domingo, 21 de abril de 2013

Rubalcaba entre la ficción política y la política ficción

Lectura recomendable para Rubalcaba
Resulta comprensible que Rubalcaba como ser humano, hoy por hoy se refugie en la ficción, en el ensueño, en la quimera. Le resulta muy difícil aceptar la realidad que vive, porque en lo más recóndito de su pensamiento sabe, conoce perfectamente, con claridad meridiana diría yo que el desastre en el que estamos instalados es de su directa responsabilidad. 


Todos sabemos, incluso los socialistas, que el primer paso para solucionar un problema es reconocer su existencia. No voy a insistir en la responsabilidad que contrajeron los del PSOE, cuando movidos por el interés partidista, antes que considerar el general, negaron la existencia de la crisis y nada hicieron para corregir sus fatales efectos.


Decía, que bien está el mecanismo psicológico que mueve al hombre a ignorar su realidad y a transformarla utilizando la imaginación, un mecanismo escapista que todos conocemos; pero Alfredo, como político, como hombre que dice servir al interés general, como elemento que debe buscar soluciones a lo que estamos viviendo, tiene la ineludible obligación de ser estrictamente realista y no lo es.


El trabajo de un político se reduce a diagnosticar problemas y buscar soluciones, está claro que no es eso lo que hace Alfredo P. Rubalcaba, que por lo visto ignora qué es lo que hay que hacer y si lo sabe, lo guarda para sí. Lleva una temporada dedicado a la política ficción, su actividad política se reduce a proponer cuestiones de imposible cumplimiento, exigir al gobierno responsabilidades que le son propias y vender humo desesperadamente.


El otro día proponía que para combatir el fraude fiscal - asunto que ahora le preocupa sobremanera, mientras que cuando gobernaba, hace cuatros días, no le interesaba lo más mínimo - se cambiara todos los años la legislación fiscal. La idea que sostiene únicamente Rubalcaba, porque hasta el PSOE guardó un ominoso silencio sobre la ocurrencia, es que como la gente conoce la ley y  utiliza ese conocimiento para buscarle huecos por donde escapar, lo suyo es cambiar la legislación fiscal anualmente para que el conocimiento de la misma sea menor y por tanto  los ciudadanos no puedan buscar con éxito las lagunas legales que les permitan tributar menos.


La propuesta resulta un disparate absoluto, muy probablemente tuviera graves dificultades técnico-jurídicas para poderse implantar y desde luego tendría un efecto casi mágico sobre el capital, que huiría al galope de España buscando otros lugares más seguros y conste que no me refiero a paraísos fiscales, sino a países normales en los que el contribuyente sepa exactamente como es su relación fiscal con el Estado, sin sorpresas anuales, por mucho que se le ocurra el asunto a Rubalcaba.


Ayer, en un foro sobre la pobreza, otro asunto que cuando su solución era de su responsabilidad ni se mencionaba, propuso la supresión de los billetes de 500 euros, porque son los que se manejan mayormente en  delitos como la evasión fiscal, el dinero negro o la corrupción inmobiliaria. Eso dijo Rubalcaba que a falta de medidas realistas y eficaces se dedica a la política ficción o si lo prefieren ustedes a la ficción política, que no es lo mismo, porque a veces el orden de los factores sí altera el producto, pero hoy no tengo demasiadas ganas de discutir, así que como ustedes prefieran. 


Tampoco voy a ponerme a discutir lo redundante del razonamiento, porque todos sabemos que evasión fiscal y dinero negro forman parte del mismo problema, son causa y efecto y por tanto no deben presentarse como cuestiones distintas, pero dejando aparte los detalles sin importancia,  a cualquiera se le ocurre la misma pregunta ¿cuánto tiempo tardarán en utilizarse para las mismas cuestiones los billetes de 200 euros, si retiramos los de 500? Si resulta previsible su utilización en lugar de los de 500, para eludir la presión fiscal y la vigilancia de nuestra Hacienda ¿también habrá que suprimirlos? ¿cabría decir lo mismo de los de 100 y así seguir hasta los de 5?


Quizás a Rubalcaba le ha faltado valor para proponer una solución radical  de verdad. Prohibir la circulación del papel moneda, evitar todos los pagos en metálico y que todo el mundo pague con tarjeta. Si lo propone y consigue la implementación de la medida, los bancos le hacen un monumento. Anda que no iban a vivir bien las entidades bancarias de las comisiones que se llevan de las tarjetas de crédito y otros beneficios anexos.


Como entiendo que no puede permitirse el lujo, ahora que va de izquierdista radical, de hacerle públicamente un favor así a la banca, aunque le vendría de miedo para calmar el cabreo que los banqueros tienen con el asuntillo ese de la expropiación de sus pisos que propone el PSOE; alternativamente le propongo una solución, que es tan imaginativa que me extraña no se le haya ocurrido ni a él ni a ninguno de los genios que lo acompañan. 


Si Alfredo propone  cambiar todos los años la legislación fiscal, para que los listillos que hoy saben cómo aprovechar las lagunas de la ley, lo que por cierto es legal, no sepan muy bien qué les va a pasar fiscalmente hablando, para complementar la ocurrencia lo que hay que hacer es cambiar el valor facial a los billetes también anualmente o para que la medida tenga una mayor eficacia y el ciudadano no sepa exactamente de qué mal va a morir pero tampoco cuando – no hay ponerles las cosas fáciles a los defraudadores - redondeemos la propuesta y que el gobierno cambie el valor facial de los billetes, cuando se le antoje y sin previo aviso.


Sería fantástico y de una eficacia total. Si Rubalcaba pone en marcha sus utópicos proyectos fiscales, habrá terminado ipso facto con el fraude. En España no iba a quedar ni un céntimo de dinero negro, bueno del otro tampoco, pero ya se sabe que las medicinas curan, pero todas tienen efectos secundarios, que se trata de gobernar y no de hacer milagros.


Está muy claro que Rubalcaba y con él el PSOE ha entrado en una deriva que le impele a utilizar la imaginación en lugar del raciocinio y la ponderación, a título particular es su problema, pero como responsable político sus ocurrencias suponen un peligro para todos.


En vista de lo cual yo aconsejaría D. Alfredo que abandonara la política y teniendo presente lo bien que se le da el género de ficción, que lo contrataran en ese programa de la Cuatro que se llama Cuarto Milenio, al fin y a la postre PRISA le debe mucho a él y al PSOE y le dejaran hacer una sección que pudiera llevar por título "Las plumas del faisán", "Aires del GAL" o "El rincón del campeón".

Seguro que imaginan ustedes el juego que daría Rubalcaba en una sección de relatos fantásticos de terror, muy probablemente sería un programa con una audiencia descomunal. A mí personalmente el género de terror no me gusta nada, pero me comprometo a verlo con todas sus repeticiones si eso garantiza la desaparición de Rubalcaba del escenario político. Que esa presencia tal y como están las cosas, sí da miedo de verdad.

6 comentarios:

  1. Es una propuesta para la galería mediática como tantas otras de Rubalcaba & Cia. Estará dentro de su "reformismo radical" que hablaba ayer su segunda al mando Elena Valenciano en el programa mediático progre por excelencia El Gran Debate, que por cierto siempre que la entrevistan la sacan en un hotel de lujo, sera por que los socialista eso les gusta mucho.

    Y lo de quitar el efectivo de la circulación, no lo nombre mucho que puede que algunos se les ocurra, que ya empezaron con lo de los famosos máximo 2.500 € para hacer pagos, y los únicos beneficiados son los bancos. Bueno también es cierto que así facilitan la labor inspectora a hacienda, ya que les informa de los movimientos y no tiene que preocuparse de nada mas que fiscalizar al empresario y autónomo pequeño.

    ResponderEliminar
  2. Esto no son ideas ni soluciones politicas son alucinaciones Rubalcareñas.Tenia que ir pensando en retirarse antes que le retire
    los resultados del caso Faisan.Jose Luis

    ResponderEliminar
  3. Tienes razón José Antonio, pero puedes estar tranquilo con lo del efectivo, eres el único que ha comentado algo al respecto. Saludos y muchas gracias.

    ResponderEliminar
  4. De cuerdo contigo José Luis, cree que le queda poco recorrido a Alfredo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. RuGalFaisanMaydy ya deberia ir pensando en retirarse pero para mi que si se retira le van a llover chuzos de punta por todos los lados y así mientras él controla el cotarro y no pierde ripio¿No os parece?

    ResponderEliminar
  6. Pues sí, muy probablemente intuya que en cuanto pierda el poder su situación tornará en muy difícil. Saludos.

    ResponderEliminar