viernes, 1 de julio de 2011

¿Quién rescatará a los rescatadores?


Deuda autonómica por residente
Decía, me parece que fue Juvenal, que: “¿Quis custodiet ipsos custodes?”, cuando se preguntaba quién diablos vigilaba a los vigilantes. ¿Quién controla al que tiene el deber de controlar? De ahí el título del presente comentario, que pretende comentar alguno de los gazapillos (crías de conejo) que sacó de la chistera el mago Zapatero a lo largo del pasado Debate del estado de la Nación.

Parece que tras la aprobación por el Parlamento Griego de las medidas del rescate de la UE a Grecia, votadas deprisa y corriendo y con una oposición brutal en la calle, el riesgo de intervención en España ha pasado a una situación de latencia, pero ahí está y sigue muy presente, sobre todo hasta que de una vez por todas Zapatero concrete con su aprobación y puesta en marcha las medidas de ajuste preconizadas desde Europa.

En el debate del estado de la Nación, Zapatero presionado por los nacionalistas propuso dos medidas que en el fondo están dirigidas a llevar a cabo un rescate de Ayuntamientos y CCAA que no puedan hacer frente a sus deudas. Es decir Zapatero, nos va a volver a complicar la vida y le va a meter mano a nuestro bolsillo, empeñado como está, en camuflar al precio que haga falta, ya saben “me cueste lo que me cueste” la verdadera situación económica de la Administración y se dispone a salvarle la vida a los morosos, eso sí con dinero público de todos nosotros.

En el propio debate Zapatero anunció la creación de un fondo destinado, a través del ICO, a pagar las deudas a los proveedores de ayuntamientos morosos que no pueden hacer frente a sus obligaciones. Esta medida reclamada hace ya más de dos años por muchos, ayudará de manera muy especial a la tesorería de los proveedores de los ayuntamientos que llevan hasta tres años sin poder cobrar sus facturas.

Ahora bien, esta decisión que ahora se toma, con un retraso considerable y en una situación financiera muy difícil para las cuentas del Estado, no deja de ser una medida de refinanciación en la que la titularidad de la deuda, pasa del proveedor al Estado, bien que a través del ICO. Al fin y a la postre lo único que se hace es cambiar el acreedor y dar un aplazamiento a un interés barato, con unos costes que pagaremos entre todos. Una refinanciación que recuerda de manera inevitable a algunas de las medidas adoptadas en el plan de rescate internacional que, por ahora, “disfrutan” Irlanda, Portugal y Grecia.

Por otra parte se anunció y todas las noticias y declaraciones provenientes del gobierno nos dicen que así se va a hacer que, el Fondo de Reserva de la Seguridad Social que ha invertido en deuda pública de diferentes países, entre ellos la española iba a ser autorizado para comprar deuda autonómica. Teniendo en cuenta que ese Fondo de Reserva es lo que se conoce como “hucha de las pensiones” la inversión se había hecho siempre en deuda pública de países que tuvieran la triple A de calificación.

Esa situación cambió cuando perdimos la calificación de la “triple A”, los responsables de ese Fondo siguieron invirtiendo en deuda pública española aunque fuera de menor "calidad". Ahora parece que, ante las pocas expectativas internacionales de la deuda autonómica, el gobierno socialista podría estar pensando en adquirirla con cargo a estos fondos que garantizan las pensiones, una medida arriesgada toda vez que la autonómica es una deuda de menor calificación  aún que nuestra deuda estatal. Si hay acuerdo parlamentario, que lo habrá, sólo necesitan del apoyo del PSOE y los nacionalistas, a partir del próximo año compraremos alegremente deuda autonómica, con los fondos de la "hucha" de las pensiones.

Pero no contentos con esta solución, los de CiU están presionando para que las próximas emisiones de deuda regional catalana estén avaladas por el Estado, medida dirigida a rebajar el brutal coste de emisión de esa deuda. Ni que decir tiene que el riesgo correría a cargo del Estado, para entendernos, de todos nosotros, mientras el beneficio sería para Cataluña, ya que ese aval les permitiría rebajar el coste de emisión de manera muy importante. Mientras tanto, de no cumplir el ejecutivo autonómico, sería el Estado quién tuviera que hacer frente a la deuda y pagar a los acreedores con dinero de nuestros impuestos.

Negocio redondo para los de CiU se mire por donde se mire, Cataluña pretende rebajar el coste de emitir deuda mediante el aval del Estado y la compra de sus bonos por parte del Fondo de Reserva de la Seguridad Social. Zapatero sabe que de permitirle la maniobra a Cataluña, ésta se va a generalizar, con el peligro consiguiente. Muy probablemente eso le preocupe poco a Zapatero, al fin y a la postre de aprobarse la medida, un rescate autonómico por la puerta falsa, eso no le va a afectar, pues en el 2012 desaparece de la escena política. Aunque nadie podrá negar que se están adoptando las primeras medidas para llevar a cabo un “rescate autonómico” por parte del Estado.

¿Tan importante es para Zapatero continuar agarrado a la Presidencia del Gobierno?, ¿no sería más honesto que estas cuestiones las adoptara en todo caso su sucesor, sea éste quien sea? En su situación ¿es aceptable que ponga en riesgo los fondos que garantizan las pensiones de los españoles?

Y sobre todo y por finalizar ¿quién va a rescatar al rescatador? Decía no sé quién, que corren malos tiempos para la lírica, desgraciadamente para nuestra cuentas y pensiones también.



No hay comentarios:

Publicar un comentario