miércoles, 13 de abril de 2016

Pedro Sánchez se humilla ante Iglesias y avergüenza al PSOE

Vosotros reíros, que os voy a poner a todos mirando "pa" Coria del Río
Las últimas declaraciones de Pedro Sánchez suplicando a Pablo Iglesias que desbloqueara la situación, han dejado a muchos preguntándose hasta donde está dispuesto a llegar el socialista en su ciego empeño por alcanzar la presidencia del gobierno, pero la pregunta está mal formulada, sabido es que Sánchez está dispuesto a todo, la cuestión sería en todo caso hasta dónde está dispuesto a llegar el PSOE, arrastrado por su Secretario General, porque una cosa es que al ciudadano Pedro Sánchez  le importe un ardite hacer el ridículo y cosa distinta es que un partido con la historia del PSOE permita que le humillen mientras guarda un disciplinado y perplejo silencio.

El líder socialista ha dicho a los podemitas, "Mi mano sigue tendida y yo no me rindo", cuando hace bien poco Antonio Hernando afirmaba muy cabreado que no cabía esa posibilidad porque “Podemos” no era de fiar. Personalmente soy de la opinión que Sánchez está en plena campaña electoral y pide un pacto imposible - habla de pactar a tres - porque la negativa de Podemos le interesa, para poder culpar a Rajoy y a Pablo Iglesias de haber impedido el pacto que permitiría tener un gobierno.

Como digo ofrece un imposible cuando habla de un pacto a tres, afirmando que si hay cuestiones que incomoden a Podemos, en el pacto que mantiene con Ciudadanos, éstas pueden “orillarse”, cuando todos sabemos, incluidos los bolivarianos que no se han caído de un guindo, que en cuanto se intente modificar el pacto existente, Ciudadanos se borra del acuerdo sobre la marcha.

La verdad es que su situación no tiene nada de envidiable, se acerca la fecha límite, D. Felipe VI ya ha puesto fecha a la última ronda de consultas, no parece que pueda existir un pacto y muy probablemente, aunque el Congreso socialista haya cambiado su fecha de celebración, podría suceder que en el PSOE se exigieran unas primarias de cara a elegir al candidato a las elecciones del 26 J. En Ferraz siguen con interés y preocupación la nutrida agenda de entrevistas que ha mantenido últimamente Susana Díaz con pesos pesados del PSOE, por eso no están demasiado tranquilos.

Lo que realmente preocupa a Pedro Sánchez es el resultado de las elecciones, de ahí que eche en cara a Podemos que con su actitud le van a dar una nueva oportunidad a Rajoy, a quien, aun soportando escándalos varios, incluidos los panameños, las encuestas señalan como ganador de esta suerte de segunda vuelta a la que vamos de cabeza.

Humilla profundamente al PSOE con una maniobra tan falsa como transparente, está haciendo teatro por ver si esa actitud de trabajador incansable en pro de un pacto le puede beneficiar electoralmente. Sánchez está desesperado, sólo así se pueden decir tonterías como  "A lo mejor Iglesias vive mejor con Rajoy de presidente, pero millones de españoles que votaron a Iglesias viven peor con Rajoy de presidente" o "Démosle una oportunidad al cambio. Juntos los tres podemos", por mucho que intente adornar sandeces semejantes afectando un tono solemne e impostado.

Para nada ha valido  la humillación de la militancia socialista, viendo a su Secretario General ofreciendo la credibilidad del PSOE a cambio de un pacto, tan teatralmente como Enrique III pedía un caballo a cambio de su reino; de nada digo, porque los podemitas se han apresurado a contestar que ellos siguen apostando por un “gobierno a la valenciana” y una negociación a partir del programa electoral del PSOE, que del pacto con Ciudadanos no quieren saber nada de nada.

Así que, teatro del malo, farfolla, poca o ninguna dignidad y una indigencia intelectual sorprendente. Esto es lo que hay, que diría uno que yo me sé.

1 comentario:

  1. Soy apolitico totalmente, solo quiero y deseo el bien para mi Patria, y si cualquiera de ellos me arrebata esto, espero y deseo alguien se alce de una vez por todas, para poner orden donde solo hay cachondeo, saludos.

    ResponderEliminar