jueves, 7 de julio de 2011

¡La Banca es culpable!


Aunque muchos no se lo crean, Rubalcaba también es de los que se chupa el dedo
Hace muchísimos años Serrano Suñer salió a un balcón y proclamó ¡Rusia es culpable! ese fue el argumento para crear la División Azul. Hoy nuestro eminente candidato Alfredo P. Rubalcaba se ha asomado al balcón mediático de una rueda de prensa y al igual que el “cuñadísimo” de infausta memoria, ha anunciado que ¡La Banca es culpable! Cada uno con su tema, cada uno con sus razones ocultas, pero el hecho histórico es paralelo, se busca a un culpable que sirva para justificar lo que interesa justificar.

Y ahí anda el “hombre de los tres nombres” empeñado en la ardua tarea junto a los “rubalcanianos”, nueva subespecie que ha aparecido en el PSOE y que a cada día que pasa son más abundantes, tratando como digo de demostrar que Alfredo P. Rubalcaba es un hombre nuevo que nada tiene que ver, ni ha tenido que ver en la vida, con las cosas de Zapatero y su gobierno; y ya de paso y teniendo en cuenta la deriva neoliberal de los ajustes anunciados por ZP, ha iniciado la izquierdización de su partido al grito de ¡La Banca es culpable!.

Pues mintió el “cuñadísimo” cuando acuso a la URSS de ser la culpable de la Guerra Civil, aunque tuviera sus responsabilidades y miente como un bellaco, término de uso zapateril como saben ustedes, digo que miente a boca llena Rubalcaba y sus corifeos cuando afirman que la banca es culpable, aunque también tenga su parte de responsabilidad.

El candidato socialista Alfredo P. Rubalcaba manifiesta que parece mentira que teniendo, como tiene, la banca la responsabilidad de haber concedido créditos, que se pueden tildar de temerarios, ahora pretendan cobrar las hipotecas a “coste cero”. Estando como estoy de acuerdo en que resulta una injusticia de tomo y lomo lo de la actuación de la banca con respecto a los préstamos hipotecarios, como ya he comentado en otras ocasiones, quisiera hacer una pregunta, ya sea al candidato Alfredo P. Rubalcaba, al militante Alfredo o al Vicepresidente del Gobierno Rubalcaba:

¿Qué hizo el Banco de España cuando esto sucedía?, nada. Y el ministro de Economía y Hacienda ¿qué hacía? pues nada. Vale y el Presidente del Gobierno, sus Vice Presidentes y ministros ¿qué hicieron? nada, tampoco hicieron nada. Y si el Banco de España no intervino para evitar la concesión de esos créditos temerarios, si el Ministerio de Economía y Hacienda nada tuvo que decir y mucho menos que hacer, si la Oficina Económica del Presidente Zapatero, tan activa cuando conviene, guardó un silencio sepulcral, el motivo de esta mudez sobrevenida asociada a la parálisis gubernamental, ¿sucedió porque no interesaba nada al PSOE enfrentarse a la Banca?  o quizás hubo otros motivos inconfesables y los supongo inconfesables por inconfesados.

La banca es mala, muy mala, nos dice Rubalcaba, y yo pregunto ¿tan mala como cuando condonaba deudas al PSOE? Tan mala como cuando “regalaba” a los socialistas, millones de sus depositarios, conviene no olvidarlo. ¿Era mala cuando en el año 2006 consiguió el PSOE que el Santander le perdonara una deuda de 16 millones y se conformara con cobrar nada más que 3,5 millones? ¿O era muy mala cuando en el mismo año, la BBK saldó una deuda que mantenía el PSOE y que ascendía a 21 millones con un pago de 10?

No se puede atacar a la banca, cuando se ha legislado a su favor, se les ha permitido a los bancos hacer lo que le ha venido en gana, cuando han recibido pingües favores de ellos y sobre todo cuando se ha “socializado” las pérdidas de la Banca, que hemos pagado todos los españoles. Si  malos son ahora, lo eran exactamente igual cuando se recibían y hacían favores mutuos, favores muy difícilmente justificables y mucho menos con un simple exabrupto.

Porque sea Alfredo, Rubalcaba, Pérez o AlfredoPRubalcaba, lo que está muy claro es que se llame como se llame y se ponga como se ponga, el candidato socialista ha sido y es el Vicepresidente de Zapatero al menos hasta el próximo sábado y hasta hace nada era el presidente “in péctore” de este gobierno y por lo tanto responsable de sus acciones. Es muy cierto que lo que sucede con las hipotecas es una injusticia como la copa de un pino, pero eso lo ha consentido y se ha beneficiado de ese consentimiento el PSOE y con él, Rubalcaba, que si tuviera un poquito de vergüenza evitaría el tema.

Lo de Victoriano Gómez, ministro de Trabajo, rubalcabiano a morir, es para nota alta. El otro día en la campaña anti bancaria se le ocurrió anunciar que se iba a gravar de manera especial los sueldos de los banqueros. Yo tengo que preguntar si el proyecto socialista pasa por manejar la recaudación de impuestos utilizando como criterio la profesión del “pagano”.

A lo peor va a resultar que si eres sindicalista, los del PSOE, te van a dejar que te deduzcas un 15%, mientras que si eres votante del PP igual te cascan un 10% de recargo. Porque yo me pregunto, si un banquero gana 300.000 euros, dicen que lo van crujir de manera especial, pero si lo mismo lo gana un fabricante de churros o un presidente de una industria ¿a esos no se les van a apretar de igual manera que a los banqueros? Demagogia pura.

Me parece que esta campaña dice muy poco de la inteligencia de sus organizadores y denota a las claras el poco respeto que sienten por los ciudadanos. Por muy mal que le sepa a la izquierda progresista y bien pensante de este país, las estadísticas dicen que cuando gobiernan los socialistas, aumenta el paro, nuestra economía sufre y, paradojas del destino, los bancos ganan más dinero que nunca.

Y ahora, como conviene a la táctica electoral, ¡La Banca es culpable! Hay que tener un papo impresionante para acusar a los que han sido, desde siempre, sus socios preferenciales. A los que han condonado deudas  al PSOE. A lo que en injusta reciprocidad les han permitido actuar sin el necesario control del Banco de España y además han financiado, sin ningún tipo de control, con el dinero de los impuestos de los españoles.

No es que sea demagógico, que lo es, no es que sea populista, que lo es, el problema radica, que ese cuento ya no se lo traga nadie.



No hay comentarios:

Publicar un comentario