viernes, 15 de abril de 2016

La zurda española nos invita a un griego

El que mira con cara de asco a los dos genios es el Comisario de Economía de la UE
El título del presente escrito puede llevar a error, a veces con esto de los idiomas y nacionalidades pasa lo que pasa. Allá por 1962, sólo unos pocos años después de la Edad del Hierro, recuerdo el ataque incontenible de risa que acometió a un grupo de alumnos de la facultad de derecho de La Sorbona, cuando un servidor les explicaba el significado de “un francés” en España y aunque lo del griego es posterior, los anuncios por palabras de los periódicos  se encargaron que lo de “un griego” tuviera una nueva connotación.

Cuando digo que se nos invita a un griego, quiero decir que siguiendo las prédicas de la izquierda nacional, vamos a recorrer un camino similar al que sufrieron los ciudadanos griegos, que fiaron de las promesas de su izquierda y al final, mucho más perjudicados que antes de las elecciones, tuvieron que pedir socorro a la UE que se arrimó a la patria de Homero con la sierra mecánica que utilizan para los recortes y allá fue Troya, aunque sucediera en Atenas.

Conviene recordarlo, que luego pillan al personal en la inopia a la hora de votar, ejercicio que debiera servir para escoger a quien mejor nos pueda sacar de este apuro, en lugar de ir con la camiseta puesta en plan hooligans, que votamos como votamos y luego nos cabreamos con los que hemos escogido, lo que por mucho que moleste tiene su miga y también sus toneladas de incongruencia.

Hay quien está convencido, que las promesas de Podemos y PSOE van a sacarnos de este negro y profundo pozo, en el que por cierto nos metieron de hoz y coz los socialistas de los brotes verdes. Hay gente que no sé si cree o quiere creer que todo eso de subir el gasto público para terminar con las políticas de austeridad que nos imponen nuestras deudas, va a ser posible, porque se lo han jurado por la momia de Lenin unos y otros por el abrigo de Pablo Iglesias (el tipógrafo), que la pasta se la van a sacar a los ricos, lo que es más falso que un billete de tres euros marroquí.

Lo he dicho otras veces, en cuanto escuchen a un zurdo explicarles que van a aumentar el gasto público pero que no se preocupen que la pasta la van a poner “los que más tienen”, dense ustedes por f… ya me entienden. En la UE hay inquietud ante estas cosas y afirman que en España los partidos de izquierdas prometen que “si llegan al gobierno se acabarían las políticas de austeridad y eso no es verdad; el caso griego es el mejor ejemplo”. 

Eso cuando hablan en público, en privado son bastante más contundentes: "Con Podemos en el gobierno o marcando desde fuera el programa del gobierno, el choque con la Unión Europea estaría garantizado".

Así que ya saben ustedes, todo el programa económico del PSOE+C,s y el de Podemos, es falso, no se puede llevar a cabo por una razón muy sencilla, porque no hay margen. Lo dicen los de la UE, que son los que tiene la sartén por el mango. Ya saben lo que toca, a no ser que estén ustedes dispuestos a que les suban los impuestos para poder hacer frente a estos gastos que ya sabemos los que siempre suben: El IRPF, en el que sólo están los que perciben un sueldo, no los ricos de verdad y el IVA y otros impuestos indirectos, que pagamos todos, los millonarios y los pobres de solemnidad.

Ahora toca escuchar los cantos de sirena de la zurda nacional o las advertencias de la UE. Cuidado, porque al final haremos un “griego” como nación y como individuos sufriremos un “griego” de esos de los anuncios por palabras. Un griego fiscal, pero griego al fin y al cabo, que seguro les resultaría incómodo y sobre todo muy  caro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario