sábado, 13 de abril de 2013

Mala noticia para zurdos y derrotistas


 
Rajoy anunciando las nuevas reformas


 Está claro que una noticia puede considerarse buena o mala en función de los intereses que se defiendan o también, vamos a dejar una salida digna a todo el que quiera, puede depender del color del dichoso cristal que usamos para mirar algunas cosas.

Resulta que el gobierno de España, ese que nunca hace nada y que se dedica a empobrecer y maltratar a los ciudadanos, ha logrado pactar con Europa una flexibilización “de entre un punto y un punto y medio” del objetivo de déficit público para este 2013, que podría quedar fijado en el 6%. Esa debiera ser una buena noticia para todo el mundo, por lo que significa de alivio en la presión que estamos sufriendo.

El gobierno del PP que nunca hace nada, a lo largo del mes de marzo ha conseguido un acuerdo que hace referencia al objetivo de déficit de este ejercicio; pero también ha logrado que la UE prorrogue por dos años más la fecha en la que debemos conseguir que nuestro déficit alcance la cifra que se estima correcta, ese 3%, del que estamos hoy por hoy tan alejados y al que deberíamos haber llegado el año que viene y que ahora se fecha para el 2016.

Naturalmente habrá quien diga que de buena noticia nada, que por el contrario lo que demuestra ese acuerdo es que hemos sido incapaces de lograr la disminución de nuestro déficit hasta el 4,5% que era el objetivo fijado para este año y que ante el  estrepitoso fracaso de las políticas del gobierno se nos ha concedido una flexibilización.

Ya saben, lo del cristal y el color a los que hacía referencia unas líneas más arriba, pero en mi modesta opinión me parece una buena noticia que la UE haya flexibilizado su postura, cuestión que en otras ocasiones no se había producido. Porque también desde mi modestísima opinión, tengo que decir que si en este 2013 no alcanzamos el 4,5% es porque las cuestiones relacionadas con la economía van mal, mal para la nuestra, pero también para la europea y para gran parte de la del resto del mundo, cuestión que la UE no estimaba como motivo razonable hace bien pocos meses y exigía una nueva subida del IVA para corregir nuestra particular situación.

La UE que nunca ha sido demasiado complaciente con nuestras cosas, pretendía una modificación al alza del IVA y el gobierno español se negó a llevarla a cabo por entender que no se podía exigir más a los españoles, que bastante tenemos con lo que cargamos en nuestras espaldas. Afortunadamente las discusiones subsiguientes a la negativa española nos han llevado a esta solución, que permite afirmar a nuestros responsables que no se producirá una nueva subida de impuestos.

Claro que con Bruselas las negociaciones son duras y complejas y a cambio de su cesión han exigido nuevas reformas estructurales y este gobierno que nunca hace nada, anunció hace bien pocos días por boca de su presidente, que el 26 del presente mes  las presentaría a la opinión pública española. Reformas que se producen de manera consensuada, para ser claro, cuentan con el visto bueno de la Unión Europea  y por lo tanto serán aprobadas con toda seguridad en Bruselas.

Y dentro del cúmulo de malas noticias que se apresurarán a subrayar la ingente cantidad de ciudadanos que por uno u otro motivo han decidido negarle el pan y la sal al presente gobierno, entre las que se puede incluir el innegable hecho de que la economía española ha sido incapaz de cumplir con el objetivo de déficit que se nos había impuesto para este año, yo señalo como positiva la capacidad de maniobra y el crédito que merece nuestro gobierno ante Bruselas que ha sido capaz de convencer a los inflexibles responsables de la UE para que nos den un margen que nos va a permitir vivir algo menos apretados.

¿Qué no es como para tirar cohetes? Pues no, pero se agradece el respiro y por eso lo comento. Este gobierno que nunca hace nada según la opinión de muchísimos españoles es percibido por el Comisario Europeo para Asuntos Económicos como el que  ha llevado a cabo más reformas entre todos los socios europeos; esa capacidad es la que se premia con la presente flexibilización en las exigencias de la UE y el margen obtenido, insisto, nos va a permitir  vivir algo mejor, que tal como pintan las cosas no está nada mal.

Este gobierno que según tantos ciudadanos españoles no hace nunca nada y que sin embargo en Europa es percibido como el más activo, nos dice - no con el bombo y la eficacia propagandística que lo haría el PSOE – pero nos dice, que no va a tocar el sueldo de los funcionarios,  que llevará a cabo una revisión de la reforma laboral que “no abaratará más el coste de las indemnizaciones por despido” y que tampoco “se tocará el IVA reducido ni los impuestos medioambientales y especiales” y que en el próximo año los funcionarios volverán a contar con las dos pagas extras.

Todo esto mientras los “otros” se dedican a implantar los modos y maneras de hacer política de la Venezuela de Chaves, a sacralizar los acosos y a proponer cuestiones que son de imposible aplicación, como la dación en pago con carácter retroactivo, que supondría un coste económico que nadie se puede permitir en esta Europa de nuestros pecados. Todo es poco si sirve para crear un clima de descontento e intranquilidad ante la opinión pública.

Unos instalados en la demagogia partidista y otros en el posibilismo, unos en el ruido y la algarada y otros en el trabajo y la negociación. Los que más ruido hacen curiosamente son los creadores de esta situación, aquellos que tanto hacían, pero que no reconocieron la existencia de la crisis. Aquellos que tanto hacían, que incapaces de organizar una economía productiva, nos llevaron hasta el pozo de una deuda difícil de cuantificar. Aquellos que tanto hacían y que mintieron en la cuantía del déficit  y juraron por la memoria de Pablo Iglesias y la de Largo Caballero que estaba en el 6%, cuando lo cierto y verdad es que alcanzaba el 9%.

Unos nos metieron de hoz y coz en este asunto, vendieron la independencia del gobierno de España por mantener la ficción de la capacidad económica de un gobierno que no supo hacer frente a la crisis ni a las obligaciones que ésta imponía, reyes de la mentira y el populismo, siguen instalados en su irresponsable actitud.

Otros hacen lo que pueden, no lo que quieren, lastrados por el terrible peso de las cifras y también por los compromisos adquiridos ante la UE por el gobierno anterior; pero al final, con todos sus defectos que son muchísimos, van a ser los que nos saquen de ésta.


Hoy es sábado día moderadamente feliz, la actualidad nos permite comentar noticias positivas, aunque algunos se empeñen en el uso de su libertad en ver sólo lo negativo. Seguro que señalarán que siendo sábado, habrá que tener presente que es día 13, fecha maléfica donde las haya.

Son así, no tiene remedio.

4 comentarios:

  1. A esos que dicen que el gobierno no hace nada, quisiera yo ver lo que harían ellos si estuvieran en el sitio de Rajoy. A alguno ya lo tenemos visto durante muchísimos años y ese sí que no ha hecho nada bueno y ahora no hace más que exigir.

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo me parece estupendo este primer respiro,ya parece que habra resultados positivos a la dificil labor de Rajoy.

    ResponderEliminar
  3. te agradezco el comentario, esperemos que se cumpla lo que pensamos. Saludos.

    ResponderEliminar