jueves, 7 de abril de 2016

Echenique tenía razón


Hace pocos días Pablo Echenique, el flamante Secretario de Organización de Podemos se echaba su particular cuarto a espadas y anunciaba por sorpresa que “Un Gobierno de PSOE con C's y Podemos es una quimera”, hubo quien se extrañó ante la afirmación de Echenique, pero la vida es como es y ha bastado el pleno del Congreso de este miércoles para que las dos organizaciones políticas que se supone aspiran a gobernar con el PSOE, hayan pasado a la vía de los hechos y dejado bien clara la absoluta “incompatibilidad de caracteres” que impide el nacimiento del vínculo de un  matrimonio ni rato ni consumado entre  C,s-Podemos.

No es que tuvieran diferencias ideológicas, que las tienen y abismales, es que la agarrada parlamentaria, ha puesto de relieve lo mal que se caen. Iglesias explicó claramente lo que piensa de algunas cosas de Ciudadanos y Albert Rivera le pagó con la misma moneda y con las mismas ganas. No se taparon lo más mínimo, se atizaron allí donde suponían que podían hacer daño y dejaron claro que las diferencias entre ellos trascienden de lo programático y parece tienen mucho que ver con lo personal, vamos que no pueden ni verse.

Un pleno complicado para Pedro Sánchez que vio cómo se tiraban los trastos a la cabeza los líderes que supuestamente debieran llevarlo en volandas hasta la poltrona presidencial; pero como las desgracias nunca vienen solas, lo de Rivera no quedó sólo en la bronca con los podemitas, también le tocó su rasponazo al PSOE, porque los diputados naranjitos se abstuvieron en una PNL que presentaban los socialistas.

Como la risa va por barrios, los del PP no lo pasaron nada mal y aprovecharon la oportunidad, que así no se las ponían a nadie desde el tiempo de Fernando VII, para meterle el dedo en el ojo a Pedro Sánchez, afeando el espectáculo que daban los dos dirigentes que hoy jueves tenían que reunirse para “dialogar”.

A Sánchez alguien le debe haber explicado que si cierra los ojos, nadie le podrá ver, porque tras el pleno y a requerimientos de la prensa afirmó muy serio que “lo importante es que vamos a empezar a negociar”, que me río yo la mítica moral del Alcoyano, porque o es que D. Pedro es más tonto que Abundio, el que fue a vendimiar y se llevó un racimo de uvas para desayunar o tiene una moral a prueba de bomba.

¿Dialogar sobre qué? Iglesias señaló la imposibilidad de hacerlo porque el portavoz de Ciudadanos había advertido que en el preciso momento que se intentara cambiar una coma del pacto C,s-PSOE se levantaban de la mesa. Creo que ha llegado el momento en que todos dejen de afectar su amor por el diálogo y su extremado sentido de la responsabilidad, fingiendo que trabajan por formar un pacto y digan la verdad de lo que sucede.

Visto lo visto, dos cosas que señalar, una que Pablo Echenique tenía muchísima razón y dos que sabiendo como sabemos que Pedro Sánchez se reunió públicamente con Puigdemont  y en secreto con Junqueras y nos consta que estuvo comiéndose los mocos con los secesionistas, me parece que va siendo hora de que nos diga lo que ya sabemos todos. Que se va a aliar hasta con el diablo con tal de llegar a la presidencia y que sí para eso hace falta pactar con los que pretenden la ruptura de España como nación, pues tal día hizo un año, que el destino ha querido, como decía la canción, que él esté predestinado para ser presidente del gobierno del Reino de España y lo que suceda después le importa un bledo.


Presidente de un gobierno de progreso que desde luego y por desgracia va a hacer historia. Ahí es nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada