miércoles, 27 de julio de 2011

Pongamos que hablo de ciencia ficción

ZP aprovechó que el Ebro no pasa por Londres, para hablar de ciencia ficción

Ayer comentaba la “ocurrencia” del presidente Zapatero que salió a los medios manifestando que el insistente rumor que circulaba por los mentideros políticos y que afirmaba que ZP esperaba un comunicado de ETA, anunciando el fin de la violencia para fijar definitivamente la fecha de las próximas elecciones, era pura “ciencia ficción”.

Por el contrario a mí me parecía que el rumor –antesala de la noticia, dicen – respondía a las especiales características de un relato negro, una novela negra de tomo y lomo y que además estaba basado en hechos reales. Aunque si el deseo del presidente era hablar de ciencia ficción, si bien creo que confunde de lejos el género, podríamos hablar de unos cuantos temas.

Pone los pelos de punta que mientras el señor Jáuregui ministro de la Presidencia de este Gobierno, cargo que, teniendo en cuenta quién es el Presidente, es de los que acaban con la carrera política de cualquiera, digo que el ministro afirmaba hace bien poco días, supongo yo que basando su aserto en la “auctoritas” que le da el hecho de ser vasco, que la violencia de ETA había acabado. Mientras la prensa anunciaba, bien es cierto que en páginas interiores, que los servicios de inteligencia españoles habían detectado que ETA estaba llevando a cabo un reconocimiento de sus zulos, para saber cuántos de ellos se mantienen operativos (ocultos al conocimiento de las autoridades españolas y supongo yo que galas) y cuál era su contenido; además informaban que se detectaba una actividad muy importante de reclutamiento de nuevos terroristas.

Llámenme desconfiado, pero me cuesta trabajo aceptar que el hecho de estar llevando a cabo un inventario de sus zulos, que como todo el mundo sabe son los lugares en los que almacenan armas, municiones, explosivos, etc., etc., y el trabajo de recluta, hacen pensar más en una organización que aprovecha un tiempo de pausa y tranquilidad, para organizarse logísticamente y reponer las bajas producidas por las deserciones, abandonos y detenciones, que en un grupo criminal que ha decidido abandonar definitivamente sus sanguinarias actividades. Ciertamente lo que se advierte desde los servicios de inteligencia son conductas que no se compadecen con lo que eufemísticamente, se ha dado en llamar, el “abandono de la violencia”.

Así que antes de aceptar la línea argumental sostenida por los socialistas de que el fin de la violencia está, más que cercana,  a la vuelta de la esquina, se debería explicar a los ciudadanos un asunto de importancia capital. ¿Es condición sine qua non para el PSOE y el gobierno de ZP que se exija, para dar por bueno el abandono de la violencia por parte de los etarras, la entrega de las armas? Porque si esa no es una condición inexcusable nos vamos a encontrar con el enésimo anuncio de una “tregua”, a la que se adjetivará como convenga a los asesinos y que será recibida con gozo y alborozo por parte de la cúpula socialista, que está decidida a rendir a España y los españoles ante los asesinos de ETA.

No puede haber paz, porque no estamos en guerra, en el País Vasco (no quiero llamarlo ni Euskadi ni Vascongadas) no se puede admitir la intervención de mediadores internacionales, porque no hay solución política que buscar o conseguir. España es una democracia consolidada y en nuestra patria caben todas las opiniones, salvo las que apoyan hechos que están recogidos en nuestro ordenamiento jurídico como delitos.

Contra esa democracia y muchos de sus ciudadanos actúa una banda asesina, que mata, tortura, coacciona y extorsiona, que no  puede confundirse de ninguna de las maneras con un grupo de patriotas que lucha por la libertad del oprimido pueblo vasco. Quiénes oprimen a los ciudadanos son los que usan la violencia para obtener réditos políticos y eso es inadmisible. No se puede negociar en plano de igualdad con gente que lleva la 9 parabellum o la bomba lapa a la mesa de esas inefables “conversaciones de paz”.

Cuando Jáuregui proclama que la violencia etarra ha terminado, ignora de manera consciente que esa violencia, finiquitada según él, siguen sufriéndola muchos ciudadanos vascos que no pueden, por ejemplo, hablar libremente por miedo. La violencia ha terminado ¿y el miedo sigue presente?, eso significa con toda claridad que la violencia no ha terminado y no terminará jamás mientras ETA, permanezca armada.

Si esa situación se produce, si se da por buena una declaración de abandono de la violencia sin la entrega de las armas, los asesinos etarras conseguirán una de sus aspiraciones más antiguas, la de ser los “guardianes” que garanticen el buen fin de la “solución política” que preconizan. Claro está que esa solución política no es otra cosa que la rendición del estado de derecho ante los violentos y la erradicación de la democracia en el País Vasco.

¿Qué ETA lleva tiempo sin matar? Pues vaya por Dios, no creo que sea como para ponerles una medalla, pero además nos enfrentamos a la raíz del problema, ¿para qué va a matar ETA, si los asesinos están consiguiendo todo lo que reclama su brazo político sin pegar ni un tiro?

Ahí radica nuestro problema, Zapatero y sus cuates están dispuestos a dar todo lo que pidan los asesinos, si con ello consiguen una declaración que, convenientemente maquillada por los servicios de agitación y propaganda socialista, sirva a sus intereses electoralistas. ¿Los presos a la calle? hecho, ¿ETA en las instituciones?, ahí está Bildu  – Tribunal Constitucional mediante – en los ayuntamientos, en la Diputación General de Guipúzcoa, etc., ¿Navarra?, dadnos un poco de tiempo chicos, que la “derechona” no nos deja ni respirar.

Podría continuar pero para qué, todos lo estamos viendo, aunque los del PSOE lo nieguen, qué cierto es eso de que no hay peor ciego que el que no quiere ver. Aunque sigo insistiendo que no es ciencia ficción, tiene muchísimo de ficción y sobre todo mentira y nada de ciencia, pero no le voy a discutir al Presidente lo de los géneros literarios, que a la vista está, tampoco ha tenido esas dos tardes que dedica ZP a los asuntos importantes que desconoce.

Así que cuando hablamos de ETA no estamos haciendo ciencia ficción, nos enfrentamos a la mentira permanentemente reiterada de manera contumaz, con la mezquina esperanza socialista puesta en que una mentira de tal gravedad les permita ganar unos cuantos votos.

Zapatero prefiere la ciencia ficción, hay que reconocerle la habilidad que tiene para moverse en ese ámbito yo, en asuntos de esta gravedad, prefiero el realismo descarnado y crítico de la novela negra que denuncia, hoy como ayer, la relación existente entre el poder y los delincuentes.

Desgraciadamente eso y no otra cosa es lo del “proceso de paz” y el “abandono de la violencia”.



3 comentarios:

  1. Ayer ya me parecía demasiado largo el atrevimiento por mi parte, y dejé suelto el cordel que lleva hasta su símil literario. Como veo que hoy lo retoma...

    No creo que James Ellroy hiciera otra cosa que pegar un buen tachón a cualquier texto escrito por Zapatero. No creo que nuestro presidente pueda disfrutar de su bien merecido (por los ciudadanos) descanso bebiendo armagnac en una copa caliente, y garabateando hojas con sus pensamientos más íntimos. Ese tampoco creo que sea uno de los talentos con los que fue agraciado al nacer. Y no le supongo el estilo y la clase necesarios para disfrutar del hedonismo que satisface el licor de calidad. Por lo menos no habrá que soportar otra serie epistolar dedicada a ningún "Joven español" En algo salimos ganando.

    Por otra parte, y a pesar de que estoy de acuerdo en su discurso (de usted) en un porcentaje bastante elevado hay un párrafo en su acertado artículo que me hace pensar más allá de reflexiones profundas.Y cito

    "¿para qué va a matar ETA, si los asesinos están consiguiendo todo lo que reclama su brazo político sin pegar ni un tiro?"

    ¿No es de alguna forma ese el objetivo? ¿No es en una sociedad abierta y democrática ese el fin de un conflicto?

    A juzgar por el resultado de las últimas elecciones, mucha gente en el País Vasco desea la intervención política del mundo abertzale.

    Lo dicho, que los asesinos paguen sus cuitas, y los que alguna vez se lo plantearon pero por suerte reconducen sus íntimos anhelos hacia la paz, y la intervención democrática, puedan desarrollarla. Ya sabe lo que dijo Voltaire: "No pienso como tú pero moriría por tu derecho a expresarlo" Sólo deseo, sin entrar a valorar quien consigue mayor rédito político; que ETA desaparezca.

    Por cierto, en la novela negra suele haber también un personaje que lía la madeja hasta hacerla indescifrable. Suele ser un periodista.

    Un saludo, esperando que en esta ocasión no le jueguen una mala pasada los duendes de la tecnología

    ResponderEliminar
  2. Si me acojo al modelo de novela negra es por lo que tiene, desde su nacimiento, de denuncia, crítica social, etc.
    Efectivamente los etarras están consiguiendo lo que pedían sin disparar un tiro. Pero no les hace falta porque con anterioridad han pegado muchos. Si vamos a darles lo que pedían desde el principio, llegamos 1000 muertos tarde. Si vamos a rendirnos para evitar que nos maten, si rendimos el estado de derecho, si negociamos con quién "acude" armado a la mesa de paz, eso para mí nada tiene de democrático y muchísimo menos de abierto. Si los abertzales quieren participar en la política, existen vías legales y sobre todo democráticas para poder hacerlo.
    Miguel Rives

    ResponderEliminar
  3. 1000 muertos. Se me encoje el estómago ante esa cifra. Por eso no quiero ni uno más.

    De momento Bildu no ha hecho nada que a juicio del tribunal competente sea motivo de ilegalización, ya que si no, estaría ilegalizado como partido. ¿No hay que respetar eso? ¿No es al fin y al cabo ese tipo de decisiones del poder judicial las que marcán el campo de juego en el que se desarrolla todo este tinglado? ? O es que cuando no nos gustan las cosas que allí se deciden podemos sin ningún rubor acusar a los magistrados de ruines y "casi" coruptos?

    Ni un muerto más, y si el precio es la autodeterminación, me parece barato. Creo que TODOS los nacionalismos, se basan en gran medida en la tergiversación y manipulación de la realidad histórica de cualquier pueblo. Ora batallas épicas en Covadonga, ora conquistas de malvados godos matando y violando guanches. Con lo cual para ser nacionalista hay que tener alguna limitación intelectual o creerse el rollo. Pero bueno... Defiendo el derecho de los pueblos a ser lo que quieran ser.

    ResponderEliminar