sábado, 30 de julio de 2016

Puestos a bloquear, bloqueemos todos

Estuve dudando entre titular el escrito de hoy como aparece o colocar un viejo aforismo jurídico que conoce todo el mundo, aunque parece que en el PSOE y Ciudadanos han jurado ignorar, porque no les conviene reconocer su existencia y que reza así “En derecho todo aquello que no está prohibido, está permitido”.
Una manera coloquial,  clara y precisa de explicar  lo del principio de la seguridad jurídica. Si no hay norma escrita en contrario, uno puede actuar como mejor le acomode y eso es lo que ha insinuado que puede hacer Mariano Rajoy cuando afirmaba que “Estoy dispuesto a gobernar con 137 diputados, que no es lo mismo que ir a la investidura con 137 diputados”.

Yo de Derecho Constitucional ando más que justito, sé lo que sabemos los ciudadanos de a pie, probablemente bastante menos que la media, pero tengo un termómetro infalible para saber si algo es constitucional o no. Se produce un hecho, alguien anuncia que va a hacer algo o por el contrario explica que no lo va a hacer y si inmediatamente el PSOE pone los pies por alto y empieza a montar el escándalo en los medios al grito de ¡¡Vade retro anticonstitucionalidad manifiesta!!  sé con absoluta seguridad que lo que está en tela de juicio se acomoda perfectamente a lo establecido por nuestra Carta Magna.

Así que cuando Mariano Rajoy, con esa retranca gallega que lleva por la calle de la amargura a tantos de sus archienemigos y a algunos de sus amigos, anunció que "Le he dicho al Rey que no cuento con los apoyos pero he aceptado el encargo de seguir intentándolo" y añadió que tras mantener las conversaciones que tenía previstas con los distintos grupos políticos, informará si está en condiciones de ser investido, se armó la mundial.

A Hernando el portavoz parlamentario del PSOE, al que un color se le iba y otro se le venía, tuvieron que abanicarle y darle un par de chupitos de agua del Carmen, para que pudiera salir a los medios a exigir a Rajoy que se presentara y a amenazarlo con las penas del infierno constitucional si no lo hacía.

No puede ser que en los partidos políticos, con sus filas trufadas de juristas, haya portavoces que ignoren que la ley, la norma va siempre por detrás de la realidad social. Las leyes se crean para salvaguardar la sociedad y se acomodan a solucionar los problemas que existen en el momento de su creación, pero la sociedad sigue evolucionando y aparecen las lagunas de la ley ante situaciones no previstas en el momento en que se aprobaron.

Por otra parte si yo ando justito de Constitucional, que es una manera amable de confesar que sufro de una ignorancia enorme, qué decir del PSOE que lleva una temporada al que Mariano Rajoy lo lleva a trancas y barrancas  por el camino de la interpretación de la Carta Magna. Cuando Rajoy pasó de aceptar el encargo de formar gobierno, todos recordaremos a Pedro Sánchez, al que entonces le dejaban hablar, echando espumarajos por la boca y hablando de la anticonstitucionalidad de la decisión de Rajoy. 

Cuando naranjitos y socialistas se empeñaron en obligar al gobierno en funciones a que se sometiera a  sesiones de control, acuerdo que cristalizó gracias al sectarismo de Patxi López y el gobierno se negó, todos ustedes recordarán que las amenazas de llevar a Rajoy y a sus ministros al TC se oían hasta en Pernambuco… y no hubo nada, porque nada había escrito, que obligara al gobierno en funciones a someterse a una Cámara que no tenía razón.

Ahora se escudan en el artículo 99 de la Constitución  que obliga al candidato a presentarse al debate para ganarse la confianza de la Cámara baja. Me parece que el texto deja las cosas bien claras, si el candidato quiere ganarse la confianza de la Cámara, deberá presentarse al debate. De acuerdo, pero si resulta que llegado el momento el candidato sabe que no tiene la confianza de la Cámara, decide no presentarse y comunica a su mandante (SM el Rey) que vista la situación lo lamenta muchísimo, pero se ve obligado a declinar el alto honor que le hizo cuando le encargó formar gobierno ¿Qué es lo que pasa?, pues nada.

¿Qué eso no puede ser?, no se confundan, no es que no pueda ser, es que no ha sucedido nunca que no es lo mismo. A Mariano Rajoy, D. Felipe VI le ha encargado formar gobierno y Rajoy ha aceptado el encargo de manera libérrima y por tanto de igual manera que lo aceptó puede decidir no continuar con el asunto, se lo comunica a SM y él verá con su superior criterio si nombra otro candidato o convoca nuevas elecciones que es lo que tiene en verdad tan preocupados a socialistas y naranjitos.

Rajoy lo ha explicado, acepta gobernar con 137 diputados, pero con un acuerdo previo sobre asuntos de Estado, tales como los Presupuestos, el techo de gasto y las medidas de la UE, entre otros. Hágase y tendremos gobierno; de lo contrario les habrá salido la criada respondona y se encontrarán con esa decisión que no les gusta “Puestos a bloquear, bloqueemos todos”.

En este mundo traidor ya se sabe, dónde las dan, las toman. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada