lunes, 10 de enero de 2011

Entrevista a Rivero


El pasado domingo el periódico La Provincia ofrecía a sus lectores una entrevista al presidente Paulino Rivero. Tres páginas completas que me apresuré a leer, con la esperanza puesta en que Rivero aprovecharía la ocasión y la solvencia del periodista que la realizaba para explicar sus proyectos para la próxima legislatura y dar un repaso a la presente.

Tengo que señalar que la entrevista nada aporta de interés para el ciudadano común, al que supongo preocupado por el paro, la crisis, la subida de los precios, la mala calidad de la enseñanza que reciben sus hijos, los problemas de la sanidad pública…, ya saben las cosas que nos preocupan a los que dependemos de un sueldo y tenemos que hacer equilibrios para llegar a final de mes.

Me dio la impresión de que la entrevista había sido pactada, al menos en el tono; una entrevista demasiado complaciente. Resulta difícil aceptar que un maestro del periodismo como Ángel Tristán Pimienta perdiera esta oportunidad y dejara a nuestro presidente mirar para los celajes y tratar los temas con una falta de profundidad sorprendente.

Quizás lo que le importara realmente al periodista era el titular de la entrevista. “La relación con el PSC ha mejorado notablemente; es posible un entendimiento” En ese sentido se expresó nuestro presidente, aún cuando creo  no haya dudas sobre este asunto. El PSC, por mucho que presuma de independencia y autonomía, llegado el momento de la verdad, tendrá que plegarse al dictado de Ferraz, guste o no guste. Y en Madrid tendrán que recordar los apoyos de CC a lo largo del último tramo de la legislatura.

Paulino Rivero se dedicó a hacer ejercicios de escapismo político, sin que el periodista lo evitara. Cuando se le habla de lo mal que está la situación, Paulino Rivero, contesta que CC ha conseguido la década prodigiosa para Canarias desde el año 1996 hasta el 2007. Explica los logros de su organización política, pero llama la atención que no haga comentario alguno sobre el cuatrienio 2007-2011, en el que Paulino precisamente, ostenta la más alta responsabilidad en la Autonomía. Probablemente prefiriera el presidente pasar por encima del tema, de puntillas… suavemente.

El otro día Pep Guardiola hablaba de los peligros que conllevan los partidos a jugar después de las fiestas navideñas, creo que a Rivero le ha cogido el toro de estas fiestas. Sólo harto de mazapán se le puede ocurrir a alguien, manifestar que ha aceptado su candidatura a la Presidencia de Canarias “porque es un reto precioso” Calificar de reto precioso al hecho de gobernar los destinos de Canarias y sus ciudadanos otra legislatura más, creo que no puede deberse a más que a los efectos secundarios de las fiestas navideñas.

Y por si no había quedado claro que hablar es gratis, o eso al menos creen algunos políticos, remata la faena con otra afirmación, que es para nota alta. Dice nuestro presidente que “quiero marcarme objetivos altos y realistas”. ¿Qué significa eso de altos y realistas? Tal y como están las cosas, los objetivos si son altos, no pueden ser realistas y viceversa, y alguno dirá ¿y usted que sabe?, y tendrá razón, sobre todo porque Paulino se guarda mucho de explicarnos cuáles son esos objetivos.

Se explaya en asuntos tales como lo importante que es tener la policía autonómica, para tener la información de lo que pasa en nuestro entorno, o incluso nos explica como aprendió en Madrid que del rencor no se deriva nada positivo y otros asuntos, que me temo dejen fríos a los ciudadanos que lean esa entrevista.

¿Pero que dice del paro? Del paro dice que “Canarias está en un momento esperanzador y eso lo dicen los indicadores más solventes”, hay que tener mucho cuajo para, teniendo como tiene a Canarias en la cabeza del paro, hacer una afirmación de ese calibre sin explicación adicional alguna. Cuáles son esos indicadores, por qué son solventes esos datos que sólo maneja Rivero. Sumen a eso el hecho de que el paro ha resultado una lacra pavorosa para Canarias y un problema insoluble para su gobierno y se quedarán igual de perplejos que un servidor.

Y como hace bien poco Paulino Rivero anunció, que el 2011 sería el año en que la crisis desaparecería en Canarias, le pregunta el periodista  si no será pecar de optimismo eso de que los canarios vamos a ser los primeros en salir de la crisis y dice D. Paulino, no sé yo si mirando al tendido, “que es tan realista como cuando anunció en el 2007 la llegada de la crisis y que sólo desde el realismo se pueden tomar decisiones acertadas para salir de este problema”.

Yo no sé si en el 2007 Paulino Rivero anunció la llegada de esta crisis, pudiera ser, sobre todo porque había un gran número de personas que así lo vaticinaban, pero si así fue, habría que haberle preguntado que medidas tomó, con esa visión de futuro de la que disfruta, para aminorar los resultados negativos sobre la economía canaria.

Y como nada hizo, cuesta trabajo creerlo, y cuando anuncia el fin de la crisis para el 2011 dice que lo hace apoyándose en su realismo, una virtud que en este caso parece difícil de concederle. La afirmación de que lo peor ha pasado ya y que vamos a salir de la recesión en el 2011 responde más a sus deseos que a los datos que maneja. Eso suponiendo que maneje alguno, porque los resultados de estos últimos cuatro años, que bien se cuida de no comentar, así lo ponen de relieve.

Otra ocasión perdida para que nuestro Presidente nos explique los asuntos importantes con claridad y realismo. Una pena.



No hay comentarios:

Publicar un comentario