miércoles, 6 de julio de 2011

Canarias, debate de investidura, nada nuevo bajo el sol

Paulino explicando exactamente lo mismo de siempre
Llevaba dos días publicando comentarios positivos en los que mostraba mi conformidad con la propuesta llevada a cabo por el 15 M, sobre los sindicatos, y me unía, aunque llevo ocho años pidiéndolo, al clamor que exige cambios en las leyes electorales, la nacional y las autonómicas. Pero como ya sabemos lo poco que dura la alegría en casa del pobre, hoy toca crítica ¡qué le vamos a hacer!

El lunes, en la tribuna del Parlamento de Canarias, Paulino Rivero lanzaba a estos mundos de Dios, el mensaje en el que exponía a los parlamentarios y a los ciudadanos cuáles eran las propuestas que pretendía desarrollar en la presente legislatura. Tuvo sus momentos, pero para que nos vamos a engañar el discurso fue pobre de solemnidad, poca, por no decir ninguna ilusión y poco o nada nuevo hubo en el mismo, salvo el hecho de que quién hoy le va a acompañar en el desarrollo de esas propuestas, son los socialistas y en la legislatura anterior fueron los populares. No es que lo diga yo, es que el propio Paulino afirmó que su pretensión no era otra que crear un gobierno de punto y seguido. Claro está que tras esa afirmación lo suyo es encomendarse a Santa Rita que, como sabrán ustedes, es la patrona de los imposibles.

Creo honradamente que en Rivero hay mucho más de constancia que de genio, mucho más de tesón que de habilidad, mucha más tozudez que conocimientos, por tanto poco esperaba del dichoso discurso, aunque hubo un momento en que fue capaz de llamar mi atención. Fue cuando definía el aspirante a la investidura las características del gobierno que pretendía formar y decía: “Canarias necesita un Gobierno fuerte, serio, responsable, capaz, austero y dialogante”.

Tengo que reconocerle la exactitud del diagnóstico, que suscribo en su totalidad. Ese es el gobierno que Canarias necesita naturalmente, aunque todo el mundo sabe - excepción hecha de los forofos, “clientes” y comisarios políticos que esperan el nombramiento que les acerque al pesebre durante los próximos cuatro años - que no va a ser Paulino Rivero el hombre capaz de conformarlo y mucho menos de liderarlo.

Correcto el diagnóstico, malo el tratamiento que ofreció. Resumió el compromiso que adquiere con los canarios en diez medidas fundamentales y sobre todo en dos pactos que juzga imprescindibles en Educación y Sanidad. Pero claro si necesita del consenso para alcanzar esos pactos y se rumorea que pretende poner al frente de la Sanidad canaria a Dª Milagros Luis Brito, que no me cuadra como el paradigma de la política dialogante, me parece que mal empezamos.

Si todo lo que tiene que ofrecer para dirigir la sanidad pública, en unos momentos tan difíciles, es la Consejera que ha dejado a Educación y a su entorno convertida, más que en un solar, en un campo de batalla; con unas cifras de fracaso difíciles de alcanzar si uno no pone mucho empeño en ello, con un nivel de cabreo e insatisfacción que nos es que los docentes se hayan echado al monte, es que están en Sierra Maestra y los discentes abandonados a su suerte, víctimas de un sistema incapaz de educarlos y formarlos en condiciones, pues no le arriendo la ganancia ni a Paulino ni a Canarias.

Y si el mismo Presidente que no permitió en su momento que los de PISA valoraran el estado de la educación pública en Canarias y cuando la situación se hizo insostenible y se les permitió emitir un diagnóstico, su “entorno” manifestó que no había que hacer caso de los resultados, que los expertos de PISA eran una colección de “desgarramantas” y si el propio D. Paulino fue capaz de afirmar que la educación en Canarias estaba entre las mejores de Europa; para sin solución de continuidad, convocar a los “desgarramantas” para que nos aconsejaran que hacer para evitar el desastre de la educación pública canaria, pues ya me contarán ustedes el porvenir que nos espera.

Por mucha promesa, por mucho pacto, por muchos proyectos que se anuncien, a la vista está que para Rivero&Cía. lo de la Educación es un arcano insondable, no se pueden decir más sandeces al respecto y resulta imposible hacer menos por mejorarla. Sin embargo, con estos antecedentes, alegremente promete bajar las cifras del fracaso escolar por debajo del 10%, que eso no se lo cree ni él.

Y vuelve al celebérrimo “pacto por la economía y el empleo” que en la pasada legislatura se sacó de la chistera, con un éxito tan memorable, que estuvimos los cuatro años paseándonos por las estadísticas con la mayor tasa de paro de toda España. Menos pactos, menos promesas que, desgraciadamente, la experiencia nos dice que la mejoría de la economía canaria y de las cifras del paro en el archipiélago se deben a las medidas que toman los gobiernos británico y alemán y no a otra cosa.

Y este gobierno nos tendrá que explicar, supongo que a dos voces, lo de la implementación de la Ley de la Dependencia en Canarias, que estoy loco por escuchar a José Miguel Pérez contando lo que opina sobre la situación y si el Presidente “entrante” que es el mismo que el “saliente” se sube a su particular Sinaí y nos anuncia que va a conseguir reducir las listas de espera de Sanidad a un mes y lo promete sin nombrar Consejera de Sanidad a la Virgen de Lourdes, sino por el contrario a la “dialogante” y “eficaz” Luis Brito, pues ya para que les cuento.

Luego en esa faena de aliño que llevó a cabo, prometió lo del sector primario, la diversificación de la economía, el pacto por la calidad y la competitividad del Turismo, etc., etc. Como pueden ver todo un prodigio de ideas nuevas e ilusionantes.

Canarias necesita un Gobierno fuerte, serio, responsable, capaz, austero y dialogante, eso es muy cierto, como también lo es, el que Rivero es incapaz de conformar un gobierno que responda a estas características. Volveremos a lo de siempre, lo malo será culpa de Madrid y lo bueno mérito del gobierno regional. Ahora serán José Miguel Pérez y su gente los que ataquen la política del PP en Madrid, como antes eran los “soriásicos” los que hacían lo propio, denostando la acción socialista en la capital de España.

Así es la vida, que le vamos a hacer.






























No hay comentarios:

Publicar un comentario