viernes, 8 de abril de 2016

Antes que ir a las urnas, Ferraz pactará con los independentistas

Los dos amores de Pedro Sánchez
No es que tuviera dudas, ya advertí que llegado el momento Pedro Sánchez colocaría a su Comité Federal ante una disyuntiva que, el máximo órgano de dirección del PSOE entre congresos, no iba a ser capaz de resolver. Cuando se aproxime la fecha límite en la que haya que disolver Cortes, tendrán que aceptar que Sánchez pacte con quién mejor le convenga o  ir a unas nuevas elecciones, una situación que el PSOE no será capaz de encarar. La debilidad ideológica del partido les obligará a cerrar los ojos, aprobar el pacto con los secesionistas y traicionar todo lo que han estado prometiendo.

Es usted un pesimista, dirán algunos, me limitaré a recordar que un pesimista no es otra cosa que un optimista informado. No creo que haya nadie que no esté convencido que la visita de Sánchez a Puigdemont, servía  a cuestiones distintas a las que oficialmente se esgrimieron y ya para que les cuento si hablamos de la entrevista secreta que mantuvo el mismo día, el secretario general socialista con el líder de ERC. Una comida secreta cuya filtración ha generado una serie de reacciones que no hacen otra cosa que confirmar que Sánchez estaba y está decidido a contar con el apoyo de los independentistas catalanes para conseguir la investidura.

Comenzó esta maniobra cuando cedió temporalmente una serie de senadores socialistas para que ERC y DiL pudieran formar grupo propio en el Senado. Se defendió la canallada explicando que se debía a un acto de cortesía parlamentaria y como en este país sufrimos de una miseria moral galopante - el que sea cofrade que coja su vela - todo el mundo aceptó la cínica explicación y tal día hizo un año. 

Ahora, la reunión a mesa y mantel que mantuvo Pedro Sánchez y Junqueras, una reunión secreta, por lo que automáticamente todo el mundo se pregunta ¿qué querrían ocultar estos dos? Con Puigdemont se reunió a cara descubierta y con el de ERC en secreto, algo habría que encubrir. Desde ayer ya sabemos lo que había, lo dicen los de ERC que afirman que Pedro Sánchez les pidió la abstención en la investidura, es más matizan para que quede claro que Sánchez les ofreció alcanzar puntos en común, una vez que consiguiera gobernar.

En cambio, desde Ferraz dicen que  el secretario general jamás pidió tal cosa, lo que no explican, quizás porque no se atrevan, es de qué diablos trataron en esa reunión, porque seguro que a muchos votantes socialistas les interesaría mucho saber en qué pasos anda el desdichado de su secretario general. No dan explicaciones, pero desde el PSOE sí expresan un  cabreo de padre y muy señor mío  a cuenta de la filtración que aseguran ha perjudicado el plan de alianzas de Sánchez para formar Gobierno. ¿Qué alianzas? vaya uno a saber, hasta miedo da imaginarlo.

Desde hace tiempo circula por Cataluña el rumor de una propuesta que se hizo llegar a los independentistas, la realización de un referéndum "estilo" Quebec. Ahora Pedro Sánchez se ha pasado por el mismísimo arco del triunfo el mandato de su Comité Federal, que le prohibía negociar con los independentistas y pese a algún malestar levemente expresado, no hay reacción, ni siquiera de Ciudadanos que algo tendrá que decir  al respecto, digo yo.

Así que llegada la hora, los del Comité bendecirán la decisión de Pedro Sánchez y nos lo explicarán como quieran; pero está claro que si el líder socialista llega a presidente del gobierno a cuenta de la colaboración de los que están a favor del derecho a decidir,  en Ferraz deberían ir cambiando sus siglas y quitar de ellas la E de español, porque su permanencia resultaría una afrenta a la coherencia, la transparencia y la honestidad.

Lo cuenten,  como lo cuenten.

3 comentarios:

  1. Yo creo que para lo que se están preparando es para unas nuevas elecciones. Salvo que el amigo Sánchez esté dispuesto a (de nuevo) hacer historia. Sería mucha historia en poco tiempo. Creo que el Comité Federal no le permitirá un pacto que condene al PSOE al "pan para hoy y hambre para mañana". En cualquier caso, el partido socialista debería plantearse muchas cosas si quiere ser una alternativa sería de Gobierno. La pelota está en el tejado y nadie se arriesga a subir para bajarla. Pronto tendremos la solución.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Pues yo pensaba como tú. Pero creo que ya asumen elecciones, más que nada por los ataques aunque tímidos, contra Podemos. Eso si, se preocuparan de hacer creer que hasta última hora estarán intentando negociar con Podemos, al tiempo que echaran tierra siempre que puedan en un doble juego de palabras. La única "esperanza" de ser Presidente es que sorpresivamente después del 16, la consulta de Podemos a sus bases les de una facilidad en gobernar con Ciudadanos en solitario. Si eso se produce, antes de dos años habría de nuevo elecciones porque ese gobierno no se aguanta y con Pedro de presidente menos.

    ResponderEliminar
  3. Pues yo, como siempre que me encuentro con estas cosas, creo y no asumo , que al final estos señores despues de marearnos tanto, terminen haciendo lo que les de la gana,lo que mas le convenga a ellos o dicho de forma muy vulgas ( perdon por ello ), lo que le salga de sus partes nobles. Madre mia que poca verguenza tienen y como juegan con nuestras vidas.

    ResponderEliminar