martes, 16 de abril de 2013

IU y ETA: Dios los cría y ellos se juntan

ETA les agradece su "colaboración"
Hace relativamente poco tiempo, un lector de los situados a la izquierda de la izquierda se me quejaba amargamente de la supuesta obsesión que me impelía a escribir sólo sobre Andalucía y sin embargo que no lo hiciera, sobre asuntos que él creía tenían mucha más enjundia e interés y que ocurrían ante mis narices, precisamente en Fuerteventura. 


La verdad es que no me gusta demasiado que me digan sobre lo que tengo que escribir, porque si algo poseo en esta vida es mi particular independencia. Escribo de lo que me parece oportuno y desde los tiempos en que mi viejo profesor de Lengua, el Sr. Marina que en gloria esté,  me dictaba en el segundo curso de bachillerato textos del Quijote, nadie puede afirmar que me ha dictado el contenido de algún texto que yo haya firmado y decir verdad.


Dicho esto, hay que reconocer que llevamos una temporada en la que Andalucía aparece de manera constante en las primeras planas de los periódicos. Sea por el escándalo de los ERE,s que ya ha salpicado a CC.OO, UGT y PSOE y camino lleva de salpicar también a IU o por las salidas de pie de banco de Griñán, Valderas, Gordillo y de tantos zurdos más, que se empeñan en ocupar los los lugares preferentes de los medios de comunicación, lo cierto es que Andalucía aparece con más frecuencia de lo normal en las páginas de mi blog.


Hoy vuelve a cuenta de los etarras que se encuentran presos en esa CA, que incómodos han pedido ayuda a  IU- A, para que colaboren en la promoción de campañas de apoyo al reagrupamiento de esos asesinos, al objeto puedan cumplir más cómodamente sus condenas cerca del País Vasco y a la vez que solicitan esa ayuda a los “camaradas” andaluces, les agradecen sentidamente la colaboración que de ellos han recibido los etarras, lo que me parece una barbaridad espantosa.


Los asesinos – no son otra cosa - pretenden que tienen derecho a cumplir sus condenas cerca de sus familias. De hecho la petición en sí misma debiera indignar todos los andaluces de bien, es decir a la inmensa mayoría de los ciudadanos de Andalucía, sobre todo  si tenemos presente que entre las víctimas de la banda asesina se encuentran  121 andaluces. Es decir, el 14,12% de las víctimas de  la violencia etarra y sus familias eran naturales de Andalucía.


Parece que este hecho incontestable, no ha merecido el reproche lógico por parte de los responsables de IU, PCE, Jaleo Andaluz y la Unión Sindical de Trabajadores que son los colectivos que han recibido la petición, pero también la cordial expresión del agradecimiento de los asesinos etarras. Andalucía es la tercera región más castigada por ETA, solo superada por Castilla y León y País Vasco y sin embargo los que falazmente se proclaman defensores de los andaluces, colaboran sin empacho alguno con los asesinos de tanto ciudadano andaluz inocente.


Debo suponer que es cierto eso de que han colaborado con los asesinos etarras que se presentan como “miembros del colectivo de presos políticos vascos”, porque no he visto a Valderas o a Gordillo salir a los medios para desmentir tal extremo. Está claro que el que favorece a estos monstruos debiera explicar cuáles son los motivos que les empujan a tomar una decisión tan repugnante y someterse al desprecio absoluto de los ciudadanos de bien.


Los que dicen ser presos políticos y no son otra cosa que criminales que cumplen su condena - no hay presos políticos en las democracias - solicitan la ayuda de los comunistas andaluces  afirmando que quienes cumplen la condena del alejamiento, son sus familiares. De hecho y para que ustedes puedan ver el cinismo con el que se manejan voy a transcribir el párrafo que utilizan, aunque el hecho de citarlos me revuelva el estómago.


Dicen que: “Somos nosotros quienes cumplimos penas de cárcel, como consecuencia de nuestra decisión, análisis y compromiso, no nuestros familiares, que no tomaron estas decisiones”. Lo de definir un asesinato como consecuencia de una decisión basada en el análisis y compromiso me parece que debe dar náuseas a cualquiera, pero debieran recordar los asesinos, que sus familias los pueden visitar en las cárceles andaluzas, en cambio las familias de sus víctimas no pueden acudir más que a un cementerio para rezar y llorar la ausencia de los padres, madres, hijos, hermanos… que mató la  irracional violencia asesina de ETA, no el análisis ni el compromiso.


Supongo que lo que voy a pedir será como pedirle peras al olmo, pero me parece que se debería presionar a IU y demás “colaboradores” de los presos etarras, para que públicamente terminen con el apoyo que por lo visto prestan a los verdugos de sus ciento veintiún paisanos, asesinados precisamente a manos de los mismos que ahora piden su colaboración.


El texto de las cartas remitidas y firmadas por distintos presos aunque son calcadas las unas a las otras, dejan bien claro que en ellas no hay ni un ápice de arrepentimiento. Mienten los etarras al sostener que “la dispersión carcelaria no es legal” sino que se trata de “una decisión política tomada en su día contra colectivos como el nuestro, para conseguir una serie de objetivos políticos que, por otra parte, a la vista está, no han conseguido”. Se jactan por lo tanto y celebran con total tranquilidad  la presunta derrota de las tesis del gobierno español.


Se trata de cumplir las penas más cómodamente, pero no se han arrepentido de sus crímenes, tampoco han pedido perdón, ni mucho menos han indemnizado a sus víctimas, no han colaborado con la Justicia y no han demandado a la dirección etarra para que disolviera la banda criminal, por lo tanto no tienen  derecho a medida de gracia alguna.


Lo más terrible de la comunicación etarra es que parece que hablan con los de IU como lo hacen los viejos camaradas, de hecho los animan a que “lleven a cabo alguna reflexión pública sobre la dispersión y a incorporar vuestra posición a la línea político-institucional de vuestra formación” y subrayan más adelante en su carta que “… los puntos de coincidencia entre vuestras posiciones y las nuestras son múltiples”.


A declaración de parte… 


Ciertamente no sé hasta dónde va a llegar la izquierda andaluza, pero ese dulce contubernio con los asesinos de ETA, que tienen las manos manchadas con sangre de ciudadanos andaluces, los retrata y debiera terminar ipso facto. 


Luego vendrá el progre de turno a quejarse de mis obsesiones.

1 comentario:

  1. iu=eta=psoe=legión=miguelrives13 de mayo de 2013, 11:38

    El tolete legionario vuelve a la carga

    ResponderEliminar