lunes, 31 de enero de 2011

Suena bien


Uno de los argumentos fundamentales de la oposición a la oposición, que ha llevado a cabo el PSOE a lo largo de estos últimos tiempos, contra el Partido Popular, se ha basado en la afirmación de que Rajoy no ofrecía alternativas, limitándose a criticar las acciones del gobierno de Zapatero. Antes había sido su falta de carisma y “gen ganador”, y mucho antes, la falta del respaldo interno a su liderazgo en el PP.

En estos momentos el Partido Popular, camina unido por la senda que, según ellos y las encuestas, les llevará a la victoria. Así que el argumento de la presunta división interna del PP, tiene poca credibilidad. Sobre lo del gen ganador, parece que no le va a hacer falta; el PSOE se ha encargado de allanarle el camino con la actuación de ZP y su gobierno, los anuncios dubitativos sobre el candidato para las próximas elecciones y la implementación de la figura de Presidente “in péctore”, cual es el caso de Rubalcaba.

Ayer se encargó el propio Mariano Rajoy de romper su silencio y lanzó una serie de ideas, que dice van a guiar su actuación como Presidente del Gobierno de España. Se propone Rajoy, privatizar o cerrar la inmensa mayoría de las cuatro mil empresas y entes públicos existentes, además de suprimir la mayor parte de los asesores y del personal de confianza, que en la actualidad, cobran de los exiguos fondos de las distintas administraciones.

En el camino del recorte del gasto público, anuncia que llevará a cabo los cambios legales que le permitan privatizar las televisiones autonómicas. Y se propone cambiar la Ley de Estabilidad Presupuestaria para poder establecer el déficit cero y un techo de gasto y endeudamiento que no puedan sobrepasar las comunidades autónomas. Podría seguir enumerando los distintos propósitos que pone en conocimiento de los ciudadanos el Sr. Rajoy, pero creo que esto excedería de la finalidad de este escrito.

Lo que ha hecho Rajoy ha sido presentar una serie de medidas encaminadas, por una parte a reducir el gasto público e impedir el endeudamiento en todas las administraciones: la central, la autonómica y la municipal. Por otra parte pretende legislar a favor de la necesaria homogenización de las distintas legislaciones autonómicas. No pueden existir legislaciones distintas y aún contradictorias en comercio, medio ambiente, transporte o grandes superficies. Y por otra parte se propone crear un escenario fiscal y financiero propicio, para que las empresas comiencen a reaccionar.

Claro que no nos lo ha dicho todo, pero los tres vectores principales de su propuesta económica, están basados en el sentido común. Aunque estas ideas, que bastarían en un momento de bonanza económica, serán insuficientes en el actual panorama, por tanto tendrá que adoptar medidas, en lo económico, mucho más duras; que naturalmente se reserva.

Ahora bien, tiene clara su primera prioridad, restablecer la confianza de todos los españoles en el Presidente y el Gobierno de España. Sin esa condición no hay posibilidad alguna que se produzca la recuperación. Necesita el gobierno que salga de las urnas, obtener esa confianza, para que ésta trascienda del plano de lo nacional al europeo y sobre todo al financiero.

Nadie tiene una varita mágica, pero la voluntad de Rajoy se mueve en la dirección correcta, conseguir un gobierno respetable, es decir, digno de respeto. Tendrá que adoptar medidas muy duras, manifiesta no cuestionarse el diseño actual de las Autonomías, si bien hace una precisión, no se lo cuestiona hoy por hoy, más adelante, veremos…

Y va a necesitar el apoyo del PSOE para obtener, técnicamente, una mayoría reforzada si no la consiguiera en las urnas. Pero aún obteniéndola, necesitará el apoyo de los socialistas, pues el consenso de los dos partidos nacionales, es vital para despejar de una vez por todas, una serie de asuntos, que precisan de un cambio radical, para lo que es necesario el decidido apoyo de las dos principales fuerzas políticas del país.

Ayer Rajoy nos presentó una propuesta que suena bien, tendrá que profundizar mucho más en la misma, para que los españoles tengamos la sensación de que entregamos nuestra confianza, a quién la va a merecer.


















domingo, 30 de enero de 2011

Leer no está de moda


Será cierto aquello que me decía mi padre: “Eres el espíritu de la contradicción”; pero no puedo estar de acuerdo con el titular de un periódico, que afirmaba que en Canarias ya no estaba de moda leer. Lo cierto y verdadero es que lo de leer, no ha estado jamás de moda, ni en Canarias ni en el resto de España. Primero porque la lectura no es un hábito que responda directamente a modas y segundo, porque para que engañarnos, jamás hemos sido grandes lectores en este país de nuestros pecados.

Me confieso lector, he leído a lo largo de mis sesenta y cinco años y lo he hecho  voraz e indiscriminadamente. He leído bueno y menos bueno, he leído por diversión, alguna vez por interés intelectual y también por deseos de formación. Me aficioné a la lectura desde la más tierna infancia y he tenido la inmensa suerte de continuar en este empeño. Un ejercicio mágico el de la lectura, que nos ayuda en muchísimos aspectos de nuestra vida. Crea adicción pero es una de las pocas, por no decir la única adicción a la que sólo conozco aspectos positivos.

Me han dicho muchas veces que en mi tiempo lo de ser lector era más sencillo, pero que hoy con la televisión, internet, las redes sociales la gente consume su tiempo libre en asuntos que le son más sencillos y atrayentes que la lectura. Tengo que decir que en mi infancia yo era lector, casi un estajanovista de la lectura, pero era un caso raro, mis amigos y compañeros no leían o lo hacían mínimamente.

Los que no leen, no saben lo que se pierden. La lectura nos permite, a través de un ejercicio activo de nuestra imaginación, conocer mundos, personas y situaciones muy alejados de nuestra realidad. El libro no es un producto hecho y cerrado, el escritor nos cuenta una historia, pero sin la cooperación necesaria del lector, el libro es un objeto inerte. La participación del lector permite a esa colección de páginas convertirse en una historia maravillosa.

La experiencia lectora es personal e intransferible, y eso nos permite un ejercicio fantástico, la relectura. Cuando releemos un libro, como ya no somos la misma persona que lo leyó, la experiencia es distinta y generalmente complementaria. La relectura nos permite saborear, aspectos y matices que en la primera ocasión se nos escaparon o permanecieron ignorados.

¿Cómo nace un lector?, el ejemplo es fundamental, en las casas dónde existen bibliotecas decentes y sus habitantes leen de manera habitual, los niños que allí viven, acostumbran a leer. No olvidemos que los niños aprenden de manera instintiva mediante la imitación; pero eso no es suficiente.

Paradójicamente la lectura es un hábito que no entra por los ojos, sino por los oídos. Cuando yo contaba con siete u ocho años, veraneaba con mi familia en una maravillosa Calella de Palafrugell, una Calella en la que sólo había un turista, un alemán que venía todos los años a pasar un mes en la pensión El Garbí, un fenómeno extraño, observado con curiosidad y desconfianza por los naturales del país.

Ya entenderán que allí, además de ir a la playa poco había que hacer. Por la tarde, después de la siesta, paseábamos con mis padres por la costa, entre alcornoques y pinos y cuando nos deteníamos, mi madre nos leía párrafos del libro que llevara. Así conocí por ejemplo al Martín Fierro, y otras muchas lecturas que llamaron mi atención y me gustaron. De escuchar a leer sólo hay un paso, el que te convierte en lector.

Por tanto si estiman este ejercicio en lo que vale y entienden que es muy importante que los jóvenes lean, procuren que éstos se den cuenta que los libros guardan un tesoro muy apetecible en sus páginas. Lean a los niños y no cuentos infantiles que están bien para edades muy tiernas; a partir de los siete u ocho años, léanles historias que llamen su atención.

Además peleen para que la lectura se enseñe en las escuelas como Dios manda, los niños de hoy en día aprenden a leer tarde y mal. Da grima oír como lee un niño de diez años. Si no leen con fluidez es prácticamente imposible que lean por afición.

De todas maneras no esperen mucho de la educación pública en ese sentido, complementen ese aprendizaje en casa. No olviden que en España los lectores siempre han resultado sospechosos a los ojos del poder, por algo será.

Hagan lo imposible para ¿que la lectura esté de moda?, no. Ya he dicho la lectura es un hábito no sujeto a modas, procuren simplemente que España se convierta en un país de lectores, nos iría bastante mejor, seguro.

sábado, 29 de enero de 2011

La dichosa reforma de las pensiones

Por fin se ha llegado al acuerdo que consagra de forma casi definitiva, algún cambio se producirá en su tramitación parlamentaria, la reforma de las pensiones.

Como no podía ser de otra manera, los sindicatos, es decir CC.OO y UGT, se han mostrado conformes con la propuesta de su patrocinador, el gobierno de ZP. Algún ingenuo esperaba un defensa más cerrada de los derechos de los trabajadores, pero desde nuestro siglo de Oro, se conoce el dicho: “Poderoso Caballero es Don Dinero”, y hay que reconocer que Zapatero ha “engrasado” más que convenientemente, la voluntad de estas dos organizaciones sindicales.

Rubalcaba acaba de afirmar que: “Se trata de una reforma que ayudará a la recuperación de la economía española y en la creación de empleo, además de garantizar a los contribuyentes de 35, 40 y 45 años sigan recibiendo una pensión hasta el final de sus días”. Yo comprendo que el anuncio de que este gobierno, ha conseguido llegar a los 4.696.600 parados oficiales, la cifra más alta de la historia de este país, empuja a hablar de creación de empleo como sea y al precio que sea.

Lo que quiere decir Pérez Rubalcaba, es que como el gobierno está haciendo los deberes, que les ha impuesto la UE, Merkel, Sarcozy, Obama, los chinos y los “mercados”, y entre otras medidas pendientes se ha conseguido el acuerdo sobre el “pensionazo”, pues a lo mejor recuperamos algo de la credibilidad perdida y entonces los mercados compran más deuda española y nos sale más barata la financiación y etc., etc., etc.

Pero de lo de crear empleo nada de nada. Veamos, si los ciudadanos van a tener que retrasar dos años su retiro, parece lógico pensar que los puestos de trabajo que iban a quedar libres para que los ocuparan otros ciudadanos, permanecerán ocupados dos años más. Por tanto no veo yo la relación directa entre acordar el retiro a los 67 años y la creación de empleo.

Además, si he de ser sincero, con esta gente no hay manera de saber nunca hacia dónde vamos. Hace unos días se anunciaba un subsidio de 350 euros vinculado a la formación, que sustituía al finiquitado de 420 euros, para los parados que terminaran de recibir la prestación por desempleo. Pues bien hoy el subsidio de 350 euros, ha tomado el camino del limbo en el que duermen los distintos globos sonda, que este goierno ha lanzado a lo largo de su existencia y se instaura uno nuevo de 400 euros.

Hoy sabemos que se aumentará de 15 a 25 años de cotización, el plazo para calcular la base de la pensión. Esa medida fue negada por parte del gobierno, bastante más veces que las que negó Pedro a Cristo, y aquí está y todo son sonrisas y alegría a su alrededor. Los del gobierno socialista no son gente de fiar, ayer el ministro de Trabajo afirmaba que el camino a seguir, era el de calcular la base de la pensión, no por los 25 últimos años cotizados sino por toda la vida laboral, es decir 38,5 años.

Las medidas adoptadas por el gobierno y aprobadas de manera tan alegre y entusiasta por los sindicatos suponen una bajada del 10% del montante de la pensión. Así que si uno quiere ser realista, tiene que decir que el resultado de la medida nos obligará a trabajar más años, cotizar más y obtener bastante menos dinero. Ver cómo esta medida, necesaria de acuerdo, pero dolorosa, se adopta y se acepta, en un clima de entusiasmo y alegría, me resulta estomagante.

Supongo que como yo, muchos pensarán que esto no ha terminado aún. Que un mal día cualquiera, nos podemos levantar con la noticia de que el Estado no puede pagar las pensiones y que rebajará una parte de su importe. Quitándoles más a los que más tienen naturalmente, que para eso son socialistas.

Un recorte de derechos sociales brutal, aplaudido; anunciado entre sonrisas y abrazos. La medida y los ciudadanos merecen un tono más contenido. Necesaria, sea, pero el cachondeo sobra, y lo del buen rollito y jiji, jaja y dame un abrazo compañero, que hablando se entiende la gente, está de más. Si encima hay que soportar que se atrevan a explicarnos que el pensionazo contribuirá a la creación de empleo, creo que ha llegado el momento –que como dicen en mi tierra- que se lo hagan mirar, o aún mejor si ello es posible, que dimitan en masa.

viernes, 28 de enero de 2011

Rivero y el gobierno no tienen dinero… Según para qué. Claro


Para ser justos. En la imagen los dos consejeros de Hacienda que ha tenido este Gobierno

Esto cada vez tiene peor aspecto. Lleva unos días el Gobierno de Canarias, por boca de su Presidente, del Consejero de Hacienda o de cualquier otro voluntario que se ofrezca, instalado en el triste cuento de la pena. No pasa día sin que los que vivimos en estas islas, no tengamos que soportar alguna llorada gubernamental.

El gobierno de Madrid va a negarnos la posibilidad de aumentar nuestro endeudamiento, los de ZP le van a dar lo que pidan a los de CiU, que son los malos de la película de la reducción del endeudamiento, mientras a nosotros nos ignoran, dice el consejero del ramo..

Los de Europa no se enteran, dicen, somos una RUP que lo está pasando muy mal, por tanto no podemos asumir el copago (invertir tanto como se recibe) de los 489 millones que la UE destina a inversiones en Canarias. Rivero y los suyos, han recuperado el manido y gastado discurso del victimismo nacionalista y afirman que estos fondos deben llegar con una exigencia menor en lo que se refiere a la participación en la financiación por parte de Canarias. Estos fondos, afirman, deben ejecutarse como otros, en los que la participación europea llega hasta el 80% del montante total de la inversión.

No hay pasta dicen aquí, con lo que nos arriesgamos a perder una inversión de 489 millones de euros, y lo dicen ahora, no ayer, o el mes pasado y se aplican al descabellado plan del cuento de la lágrima a ver si cuela en Bruselas. Pero claro no es lo mismo discutir con Madrid, que a cambio de unos votos en el Congreso, te da todo lo que pidas, perdón corrijo, te prometen todo lo que tú quieras, que discutir con los de la UE, una organización azuzada además por Merkel y Sarkozy, que está hasta los pelos de la falta de seriedad, eficacia, realismo y coherencia de las instituciones españolas.

Ya en el mes pasado, la Comunidad Autónoma se vio obligada a aplazar los pagos vencidos que se adeudaban a los empresarios canarios, que cobrarán –si hay suerte- el próximo mes de marzo o el de abril del presente año, con las consecuencias fáciles de suponer. En la caja del gobierno no había más que polvo y una telaraña abandonada por su dueña, que tuvo que emigrar para buscarse la vida.

Ahora no hay pasta para atender al copago que exige Europa y podemos perder 489 millones de euros; pero ahí no acaba la cosa. Ayer se anunciaba solemnemente que el ejecutivo canario no tenía capacidad para aplicar la ayuda de 350 euros, que sustituye a los 420 euros de ayuda que ha pasado a mejor vida, de mano de una decisión de Zapatero.

El Director General del Servicio Canario de Empleo consideró “imposible” incorporar a los 15.000 parados isleños que perderán su prestación el próximo 16 de febrero. Y el Consejero de Hacienda, Jorge Rodríguez, que últimamente está sembrado, carga contra el gobierno socialista en Madrid y afirma: “El Estado (el Estado no, el gobierno de España, que son cosas distintas) se está acostumbrando al yo invito y las comunidades pagan). Como si desde Madrid no se envíen fondos al SCE para emplear en políticas activas de empleo (formación).

Y el director general del SCE, que debe estar haciendo méritos, que las elecciones de mayo, están a un paso, y hay que procurar quedar bien, con aquellos que pueden dar y quitar cargos y sinecuras en el próximo gobierno, se une a la jeremiada del ejecutivo canario y manifiesta, que Madrid está intentando solucionar un problema que generó unilateralmente, el gobierno socialista, al prorrogar la ayuda de los 420 euros.

Lo que suscita dos problemas, alguien debiera decirle al caballero, que Coalición Canaria y el gobierno que ésta sustenta, el que le paga el sueldo, aplaudieron entusiasmados en el momento de la aplicación de esta ayuda. En segundo lugar habría que preguntar a los responsables del gobierno canario y a los del Servicio Canario de Empleo si hubiera sido mejor que se hubiera abandonado a su suerte a todos aquellos residentes canarios que agotada su prestación se quedaban literalmente en la calle, en vez de concederles la ayuda de 420 euros, que fue defendida a tope por el Gobierno de Canarias y CC.

Por otra parte recordarle a D. Jorge, que los 350 euros no son un subsidio, es una prestación que va unida indisolublemente al concepto de la formación y por tanto tiene que ver con las políticas activas de generación de empleo y no con las políticas pasivas, responsabilidad de Madrid.

No hay dinero para pagar a los empresarios, estos no pueden pagar a sus empleados, que se van de cabeza al paro. No hay dinero para que podamos a acceder a los 489 millones de euros que nos corresponden en tanto que RUP. No hay pasta para pagar los 350 euros a los parados. De Educación, Sanidad y Asuntos Sociales más vale no hablar.No hay dinero y todo se va en lloros, quejas y medias verdades, pero curiosamente si repasamos, sí hay dinero y en abundancia para otras cosas.


Hay dinero para que Paulino vuele en helicóptero a 6.000 euros la hora, hay dinero para montar una policía de la que nadie tiene noticia, pero que cobra todos los meses, hay dinero para pagar a los asesores, de los que no sabemos que se haya reducido su número, hay dinero para pagar los sueldazos de las empresas públicas y sus altos cargos.

Sí hay dinero para viajes cuya finalidad se reduce a la propaganda,  visitas de consejeros a las islas al objeto de hacer su trabajo a favor de las siglas. Hay dinero para pagar subvenciones al periódico este de Tenerife. ¿Cómo se llamaba? ¡Sí hombre! uno muy moderado, ah sí: El Día. Hay dinero para propaganda, para las terminales mediáticas amigas de CC, para cursos y viajes de formación, para coches oficiales y escoltas varios. Hay dinero para subvenciones más que dudosas.

Por lo tanto no es que no haya pasta, es que prefieren gastársela en otras cosas. Espero que en mayo seamos capaces de ajustar cuentas con ellos.





























jueves, 27 de enero de 2011

Los incomprensibles temores del Gobierno Canario

Ayer mismo podíamos leer en la prensa “amiga”, bueno amiga de los nacionalistas, unas declaraciones del Consejero de Economía y Hacienda del gobierno canario, que resultan absolutamente incomprensibles. Parece ser, así lo manifiesta el propio interesado, que el Consejero teme que el gobierno de Zapatero, ante las buenas noticias de la reducción del déficit estatal, de un trato de favor a Cataluña, perjudicando seriamente las expectativas del gobierno de Paulino Rivero y consecuentemente las de todos los canarios.

Y digo que resultan incomprensibles, ya que Coalición Canaria, el gobierno autonómico, Paulino Rivero, el propio Consejero de Economía y Hacienda, Claudina Morales -Presidenta de CC-, y todas sus terminales mediáticas y propagandísticas, han bombardeado de manera incansable a los ciudadanos canarios con dos conceptos, con dos “ideas fuerza”. Uno, que Paulino Rivero -gran estadista- había conseguido en Madrid un pacto que aseguraba una posición relevante para Canarias. Dos, que ese pacto convertía a los nacionalistas en los mejores defensores del interés general en estas islas.

Sobre el celebérrimo pacto entre ZP y Paulino ya hemos hablado hasta la saciedad. Los nacionalistas explicaban que habían sostenido al agonizante gobierno de Zapatero, por sentido de Estado y porque además íbamos a recibir una auténtica lluvia de millones de euros que permitirían a la maltrecha economía canaria salir del pozo en la que se encuentra.

Claro, que a cambio de la falacia sobre unos supuestos mares canarios y de esa pasta gansa que íbamos a recibir, se apoyaba a un gobierno ineficaz, que recortaba el sueldo a los funcionarios, congelaba las pensiones, reducía –aún más- la financiación de la Ley de la Dependencia, quitaba la ayuda de 420 euros a los parados, etc., etc.

Bueno, pelillos a la mar -canaria- , que diría rápidamente Claudina Morales, detalles sin importancia. Se apoya a un gobierno que lleva a la nación a la ruina y que perjudica directamente a los funcionarios, pensionistas, dependientes y parados canarios, pero eso al fin y al cabo, son detalles sin importancia. Por cierto unos detalles que todavía no han justificado explicándonos, con luz y taquígrafos, es decir de manera fehaciente, que es lo que hemos realmente recibido los ciudadanos canarios y Canarias. Y aquí seguimos esperando esa justificación.

Pero ahora que parece se ha reducido el déficit del Estado, unas décimas por encima de lo previsto, aún cuando en la rueda de prensa la ministra no fuera capaz de decir cuántas exactamente y necesitaba que se lo “soplaran”. Digo que ahora que las cosas parece que van mejor, en vez de esperar a que esa reducción se consolide, las CC.AA. se han lanzado por la vía de pedir se les autorice un mayor endeudamiento para este ejercicio.

Así que poco remedio tenemos, si cuando se reduce el déficit estatal, nos apresuramos a autorizar se aumente el endeudamiento de las CC.AA, lo que significa que el déficit público español, sigue en la misma cifra o en otra peor. Pero vamos a lo que nos interesa más directamente.

Dice nuestro amigo Jorge Rodríguez que: “Temo que haya manga ancha con Cataluña”, y señala que Cataluña se ha endeudado por encima de la cifra permitida, mientras que Canarias ha cumplido y ha hecho sus deberes, pero que a pesar de eso, cree que Cataluña empleará la “presión política” para conseguir un mejor trato que Canarias.

Y no me queda más remedio que preguntar, si Jorge Rodríguez es el único ciudadano canario, que no se ha enterado que sus temores están totalmente injustificados. Que Canarias, de la mano de Paulino Rivero, el líder que nos va a llevar a un mundo magnífico, previsoramente firmó un pacto que aseguró la existencia del gobierno de Zapatero, mientras que estos de CiU, que ahora gobiernan en Cataluña, no lo hicieron.

Porque sería terrible que nos enteráramos ahora, que lo del acuerdo y el pacto y los dineros que iban a llegar y el Plan Canarias, y lo del mar canario, que nos iba a permitir recibir rentas muy superiores a las que ahora recibimos, que todo eso no fuera más que una falacia. Por resumir, vamos a ver si es que ahora resulta que todo lo que se ha firmado, todo lo acordado se convierte en agua de borrajas, en vez de ese flujo maravilloso de euros que nos iban a sacar de apuros.

Es muy duro que un miembro del gobierno canario, tan importante como el propio Consejero de Economía y Hacienda, contradiga frontalmente las declaraciones, afirmaciones y –porque no decirlo- propaganda de su gobierno y de su partido.

¿O es que a lo peor, aquí hay que aplicar aquello de que, la mentira tiene las patas muy cortas y que se coge antes a un mentiroso que a un cojo?

Tendremos que recordar el contenido de estas manifestaciones, cuando lo más duro de la propaganda nacionalista nos martillee de manera inmisericorde. ¡Maldito año electoral!

miércoles, 26 de enero de 2011

El proceloso porvenir de José Manuel Soria


El domingo pasado tuve la oportunidad de leer, en las páginas de Canarias 7, concretamente en la página nº 29 correspondiente a la sección de opinión del periódico, un artículo firmado por Francisco Suárez Álamo, director de ese periódico, en el que trataba del porvenir de la carrera política del líder del PP canario. El título era contundente: “Un exilio en el horizonte”.

Lo leí, con la atención que presto siempre a los trabajos de Francisco Suárez y me asombró la semejanza de las distintas líneas argumentales que se desarrollaban en ese artículo, con las que yo escribí y publiqué en este blog,  hace ya unos  días y que se titulaba “Soria ¿dónde las dan las toman?.

Está clara la distancia abismal entre un periodista de reconocido prestigio profesional, director de una publicación muy importante y este humilde escribidor. También parece lógico suponer que los dos, D. Francisco Suárez y un servidor bebemos en fuentes distintas en lo que hace referencia a la información.

Naturalmente Suárez tiene a su disposición gran cantidad de resortes profesionales, fuentes de información que yo no tengo. Hemos bebido en fuentes distintas, pero coincidimos en la información que recibimos. Hablaba yo del problema al que se iba a enfrentar José Manuel Soria si no era capaz de colocar al Partido Popular, tras las elecciones, en un pacto que permitiera a su partido volver a gobernar.

La vuelta a las candilejas políticas de Bravo de Laguna, afirmaba yo y creo que la misma información obra en poder del Sr. Suárez, respondía a una calculada maniobra de un Rajoy al que jamás le ha gustado Soria. Para cualquier afiliado que cuente con un nivel medio/alto en la organización popular, es noticia más que sabida, que Rajoy, hace algún tiempo, había ordenado en Génova, que nadie avisara a Soria de sus viajes de fin de semana a Mogán, para no tener que saludarlo siquiera.

Después, lo que es la vida y hay que ver, las cosas que hay que hacer para evitar las debilidades de la candidatura de Mariano Rajoy, al que le crecían los enanos, antes de acudir a Valencia, hace que Soria abandone el grupo nucleado alrededor de Esperanza Aguirre y se pase con armas y bagajes a la candidatura de Rajoy. De hecho se encarga de liquidar, políticamente hablando, a María San Gil, uno de los objetivos principales, en la tarea acometida por los partidarios de Rajoy, para debilitar al grupo del democristiano Mayor Oreja.

Por tanto Rajoy conoce muy bien a Soria, no lo ha apreciado nunca, y está cansado de tener que ponerse de perfil ante las acciones de José Manuel Soria, que –como todo el mundo sabe- se ha dedicado a poner en la calle o en el mejor de los casos, ha alejado del PP a gran número de militantes, y algunas familias importantes, dentro de esa organización, que se alejaron del círculo soriásico, esperando mejores tiempos y que ahora permanecen atentos a la espera del batacazo de Soria y de su guardia pretoriana.

Hablaba yo en aquel artículo que podría suceder que, el mismo día de las elecciones, José Miguel Bravo de Laguna, bendecido desde Génova 13, recogiera los restos del PP, si Soria no consigue armar un pacto con CC que le permita gobernar, y encabece una gestora que dedicaría su principal esfuerzo a recuperar a todos aquellos a los que José Manuel Soria ha mandado a las tinieblas exteriores.

No creo que tal y como están las cosas, si el Partido Popular en Canarias, no consigue un resultado brillante, y cuidado que debe brillar muy por encima del resto de las Comunidades en las que se anuncian victorias muy importantes para los populares, digo que no creo que la historia del presunto ministerio para Soria tenga credibilidad, ni siquiera entre las huestes más próximas al líder carismático de figura inmarcesible.

Es posible, que el mismo que fue defenestrado por Soria, hace ya unos años, sea el que ahora presida la gestora, tras la caída de José Manuel. Una suerte de justicia poética, difícil de suponer, pero ya se sabe que en este mundo de la política casi nada es imposible.

Y aunque el círculo se cerraría de manera imperfecta, no sería –seguramente- José Miguel Bravo de Laguna quién presentara su candidatura en el congreso extraordinario que deberá organizar, pero muy probablemente veamos una candidatura encabezada por otro Bravo de Laguna. Así todo queda en casa.

Por tanto, me apoyo en la auctoritas de Francisco Suárez Álamo y en la coincidencia de nuestros análisis para afirmar lo que aquí digo y volver a preguntar:

Soria ¿dónde las dan las toman?



martes, 25 de enero de 2011

El chocolate del loro


Lleva unos días Paulino Rivero liado a cuenta de la austeridad presupuestaria. La que le viene impuesta claro está, porque la voluntaria brilla por su ausencia. Para muestra bien vale un botón, no se si fue ayer o hace dos días Paulino Rivero se montó en ese helicóptero que le tiene privado del sentido, para ir a ¡inaugurar! una escuela infantil en la isla de La Palma.

Teniendo en cuenta que la hora de vuelo del helicóptero nos sale a los ciudadanos canarios por la bagatela de 6.000 euros, habría que preguntarse que clase de urgencia obliga al presidente del Ejecutivo canario para ir a un acto propagandístico y vacío de contenido al precio que nos sale el caprichito presidencial.

Paulino no se priva de volar en helicóptero y tampoco reduce otros gastos que podría ahorrarse perfectamente. Aunque si el ahorro es ajeno, ahí se mueve con la celeridad de un guepardo y la contundencia de un rinoceronte a la carrera. Ya ha ordenado que se incorporen a su trabajo un centenar de liberados sindicales, asunto necesario para que le cuadren las cuentas del Presupuesto para este año. Ahí sí que demuestra su estilo austero y no le tiembla el pulso a la hora de cerrar los cordones de la bolsa pública.

Y claro se da una paradoja, los secretarios regionales de CC.OO y UGT, que si se les preguntara, seguro que opinaban que lo del helicóptero está de más y es un mal ejemplo en un presidente que presume de austeridad personal, entienden que la aplicación de la medida sobre la incorporación de los liberados a sus lugares de trabajo, deja sin efecto normas jurídicas que están amparadas por la Constitución.

Que dicho así, resulta una tontería como la copa de un pino, toda vez que en este país todas las normas jurídicas, que están en vigor, lo hacen bajo el amparo de nuestra Constitución, que como deberían saber los dirigentes sindicalistas, es la norma fundamental en la que se basa nuestro Estado de Derecho.

Vale la anécdota, para además de ver como los Secretarios Regionales de los dos sindicatos oficialistas, no saben mucho sobre derecho constitucional, para percibir, sin espacio para la duda, que a la hora de ahorrar, todo el mundo se pone solemne y manifiesta la necesidad de administrar con cautela y eficacia los dineros públicos, siempre y cuando ese recorte, esa austeridad no le toque a ellos o a sus privilegios.

Así que Rivero ahorra a cuenta de los sindicalistas, pero a lo suyo que ni se lo toquen. Y si hay que demostrar austeridad, que no sea viajando lo justo en el medio más barato, o reduciendo los cargos de confianza, o retirando privilegios a algunos funcionarios (los del Parlamento Canario, por ejemplo), sino explicando urbi et orbe que Paulino come en un restaurante de menú.

Como si en su vida anterior, este buen hombre, natural de El Sauzal y maestro de profesión, comiera de manera habitual en los restaurantes acreditados por alguna estrella de la guía Michelin. Come, donde ha comido siempre y me parece hasta de mal gusto, subrayar la normalidad de la cuestión.

Y que nadie quiere ahorrar en el dinero que, procedente de nuestros impuestos, entregamos a los políticos para que los administren, al objeto de que sirvan de la mejor manera posible al interés general de Canarias y sus ciudadanos, lo demuestran los hechos que se suceden con una obscena naturalidad.

Veamos, hace ya unos días se hablaba de reducir el número de ayuntamientos, de inmediato los alcaldes y el órgano que agrupa a los municipios canarios, salieron a la palestra, advirtiendo que la medida era errónea y que quien debiera aplicarse a recortar de una manera contundente su gasto corriente, debía ser la administración autonómica y la central.

Bien por los alcaldes. A los pocos días desde Madrid, se advertía por boca del presidente Zapatero, que estaba dispuesto a meterle mano, financieramente hablando espero, a las comunidades que no cumplieran con los compromisos de recorte de gastos adquiridos. Otras voces se alzaron denunciando lo caro que nos resultaba a los españoles el Estado de las Autonomías.

De inmediato nuestro helicoptérico (perdonen el neologismo) presidente D. Paulino Rivero declaraba que, en todo caso, quién debía recortar gastos era el Estado y que él no estaba dispuesto a pagar los errores de Zapatero. ZP apretado por Europa y sobre todo por la Merkel, decidía eliminar la ayuda de los 420 euros a los parados y, ya de paso, pensando en las elecciones del próximo mes de mayo, se ahorraba la ayuda pero introducía una nueva, que pagaría 350 euros a los parados en formación, una ayuda que tiene una curiosa virtualidad. La pagarán las comunidades autónomas.

Ya se pueden imaginar como se han puesto los de Paulino Rivero, que en su particular huerto de los olivos, le han pedido a Zapatero que si no puede evitar que tengan que beber de ese cáliz, al menos que la aplace hasta después de las elecciones locales. Bueno, lo ha dicho en politiqués, le ha pedido un plazo de seis meses para pensar y negociar.

Queda, desgraciadamente demostrado, que todo el mundo está de acuerdo en que hay que recortar gastos, pero parafraseando aquel estéril “que inventen ellos “unamuniano, estos se apuntan a “qué ahorren ellos”.

Aunque hay una puerta abierta a la esperanza, los teletipos anuncian que en el Loro Park de Tenerife, una bandada de loros ha roto a hablar, bien es cierto que en alemán, y repiten de manera constante, que renuncian voluntariamente a su ración mensual de chocolate en pro de un mejor porvenir para la economía autonómica.

Algo es algo, musitará resignadamente algún optimista.































lunes, 24 de enero de 2011

¿Otra ocasión perdida?


Hace unos días comentaba en el blog, la injustificable postura del alcalde de Antigua, Gustavo Berriel, que ante la posibilidad de que AENA aceptara ampliar el actual horario operativo del aeropuerto de Fuerteventura hasta las 02,00 horas, exigía que su municipio fuera indemnizado por los supuestos daños que ocasionaría la citada ampliación y se negaba a que los aviones volaran más allá de las 00,00 horas, por entender que el ruido de los despegues y aterrizajes molestarían a “sus zonas turísticas”.

Está más que claro, cristalino, que el aeropuerto estaba situado donde está, antes de que “sus zonas turísticas” crecieran. Y que quién dio las oportunas o inoportunas licencias para la construcción de los edificios, que ahora sufrirían esos ruidos, fue el propio ayuntamiento; que hubiera debido exigir la preceptiva insonorización de los complejos, al objeto de que sus ocupantes no fueran molestados por los ruidos del cercano aeropuerto.

Por tanto mal puede pedir indemnizaciones un ayuntamiento que ya se lucró con las el importe de las tasas por las licencias de construcción y otras, y que a cuenta de su imprevisión –por ser caritativo- ahora pretenda que AENA pague un canon, por el ruido producido sobre unos complejos a los que no se les exigió su insonorización. Ya dije, en aquel momento lo que me parecía la postura de Gustavo Berriel, sobre la que no merece la pena insistir.

Aunque llama la atención que AENA haya aceptado la ampliación de horario en el aeropuerto de Guacimeta (Lanzarote) a la vez que niega esa posibilidad al de El Matorral (Fuerteventura). Alguno habrá que se pregunte, si actitudes como las del inefable alcalde antiqueño, no habrán ayudado a que Fuerteventura y su industria turística, hayan perdido una vez más, una oportunidad impagable.

Basta leer la prensa diaria, para enterarse del entusiasmo que ha despertado en la isla vecina la decisión de AENA. Inmediatamente, ya ven ustedes lo que son las cosas, se afirma que la ampliación hace de reclamo para las líneas aéreas de bajo coste. De hecho subrayan los conejeros, que la compañía Vueling, que jamás había operado en Lanzarote, ha mostrado su interés por operar desde Guacimeta, a cuenta precisamente de su nuevo horario.

Y si escuchamos al gerente de la Sociedad de Promoción Exterior de Lanzarote, nos enteraremos que hasta cinco compañías aéreas tienen previsto implantar nuevas conexiones o ampliar las frecuencias de las ya existentes. Eso a pesar de la mala fama que tiene ese aeropuerto, producto, hace ya algún tiempo, de unos problemas laborales durísimos con los trabajadores del handling y sobre todo, por problemas técnicos en la senda de aterrizaje y aproximación de los aviones.

En cambio, si ustedes intentan reservar un vuelo por Internet desde Fuerteventura se darán cuenta que compañías que en este momento están operando en El Matorral, tienen previsto no volar desde aquí, dentro de unos meses, ya que no aceptan reservas ni ofrecen vuelos. Prueben en las fechas de Semana Santa.

Teniendo en cuenta que desde el Cabildo y su Consejería de Turismo, se ha solicitado la ampliación, si desde las asociaciones empresariales se ha señalado la importancia de la ampliación del horario, como condición necesaria para poner en marcha un año –el 2011- que, parece, ofrece mejores perspectivas.

Si la sociedad majorera con una llamativa unanimidad, si exceptuamos a la voz de Gustavo Berriel, entiende que esa ampliación era una herramienta imprescindible para mejorar la situación turística y consiguientemente laboral de la isla. Si todo el mundo menos Gustavito Berriel, estaba de acuerdo en este asunto, que se nos explique porque AENA dice sí a Lanzarote y no a Fuerteventura.

Porque para más INRI, es precisamente AENA la que justifica la ampliación del horario de Guacimeta, apoyándose en la oportunidad que supone, para la industria turística conejera, y afirma que su implementación permitiría, como de hecho está sucediendo, la apertura de nuevas rutas con Lanzarote.

Exactamente igual se hubiera producido en Fuerteventura. Desde aquí, expreso el deseo de que D. Mario Cabrera tan dado a reivindicar duramente, asuntos de bastante menor importancia, reclame la aprobación de la ampliación del horario del aeropuerto de Fuerteventura. O habrá que pensar que las declaraciones anteriores en ese sentido se hacían con la boca chica y para cubrir el expediente.

Tenemos un magnífico aeropuerto, una planta hotelera que mucho mejor que la conejera, y ¿a Guacimeta le dicen sí y a nosotros nos dicen no?, que raro suena eso. Creo que los responsables políticos y empresariales del turismo en Fuerteventura nos deben una explicación. O esto va a ser como siempre, muchas declaraciones altisonantes cuando parece que sí y cuando sobreviene el fracaso, la callada por respuesta.

Espero que el título de este artículo no sea premonitorio, Fuerteventura y sus habitantes no pueden dejar pasar otra vez, una oportunidad de oro.

domingo, 23 de enero de 2011

Soluciones para nuevos tiempos


Como comprenderán ustedes, esto de escribir en tono crítico sobre las distintas circunstancias políticas que nos toca vivir, no resulta gratis. En el mundo de la política hay poquita, por no decir ninguna, deportividad y muchísima menos capacidad de reflexión, análisis o autocrítica. Personas que viven del dinero público y que se presentan a las elecciones para representarnos, sorprendentemente reaccionan muy mal ante la crítica, a la que están expuestos precisamente por esa dedicación.

Hay una corriente de opinión que afirma que mis críticas nacen de mi natural mala…uva. Bueno, para decir verdad, no se refieren sus comentarios al fruto de la vid, más bien relacionan mi carácter con la falta de calidad de algún producto lácteo, como si de ser cierta esa circunstancia, eso quitara credibilidad o razón a mis afirmaciones.

Creyendo a pies juntillas la verdad que encierra un refrán español: “Hombre refranero, hombre puñetero” voy a explicar cómo veo yo las cosas. En primer lugar acostumbro a tener muy presente una frase de Antonio Machado, cuyo contenido me parece importantísimo: "La verdad es la verdad, dígala Agamenón o su porquero". De ahí, por analogía, acostumbro a utilizar un pensamiento. Lo verdaderamente importante, es lo que se dice, no quién lo dice.

Junto a ésta frase o reflexión, otro pensamiento del que desconozco el autor. Una frase, que leí en una fachada lateral de una vivienda en la calle Virgen de la Peña, en Puerto Rosario, que afirmaba: “Cuando los hechos contradicen a las palabras, me quedo con los hechos”. Ambas me sirven muchísimas veces cuando me enfrento al dilema de la crítica política.

Y dicho esto, habrá que convenir que el hecho, cierto, de que yo  gaste cierta dosis de “mala milk”, no es argumento válido para descalificar mis afirmaciones; que por cierto acostumbro a argumentar. Y todo este, espero que no demasiado farragoso, proemio viene a cuento del eslogan, bajo el que presentó Coalición Canaria sus candidaturas.

El contenido del mismo, que da título a este escrito, viene a convencerme, que esta ceremonia o rito al que asistiremos en el próximo mes de mayo, se enfrenta por algunos, sino todos los partidos y candidatos, en clave de trámite que tiene que sufrir la casta política para alcanzar sus objetivos. Para entendernos, servirse del electorado para defender los intereses de sus organizaciones políticas, y los de los amigos, correligionarios y clientes (en el sentido que le da el derecho romano a este término).

Me recuerdan los fastos electorales, la campaña y las elecciones, digo que me recuerda de manera inevitable a la Cabalgata de Reyes, cuya finalidad conocemos los adultos y que no necesito explicar. Las elecciones son a la Cabalgata de Reyes como la ilusión infantil lo es a la ilusión de muchos ciudadanos.

Se presentaron el pasado viernes las candidaturas de Coalición Canaria, acto preelectoral por excelencia, que contó con la presencia de nuestro dilecto presidente, que asistía a la ceremonia como miembro de CC, aunque lo presidiera. Otro asunto que daría para otras reflexiones, la confusión entre partido y gobierno.

Bien, a lo que vamos, la ceremonia se llevó a cabo bajo el eslogan de estas elecciones, o quizás el eslogan de la etapa preelectoral, que eso no lo sé, decía así: “Soluciones para nuevos tiempos”. Puedo asegurarles que un tirio y un troyano que, casualmente, se encontraban por allí, abandonaron escandalizados el acto.

Que se hayan gastado una pasta en que algún experto en mercadotecnia o publicidad les haya colocado la frasecita, da medida de la incapacidad que sufren los políticos “profesionales” para analizar la realidad.

Se reputan los candidatos y la organización que los nombra, importante este detalle, se reputan como “Soluciones para tiempos nuevos”. Estoy viendo la escena: Miren ustedes, la frase reúne dos conceptos importantes y positivos, “soluciones” y “nuevos”. Hemos hecho un estudio sociológico, algo caro pero muy bueno, que nos dice que los electores quieren soluciones y no promesas y que buscan cosas nuevas. Así que hemos reunido de manera inteligente…. Y así bla, bla, bla durante una hora, mientras mostraban a los de CC clientes una serie de imágenes, alusivas al eslogan de marras.

Y los de CC, que al fin y al cabo les importa poco lo que pagan, pues el dinero no sale de sus bolsillos, y a lo peor la agencia es de un sobrino de alguien muy importante de la organización, pues encantados de la vida.

Soluciones para tiempos nuevos, nos dicen los mismos que han sido incapaces de encontrar solución a los problemas de ayer y de hoy. Soluciones para tiempos nuevos, los que han sido incapaces de paliar el pavoroso problema del paro en Canarias. Soluciones, los mismos que son incapaces de gestionar el dinero que para generar empleo llega desde Madrid y Bruselas.

Soluciones para tiempos nuevos, los que se han demostrado incompetentes, durante años y años, para solucionar el problema de nuestro fracaso escolar. Soluciones, los mismos que no han sido capaces de implementar la Ley de la Dependencia. Soluciones, los mismos que han colocado a nuestra Sanidad entre las peores del país.

No sé yo si me escandaliza más la desvergonzada afirmación o la credulidad de los que les votarán en mayo. No son solución para nada, lo han demostrado generosamente y no hay tiempos nuevos, porque en esta parte de España, desde hace muchísimo tiempo no sucede nada nuevo. Y si con nuevo, se refieren a la salida de la crisis, recordarles que han gobernado en los tiempos de las vacas gordas, más que gordas afectadas de obesidad patológica, con la misma incapacidad que demuestran ahora.

Así que ya saben: Soluciones para tiempos nuevos. Vayan abrochándose el cinturón y miren si debajo de su asiento está el chaleco salvavidas, nos van a hacer falta.

viernes, 21 de enero de 2011

Lo de siempre…


Bueno, se está acabando Fitur, al menos las jornadas profesionales. Hay que reconocer que la célebre feria nos sale cara, aunque el evento turístico por excelencia tiene una virtualidad; consigue que la casta política local inicie una hégira hasta los madriles, a la salud del presupuesto, eso sí. Empeñados en una trashumancia que año tras año se produce con la regularidad de un cronómetro, sale caro pero se agradece la tranquilidad en la que nos dejan.

Aún cuando los políticos y esas organizaciones -que son suyas- pero que nos cuentan que están a nuestro servicio: los partidos políticos, se están ya desperezando ya, tras la tregua navideña, preparándose para el año electoral que nos va a tocar vivir de manera irremisible.

Que aburrido es un año electoral, todos y todas ofreciendo lo que ya han ofrecido en otras ocasiones, a sabiendas de que no van a cumplir, con la obscena tranquilidad que da el hecho de que la ciudadanía está afectada, al parecer, de amnesia electoral. Que aburrido y que frustrante es tener que vivir otro año de elecciones.

Acto electoral tras acto electoral, entrevista tras entrevista, vuelta a escuchar los mismos argumentos manidos, las mismas promesas, prostituidas desde el mismo instante en que abandonan los labios del político de turno, las mismas críticas desabridas a la competencia, que son igual de malos que ellos y que las devuelven de manera automática, con la correspondiente ración de “y tu más”.

Y volveremos a ver a los mismos de siempre, quizás bajo otra siglas, pero los mismos de siempre que, hace ya mucho tiempo, descubrieron que lo del servicio público es un chollo de primera categoría y que no piensan apearse de la poltrona, así los intenten despegar de ella, con agua caliente.

Volveremos a ver a los mismos de siempre, criticando a sus ex compañeros del partido recién abandonado o a los colegas del pacto de gobierno de ayer mismo, los mismo que vuelven a descubrir milagrosamente otra vez, que los aliados y amigos de ayer, son lo peor de este mundo y los indignos enemigos del interés público y que por ello deben ser lanzados a las tinieblas exteriores.

Y a pesar de que serán los mismos de siempre, aunque lleven otro collar, luzcan logo nuevo o colores distintos de los de esta legislatura que ya acaba, con la misma disciplina con la que los miembros de una bandada de gansos, inician los viajes anuales sin que sepamos exactamente a qué señal obedecen, con esa misma disciplina y conformidad, los militantes y simpatizantes de los partidos, asistirán a unos actos solemnemente aburridos, con un nivel intelectual y político de vergüenza –propia y ajena- en los que serán recompensados con una abrumadora catarata de falsas promesas, junto a los lugares comunes más trillados y manidos, además de tener que sufrir, que les den un plato de paella, que juradito, parece el mismo que el año pasado dejó alguien abandonado, sobre una mesa de circunstancias, por parecer incomible.

Y a pesar de que les habrán jorobado una mañana festiva, en la que habrán de sufrir la incomodidad de la aglomeración humana, los interminables discursos, los aplausos forzados, estas personas seres inteligentes, con capacidad laboral e intelectual, acudirán, impelidos por una misteriosa fuerza, acudirán digo, sin remedio a una llamada misteriosa, que les obligará a tragarse el siguiente mitin. ¡Pobres militantes!

Así que habrá que convenir que a esto de la campaña electoral y sus fastos, acudirán los de siempre, a la llamada de los mismos de siempre, en una especie de ceremonia que tiene ya más de rito ancestral que de verdadero ejercicio de comunicación entre humanos. Y llegarán las elecciones y, sin lugar a dudas, irán a votar los de siempre, que votarán a lo que siempre han votado.

Y terminada la campaña electoral y las votaciones, a la semana de soportar los sesudos análisis de los cuatro de siempre, que como es costumbre nos explicarán que de alguna manera los resultados obtenidos, han sido positivos para su organización política... Y perdone usted si no me entretengo más, pero tengo que buscar a ver quién quiere pactar conmigo, que la cosa está muy chunga.

Digo que terminada la campaña y recuperado el sentido, el ciudadano pensará que las cosas no van bien, que los políticos son una punta de impresentables y que se lo están llevando calentito, sentados en un sillón, tomando café, mientras ellos tienen que meterse ocho horas de trabajo, entre pecho y espalda, si quieren que su familia salga adelante. Y claro habrá que recordarles, antes de que vuelva a pasar lo de siempre, lo que decía Einstein, que más o menos rezaba así: Si quieres obtener resultados distintos, tendrás que hacer cosas distintas.

Así que apliquémonos el cuento, se ahorrarán unas cuantas raciones de paella o garbanzas francamente incomestibles, un chorro de discursos vacuos y, posiblemente, puedan ayudar a construir algo nuevo, que medio funcione. Yo ya he cumplido y me he cubierto. Si las cosas no cambian y sucede lo de siempre, me quedará el triste consuelo de pensar que yo, al menos, avisé con tiempo.























jueves, 20 de enero de 2011

Hoy cumplo treinta y cinco años…. en Fuerteventura


Dice la letra de un tango que “veinte años son nada”. No me voy a poner a discutir con Gardel, en primer lugar porque Telefónica no presta servicio de médiums; veinte años son nada o mucho, dependiendo de las circunstancias que hayan concurrido durante esos cuatro lustros a las distintas vicisitudes que haya experimentado el sujeto en esas dos décadas.

En segundo lugar porque Gardel canta sobre veinte años y yo pretendo escribir sobre treinta y cinco, lo que me permite afirmar que 35 años dan para mucho, sin entrar en discusión. Hoy se cumplen precisamente treinta y cinco años de aquel  lejano día de San Sebastián, es decir el 20 de enero del año 1976. Hace tanto tiempo que ha pasado mucha agua bajo el puente, incluso en Fuerteventura, donde mayormente somos de secano; pero de secano africano, que como todo el mundo sabe es un secano de primera categoría.

Y cuando miró hacia atrás y me intento ver en aquel día, un día nublado y desapacible con un viento fresco incómodo, vienen a mi mente dos cosas. Por seguir un orden cronológico, en primer lugar viene a mi memoria la sonrisa socarrona de un marinero de cubierta del correíllo, que me veía observar al ya cercano muelle, mientras apuraba la chicharra de un virginio.

─ ¿Qué, le gusta Puerto del Rosario?, me preguntó.
─Sí, le dije, pero la capital ¿dónde está?
─ Ahí delante, lo que ve es Puerto Rosario, me dijo sonriendo con su puntita de coña.

Y allí me dejó, preocupado; para qué negarlo. Creía yo, que lo que veía, el muelle, el silo, la figura blanca del cuartel, etc., todo ello formaba parte del barrio portuario de Puerto Rosario y esperaba que la ciudad estuviera alejada de su muelle, como sucede por ejemplo en Arrecife.

Me acordé del tirador de mi AML, que había estado en Fuerteventura instalando aire acondicionado. ─ No se le ocurra ir a Fuerteventura, allí no hay nada, aquello es un muerto, me dijo convencido.

Que estuviera en la cubierta del correíllo, demuestra a las claras que había hecho caso omiso del consejo, pero lo cierto es que esperaba encontrar una ciudad bastante más grande, que la que se desplegaba en una suave pendiente, alrededor de la bahía.

Y lo segundo que recuerdo de aquel día, fue la figura del amarrador en el muelle. Un hombre alto, fuerte, activo, sonriente, que llamó mi atención por su actividad, mientras cobraba el cabo del barco y lo aseguraba al noray correspondiente. Los que sean de Fuerteventura ya sabrán que me refiero a Francisco Álvarez “El Matarife”.

Siempre tuve presente a lo largo de todos mis años en esta isla, que al primer habitante que vi, fue al Matarife. Con posterioridad al conocerlo personalmente, el hecho de que Francisco fuera una persona magnífica con un corazón de oro, me pareció un buen augurio. Su presencia en el muelle era la bienvenida que me daba Fuerteventura.

Bien, mi llegada tuvo casi todos los ingredientes que normalmente componen nuestra vida: Sorpresa, temor, curiosidad, inquietud, esperanza, sensaciones negativas y positivas. Como dice el refrán, en este mundo traidor no se cierra una puerta, sin que se abra otra. Desde luego resulta obvio tras treinta y cinco años de residencia majorera, pero quiero afirmar que jamás he tenido mejor idea que la que me impulsó a tomar el rumbo de este bendito rincón.

Fuerteventura tiene una magia, que quizás sólo percibimos los de fuera. Cuando llegas a la isla, ésta te examina y decide si vas a quedarte o por el contrario vas a salir zumbando tal y como el gato escaldado huye del agua fría. Todos ustedes habrán observado el súbito enamoramiento que se apodera de algunos recién llegados, mientras que otros por el contrario, a las pocas horas de llegar aquí ya están pensando en organizar su partida.

Esta es una isla mágica, como mágicos son sus pobladores. Cuando llegué, empecé a conocer poco a poco la clase de gente que había poblado Fuerteventura. Personas descendientes de auténticos expertos en la supervivencia. Hijos de aquellos que soportaron una pobreza terrible con una dignidad que para sí quisieran muchos.

No voy a hablar de las playas, las dunas, etc., esa parte del paisaje que hemos segregado para disfrute de los turistas y de aquellos que han ido adquiriendo sus costumbres. Todavía queda la Fuerteventura sagrada, misteriosa, de los valles umbríos, los rincones olvidados, las higueras centenarios, los llanos por donde todavía pueden algunos ver la luz de Mafasca, la mar del norte, la de sotavento y el alisio.

La Betancuria histórica, con su catedral y sus ruinas franciscanas. Testigos de razzias y saqueos. Las leyendas, el puerto de Ajuí, el del Tostón, las brujas que aquí también han sido. Una Fuerteventura que los de fuera empezamos a amar a través de un palpito que nos dice  desde muy dentro, que hemos llegado a nuestra tierra si no la prometida, sí la que nos corresponde.

Una Fuerteventura que han amado tantos y tantos forasteros, con Unamuno a la cabeza si se quiere, cuyos escritos sobre la isla debieran ser estudiados obligatoriamente en la educación secundaria de aquí. O la Fuerteventura de las milicias señoriales, aquellas que organizaban “entradas” a la Berbería o repelían ataques ingleses.

La de los habitantes prehispánicos y los normandos que aquí llegaron. O la de los andaluces que llegaron para poblar las tierras de La Antigua. Una Fuerteventura múltiple, árida, dura, pero capaz de permitir la vida de sus habitantes, gente de un carácter admirable, excepcional. Tierra de la perdiz moruna, de la tarabilla, del guirre, de la cabra, del camello, del bardino y  del perenquén y ahora ... también de la ardilla
Una isla que me recibió, me examinó y me enamoró. 

Me ha dado  amor, trabajo, matrimonio, dos hijos, infinidad de amigos y amigas y la satisfacción de conocer e ínter actuar, durante estos largos treinta y cinco años con sus gentes.

Celebro hoy ese cumpleaños con Fuerteventura, mi isla, no de nacimiento pero sí de sentimiento. Nací hace muchos años en Barcelona, amo la tierra que me vio nacer, pero cuando muera -si me dejan opinar- que cuando una casca, su opinión cuenta más bien poco; si sé donde quiero que me entierren. En Fuerteventura, para que mis huesos contribuyan a mantener esa Fuerteventura hecha hueso, que decía el gran Unamuno.

Jamás se sabe cómo van a acabar las cosas, pero si quiero dejar muy claro, que la vida es más sencilla cuando el territorio en el que habitas te recibe y te acepta. Y este es el caso. Por eso he querido expresar, en estas humildes líneas, mi agradecimiento a la Isla y a sus habitantes, los que lo fueron, los que lo son y los que lo serán. Muchas gracias, de corazón.


















miércoles, 19 de enero de 2011

Lo que faltaba para el duro



Anda todo el mundo preocupado en Fuerteventura con el asunto de la crisis y la esperanza de que el turismo exterior nos saque del apuro. La economía alemana, está respondiendo y creciendo de tal manera, que hace pensar en la posibilidad de que los ciudadanos alemanes vuelvan a tomar vacaciones como lo hacían antes de estos pasados años.

Este asunto y otros, animan a pensar que quizás el 2011 sea mejor que el año que hemos pasado. Quedan pocos, casi ninguno diría yo, que no estén de acuerdo en que el aumento del número de conexiones aéreas, es una herramienta muy importante para aumentar potencialmente el número de visitantes, de turistas. En ese sentido andan las autoridades de Fuerteventura, reclamando a AENA que permita que el aeropuerto de la Isla pueda permanecer operativo durante la noche, hasta las 02,00 horas.

Parece que ésta es una de las exigencias de una low cost muy importante para comprometerse a montar una base de su compañía en el aeropuerto majorero; asunto muy importante para la industria turística y para el propio empleo. Hasta el momento no se oían voces discordantes, la cosa iba engrasadita que daba gusto.

Los vecinos de El Matorral que son los que viven más cerca del aeropuerto, señalaban su conformidad con la medida, argumentando que la mayor permanencia operativa del aeropuerto traería más trabajo a la isla, que hay que recordar, encabeza en Canarias el ranking negativo en lo que hace referencia al paro. Hay que alabar el sentido de la responsabilidad de estos ciudadanos que sufrirán alguna molestia durante las primeras horas de la noche, pero que entienden muy bien aquello tan viejo que reza: Primero vivir, luego filosofar.

Así que teniendo a la inmensa mayoría de la “tropa” política en los madriles a cuenta de Fitur, ocupaditos en sus cosas -aunque uno a veces se pregunta qué diablos pintan tantos políticos en Madrid a la salud del presupuesto- las cosas iban bien, tirando a mejor. Buen tiempo, mensajes optimistas y los políticos dando la carga y dándose a la buena vida, pero en Madrid, lo que siempre es un consuelo.

Pero, en esta vida siempre hay un pero, hoy nos desayunábamos con las desafortunadas declaraciones del alcalde de Antigua, Gustavo Berriel, que como es costumbre se ha apresurado a ser la voz disidente en este, como en otros asuntos. Llama la atención el contenido de sus manifestaciones, teniendo en cuenta que su municipio, bueno no es suyo, pero ustedes me entienden, digo que su municipio, basa fundamentalmente su economía en el turismo.

¿Y qué dice Gustavo?, pues, para variar, que no está de acuerdo con la inmensa mayoría de los majoreros. Afirma que: “rechaza los vuelos nocturnos en el aeropuerto de Fuerteventura porque los mismos deben sobrevolar, como en la mayor parte del día, sus zonas turísticas, y al considerar que perturban el descanso de los turistas que eligen El Castillo y Costa de Antigua para disfrutar sus vacaciones”.

Y como sabe que la poca popularidad que le queda, la puede perder en el envite, se ha apresurado a protegerse afirmando lo que sigue: Que la institución que preside no está en contra de la ampliación horaria del aeropuerto "sino que creemos que existe una franja horaria diurna en que no operan aviones y que debe ser utilizada para no molestar por la noche a los turistas que ya tienen que soportar todo el día los ruidos de los aviones".

Y así ha solucionado su problema personal, primero que no y por si se le echa la gente encima se apresura a advertir que no está en contra de la ampliación horaria del aeropuerto y manifiesta que existen unas misteriosas horas en el que el aeropuerto permanece abierto, pero oiga amigo lo que son las cosas, durante ese misterioso lapso de tiempo que dice Gustavo, no vuelan los aviones.

¡Qué suerte tenemos! Si no nos descubren lo de las horas estas, capaz que abrimos el aeropuerto tres o cuatro horas más, como se está haciendo en tantos sitios. Anda que si no es por Don Gustavo, metemos la pata hasta el corvejón. Así me gustan a mí los políticos, hombres de ideas. ¿Usted perdone pero éste no es el alcalde que la ha liado con la playa de El Castillo y que tiene lo de Costa de Antigua hecho un asco?, ¡quite usted para allá!, desde cuando es lo mismo la rehabilitación de una playa que el descubrimiento del “lapso horario inerte” que sufrimos en nuestro aeropuerto. Lo suyo son ganas de fastidiar.

Ahora sólo queda que Don Gustavo nos explique cuáles son esas misteriosas horas en las que el aeropuerto permanece abierto pero “en la que no operan los aviones” y asunto solucionado. Claro que, acabo de volver de la terminal y no he sido capaz de desentrañar ese misterio. No dudo que D. Gustavo Berriel con su superior criterio aeronáutico y horario lo aclarará, me extraña que no lo haya expresado en estas declaraciones; pero ya se sabe que es un hombre muy ocupado y se le habrá olvidado.

Para una vez que estábamos todos de acuerdo llega el de siempre y la lía. ¡Así nos luce el pelo!