sábado, 2 de julio de 2016

Podemos a lo suyo, PSOE y C,s inventando el apoyo parcial o a plazos

                            La reunión secreta de UP       (Imagen de Echenique)
Parece que poco a poco Podemos recupera el pulso tras el batacazo de la noche electoral, ayer viernes convocaron una reunión secreta a la que asistieron Podemos, IU, En Comú Podem, En Marea y A la Valenciana. En ella como si fueran un partido de esos de toda la vida decidieron que el fracaso electoral no había ni que mentarlo. Para UP las elecciones han sido oficialmente un éxito, basando su análisis en la consideración de que han obtenido unos resultados sorprendentemente buenos para el poco tiempo que llevan en este negocio.

Van a centrar sus acciones en tomar la calle con su gente, aprovechando el cabreo popular a cuenta de los recortes que va a imponer Bruselas, recobrarán el frentismo, pondrán su esperanza en los distintos actores sociales y evitarán poner el acento únicamente en la vida parlamentaria o institucional.

Por resumir, Podemos se centra en lo que sabe hacer, cabrear a sus seguidores con la campaña oficiosa del pucherazo electoral, calificar la derrota de victoria, tomar la calle, montar los alborotos a los que nos tienen acostumbrados y utilizar el Congreso simplemente como herramienta propagandística. Nada que pueda extrañar, al fin y al cabo la zurda española hace mucho tiempo que intenta ganar en la calle lo que las urnas le niegan.

A los del PSOE, no les hizo falta reflexión alguna para explicarnos la misma noche de las elecciones que Pedro Sánchez había obtenido un éxito absoluto, al evitar que UP los atropellara. Pedro Sánchez no quiere ayudar al PP a que gobierne, a las pocas horas de cerrar las urnas con la que estaba cayendo, se atrevió a considerar la posibilidad de pactar con UP, la falta de entusiasmo, por decirlo caritativamente, de su entorno más próximo le convenció de que si seguía por ahí se iba a quedar más solo que la una.

En Ferraz no quieren apoyar un gobierno de Rajoy, pero saben que como se pongan en modo “no, significa no”, van a tener que ir a unas terceras elecciones y en ellas no iban a sacar más allá de 30 diputados. Rajoy los cogió con el paso cambiado y mientras en Ferraz se tentaban las costuras y suspiraban aliviados por no haber sufrido el sorpasso, el popular decía alto y claro que quería gobernar y que el que se opusiera a la formación del único gobierno posible, que se atuviera a las consecuencias.

Así que están estudiando la manera de apoyar… pero poco, buscan un sí pero no, para dar apoyo a una investidura que les da urticaria y copiando de la CUP, lo que da medida de la pobreza intelectual del equipo de Sánchez, parece que proponen una “abstención parcial”. Los diputados necesarios que con su abstención propiciarían la investidura de Rajoy, los proporcionaría el PSOE.

Más a la derecha se sitúa Ciudadanos que tampoco perdieron las elecciones como  bien se encargó de explicarnos Albert Rivera la misma noche del leñazo. Ciudadanos no perdió, porque la culpa de su resultado (- 8 diputados) lo tenía la ley electoral y ahí se acabó el análisis. Ese esfuerzo intelectual los tiene que haber dejado exhaustos porque llevan unos días en los que la empanada mental que sufren está tomando proporciones apocalípticas.

Están con lo del veto a Rajoy que no se aclaran o quizás sí, porque igual es que en horas impares lo vetan y en horas pares no, algo así tiene que ser. Girauta, portavoz parlamentario de los naranjitos afirmó  “Hay que investir a alguien que disponga de un acuerdo de legislatura o, si me apura, de media legislatura con el compromiso de una cuestión de confianza a la mitad”, para que a las pocas horas otro portavoz “autorizado” negara que C,s estuviera por esa posibilidad. Seguimos sin saber lo que de verdad piensan en Ciudadanos, aunque opiniones encontradas abundan en el seno de los naranjitos.

¿Y Rajoy? Curiosamente al popular le tuvieron que recordar en el balcón de Génova que dijera a sus seguidores que “el PP había ganado las elecciones” porque no lo había dicho. Como estos de la derecha son medio aburridos, Rajoy dirige personalmente, al menos por ahora las negociaciones y ha exigido que las conversaciones no se hagan públicas. Me imagino las lágrimas de Albert Rivera, con lo que al mozo le gusta el postureo, las declaraciones y las fotografías.

Mariano Rajoy tenía previsto empezar las conversaciones con Sánchez, pero como sabe que en Ferraz están trabajando la berroqueña cabeza del socialista y eso lleva su tiempo, parece que ha decidido empezar en orden inverso y  está hablando con CC.

Así están las cosas. Habrá gobierno pero nos harán sudar tinta china.


No hay comentarios:

Publicar un comentario