martes, 12 de abril de 2016

La turbia transparencia de Podemos



Cuando la campaña electoral del 20 D estaba en  su ecuador, comenzaron puntuales a saltar los escándalos sobre la corrupción del PP, ya sabemos que en este país la única corrupción que interesa  es la que pueda haber sucedido entre las filas de los populares. Como  la honestidad y la transparencia o la falta de ellas han sido unos conceptos que se han valorado muchísimo por los votantes, merece la pena darse una vuelta por los rincones oscuros de los partidos emergentes, que también los tienen.

En Podemos están indignados, de casta le viene al galgo, porque comienzan a aparecer una serie de noticias que ponen en duda la honestidad de la que siempre han presumido y la transparencia con la que se supone que se manejan los bolivarianos. Tanto presumían que muchos pensamos “dime de qué presumes y te diré de qué careces”, pero a veces hay que esperar a que los pálpitos se hagan realidad y  están apareciendo datos que ponen muy en duda esa acrisolada honradez de la que han presumido hasta el hartazgo los podemitas.

Llama la atención la “oportuna” disolución de CEPS, la fundación que recibió muchísimo dinero procedente del régimen bolivariano, justo antes que su dudoso papel en las finanzas de Podemos saliera a la luz. Iglesias y compañía alegan que conforme a las fechas, el dinero bolivariano con el que se regaban las cuentas de esa fundación nada tienen que ver con Podemos, que todavía no se había fundado. 

No voy a discutir lo de las fechas, aunque se puede decir lo que afirman los circulares y lo contrario; pero sí hay una cuestión que les deja con el culo al aire, de los más de  7 millones de euros que están acreditados mandó Chávez para impulsar el movimiento bolivariano en España, resulta que sólo aparecen en la contabilidad de la fundación 3,7 millones. ¿Dónde fue a parar la diferencia no declarada? A eso sí pueden contestar los líderes de Podemos, porque entonces estaban en el patronato de CEPS, Iglesias, Monedero, Errejón y Bescansa. No es una cuestión de fechas, el asunto es que hay un dinero importante que se ha sustraído al control de la hacienda española.

Sumen a eso las investigaciones llevadas a cabo sobre el crowdfunding - que es como le llaman al micro mecenazgo los que gustan de utilizar palabros en inglés – con el que supuestamente financiaban sus campañas los podemitas. Resulta que a las primeras de cambio se han detectado una serie de aportaciones de 2.000 euros, que supuestamente efectuaron gente sin recursos, por mucho que pataleen suena a blanqueo puro y duro.

Y como asunto menor, pero que define la falta de honestidad con la que se producen los de Podemos en lo que hace referencia al dinero, ahí está el empleo que están haciendo de los fondos del parlamento europeo, con el que pagan el sueldo a la  gente que en España se ocupa de sus redes sociales. Pagan un servicio al partido con los fondos que debieran utilizarse en pagar asesores a los europarlamentarios podemitas.

Parece que hacen lo mismo que aquellos de la casta, término que han tenido que sacar de la circulación, tras el brutal ejercicio de nepotismo llevado a cabo por los podemitas en cualquier institución en la que hayan conseguido gobernar, que esa es otra.

En cuanto a los virginales naranjitos, me gustaría que se investigaran las tres (3) fundaciones, a saber Ciutadans Tribuna Cívica, Egara Civitas y la Asociación Cataluña Constitucional-Catalunya Constitucional, que los sustentan económicamente. Sería interesante y no creo que a nadie moleste que expliquen hilo por pabilo cómo han financiado sus brillantes campañas electorales.

Seguro que Albert Rivera estará encantado de poner toda la documentación en manos de la Agencia Tributaria, por ejemplo. Así todos estaríamos más tranquilos, incluidos sus votantes, que viendo la transversalidad de la corrupción a la que parece ningún partido escapa, mejor sería que se aseguraran de esa virginidad de la que presumen.  

Que estas cosas de la financiación las carga el diablo y al final, aparecen los líos cuando menos te lo esperas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario