jueves, 28 de julio de 2011

Ganas las elecciones, te dejan el muerto y después te lavan la cara

Salgado dice que a ella que la registren, qué no entiende de deudas autonómicas

He estado un ratito pensando en el título del presente comentario, lo cierto es que no ha quedado muy literario, pero creo en cambio que resulta bastante descriptivo. De hecho mi esperanza está puesta en que mis lectores, sepan de qué va el tema sólo con darle un vistazo.
Los supongo enterados del contencioso - utilizado el término en su acepción de conflicto - que mantienen la actual Presidenta de Castilla La Mancha, Dolores Cospedal con Elena Salgado nuestra inefable ministra de Hacienda; una funcionaria cuyos méritos más relevantes según sus propios compañeros, son dos, a saber: la docilidad ante la autoridad y la ductilidad que manifiesta al servicio de los intereses del partido muy por encima de los conocimientos específicos que pudiera tener para el puesto que ostenta. De ahí que en Ferraz se la haya conocido desde casi siempre como la “bien mandá”.
Entre las dos se ha creado un conflicto que a mí me parece que define perfectamente la situación actual de este gobierno, que agoniza inane y que sólo actúa en defensa del interés electoral del PSOE. El asunto es muy sencillo, cuando Dolores Cospedal y su equipo de gobierno, tras la toma de posesión en Castilla la Mancha, se puso a las tareas de gobierno se encontraron con una deuda que tal y como habían advertido tiempo atrás, superaba en mucho la declarada por Barreda el ex presidente socialista.
Estamos hablando de una deuda que supone el 4,9% del Producto Interior Bruto Regional, muy lejos del tope máximo de endeudamiento fijado por el ministerio de Hacienda que es el 1,3%. El señor Barreda afirmaba, que la deuda que dejaba, estaba en los 700 millones de euros, mientras que lo que se han ido encontrando los populares supone ya alrededor de 2.600 millones, importe de un sorprendente número de facturas impagadas y de las  que no estaba previsto su pago por no figurar en la contabilidad oficial;  para hablar claro una deuda oculta, que ahora irremisiblemente aflora.
Hacer frente a una deuda de este calibre hace muy difícil, por no decir imposible, el gobierno de la Comunidad, por lo que en cuanto empezaron a detectar facturas de las que no se tenía noticia, se encargó a la Intervención General de la Comunidad y a las Direcciones Generales de Presupuestos y de Política Financiera  y Tesorería la elaboración de un informe que recogiera los datos de esa deuda oculta. Hay que hacer constar que el informe, al que hago referencia fue elaborado por los mismos funcionarios e interventores que estaban en la época del gobierno socialista y lo dirigió, hasta su destitución, el Interventor General de la Comunidad.
Los mismos funcionarios que firmaban los informes de Barreda, afirman ahora ¡hay que ver cómo son las cosas! que existía una bolsa enorme de facturas fuera de su control. Este informe se remitió de manera urgente al ministerio de Hacienda para que los servicios de ese ministerio estudiaran una solución técnica al problema, a la vez que se pedía desde la Comunidad una reunión con la ministra al objeto de hacer frente a la situación.
La reacción del ministerio sorprendió a propios y extraños, en primer lugar la ministra respondió a la carta de Dolores Cospedal en un tono que a mí me parece cuanto menos impertinente, aunque me inclino más por calificarlo de insultante. Entre otras lindezas afirmaba la Salgado que “…como soy una firme partidaria de la transparencia, criterio que espero que compartas…” para tras la impertinencia darle dos o tres largas cambiadas a la petición de la reunión, condicionándola a una serie de reuniones previas. Está claro que para Elena Salgado la deuda es un problema de los populares y nada quiere saber de la responsabilidad de quién la creó, su compañero de partido el ex presidente Barreda.
La posdata de la carta es apoteósica, la ministra está a lo que se ve muy molesta con las noticias que hablan de la deuda oculta que han dejado por doquier sus compañeros del PSOE y así termina la carta de la ministra y vice presidenta: “Una vez más, creo que el criterio de prudencia debe acompañar al de transparencia”. Una frase escrita en alto politiqués que vertida al castellano significa: “Si quieres que te echemos una mano, más te vale estar callada” porque no es que le disguste la deuda, lo que le molesta a Salgado es que se sepa de su existencia.
Mientras la inventora de los brotes verdes le daba lecciones de transparencia y buen gobierno a Cospedal, el Secretario de Estado de Hacienda se carteaba con su homólogo en la Junta de Castilla La Mancha y en lugar de mostrar preocupación por la deuda que se denunciaba, aunque fuera de manera protocolaria, decidió darle un lavado de cara a su homólogo. Critica al equipo del PP la imprudencia que supone no haber permanecido en silencio, ocultando la realidad  a los ciudadanos y además califica - en politiqués - a las cifras de “confusas”, es decir no puede decir que son falsas, porque no lo son como le gustaría a él y a su jefa, pero no las da por buenas, arremete contra el gobierno autonómico acusándolos de irresponsables y significa que a él lo único que le consta son las cifras de Barreda pues el informe remitido además de confuso no está certificado por los servicios técnicos correspondientes.
Como ese informe está hecho por el Interventor General de la Comunidad, habrá que suponer que el Sc. de Estado se refiere, cuando habla de los “servicios técnicos competentes” a los propios del Ministerio, se referirá digo a la Intervención General del Estado, que depende del propio Secretario y que debería haber controlado los desafueros de Barreda.
Parece más que claro, cristalino, que Cospedal y su gente se enfrentan a un problema irresoluble, si hubieran callado la existencia de esa bolsa de 2.000 millones en facturas impagadas y fuera del control de la administración autonómica como se les pide desde el Ministerio, ahora oiríamos al PSOE en pleno denunciando que lo de las facturas era un invento de la derecha, porque si hubiera sido cierto ¿por qué no denunciaron la deuda en cuanto tuvieron noticia de su existencia.?, y si lo denuncian ahora, resulta que son unos imprudentes que ponen en peligro la estabilidad financiera de nuestro país.
¿No será qué quién cometió la imprudencia y con su conducta pone en peligro la estabilidad de la Comunidad y siembra las dudas en el ámbito internacional sobre la capacidad de la Administración española es el que generó la deuda? ¿No será más cierto que el único irresponsable en este asunto es el Sr. Barreda y quién le permitió ese endeudamiento?
Pues a pesar de todo esto se le reclama de manera urgente a Castilla la Mancha la implementación de un Plan Económico-Financiero de Reequilibrio, sin aceptar los números presentados, con la única finalidad de ganar tiempo. Nada importa en el ministerio de Hacienda que la acción de los socialistas salientes haya puesto al borde de la quiebra a la Comunidad, el asunto está en salvar la cara, no en buscar soluciones y mucho menos responsables.
Y digo eso porque la única aspiración que le queda a Elena Salgado en este y otros asuntos  es que este muerto se lo “coma” el próximo ministro de Hacienda, que será del PP. De ahí todas las tonterías expresadas al objeto de ganar tiempo. Al fin y a la postre ese ha sido el paradigma de la acción de gobierno de ZP, ganar tiempo, echarle la culpa a otros y dar excusas de mal pagador.
Ya saben, cómo decía hace algún tiempo y perdónenme la auto cita, hay quién sostiene que la verdad nos hará libres, los socialistas, que últimamente no le dicen la verdad ni al médico,  especialmente Salgado y su Sc. De Estado opinan que la verdad nos puede convertir en griegos.
Resulta imperativa la convocatoria de unas elecciones.

6 comentarios:

  1. En esta ocasión señor Rives,estoy totalmente de acuerdo con usted.

    ResponderEliminar
  2. Es increible que pongan a gente inexperta gestionando la economía de España, Solves era un experto y tuvo que dimitir porque no pudo con su cargo y la presión por la deuda y la crisis que sabía que se le venia encima. Y todavía tenemos que seguir viendo a esta gente ocultando la realidad y echandole la culpa al otro por sus derroches y su mala gestión, es inaudito.
    Brillante este art. Miguel, felicidades.

    ResponderEliminar
  3. Disculpe, sigue siendo absolutamente falso que esa supuesta deuda de 2000 y pico de millones figure en ningún informe del Interventor General de la Comunidad y es eso precisamente lo que la Sra. Salgado le pide en su carta a la Sra. Cospedal para reunirse con ella(cosa que usted ha obviado). Todo es pura fantasía de la nueva presidenta de Castilla - La Mancha, quien por cierto tiene mucha.

    ResponderEliminar
  4. Personalmente no he visto ese informe, y mal puede firmarlo el Interventor General de la Comunidad que fue cesado cuando fueron descubriéndose las irregularidades. Se hizo el informe dirigido por el Interventor hasta su cese y con la colaboración de las Direcciones Generales de Tesorería y Presupuestos tal y como reflejo en mi escrito. De hecho el Sc. de Estado reconoce su existencia y manifiesta que las cifras que se le ofrecen son "confusas". Pero le repito que fantasías deben tener todos los que ahora ocupan instituciones que estuvieron muchos años en manos socialistas, todos se encuentran con el mismo problema, deudas ocultas. Así que esto de las fantasías de los políticos, como la risa, por lo visto va por barrios; todo se andará y el tiempo dará la razón a quien la tenga. Un saludo y le agradezco la atención que presta a mis escritos.
    Miguel Rives

    ResponderEliminar
  5. Chinaski, me alegra el acuerdo y le agradezco su atención a mis escritos.
    Un abrazo.
    Miguel Rives

    ResponderEliminar
  6. Rosy muchas gracias por los "piropos", inmerecidos pero muy agradables de leer. Estoy de acuerdo contigo que Elena Salgado, que es una magnífica funcionaria, no era la persona más adecuada para suceder a Solbes y más en los tiempos que corrían y que, para nuestra desgracia, corren todavía.
    Saludos.
    Miguel Rives

    ResponderEliminar