votaron socialista en los pasados comicios y que ahora mismo, están considerando qué hacer con su voto en las próximas, porque no lo tienen nada claro.

La pregunta es, si Rubalcaba sabe – tal y como afirmó – cómo acabar con el paro, si es capaz de encontrar dinero para financiar la creación de empleo joven, si, como acaba de decir, es cosa del ejecutivo, procurar trabajo a todos esos jóvenes que todavía no ha sido capaces de lograr un puesto de trabajo y ha afirmado que a eso se va a dedicar ¿por qué diablos no lo ha hecho mientras ha gobernado con ZP?

Y para rematar la paradoja, a la vista está que Rubalcaba cuando ha tenido el poder que le hubiera permitido hacer todas esas cosas (mientras ha estado en el gobierno) no lo ha hecho y sin embargo ahora, cuando sabe que no va a poder cumplir sus promesas, porque los resultados electorales no se lo van a permitir, ahora sí promete.

Yo creo que para estos ciudadanos Platón (Rubalcaba) pudiera ser amigo, pero mucho más amiga es la verdad. Por tanto si tienen dudas, si están molestos por las críticas al gobierno de Zapatero que vice presidió el propio Alfredo Rubalcaba, si les huele a cuerno quemado el súbito odio por la banca del candidato, si se sienten incómodos al pensar de manera inevitable que si el fututo del PSOE es Rubalcaba, mal, muy mal tienen que andar las cosas por Ferraz.

Si todo esto les intranquiliza y al mismo tiempo, les incomoda sobremanera recordar aquellos tiempos en los que “Alfredo” lunes, miércoles y viernes nos mentía y los martes, jueves y sábados nos engañaba y ahora resulta que el portavoz de los GAL, el  del Faisán, el liante del “pásalo” del 11 M, el hombre “que mentía más convincentemente de España” tal como lo definían propios y extraños, se ha convertido milagrosamente en el Sumo Sacerdote de la Verdad Socialista y como no lo entienden, desconfían; vayan pensando que ante el momento de extrema necesidad que sufre la Nación, ha llegado la hora de pensar en votar con responsabilidad y escoger a quién pueda servir al interés general, por encima de sectarismos políticos y de los milagros de prestidigitación socialista a los que se dedica Alfredo Pérez Rubalcaba.

Recuerden a Aristóteles y decídanse por la verdad.



viernes, 22 de julio de 2011

La pretendida superioridad moral de la izquierda española

Barreda paradigma de la superioridad moral del PSOE

¿Do es?, dónde está esa pretendida superioridad moral, qué se hizo de ella si alguna vez existió. El espectáculo que se está dando desde las filas del socialismo español da vergüenza ajena. Impasible el ademán, como rezaba una canción antigua – me van a perdonar la manera de señalar - impertérritos, incapaces de percibir la realidad, andan por este solar que hasta hace cuatro días se llamaba España, dando increíbles lecciones de ética y de buen hacer político y dedicados en cuerpo y alma a la más estéril de las tareas: Hacer oposición a la oposición.

Sé que algún “zurdo” de raza e ideología alegará que cuando hablo de izquierda y me refiero al PSOE, cometo un error de concepto. Podría estar de acuerdo con él, pero deberían los zurdos de verdad dirigirse al Tribunal de la Competencia reclamando que no haga uso indebido del término “izquierda” el PSOE, que desde luego lleva una temporada muy larga llevando a cabo una política económica y social, que me río yo de los capitalistas salvajes.

Y si algún socialista me dice que son políticas que se plantean e implementan por aquello de las necesidades de la crisis y la presión de los mercados, podría estar de acuerdo, pero le diría que cuando alguien se encuentra ante la tesitura de tener que traicionar su ideología (si la tiene), su discurso de investidura, su programa electoral y de gobierno y tiene que poner en marcha una serie de medidas que contradicen todas y cada una de las promesas hechas a los ciudadanos, si tiene vergüenza, convoca elecciones para que ese trabajo lo haga quien quiera y el radical de izquierdas, si lo es, se va a su casa a seguir trabajando por sus ideales y no permanece en el poder para únicamente hacer lo que le manda la Merkel.

Hablábamos del PSOE, que es quién se cubre con el manto salvífico de la izquierda, está los dirigentes muy molestos por lo de la dimisión de Camps. El valenciano se ha dado el gustazo de, tras soportar dos años y medio de cacería socialista, darles un repaso electoral de los que hacen época y conseguir unos resultados óptimos, después y tras demostrar de manera fehaciente que los votantes valencianos creían en su inocencia, ha dimitido y los ha dejado estupefactos y con el paso cambiado.

¿Contra quién va a dirigir ahora la artillería pesada socialista? tienen que buscar un objetivo y urge el hallazgo porque las elecciones pueden estar a la vuelta de la esquina. Mientras siguen dando lecciones de moralidad al Partido Popular a pesar de que sufren un problema muy importante. Los populares andan explicando en los medios lo que se están encontrando en las distintas instituciones que ahora gobiernan, tras las elecciones locales.

El panorama da miedo, sobresalen pero tampoco demasiado, los dos mil (2.000) millones de euros de deuda oculta que dejó el Sr. Barreda en Castilla-La Mancha o los mil (1.000) millones de euros que el socialista que gobernaba los tristes destinos del municipio de Jerez les ha dejado como herencia a los concejales del PP. Los supongo enterados de lo que se encontraron los de CiU en la Generalitat presidida por el socialista Montilla o del desastre con el que han topado los populares en los ayuntamientos de lo que era, hasta las locales, el cinturón rojo de Madrid.

Despilfarro, clientelismo, facturas sin registrar, comilonas, viajes, coches de lujo, gastos más propios de un sátrapa persa que de un concejal socialista, de esos que sólo se saben el primer párrafo de la Internacional. Habrá que preguntarse cuál ha sido la reacción de ese partido, que se reputa como el guardián de las esencias de esa superioridad moral de dice poseer la izquierda, tras descubrir lo que han hecho los cargos electos socialistas.

Pues en primer lugar negar lo evidente de forma reiterada y contumaz, el hecho de que las declaraciones de los perjudicados vengan avaladas documentalmente y con los informes de los órganos de control correspondientes no les ha arredrado, la deuda no existe más que en la mente de la derechona.

En segundo lugar el vicepresidente Chaves, que no sé cómo se mete en estas cosas con la que le va a caer en cuanto pierdan Andalucía, ha explicado el asunto con un argumento falaz, dice el que fue Virrey de Andalucía y que debe ir poniendo ya sus barbas a remojar, que cuando uno gana las elecciones recibe herencias buenas y herencias malas, y aquí se acabó la capacidad de asunción de responsabilidades de los dirigentes socialistas.

Le faltó decir que si los del PP, no saben lo que son las elecciones a que se meten que ya se sabe que son cosas peligrosas que carga el diablo. Herencias buenas y herencias malas, reconoce de hecho que dejan una herencia mala, pero el problema reside en que en la vida real, no la que se inventan estos socialistas, las herencias se pueden aceptar o rechazar y en este caso hay que asumirla e intentar reparar el daño hecho por esa administración socialista, llena – dicen – de superioridad moral, pero perfectamente deshonesta si nos ceñimos a los hechos y no fiamos de latiguillos mitineros y propaganda barata.

Personalmente no acepto de antemano que nadie, políticamente hablando, esté en posesión de superioridad moral alguna, pero cuando desde el PSOE se pretende dar lecciones de ética y responsabilidad, no me queda otra que reírme por no llorar.

Que útil es para estas cosas regirse por el pensamiento que propone: “Cuando las palabras contradicen a los hechos, me quedo con los hechos”. Y los hechos dicen que el socialismo español no puede dar lecciones de nada a nadie y desde luego muchísimo menos de ética o moralidad y que ante esa realidad incontrovertible por mucho que se empeñen, los ciudadanos los van a mandar para su casa en las próximas elecciones, para que así tengan tiempo para reflexionar y hacer propósito de enmienda.

Lo de confesar sus pecados y arrepentirse de ellos lo doy, yo como todos, por imposible.