miércoles, 10 de abril de 2013

Pilatos se hace de UGT

¡Ha sido la confederal!
Parece que en UGT Andalucía tienen muy claro que  viven una situación muy difícil,  por decirlo llanamente  pintan bastos para sus dirigentes. Unos bastos de los que te mandan desde los juzgados, que naturalmente son de temer. Esto no se arregla con cuatro declaraciones, un desmentido por escrito y unas cuantas intervenciones en los medios afines por mucho cariño que éstos les dispensen.

Todo el mundo sabe en este país y el que no lo sepa es porque se ha tomado mucho trabajo en ignorarlo, que lo de los sindicatos UGT y CC.OO en Andalucía pinta muy mal. Están inmersos en una vorágine de sucesos varios que transmite muy malas sensaciones y parece que esa cuestión se está haciendo tan evidente que no parece descabellado suponer que en un plazo relativamente breve algunos responsables de ambos sindicatos pudieran terminar siendo imputados.

Da la impresión que ese pensamiento ha permeado hasta el ánimo de los máximos dirigentes de las franquicias sindicalistas en Andalucía, concretamente Manolo Pastrana por UGT y Francisco Carbonero que dirige las aguerridas huestes andaluzas de CC.OO que se han dado públicamente por aludidos. La semana pasada ya comentábamos en estas páginas que el nerviosismo de ambos era evidente, tan evidente que han cometido el error táctico de intentar justificar su inocencia en declaraciones a la prensa.

Mientras Pastrana y Carbonero o Carbonero y Pastrana, que tanto nos da, juran por sus muertos que nada tienen que ver con el asunto de los ERE,s, la juez Alaya, imperturbable, sorda y ciega a cualquier intento de presión, continúa su labor e insiste en que los sindicatos CCOO y UGT, cobraron comisiones en los ERE,s “aunque no hubiesen efectuado trabajo alguno” pues su verdadera aportación era “la información privilegiada que facilitaban a la mediadora sobre empresas en crisis que pudieran derivar en la suscripción de una póliza”.

Bueno, la juez a lo suyo mientras los sindicalistas intentan defender su inmaculada inocencia en la prensa, una reacción que denota un nerviosismo que pone de relieve muchas inseguridades. Al problema del supuesto cobro de comisiones, añadan el fenómeno de los “intrusos”, que así se conoce a los ciudadanos que sin trabajar en la empresa que sufría el ERE correspondiente, han cobrado sus buenas indemnizaciones. Por ahí van a coger a los sindicatos in puribus, porque ya me dirán ustedes como explican Pastrana y Carbonero que los sindicalistas de los comités de empresa no conocieran a los componentes de la plantilla.

Así que habrá que reconocer que los Secretarios Generales de UGT-A y CC.OO Andalucía tienen motivos de sobra para estar preocupados y más si se ponen a pensar en los fondos multimillonarios que han percibido para ese oscuro asunto de la Formación. Pero amigos míos una cosa es la preocupación normal, a nadie, aunque se sepa inocente le resulta plato de gusto una imputación y otra muy distinta es el súbito pánico cerval que parece haberse adueñado del espíritu - si los sindicalistas de izquierdas tienen espíritu que no sé yo si se lo permite su reglamento – de Manuel Pastrana que supongo que impelido por el pánico ha manifestado en un artículo en El País que "UGT Andalucía nunca ha recibido ni un céntimo como consecuencia de la aplicación o desarrollo de estos acuerdos” y que "… es la UGT a nivel federal y confederal la que ha cobrado por el asesoramiento en los ERE,s”.

Una lavada de manos, que no la supera ni el propio Poncio Pilatos, que por cierto al enterarse de la sorprendente maniobra de Pastrana, ha procedido a afiliarse en UGT por la vía de urgencia  en la Federación Viejas Glorias, Sector Romano y que ha hecho unas declaraciones a la prensa italiana en la que parece ser  manifestaba su admiración profesional por el amigo Pastrana, lo que le obligaba a afiliarse al sindicato “porque de los maestros hay que aprender” parece ser que dijo, que en latín se le entendía bastante mal y con lo de la Logse no hubo manera de encontrar en la agencia ningún becario que hubiera estudiado latín en su bachillerato.

Luego la gente que navega por la banda de babor dice muy seria que es que yo tengo muy mala baba y que siempre exagero las cosas que tienen que ver con la izquierda nacional, permítanme el oxímoron. 

Díganme ustedes si no es para cachondearse, lo que hoy comento. Me imagino la cara de Cándido (qué nombre tan poco apropiado) Méndez cuando se haya enterado que su Sc. Gral. en Andalucía le acababa de cargar con el mochuelo del cobro de las comisiones de los ERE,s, porque esos cobros de los que Pastrana acusa tan alegremente a la federal y la confederal de su sindicato sin siquiera una voz de ¡agua va!, en opinión de la juez Alaya, no están justificados. Así que mochuelo y de los de tamaño natural.

Parece que la fachada de UGT comienza a resquebrajarse, personalmente creo que están ganando tiempo y nos tienen entretenidos a todos con sus cosas, mientras establecen los cortafuegos que supuestamente van a impedir que la acción judicial llegue hasta según qué instancias de sus respectivas organizaciones; pero a pesar de las maniobras dilatorias y demás acciones dedicadas a embrollar el asunto, la cosa huele mal, tirando a peor.

En Andalucía se han cometido unos dislates que resultan increíbles. Entre las subvenciones que no se han justificado debidamente,  el dinero de los fondos de formación, que vaya a saber dónde ha ido a parar - un asunto que va a pringar a Junta, sindicatos, PSOE, IU y mucha gente más - y lo de los ERE,s, esto ya no lo para nadie.

Como dicen algunos que hay que ver las cosas desde un punto de vista optimista, tengo que decir que la ceremonia de Pastrana lavándose públicamente las manos  en el atrio de El País, ha tenido un efecto positivo. En un momento en el que los militantes se están dando de baja de UGT a chorros, Pastrana ha conseguido la afiliación de Poncio Pilatos, que tal como están las cosas, no está nada mal. Además si soy sincero y esto por favor que quede entre nosotros, me imagino la cara de Méndez cuando se enteró de la salida de pie de banco de su subordinado  y sin poder remediarlo, me da la risa. 

Poncio Pilatos en UGT, fantástico.

6 comentarios:

  1. Falta ya poco para que esten todos los de la banda. Jose Luis

    ResponderEliminar
  2. Buenos días José Luis, tienes razón. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Menudos politicos tenemos en canarias twiter del señor sigfred soria @sigfridsoria "Eso sí, como un perroflauta me acose por la calle, me intimide o agreda, la ostia que se lleva ni se la va a creer".

    Lamentable

    https://mobile.twitter.com/SigfridSoria/status/322100679156047872

    ResponderEliminar
  4. Buenos días Anónimo, sobre lo de Sigfrid Soria decir que si tal y como reflejas advierte que de ser agredido se defenderá, no es que me parezca una afirmación oportuna, quizás debería habérsela reservado. Dicho esto quede claro que ante la agresión existe el derecho de legítima defensa, que lo de poner la otra mejilla se recomienda desde otros ámbitos. Comprendo que a los escrachadores les convenga gente mansa y humilde de corazón, pero en este mundo hay de todo, por lo tanto habrá que recordar que los que agreden corren el riesgo que la víctima legítimamente se defienda.

    ResponderEliminar
  5. Poco a poco van a caer todos Miguel y va siendo hora de que corrales queden púlcramente limpios.
    Pero toda esta tropa morirá matando.

    ResponderEliminar
  6. Pues sí Mª Dolores pero mientras tanto hay que hacer lo posible por ponérselo muy difícil. Muchas gracias por tu comentario. Un saludo.

    ResponderEliminar