jueves, 14 de julio de 2016

Fuenteovejuna

¿Quién mató al Comendador? ¡Fuenteovejuna Señor!
En este maremágnum de opiniones, ideas contrapuestas y noticias confusas en el que se está convirtiendo el tiempo dedicado a las reuniones exploratorias, antes que SM. Felipe VI, tras la reglamentaria constitución de las Cortes, llame a consultas a los distintos líderes políticos, hay una serie de conceptos que manejamos todos los días con intranquilidad, pero también con hartazgo y aburrimiento.

Nos tienen los líderes políticos hasta el mismísimo moño con lo del apoyo, la abstención, el bloqueo, las elecciones, las mayorías absolutas, relativas…, los pactos de investidura, de gobierno, de legislatura, etc. etc. En realidad, estamos reeditando el fracaso político de las elecciones del 20D. 

Es cierto que se han manejado algunos conceptos novedosos, el de abstención parcial, llamó mi atención, pero en general nuestros políticos, los medios de comunicación, las redes sociales e incluso los blogueros no hemos exigido gran cosa a la materia gris que supuestamente tenemos para pensar.

Han sido los nacionalistas los que han empezado a manejar una propuesta novedosa, ojo no digo que sea buena, está hecha con muy mala intención y es factible, por lo tanto resulta peligrosa para el interés general de los españoles, lo que viniendo de los nacionalistas no tiene nada de extraño.

A pesar del título del presente escrito quiero hacer constar que  ni por un minuto he pensado que los nacionalistas hayan bebido de nuestros clásicos del Siglo de Oro para construir su propuesta. Creo que acostumbrados a los ejercicios de contorsionismo político con los que deforman la realidad, la historia, la política y lo que haga falta, tienen una imaginación muy trabajada y obligados generalmente por la debilidad de sus argumentos, son capaces de argumentar durante horas, así que la retórica y la utilización de la palabra la dominan.

Será por eso y porque aunque conozcan, es una suposición, a Lope de Vega de manera indirecta, la idea que proponen, que insisto, aunque malévola resulta brillante, surge del hábito de actuar en grupo al objeto de resultar impunes. 

Y es por eso que enfrentados a un problema importante, el bloqueo de la existencia de un gobierno, que obliga a repetir elecciones, porque hay partidos que se la cogen con papel de fumar y no desean abstenerse de ninguna de las maneras, aunque así sacrifiquen el interés de España; los nacionalistas, que serán lo que sean, pero de tontos no tienen un pelo que ahí los tienen ustedes viviendo de nuestros impuestos ni se sabe el tiempo, han decidido que si todos los grupos políticos en el Congreso se abstienen a la vez,  a ninguno de ellos le puede perjudicar la abstención, que se haría en el colmo del cinismo con la excusa del “sentido de Estado”.

Y como para el mes de octubre se les vienen encima las elecciones autonómicas y con las cosas de comer no hay que jugar, hay prisa por terminar con el asunto del gobierno de Rajoy y a tal fin proponen que todas las fuerzas políticas con representación parlamentaria se abstengan, al objeto que Mariano Rajoy sea investido y pueda gobernar de una vez.

¡Qué buena idea! Pues no Dª María, la propuesta tiene más peligro que un chimpancé harto ron, metido un domingo  en misa de doce y con un subfusil cargado en las manos. Se lo explico porque es muy sencillo. Se abstienen todos de común acuerdo, pero en cuanto tome posesión el Gobierno, las fuerzas políticas en la oposición (todas) anunciarían simultáneamente  su decisión de hacer una oposición implacable contra el gobierno del PP para forzarle a asumir las reformas que le exigen desde la oposición. Ítem más, podrían suscitar una moción de censura cuando les diera la gana, derogar en las Cortes las leyes aprobadas por el PP y legislar como les diera la real gana.

Cómo es lógico Rajoy debería disolver Cortes, el engendro no iba a durar  ni seis meses, pero no importa, eso es precisamente lo que se busca y vuelta a otras elecciones. ¿Qué cuál es la ventaja?, para los ciudadanos ninguna, un auténtico desastre. Para la oposición sí, ya que la responsabilidad del fracaso recaería electoralmente sobre el PP y no sobre C,s, PSOE o algunos nacionalistas, como sería el caso si el bloqueo obligara ahora  a unas nuevas elecciones.

Si Rajoy cayera en la trampa, que no caerá, a primeros del año 2017 la oposición quitaría de en medio a un gobierno popular, que es el enemigo natural de nacionalistas y secesionistas, el PSOE podría modificar por fin la Constitución para dar cabida en ella a los deseos del secesionismo catalán, maniobra que se ampliaría sin duda para meter a gallegos y vascos, Iglesias y Sánchez gobernarían España y cuando se liara la mundial, la culpa la tendría Rajoy.

Así que ya saben qué es lo que se persigue con esta propuesta, abstenerse en cuadrilla, obtener impunidad  y evitar la responsabilidad:

"-¿Quién mató al Comendador?
-Fuenteovejuna, Señor.
-¿Quién es Fuenteovejuna?
-Todo el pueblo, a una."

Novedosa la propuesta, pero más falsa que un billete marroquí de tres euros y más venenosa que una cobra filipina cabreada.
No queda lo que no inventen, que dirían en la vieja Maxorata ¡Si el pobre Lope levantara la cabeza…!

No hay comentarios:

Publicar un comentario