sábado, 30 de julio de 2011

Seguimos con ZP, Rubalcaba y las elecciones

Una imagen vale más que mil palabras

Ayer la noticia fue el anuncio de la fecha de las elecciones, una decisión que se tomó el jueves en una reunión que mantuvieron Zapatero y Rubalcaba, aunque visto el resultado habría que decir que los que se reunieron fueron Rubalcaba y Zapatero, que se le parece bastante pero no es lo mismo. En esa entrevista Rubalcaba exigió al Presidente del Gobierno y Secretario General socialista que anunciara inmediatamente la fecha de la disolución de las Cortes y que fijara la jornada electoral para el próximo 20 N.
El equipo de Rubalcaba, es público y notorio que ya había elegido esa fecha – el 20 N – hace bastante tiempo, porque entienden que tiene una carga simbólica que les permitirá movilizar a la izquierda para que acuda a las urnas. Zapatero no tenía demasiado interés en acelerar el tempo que se había fijado: El comunicado de ayer debería haberse producido, si antes no ocurría algo que le hiciera cambiar de parecer, tras la celebración del Consejo de Ministros del mes de agosto. Eso es lo que pretendía Zapatero y esto es lo que le negó Rubalcaba, que por no dejarle no le permitió elegir el momento del anuncio y mucho menos la fecha concreta de las elecciones.
Zapatero se encontraba acorralado. La situación económica iba cada día a peor, los “mercados” presionaban sin piedad sobre la deuda soberana española y para terminar de arreglar el asunto, los diecisiete empresarios más importantes de nuestro país se reunieron y tomaron la decisión de comunicar a ZP que no contara con su apoyo y que aconsejaban celebrar elecciones en el plazo más breve posible.
Con estos mimbres, más el resultado de la encuesta del CIS, Rubalcaba se acercó a Moncloa y acorraló literalmente a Zapatero con la amenaza de echarle al PSOE encima, si no se producía el anuncio de la convocatoria anticipada de elecciones. Lo de la encuesta del CIS es para nota alta, pero sirvió a los intereses rubalcabianos; los resultados obtenidos le permitieron asegurar a su partido que el momento había llegado, así lo decía el estudio llevado a cabo por el CIS y tras convencer a unos cuantos representantes de la “nueva línea” socialista, presionar a Zapatero con el anuncio de una rebelión soterrada de algunos barones territoriales, convenientemente orquestada y jaleada desde PRISA.
Decía que la encuesta del CIS resulta vergonzosa, no se puede manipular una encuesta de esta importancia tan a las claras. Supongo que las urgencias del candidato obligaron a los técnicos a improvisar, pues además de los retoques estadísticos que se conocen como la “cocina” de las encuestas, prepararon el bodrio con un descaro que sorprende en una institución que debiera tener un prestigio y una independencia que mantener.
En primer lugar se encuestó a una serie de ciudadanos, de los que el 43% se declararon votantes del PSOE, mientras que sólo un 29% declaraba haber votado al PP, un desequilibrio tan importante en la muestra descalifica per se a la encuesta, quedaban un 28% de encuestados que no habiendo votado al PSOE tampoco se habían inclinado a favor de la oferta de los populares, como ya saben ustedes que estas cosas las carga el diablo y nunca se sabe lo que te puede hacer un ciudadano ante un encuestador, se buscó una solución que no falla.
Buscar preguntas cuyas respuestas consigan el resultado que pretendes, y así se hizo. Se polarizo la pregunta entre Rubalcaba y Rajoy, los que habían votado PSOE, se suponía que se inclinarían por Rubalcaba, los de Rajoy harían lo mismo con Rajoy, pero el 28% de ciudadanos que habían votado a IU o nacionalistas, no tenían a quién escoger de los de su cuerda y  por tanto era muy probable que se inclinaran por el candidato del PSOE. Desgraciadamente una institución estatal hace así las encuestas: En pocas palabras a la “me di da”, se ponga como se ponga el señor Rubalcaba.
La fecha de las elecciones es llamativa y ya hemos comentado una de sus vertientes, el buen gusto habría aconsejado escoger otra, pero siempre en torno a esa fecha, porque en el mes de noviembre, los socialistas esperan buenas noticias. No va a hacer todo el trabajo Franco, que muy de izquierdas no era y además murió en el año 1975.
Esas noticias que espera la candidatura de Rubalcaba como agua de mayo, comenzarán con la Encuesta de Población Activa del tercer trimestre, que se prevé dé unas cifras del paro aceptables gracias a los contratos temporales del verano y la creciente actividad turística, estos números del paro, sin introducir las medidas correctoras de la temporada estival servirán a la candidatura socialista para anunciar exultantes que lo del paro empieza a solucionarse ya.
Bueno sabemos ya lo que dirá la EPA, pero también se apoyarán, con la misma limpieza y veracidad con que lo han hecho con la encuesta del CIS de hace un par de días, en la publicación que hará en plena campaña electoral el Instituto Nacional de Estadística que dará, ¡casualidades de la vida!, a partir de la primera semana del mes de noviembre el indicador adelantado de la evolución del PIB y para a mediados del mismo mes ¡hay que ver como son las cosas! publicará los números definitivos de la contabilidad de nuestro país, sumen un par de noticias importantes y algún empujoncito del Banco de España que también acostumbra a publicar algún informe en estas fechas y se darán cuenta como Rubalcaba no deja nada al albur y se asegura que el trabajo de maquillaje sea completo, profundo y ... ¿veraz?, ¡Dª María por Dios, qué estamos hablando de Rubalcaba!
Ayer me decía un amigo que en mi comentario parecía que diera por seguro que las próximas elecciones las iba a ganar el PP le contesté que viendo la actuación de ZP y Rubalcaba, los que parecían convencidos del triunfo popular eran los socialistas. De no suceder nada “extraordinario”, que ya se sabe que no se puede desechar la posibilidad, el triunfo está para los populares.
La labor de Rubalcaba está en la consecución de evitar la mayoría absoluta del PP o en el peor de los casos no bajar de un número determinado de diputados, eso le aseguraría la posibilidad de controlar a la organización tras las elecciones, si por el contrario los populares lo arrollan, Alfredo resultará amortizado – políticamente hablando - ipso facto.
Mañana hablaremos del fracaso que ha supuesto para Rubalcaba y su equipo el que haya sido incapaz de tomar el control del PSOE antes de las elecciones, por ahí se le puede ir la vida…., política naturalmente.

4 comentarios:

  1. Yo creo que continuan en sus necesidad de acudir al fantasma del humo para entubiar la verdadera realidad que nos acontece, lo han hecho durante las dos legislaturas y continuan haciéndolo...y los medios y nosotros mismos les seguimos el juego...eligen el 20N para que hablemos de ello, mientras los "indignados" ya han acampado con toda impunidad yestán orquestados para reventar las elecciones desde hace mucho, seguimos hundidos en la miseria y la que se avecina no es cosa de poco, han utilizado y utilizan la justicia sin disimulo alguno y sus corrupciones y tretas se difuminan al elegir la fecha en que murió un dictador...
    Está urdido y muy bien urdido mientras ellos buscan artimañas para ganar el poder como sea, nos tienen entretenidos hablando del pasado...
    Un saludo de Flor de Lis

    ResponderEliminar
  2. Buenas tardes Flor de Lis, estando de acuerdo contigo en tus apreciaciones, no me parece mal y por eso lo hago, comentar cómo van las cosas. Que la gente sepa que la fecha no es casual, por ejemplo, a mí me parece interesante y lo mismo para todo lo demás. Claro que se ocultan tras la tergiversación, la manipulación y el engaño y eso es lo que denuncio. Gracias por el comentario y la lectura.
    Saludos
    Miguel Rives

    ResponderEliminar
  3. Rubalcaba siempre ha sido dueño y señor de la manipulación, lo peor de todo es que con ese proceder nos toman por tontos.
    Siempre brillante en tus escritos Miguel. Interesante artículo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias Rosy por tu generoso comentario.
    Un abrazo

    ResponderEliminar