viernes, 22 de julio de 2016

Postureo ciudadano y mala baba socialista

Cualquier excusa es buena para buscarle las vueltas al Partido Popular

No es que me guste, pero si digo verdad hasta puedo entender los motivos que empujan al líder naranjito a dedicarse en cuerpo y alma al postureo. Si lo piensan un poco se darán cuenta que tampoco puede hacer mucho más, porque si a Ciudadanos le quitas la imagen, la mercadotecnia y el postureo ¿qué le queda? ¡Hombre el programa! diría algún naranjito convencido y yo le preguntaría cuál: ¿El del 20D, el que firmó con el PSOE, el del 26J o ninguno de los tres? 

No se acierta a ver con claridad que hay en la entraña de un partido que se declara centrista, con alma socialdemócrata y con una clientela electoral variopinta y evanescente en la que prevalece el votante de derechas, con unos dirigentes nacionales y territoriales entre los que abundan desechos de tienta, retales de partidos y escaladores políticos profesionales en busca del acomodo que no encontraron en sus organizaciones políticas de origen.

Por eso entiendo el constante postureo, algo tendrán que decir los pobres, que en esto de la política lo de la comunicación es muy importante y ellos no pueden decir lo que de verdad les apetecería. Va siendo hora que D. Albert Rivera explique de una vez lo que en realidad le pide el cuerpo, que no es otra cosa que acabar con Rajoy y todo su equipo. Que lo diga de una vez o como en las bodas, calle para siempre. Porque si se ha instalado en esa cursilada de la “abstención técnica” es porque las circunstancias electorales no le permiten otra cosa.

Él y su camarilla saben que si votaran no y ello obligara a convocar otras elecciones, lo de la batalla de San Quintín iba a quedar en agradable merienda campestre de unos amigos vestidos con armadura, si se la comparara con el desastre electoral que iba a cosechar el amigo Albert y su alegre pandilla de regeneracionistas. 

Por eso la idea que manejan es la de llevar de abstención en abstención a Rajoy al gobierno y una vez investido lo crucificarían entre todos, olvidando su responsabilidad para con España y los españoles y tras ello podrían ir a esas terceras elecciones, con la tranquilidad que les daría, haber acabado políticamente con la figura de Mariano Rajoy.

Ahora están amenazando que de la abstención técnica pueden pasar al no si el PP pacta con los nacionalistas, que ellos con los enemigos de España no juegan y para ello utilizan torticeramente esos 10 votos de más, que nadie sabe de dónde salieron y que por cierto les dieron dos sillones, que además de estar contaminados por la “corrupción pepera”, resultan también infectados del abstencionismo nacionalista. Amenazan mucho, pero no he oído decir a nadie de C,s, que horrorizados ante la idea, recogen velas y dejan las poltronas a su propietario legítimo, “uséase” al PP.

Aquí hubo unas elecciones el pasado 20D y ganó Rajoy, que se apresuró a ofrecer el “pacto constitucional”, los naranjitos se dedicaron a decir que Rajoy no se movía, ni hablaba con nadie, pero la mentira tiene las patitas muy cortas. Todos oímos aquello de lo que presumían sus amigos del PSOE: “Le hemos dicho 17 veces que no ¿qué parte del no, no entiende?, que deja muy mal a quien sostenga esa supuesta inactividad proposicional de Mariano Rajoy, que cosechó nada más y nada menos que diecisiete negativas.

El PSOE mientras, huérfano de su líder, que debe haberse tomado otras vacaciones o estará disfrutando de algún festival de música, como si lo que ocurre en España no tuviera importancia alguna o no fuera con él, sigue instalado en la mala baba que tiene este equipo que se ha buscado Sánchez que, a falta de ingenio, excretan sus espumarajos en cantidades industriales.

A lo peor los naranjitos, no sabían que, en todas o casi todas las votaciones para elegir al Presidente del Congreso, han aparecido votos o abstenciones procedentes de algunos grupos nacionalistas, pero los socialistas sí lo saben y si han montado el numerito, lo han hecho a sabiendas de que lo ocurrido es un fenómeno habitual en el Congreso.

Por otra parte el acuerdo del techo de gasto y los Presupuestos Generales del Estado, no admiten espera, la UE está de los nervios y probablemente, para sacar adelante esos dos asuntos de vital importancia para todos, el gobierno en funciones busque los apoyos que hagan falta hasta debajo de las piedras, sin que para ello haga falta negociar nada que tenga que ver con los deseos secesionistas de catalanes y vascos.

Así que no se engañen, si no vamos a otras elecciones es por miedo, no por falta de ganas. El PSOE sabe perfectamente que otra pasada por las urnas con Pedro Sánchez a la cabeza supone la aceptación definitiva del sorpasso y la entronización de Mariano Rajoy.

D. Felipe VI parece que a la segunda, les ha visto el plumero a los componentes de esta singular harca y desde La Zarzuela se  ha advertido que esta vez el que quiera que el monarca le encargue la formación de gobierno, que lleve consigo el documento del pacto que tenga, firmado y sellado por las fuerzas que le apoyan. 

Me parece bien, todo documentado y firmado; ya vale de postureo, mala baba, abstenciones técnicas, promesas incumplidas y sobre todo de pactos fallidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario