sábado, 16 de abril de 2016

Españoles, Soria... ha dimitido


No vayan a pensar que con esto que escribo vaya a hacer bueno eso tan español de “A moro muerto, gran lanzada”, miserable deporte al que seguro que hoy se van a dedicar con delectación de necrófagos, tantos y tantos que a este oficio de escribir se dedican. Soria ha dimitido y lo que me apena es que no lo hiciera antes, cuando tuvo ocasión para retirarse del escenario político, sin merma de su honra y sin perjudicar de mala manera al partido que lo ha sostenido siempre, a pesar... de todos los pesares.

Personalmente mi particular lanzada se la asesté, cuando Soria se encontraba bien vivo y en el cénit de su particular esplendor y poder. Fue cuando aquellos turbios asuntos de la pesca del salmón, “subvencionada” por la generosa invitación de un empresario dueño de unos apartamentos de lujo en el sur de Gran Canaria, en los que veraneaba nuestro dimisionario, pagando por ello un precio sorprendente, no sé yo si pagaría el favor de otra manera aunque pueda suponerlo, que si esa tarifa se hubiera ofrecido a todos los clientes, nos hubiera permitido veranear en una instalación de lujo, por modesta que hubiera sido nuestra cuenta corriente.

Lo del salmón y unas maravillosas vacaciones musicales en Salzburgo terminaron de liar un asunto vidrioso hasta el extremo, pero que tuvo una gran virtud, descubrió al 99,9% de los tertulianos de este país una figura de nuestro derecho penal que se llamaba y se llama “cohecho impropio” de la que no tenían  idea  de su existencia. Al final el asunto se solucionó a cuenta de una prescripción discutible y discutida,  que le permitió a Soria no ser condenado, pero que no demostró su inocencia.  

Podría hablar de otros muchos asuntos turbios, que han ido acompañando persistentemente a José Manuel Soria, no lo voy a hacer, darían para escribir mucho, pero creo que el personaje no merece semejante esfuerzo.

Mis intervenciones en radio, televisión y algún artículo escrito, me valió que los verdugos de Soria en Fuerteventura, me expulsaran del PP. Cosa que siempre he tenido a gala, porque sigo convencido, con papeles y sin papeles, que Soria el dimisionario, siempre ha sido un hombre turbio, de moral laxa, que le hizo muchísimo daño al PP en Fuerteventura, en Canarias y no contento con ello ha rematado su faena con lo de "los papeles" a nivel nacional e internacional, que bien dice el refrán, que quien hace un cesto,  hace ciento.

Dice que ha cometido un error, efectivamente el de dejarse pillar, el de no tener claro que quien tiene el techo de cristal no puede representar a nadie, que de eso ha vivido y muy bien por cierto, José Manuel Soria. Un hombre incapaz de gobernar sus pasiones, para ejemplo bien vale un botón, cuando ordenó - no mi expulsión que al fin y al cabo no tenía importancia alguna y ni siquiera recurrí - la expulsión de 400 militantes del PP majorero, llevado de sus pasiones y del empeño personal, pónganle a lo de personal todas las comillas que quieran, por colocar en la presidencia del PP majorero a una persona, cuya ejecutoria ha demostrado que eligió rematadamente mal.

No me ha producido satisfacción alguna el final político de este hombre, sabía que llegaría el día. Pero sí lamento el daño que ha hecho a la imagen del  Partido Popular, del que gente como José Manuel Soria, se han aprovechado sin límite.

Espero que a la caída de Soria, siga la defenestración de sus colaboradores más cercanos, que vivieron muy bien a su sombra, mirando para otro lado y no aplicaron jamás la presunción de inocencia a los “enemigos” de su líder, olvidando que quien a hierro mata, a hierro muere.

Ahora deberían tomar un poco de su repugnante medicina.

3 comentarios:

  1. Un ejemplo más de la mafia politiqyequera.y la comisión de control del partido de vacaciones. Así su hunde un partido pese a la buena voluntad de sus militantes. Venguenza

    ResponderEliminar
  2. Por desgracia el unico partido que menos daño entre muchas comillas ha hecho a España, ya que todos los politicos actuales son vergonzosos, si se quitasen privilegios y pagas millonarias, aun podria creer en ellos, pero dado el daño que al ejercito han hecho para tenerlos comiendo de su mano, no les perdono, si por esto no fuera ya habia una guerra civil en nuestra querida España, un saludo.

    ResponderEliminar
  3. de vergüenza pero no sin mas labrarse un hueco en alguna de esas empresas a las cuales ha beneficiado por los siglos de los siglos, porque después de lo del petroleo para repsol y ahora con lo del sol para endesa/unelco/a quien se lo haya otorgado nos deja unos impuestos que irán directamente a su bolsillo a un paraíso fiscal de cuyo nombre no quiero acordarme que dirá si alguna vez se sienta en el banquillo.

    Me parece de uma persona que podría decirse que naciendo donde nació aprobara una ley de impuesto al sol cuando nuestras islas por cuando yo era pequeño disfruté de muchos cortes de luz en la capital por la falta de infraestructura que tenia esta ciudad y que se solucionarían con una ayudita de nuestro amigo el sol pero no es mejor calentarse el bolsillo con el dinero de los demás y mirar para otro lado cuando personas que hicieron un sacrificio instalando dichas placas para ahorrarse un dinero que tengan que pagar mas por algo que ya han pagado.

    DE VERGÜENZA SEÑOR SORIA BUENO NO SE MERECE EL TERMINO SEÑOR NO LLEGA A ESE NIVEL DE IMPORTANCIA.

    ResponderEliminar