jueves, 21 de abril de 2016

Ya estamos todos ¡Ha vuelto Zapatero!


Es muy cierto que cualquier circunstancia susceptible de empeorar, lo hace de manera indefectible. Esto de las frases por lo visto las carga el diablo, lo advertí ayer y… ha sucedido. A los del PSOE parece mismamente que los haya mirado un tuerto, no les pueden pasar más cosas, o quizás sí, vaya uno a saber.

En pleno ataque de nervios a cuenta de las encuestas y de su negro porvenir electoral, se topan con la filtración de la conversación que mantuvo durante un almuerzo el pasado día 13 D. José Luis Rodríguez Zapatero, que andaba por Córdoba a cuenta de la  Alianza de las Civilizaciones y que decidió, no sé yo si animado por la beatífica acción de los maravillosos caldos cordobeses o simplemente porque le apeteció meterle un dedo en el ojo a Pedro Sánchez  y ya de paso a los del Comité Federal del PSOE, pero fuera por lo que fuera, se echó su particular cuarto a espadas y explicó a los presentes lo que el PSOE debe hacer de cara a las elecciones del 26J.

Me imagino a Pedro Sánchez jurando en arameo antiguo y acordándose de la abuela y su particular capricho del parto por sorpresa, cuando el inefable ZP, el que nos metió en el jaleo que todavía dura y lo que te rondaré morena, el hombre que logró que España quebrara, mientras el vendía lo del santo déficit y los brotes verdes, el de la banca que jugaba en la Champions, decidió ofrecer una solución de esas a las que él es tan aficionado. 

No entiendo cómo osa abrir la boca tras dejar al PSOE hecho un solar, cómo se atreve a meterse en asuntos de tanta complejidad, pero sobre todo tan alejados de sus actuales responsabilidades, no puedo adivinar en que autoridad moral se apoya, para dar lecciones a los que hoy dirigen el PSOE, que serán unos cenutrios, pero son los cenutrios que escogieron sus compañeros de partido para dirigirlo.

No se cortó un pelo y explicó  lo que pensaba: El PSOE debe convocar primarias y elegir un candidato que evite que se presente Pedro Sánchez. 
Mal está meterse dónde a uno no le llaman, pero si se hace con la clarísima intención de meter un palito en el avispero a ver qué sucede, me parece peor. Zapatero opina que Susana Díaz sería una buena candidata, aunque la andaluza que igual no es un rayo de la guerra, pero desde luego de tonta no tiene ni un pelo, ya ha explicado  a todo el que la ha querido escuchar, que verdes las han segado. Parece lógico que no quiera presentarse como candidata en unas elecciones que tiene perdidas de antemano, para después soportar a un Secretario General con el que se habría enfrentado en las primarias.

Como sea que le dijeron a ZP que Díaz había dicho que nones, Zapatero que es capaz de superar el despropósito más grande de este mundo, con otro mayor en apenas dos décimas de segundo, explicó que a falta de Díaz, bien estarían  Carme Chacón o Eduardo Madina, los aludidos se han apresurado a declarar que con ellos no cuenten para cosas como éstas. Me parece que como no encuentren un afiliado japonés aficionado al suicidio ritual, no creo que haya nadie en el PSOE que se ofrezca voluntario para que le partan la cara en las próximas elecciones, sin que además quede nada claro para que pudiera servir el sacrificio. 

Habría que preguntarse qué pensará la militancia del PSOE y sus votantes, ante estas ocurrencias, porque por mucho que se convoquen primarias para el 26J, lo que está escrito es que el cabeza de lista de Ferraz será Pedro Sánchez, aunque sea porque a nadie le apetece presentarse a unos comicios que se advierten desastrosos para los socialistas y cuando todos sabemos que tras las elecciones Susana Díaz le cortará la cabeza a Sánchez. Pero una cosa es que lo diga yo y otra mucho peor es que eso lo sostenga el ínclito José Luis, ZP para los amigos.

No me extraña que haya militantes socialistas que se hayan decidido a preguntar en la calle Génova, si el PP tiene ofertas de afiliación aunque sea para militar en NN.GG.


1 comentario: